Restaurante Nova en Ourense
  

Restaurante Nova

7
Datos de Nova
Precio Medio:
42 €
Valoración Media:
8.7 10
Servicio del vino:
7.8 10
Comida:
8.9 10
Entorno:
8.1 10
Calidad-precio:
9.8 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 32,90 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


7 Opiniones de Nova

Resumen
VISITADO: Mayo de 2017
PRECIO: €€€€ (menos de 50€ por persona sin bebidas)
DISTINCIONES: Relacion satisfacción precio; Guía Michelín; Guía Repsol; Producto Local; Recomendado

El restaurante no ofrece carta y solo ofrece tres menús de degustación de 30, 45 y 60 € respectivamente.  Nosotros  nos decidimos por el menú intermedio de 45 €. La comida fue muy satisfactoria, pero igual un poquito menos que en otros restaurantes que habíamos visitado con anterioridad, en el sentido de platos un poco más irregulares, ya que unos nos parecieron excelentes y otros un poco más “normales”, dentro de un buenisimo nivel.

Precio:
─ La nota de esta comida fue de 61€ por persona todo incluido y de 45€ por persona sin incluir las bebidas (vino, agua, cafés, cervezas, refrescos, copas…).

Platos:
Como suelo hacer estas ocasiones no hago una descripción exhaustiva de los platos para no parecer excesivamente pesado. Remito al lector a las distintas fotografías pero síndico aquellos que más me gustaron o sorprendieron durante la comida. Pido disculpas pues olvide hacer la foto de la carne.

Se puede apreciar hubo bastantes que destacaron, a pesar de que el comentario inicial puede dar otra idea.

Snack nova
Pastel de pescado de roca mejillones y espárragos
Bimi braseado, papada crujiente y mini puerro:*
Salsifis, vieira y consomé de vaca
Foie, huevo cremoso y espuma de champiñones:*
El pescado del día (merluza):*
La carne del dia (lomo de vaca)
Caramelo de miel de brezo, menta y limón:*
Crema de chocolate plátano y crumbel:*
Gourmandises

Bebida
─ Audacia (1 x 24,6€). Pedimos Guitan y no lo tenían así que nos dejamos aconsejar  y fue bastante bien, muy buen  vino que acompaño muy bien prácticamente todos los platos,
─ Copa de tinto (1 x 3€).
─ Gutian vendimia tardía (1 x 3,3€). Lo pedí para el postre dejándome igualmente aconsejar. Muy rico.

Video en youtube: https://youtu.be/VKDS61mspgQ

Parada técnica en este lugar, del que cuentan, ademas de sus virtudes gastronómicas, el de ser el restaurante estrellado con el menú mas barato.

Situado bastante céntrico en la ciudad de Ourense, ocupa un local de tamaño medio, con decoración funcional; mesas muy bien vestidas; mesa/mostrador de terminación de platos a la vista, integrada en un lateral de la sala.

Servicio de sala, joven, muy atentos al cliente, sin agobiar.

De la carta de vinos, no puedo opinar, al tratarse de una parada técnica, solo tocaba una copa de Albariño, del que no recuerdo referencia.

Ofrecen tres menús, de nombres: Raíces, Nova y Cima, compuestos por 7, 9 y 12 platos, incluidos aperitivos y postres y panes artesanos, y de precios: 30, 45 y 60€ respectivamente. Nos decantamos por el menú Nova.

- Ensalada de cous cous marinado, tomate cherry y salmón micuit marinado. Aperitivo fresco, con un puntito picante. Buen comienzo.

- Pastel de pescado, mejillones al vapor, migas. Un platazo, directamente. Suavidad en boca, textura.

- Arroz meloso y vieira, espuma de bogavante. Perfecto punto de la vieira, intenso sabor de la espuma, arroz algo insulso.

- Brandada de bacalao. Perfecto, otro platazo. Con el punto justo de salinidad.

- Terrina de foie, helado de tomate y brioche. Un brioche excesivamente duro resta puntos a lo que hubiera sido un gran plato.

- Lubina al vapor sobre puré de apionabo, calabacín y caldo de bonito. Tela con el plato. Para repetir y recomendar.

- Carré de cordero, cebolleta y pimiento asado. A priori era, dentro de la lista, el plato que menos nos apetecía, pero al ver su aspecto y presentación, la opinión empieza a cambiar y cuando comenzamos a ingerirlo, la opinión cambia definitivamente. Buena carne en su punto exacto.

- Ensalada de frutas, helado casero de frutos rojos y te de menta. Primer postre que cumple perfectamente su función, refrescar, limpiar y preparar para el postre dulce.

- Bizcochos, espuma de tonka, helado de chocolate. El postre goloso y bastante goloso.

- Petits fours y cafés con hielo ponen punto final a esta visita a un lugar, con una cocina y sala que, justamente, goza de una estrella.

Terminaba mi anterior comentario de este restaurante con "Volveré" y ciertamente no he tardado ni 2 meses porque el restaurante vale mucho la pena.

La anterior cena con mis amigos de siempre no había sido demasiado buena para mi gusto pero mis comentarios creo que habían estado un poco fuera de lugar así que en esta ocasión, como veo que hay mucho lector voyeur, tendré que esmerarme un poco más ;-)

Lo dicho, cena para 13 en un restaurante que en esta ocasión presentaba un aspecto totalmente distinto al de la primera vez. Cenas más grandes, con lo cual mesas alargadas pero aún en este caso con separación suficiente para que una mesa no interfiriese en las demás. Ambiente mucho más bullicioso.

Habíamos acordado tomar un menú Raíces (el intermedio) y para los vinos decidimos ir pidiendo sobre la marcha.
En esta ocasión el menú se compuso de:

- Puding de merluza y sopa de tomate. Un aperitivo fresco muy agradable para abrir boca.
- Crema de zanahoria, chorizo de cebolla y huevo a 65ºC. Plato con potencia pero al que la crema aportaba frescura. Muy bueno.
- Arroz cremoso de boletus. Había pedido que, si era posible, incluyesen algún plato con setas y éste fue. Alguno de mis acompañantes comentó que el arroz se les había pasado, pero en mi opinión el risotto tiene que ser un arroz meloso y no duro. Para mí muy bueno también pero esto es cuestión de gustos ...
- Merluza del pincho con emulsión de pimentón. La merluza perfecta de punto con las lascas separándose perfectamente, acompañada de una huevas de salmón y unas verduras.
- Presa de cerdo ibérico con pack choi. El plato de carne era esta presa, con un sabor intenso y acompañada de su propio jugo y la verdura mencionada (pack choi).
- Manzana cru, espumade yogur y frambuesa lío. Primer postre de la noche, refrescante y muy agradable.
- Bizcocho de chocolate, espuma de tonka y helado de manzana asada. El cierre. El bizcocho muy sabroso, la espuma espectacularmente lograda y el helado con un sabor a manzana asada total.

En el apartado del bebercio tomamos 3 vinos distintos:

- Alanda blanco 2011. 4 botellas. Un vino básico de José Luis Mateo que nunca falla.
- Louro 2012. 2 botellas. Los vinos de Rafa Palacios son una garantía y éste, a pesar de estar joven, no defrauda.
- Couto Mixto 2011. 2 botellas. Un vino muy especial de Monterrei. La añada 2011 es un poco cálida pero aún así es un vino que está muy bueno.

Para rematar, cafés para los que los quisieron (alguno comentó que era bastante malo, habrá que mejorar este aspecto) y una botella de cava Blanc de Blancs de Codorniu para brindar.

En definitiva, un cena muy agradable, en una compañía espectacular y en un restaurante que nunca defrauda. Como decía en el anterior comentario: Volveré.

  • Presa de cerdo ibérico con pack choi

  • Arroz cremoso de boletus

  • Puding de merluza y sopa de tomate

La visita a este restaurante era el colofón a un gran fin de semana gastronómico y enológico y no defraudó en absoluto. Hacía tiempo que tenía ganas de visitarlo por las buenas críticas que está recibiendo pero todavía no había encontrado el momento adecuado.

El local en el que se encuentra Nova ha acogido varios restaurantes sin demasiado éxito pero en esta ocasión parece que la cosa ha cambiado.
La zona de entrada es relativamente estrecha, con mesas a uno de los 2 lados y al fondo se ubican unas 5 mesas más. Hay una barra pequeña y la cocina vista, de las que está claro que no tienen nada que ocultar.
Las mesas bien vestidas y con una separación adecuada, vajilla y cubertería modernas y copas de calidad, Schott en este caso.

Nos presentamos a las 15:00 6 personas y dos críos con la idea de darnos un buen festín. A nuestra llegada sólo un par de mesas ocupadas pero al poco rato el restaurante ya estaba completamente lleno.

Tal como han comentado anteriormente, el restaurante ofrece 3 menús: uno básico de 15€, otro intermedio (Raíces) de 28€ y el superior (Nova) de 42€. No hay carta pero la comida que ofrecen por el precio que se paga es realmente buena.
Algunos de los comensales no tenían demasiado apetito así que decidimos pedir 3 menús raíces y otros 3 Nova. Amablemente, el camarero nos ofreció la posibilidad de emplatar individualmente los 2 platos a mayores del menú Nova para que todos pudiésemos probar el menú completo. Aceptamos gustosamente y comenzó el festival.

- Snack Nova. Espuma de queso con cebollino y cebolla seca rallada. Un gran comienzo.

- Empanada de boletus. Un trozo de empanada con masa finísima y una buena cantidad de boletus de relleno. Se acompañaba con una fina crema elaborada con gelatina de pescado. La presentación era sobre una placa de pizarra. Tremendo.

- Pil pil con migas de bacalao. El plato apareció con las migas cortadas en pequeños cuadrados bañados en el pil pil, un toque de aceite con pimentón y una ramita de mostaza. Aún estando bueno fue quizás el plato que menos me gustó.

- La vieira. Es uno de los platos estrella de la casa. Apareció sobre una "cama" de salsa de tomate y cebolla y acompañada de un trozo de papada ibérica asada. Cada componente en el punto perfecto y el conjunto con un sabor espectacular.

- El escalope de foie. Una fina lámina de pan de semillas hacía de base situada sobre el plato ligeramente untado en miel, encima un buen trozo de foie fresco marcado en la plancha y encima una bola de helado de tomate. La mezcla del dulce salado resultaba enorme.

- El pescado con verduritas. En esta ocasión el pescado era un lomo de bacalao desalado, cocinado a baja temperatura y acompañado de un puré de patata, ralladura de patata morada y brotes de brócoli. Las lascas del bacalao se separaban perfectamente (en el punto perfecto) y el resto de ingredientes aportaban muy buen sabor también.

- La carne del mercado. La carne consistía en dos tacos de ternera caldelana perfectamente marcados en la plancha acompañados de pequeñas coles de bruselas y una salsa que completaba el plato. La carne se deshacía en la boca y tenía un sabor potente, vaca en estado puro.

- Helado de Arzúa con crema de membrillo. Una bola de helado con un estupendo sabor a queso de Arzúa colocada encima de ralladuras de galleta y acompañada de membrillo hecho en la casa. Estábamos ante el clásico queso con membrillo pero de una forma totalmente distinta.

- Bizcocho de brownie con crema de castaña. La base de este segundo postre era una crema con un intenso sabor a castaña, sobre la que colocaron el bizcocho y coronando todo una espuma de canela. Si probabas la espuma solamente tenía un sabor demasiado intenso pero al combinar las 3 cosas el conjunto empastaba perfectamente.

La carta de vinos, como también han comentado, sólo tiene referencias gallegas aunque para los que íbamos esto no era un problema. Tomamos Alanda blanco 2011 para la primera parte de la comida y José Aristegui Mencía 2012 para la segunda, ambos a un muy buen nivel. Muy buenas referencias en general en la carta y precios comedidos. Además del vino, una botella grande de agua y un par de coca colas. El servicio del vino consistió en mostrar la botella, dar a probar y servir la primera copa. En el caso del blanco nos trajeron un enfriador por si se calentaba.

El servicio muy atento en todo momento, pendientes de servir más pan cuando se terminaba y prestos a cualquier cosa que demandamos.

El resumen es que se trata de un restaurante con un estilo que no existía en la ciudad y en el que la cocina está a un nivel muy alto. La RCP es espectacular. Volveré.

  • Ternera caldelana

  • Escalope de foie

  • Empanada de boletus

Me gusto el altisimo nivel de todo y a destacar el trato amable recibido, sin adulacion.

Viaje de trabajo a Ourense. Brujuleando un lugar para cenar, encontré una joya escondida. Se llama NOVA y está en la calle Valle Inclán, en pleno centro. Se trata de un pequeño restaurante gastronómico (10 mesas) que lleva abierto unos diez meses. Decoración moderna, en plan minimalista con colores crudos. Cocina vista y buen mobiliario. Mantelería, vajilla y copas de calidad. Lo llevan unos chicos jóvenes, pero sobradamente preparados y con las ideas claras como demostraron a lo largo de la cena.

Hacen una cocina, con producto autóctono gallego y ecológico, con platos elaborados pero sin exceso de salsas y grasas que enmascaren los sabores. No hay carta, trabajan con 3 menús que renuevan casi todas las semanas, con precios de 15 (menú básico), 28 (menú raíces) y 42 euros (menú Nova). El primero es más menú de día (primero, segundo y postre), mientras que los dos últimos son menús degustación. La carta de vinos se compone exclusivamente de caldos gallegos, riberiro y ribera sacra fundamentalmente, aunque me confesaron que tenían también un Rioja y un Ribera del Duero escondidos, fuera de carta, por si acaso.

Como iba sólo, y era cena, elegí el menú intermedio (el “raíces”, de 28 euros), compuesto por un snack, dos entrantes, un pescado, una carne y dos postres. Con el menú entra una botella de agua mineral de litro. El vino aparte.

Nada más sentarme, para abrir boca, un platito aceitunas verdes machacadas. Pan de hogaza de pueblo, que fue repuesto a medida que fue siendo consumido.

Como snack, pusieron una espuma de maíz, muy ligera, con un sabor muy delicado.

Primer entrante: Ensaladita de pulpo. El pulpo “al dente”, un poco más crudo de lo que se estila en Madrid, pero muy bueno, acompañado de brotes germinados y un concasse de tomate. Buen comienzo.

Segundo entrante: Huevo hecho a 65 grados durante 1 hora, acompañado de un saquito de pasta brick relleno de papada ibérica. Gran acierto la mezcla del huevo con la papada.

Pescado: Merluza de pincho hervida con ajada con pimentón. Pescado fresquísimo, muy bien el punto de cocción y muy logrado el sabor que le aportaba la ajada.

Carne: Estofado de caldelana ecológica con cantarelas. Al parecer la caldelana es una raza de ternera en vías de extinción... extinción a la que no me importó contribuir, pues estaba bien buena. Estofada con una salsa de vino tinto, la carne estaba tiernísima. Las cantarelas de acompañamiento tremendas.

Primer postre: Sorbete de manzana Granny Smith con coulis de frambuesa. Postre refrescante que sirvió para desengrasar y bajar la comida.

Y como broche final, helado de queso de arzua con miel, del que destacaba sobre todo el sabor absolutamente casero de la miel.

Todos los platos a un gran nivel, a cual más bueno. El servicio de sala impecable, atentos a que al cliente no le faltase de nada. El chef pasando por las mesas y preguntando cómo iba la cosa. Al ser día de diario y jugando en la tele la selección tenían sólo tres mesas ocupadas, pero me comentan que en fin de semana es necesario reservar.

Para beber 2 copas de Ribeiro muy rico del que no recuerdo el nombre, y un café con hielo. Invitación a chupito de licor de hierbas casero. El precio… 32,90 euros. RCP excelente, pues por este festín en Madrid se hubiera pagado como mínimo 90 euros. Para volver muchas veces, yo por lo menos no perdonare una visita cuando vuelva por estos lares.

No estábamos acostumbrados en provincias a una cocina de autor, sencilla, fiel al producto de temporada y preñada del sabor que esperas para el producto que demandas. Los exquisitos añadidos, añaden, no restan.
La lubina sabe a mar, a algas, a yodo; el huevo a 65º con crema de buey, es gallina y es buey. El bacalao fresco, es muy fresco. Todo de lonja.
La carne de croca,con espinacas en verde, en su justo punto. Se preocupan antes de preguntarte qué punto deseas. El servicio adecuado, ni empalagoso ni distante. Los panes, de Cea, a la pimienta y de pasas, proponen valor añadido.
Los postres, exquisito sorbete a la menta fresquísima y tarta de chocolate sobre una deliciosa crema. Y chupitos. Invita la casa. También caseros, aunque a mi parecer, algo ásperos.
Mención especial merece la carta de vinos. Podemos o no estar de acuerdo con la apuesta, pero me parece nostálgica y valiente; vinos exclusivamente gallegos para un menú preponderantemente gallego.
Destacan los Alenda y Gorvia, blancos y tintos de Monterrey, así como referencias de Rías Baixas, Ribeira Sacra, Valdeorras y Ribeiro. Las cinco. Repóker.
Tres diferentes menús para diferentes exigencias desde 15 euros, todos suficientes.
Pedimos 4 menús Raíces ( 28 euros, sin vino), una botella de Alanda blanco, una de Ladairo tinto y pagamos 138,80 euros. Excelente relación calidad precio.
Una pega. No nos recogieron las prendas de abrigo que colgaron sobre la silla. Restaurante a seguir. Creo que dará que hablar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar