Restaurante Min Dou en Valencia
  

Restaurante Min Dou

3
Datos de Min Dou
Precio Medio:
13 €
Valoración Media:
5.8 10
Servicio del vino:
4.0 10
Comida:
6.3 10
Entorno:
5.0 10
Calidad-precio:
7.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: China
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 11,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Min Dou Pato Pekín Min Dou Berenjenas chinas en salsa Min Dou en Valencia Medusas

3 Opiniones de Min Dou

Acudí a este restaurante tras una conversación con mi acompañante sobre restaurantes chinos auténticos.

La primera impresión es buena, ya que se aleja de la recargada decoración típica del restaurante chino repleta de dragones y farolillos rojos.

Si bien a primera hora de la noche un día laborable estaba casi vacío, rápidamente se fue llenando tanto de autóctonos como de chinos, más chinos, cosa que dice mucho.

Carta bilingüe chino español con pequeñas fotos de cada plato. Carta muy extensa, sobre los 150 platos diferentes.

Pedimos para beber agua (1,50 € la botella de 1,5 l) y más tarde sangría, ya que la carta de vinos era excesivamente comercial y convencional, y que veníamos de catar vinos, que hay que decirlo todo.

La sangría, 5,50 €: Bastante decepcionante, misma cantidad y peor que una que me ponen en un menú chino de 6,20 €.

Platos a compartir:

Patas de pollo, 4,20 €: Un clásico de los restaurantes chinos auténticos. Platillo frío y agripicante. Rico y refrescante. Como curiosidad, si las pedías enteras, con el hueso, costaban sólo veinte céntimos menos, 4 €.

Berenjena en salsa, 5,80 €: A sugerencia de mi acompañante, que le entusiasmaba. Bueno, pero nada especial, la gracia reside en que las berenjenas absorben bien la salsa. Nada muy diferente de las típicas salsas de chino típico.

Lenguas de pato, 12,80 €: Un plato típico que no verás en el típico chino para occidentales. Me sorprendió que tuvieran hueso, cosas de la anatomía de los patos que desconocía. Me imaginaba otra cosa, muy entretenidas de comer y con poca chicha, aunque se entiende el precio dada la cantidad de patos necesarios para llenar un plato. Un platillo para probar una vez en la vida pero no repetir por la poca chicha para ese precio y no ser un plato que me entusiasmara, una curiosidad.

Gambas salteadas con jengibre y cebolleta, 7,80 €: Pedido para substituir otro plato que se les había acabado. No eran gambas, sino langostinos. Me decepcionó, no muy diferentes de un plato de chino para occidentales. Venían sin pelar. Si bien cuando son crujientes se comen bien con cutícula, el estar en salsa y para comer con palillos no lo vi un plato acertado.

No pedimos postre, pero la “carta de postres" era muy reducida, tres opciones. Lógico, porque los chinos no toman postre.

Conozco uno mejor en Barcelona.

Hacía tiempo que teníamos apuntado este restaurante que, junto a El Frenazo, parece ofrecer una cocina china menos comercial que de costumbre. Muy cerca el uno del otro, estos restaurantes suelen tener clientela china, lo que a priori puede ser una garantía de autenticidad.
El restaurante está dividido en dos comedores separados, lo que hace que aunque esté hasta los topes, como fue el caso un jueves por la noche, no te sientas demasiado agobiado de gente. Poco que comentar sobre el local, ni es destacable ni aborrecible, decoración neutra algo impersonal y distribución de las mesas bastante correcta.
La carta es bastante extensa, con algunos platos exóticos, unos más apetecibles que otros, pero todos bastante originales. Hacía tiempo que quería probar las medusas, así que las pedimos. Textura cartilaginosa que ni me gustó ni me desagradable y un sabor totalmente neutro que absorbe el de la salsa y los condimentos con la que se les acompaña, en este caso cilantro, setas y una salsa bastante trabada con fondo de soja.
El pato Pekín muy bueno, de los mejores que he probado, pero no lo sirven con cebollino y las típicas tortitas de masa filo, o similar.
Pedimos unas berenjenas, parecidas a las que hemos probado en Casa Ru de Ruzafa, también muy buenas y de nuevo con una salsa de sabor potente y un poco de carne de cerdo picada.
Carta de vinos bastante pobre que nos hizo decantarnos por cervezas y aguas, así que dejaré el apartado de vinos en blanco. A esta cocina evidentemente le van más los vinos blancos y espumosos, pero como es habitual, estas referencias son anecdóticas en estas cartas.
El servicio es bastante atento pese a estar el restaurante hasta los topes y entienden bastante bien el castellano, lo que se agradece.

Restaurante de cocina china auténtica para cuando te dé el mono del glutamato y/o quieras probar algo distinto.

A pocos metros de El Frenazo, en la c/ Pelayo, está este otro restaurante típicamente chino, más amplio y más auténtico.
Local de grandes dimensiones, con un comedor interior y clientela oriental en su inmensa mayoría. Observación importante.
Cena para cinco personas: en una mesa circular con plataforma giratoria pedimos
- Sopa agripicante: buena. Muy caliente y espesa.
- Verdura salteada de nombre impronunciable, que aparecía al final de la carta en una fotografía. Me recordaba a las acelgas, pero más fina. Estupenda.
- Tallarines con gambas y salsa. Muy bien.
- Arroz especial.
- Pato con fécula y salsa agridulce. Excelente textura, sabroso y tierno.
Comimos con palillos, y pedimos cervezas chinas y una botella de Marqués de Cáceres blanco (2012), servido en copitas ridículas.
Servicio paciente y atento, ya que estuvimos un buen rato para decidir los platos del centenar largo que había en la carta.
Los comensales vecinos, orientales, bebían y pedían sin parar botellas de Marqués de Cáceres tinto.
Sin duda se trata de un restaurante chino auténtico, con platos curiosos para mí como intestinos de cerdo, ancas de rana, tendón de ternera, lenguas de pato, gran cantidad de arroces, pastas, sopas, pescados, cangrejos y carnes.
Para volver una y otra vez e ir degustando estas curiosidades.
Buen ambiente y buena cocina.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar