Restaurante Taberna Marcano en Madrid
  

Restaurante Taberna Marcano

9
Datos de Taberna Marcano
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.6 10
Comida:
8.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
7.7 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 15,30 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Taberna Marcano Verdinas con rape y gamba blanca Taberna Marcano Pochas con chorizo y morcilla Taberna Marcano en Madrid Boletus, chantarellas, chalota y yema de huevo Restaurante en Madrid Croquetas de txangurro y gamba blanca Restaurante Taberna Marcano Ravioli de wanton relleno de ternera y verduras Taberna Marcano Salmorejo de tres tomates con remolacha Taberna Marcano en Madrid

9 Opiniones de Taberna Marcano

Solo estábamos un par de días por Madrid, así que quería ir sobre seguro, recordé nuestra fantástica experiencia en Taberna Marcano y allí fuimos.

Esta vez con niños, aunque ya no me sale a cuenta que vengan a comer, antes con un plato de espaguetis, arreando… ahora, jamón, croquetas de idiazábal…me estoy acojonando…

Bueno, el local está descrito, el servicio sigue siendo atento, cercano, hablador, si le das la oportunidad, en cualquier caso amable, y perfectamente conocedor de en que consiste cada plato, y como se cocina, esto nos ayudó a la hora de la elección.
Fuera de carta, tenían otra carta paralela, con lo que ven interesante cada dia en el mercado, algunas de las cosas que pedimos, fueron de esta carta alternativa, casi todo medias raciones, un gran acierto, porque son de buen tamaño y te permiten probar varias cosas.
A pesar de que todos probamos todo, cada uno hizo sus propias elecciones.

Empezamos con dos copas de fino Collantes, para abrir boca, mal de temperatura, hasta el mejor escribano hace un borrón, y la prueba es que fue el único.

Primeros:
- Media de Jamón Ibérico (esto es del niño), yo le metí mano, muy buen jamón, además, te traen un cuenco con tomate triturado y aceite de oliva, para ponerlo en el pan y convertirlo en un “pa amb tomaquet”, de rechupete.
- Media de croquetas de leche de oveja con Idiazbal, (el otro tragaldabas), cremosas, suaves, buenísimas, como la vez anterior.
- Dos medias raciones (repetimos), de ensaladilla de bonito, versión personal de la ensaladilla rusa, sin patata, solo las verduras, como un crudité con mayonesa, que tenía algo mas, sorprendente, original.
- Media de salmorejo de remolacha, esto fue una apuesta de mi mujer, que le encantó, a mi no me va mucho la remolacha, pero reconozco que era innovador y tenía su punto.

Como platos principales:
- Kebab de secreto ibérico con tomate raff y queso feta, como dice su carta, la re-interpretación ibérica del kebab, aunque mas en formato “fajitas”, para este no hay opción de media ración, no lo probé, pero Terminator se lo zampó todo.
- Tres medias de arroz con gamba blanca y calamar, también fuera de carta, lo que ellos denominan el plato de cuchara del dia, arroz suelto, seco, muy sabroso, no se como lo consigue sin el sofrito evidente. Estaba muy bueno.

Tres postres, coulant de chocolate, esponjoso de chocolate sobre salsa de fresas, helado de vainilla y espuma de chocolate blanco y finalmente, tartaleta de limón…….ni que decir tiene que estaban buenos, pero creo que en este restaurante, el postre queda en un segundo plano.

Respecto al vino, repetimos el Lalama (22€), que no lo había vuelto a probar, buenas copas, temperatura correcta, buena carta con varias denominaciones de origen, propuestas interesantes, se aprecia buen trato al vino y conocimiento.

Al final estuvimos charlando con David Marcano, me gustó mucho, que estuviera más interesado en lo que podía mejorar, que en lo que hacía bien, no pudimos ayudarle mucho……

Visita a esta taberna bien llevada por un equipo donde la experiencia en general se hace notar.
Para empezar dos amontillados El Tresillo.No puedo decir que tengan una carta muy extensa de vinos,pero siempre se puede encontrar algo que cuadre.
Luego para la comida buscamos algo versátil también pero más ágil,como fue un Cava de Mascaro Brut Nature ágil y fresco.

-Comida empezando con un mixto de croquetas de leche de oveja e Idiazabal finas, algo parcas en potencia aunque con la salsa que nos dieron para acompañar las hizo subir matices.
-Las otras croquetas de Changurro tenían un sabor sublime,muy ricas.
-Luego taco de mollejas con cebolla roja picada fina y aguacate francamente fresco y adictivo.
-Luego continuamos con una recomendación que fue unos canelones de pollo campero y foie que nos encanto por la intensidad,con lo cual pedimos otros más y con esto ya no continuamos con mucho más.
-Finalizamos con un helado de te verde y nueces de macadamia que refresco la potencia de los canelones.
Buen sitio,con una barra no muy grande que fue donde nos acoplamos,con lo cual más vale si se quiere probar la carta de la barra ir al poco que habrán ya que sino,es difícil encontrar espacio.

Nueva cena mensual de Sherry Women. Esta vez algo reducida ya que eramos unas 15. Menu pactado como siempre al modico precio de 30 €.
Sobre el papel no me decia demasiado pero superó mis expectativas.
El servicio por parte de la encargada de sala no pudo ser mejor. Vivia el momento.. El camarero que tambien servia estuvo mas que a la altura. Solo hubo una mesa mas ya que el local no es muy amplio y nuestra mesa ocupaba el 70% del salon. Buenisima insonorizacion por cierto.
Comentar que mientras esperabamos, tomamos unas cervezas y la tapa fue mas que reseñable. Un exquisito trozo de ventresca escabechado con verduritas. La caña, con esto, a 1,60.

En cuanto a la cena:
• Pan ( riquisimo por cierto, no sé de donde lo traen) y aperitivos:
o Ceviche de gamba blanca sobre pure de boniato y leche de tigre. Bueno
o Salmorejo de remolacha con caballa. Bien pero quiza demasiada remolacha
o Envoltini de pasta wonton con ternera y verduritas sobre chili dulce. Riquisimo
o Alcachofa en tempura con salsa de sesamo. Muy bueno
Sorprendentemente los dos ultimos llegaron calientes a todas. Incluso hubo que dejar enfriar.
• Huevo a baja temperatura con migas y demi glas. No me enteré muy bien que era exactamente el demi glas . Pero el plato era perfecto. Solo le pondria como pega, el que era tremendamente grande. Riquisimo
• Merluza de Burela rebozada con patata brava. La merluza de gran calidad ( a pesar de ser lunes… leyenda urbana de Madrid), y la patata era una original patata prensada muy rica y donde solo eche en falta algo de picante en la salsa llamada brava. Muy bueno
El postre fabuloso:
• Tatin de manzana con helado de vainilla y strudel de avellanas. Yo que no soy de postres… me lo comi.

En cuanto al maridaje los vinos servidos con generosidad aunque algo faltos de temperatura fueron:
• Manzanilla San Leon
• Fino Collantes
• Amontillado Collantes Fossi
• Oloroso Fernando de Castilla
• PX Piedra Luenga DO Montilla Moriles

Todos muy acertados.
Como digo, experiencia redonda donde me falta el “9” para puntuar. El notable alto mas que merecido

En nuestra nueva visita a Madrid, la idea era repetir en Laredo cuando estuviésemos por la zona, pero gracias a los comentarios leídos en Verema, reservamos en Marcano y me alegro, y no porqué Laredo no nos gustase, que si, si no porqué Marcano nos encantó.

Con un espacio de barra y comedor pequeños, pero con un ambiente agradable, cuidado y confortable.

El trato del personal fue muy bueno, buenas recomendaciones, amables, pendientes, eficaces.

Aquí también nos decantamos por medias raciones para probar varios platos, muy buena idea lo de las medias raciones.

- Croquetas de Idiazabal, redondas, cremosas, en su punto, muy buenas
- Tartar de atún, delicado, muy bueno, voló del plato.
- Ragout de setas, un pecado, asadas a fuego fuerte, con chalota y una llema de huevo, un plato espectacular, perfectamente cocinadas, hubiésemos comido setas sin parar...
- Steak tartar, lo pedí no demasiado picante, y antes de servirlo me trajeron un bocado para ver si estaba a mi gusto, lo estaba, como el resto del plato, sabroso, buena materia prima, disfruté.
- Guiso de callos, la elección de mi mujer, estando buenos, un pelin por debajo de los platos ya mencionados, de todas formas, el caldo para sucar pan.

Respecto al vino, tienen una carta no mu extensa, pero con porpuestas interesantes, nos decantamos por un Ribera Sacra, Lalama (22€), bien servido, a temperatura, buenas copas, se ocuparon de llenarnos la copa en todo momento.

Totalmente recomendable, mucho esmero tanto en sala como en cocina, todo muy cuidado, volveré sin lugar a dudas.

Lo único que me chirrió un poco es que nos cobrasen 7€ por el pan y aperitivos.

Cine a las 20 h. en los Renoir Retiro de Narváez (no dejéis de ver Trumann) y terminando a las 22 h. estaba claro que había que aprovechar poder cenar fuera en una de las mejores zonas de Madrid para ello. No quisimos arriesgar a no encontrar sitio en las barras y decidimos reservar en algún sitio, íbamos destinados a La Catapa, pero los comentarios precedentes y alguna reseña que leí en la prensa, nos hicieron decantarnos por Marcano.

Buena experiencia. Comedor agradable con unas 8 mesas. Separación razonable, aunque el espacio es justo. Servicio agradable y profesional. Cenamos muy cómodos.

Carta muy ajustada, pero con propuestas que se salen de lo habitual. Buena cocina. Pedimos todo para compartir en medias raciones. Cantidades correctas. Esto fue lo que cenamos (2 personas):

*Croquetas de Txangurro y gamba (8 €). Deliciosas, con mucho sabor. Trajeron 4 croquetas, en forma de bola.

*Surtidos de setas (14,40 €). Fuera de carta imprescindible en esta época. Estaban muy buenas, cocinadas en su punto exacto.

*Huevo Cocotte con salsa Perigord y foie a la plancha (18 €). Tan bueno como suena. Con buen sabor a setas.

*Atún plancha con pil pil bacalao (15 €). Buen atún preparado de forma original.

*Surtido de quesos (9 €). 3 variedades, uno de pasta blanda a la ceniza, uno de cabra de los Montes de Toledo y Stilton.

Carta de vinos correcta, pero más bien corta. Tomamos un Mas Irene (22 €), fue de menos a más, y con los quesos estaba realmente bueno.

Con un fino y un blanco mientras pedíamos, cafés y el servicio de pan (3,50 € / pax, con 2 aperitivos de cortesía) la cuenta salió por 102,50 €. Pelín pasado de precio, aunque es una propuesta que sobresale de la media de la zona, le sobra por lo menos 15€, y eso que pedimos solo medias raciones. Aún así, y teniendo claro lo anterior, es una opción bastante recomendable.

No hay nada como echar un ojo a los últimos comentarios de VEREMA mientras das un paseo por el Retiro en día festivo para, tras un par de llamadas (todo lleno), localizar un buen restaurante en la muy interesante oferta gastronómica existente entre Ibiza-Retiro-Menorca-Dr. Castelo.

El restaurante elegido es la TABERNA MARCANO del chef David Marcano, quien fuera jefe de cocina del restaurante Goizeko Wellington durante 7 años, en la que se ofrecen muy interesantes platos de cuchada (verdinas, pochas,…), desgraciadamente Ana no es fanática de estos platos, con otras modernas e interesantes propuestas.

Servicio en sala muy atento, posibilidad de recurrir a medias raciones, con posibilidad de recurrir a muy interesantes vinos por copas.

Como aperitivos un delicioso “salmorejo 3 tomates con remolacha” (con tomates raf, rambo y rosa de Aragón) y una “empanadilla con masa wanton de ternera y verduras” (correcta sin mas).

A destacar el extraordinario servicio de pan, más que servicio: “calidad del pan”. Como el de toda la vida, por lo visto lo traen diariamente de Valladolid, si mal no recuerdo.

Como platos principales compartimos: Unas potentísimas “croquetas de txangurro con gamba blanca” (muy buenas), y dos propuestas fuera de carta “boletus y chantarellas, con su chalota y su yema de huevo”, un plato realmente muy bueno (perfecto de elaboración) y unas muy recomendables “pencas de acelgas hervidas”, acompañadas por la propia hoja de la acelga frita y un frito a base de sesamo, tal vez lo mejor del día.

Terminamos con un “kebab de secreto ibérico con tomates raf y queso feta”, sinceramente odio profundamente esta elaboración (la tome una vez en un puesto callejero en Berlín y nunca más), a lo mejor por este motivo soy tan negativo pero no me entro por los ojos en ningún momento. La mezcla del tomate y el queso no me gusto y el secreto ibérico bueno sin más.

En líneas generales un restaurante que aporta un extra, un tanto alejado de las propuestas modernas y excesivamente repetidas entre la muy reciente y destacada oferta madrileña.

Nueva visita y primera en su nuevo emplazamiento, bastante mas amplio y mucho mas agradable que el anterior. Mas mesas, con buena separacion entre ellas.

La cocina sigue en la buena linea ya conocida, aqui se come muy bien. Es verdad que ahora solo se sirve a la carta, que ya no existe el menu del dia, pero su calidad y sus precios comedidos, bien merecen la visita.

Del capitulo bebercio, no puedo opinar sobre la carta de vinos, hoy tocaba conducir nada mas terminar la comida, por ello hoy habia que conformarse con unas cervezas sin alcohol.

Dos aperitivos iniciales, un sabroso salmorejo de tres tomates con remolacha y un ravioli elaborado con wanton y relleno de ternera y verduras, mas normalito.

Aumenta el disfrute con unas croquetas de txangurro y gamba blanca, de una tremenda intensidad de sabor, aunque tal vez, un tanto seca, no es la croqueta ideal para los amantes del estado semiliquido, pero la intensidad de sabor suple con creces

Y sigue aumentando con unos boletus y chantarellas, con su chalota y su yema de huevo. Impecables. Para repetir y repetir.

Y sigue subiendo el disfrute con los principales

Unas pochas, que se presentan de dos formas: con verduras o con chorizo y morcilla. Nos decantamos por esta ultima version. Potente, un sabor diferente que sin duda le aporta la morcilla con sangre de ternera utlizada.

Unas verdinas con rape y gamba blanca, muy muy buenas. Yo que soy muy de verdinas, si bien estaban un pelin durillas, - un poco mas de coccion hubieran elevado el punto de satisfacción -, he disfrutado de lo lindo.

Como remate y como único postre, un cremoso de limón con merengue italiano, que nos ha parecido lo mas flojo de la comida, pero claro con los antecedentes, cualquier postre lo hubiera tenido difícil.

Coste total 65,1 €, si tenemos en cuenta que todo, excepto el postre, ha sido servido en formato media ración, no es un precio barato, pero la generosidad del tamaño de la racion y su calidad, permite concluir con alabanzas a esta mas que notable cocina.

  • Verdinas con rape y gamba blanca

  • Pochas con chorizo y morcilla

  • Boletus, chantarellas, chalota y yema de huevo

  • Croquetas de txangurro y gamba blanca

  • Ravioli de wanton relleno de ternera y verduras

  • Salmorejo de tres tomates con remolacha

Fuí entre semana sobre las 15:30.

Había dos mesitas altas libres. Le comento a la camarera que quiero comer algo y me dice que tienen un menú con 2 aperitivos y un plato de cuchara, (que ese día no es de "cuchara")bebida y postre. Había una mesa tomando algo con una pintaza increíble y le comento que me gustaría probar eso. Me dice que es el rabo de toro (no es a la manera tradicional).

El menú:
Olivas y panecillo
-Anchoa sobre una "sopa" de tomate
-Pincho de tortilla con all-i-oli y pimientos
-Rabo de toro

Tomo un par de cervezas y café.

La verdad es que todo está muy bueno, pero el rabo de toro especialmente. Lo sirven deshuesado sobre una crema y con manzana. Muy recomendable.

La camarera es muy agradable y profesional.

El día que fuí, el menú era un poco diferente, ya que me dice que normalmente preparan un plato de legumbres.

Como hemos comentado en múltiples ocasiones, probablemente el Barrio de Ibiza (Distrito Retiro) sea quizá la mejor zona de tapeo de Madrid. Solo entre las calles Ibiza, Menorca, Dr. Castelo, Lope de Rueda y Menéndez Pelayo hay más de 20 tabernas de muy alto nivel que raramente decepcionan. Y ahora hemos descubierto una más, sin duda a la altura de las mejores. Situada en el antiguo local de la Taberna la Catapa (esta última se ha pasado al local anterior de Taberna Laredo), lo cierto es que entramos el sábado a mediodía por echar un vistazo. Continúa con la misma disposición, su pequeño piso de arriba con la barra y tres mesas altas y un sencillo comedor abajo. El local estaba prácticamente vacío y tal vez eso nos llevó a entrar, buscando un poco de tranquilidad y espacio.

Lo primero que nos llama la atención es su buena oferta de vinos por copas, unas 20 opciones basadas en el catálogo de Vila Viniteca, con varios vinos del proyecto “uvas felices”, además cuentan con un buen surtido de copas. Buena pinta. Pedimos un par de copas de El Perro Verde 2011 (un fresco verdejo de Cachazo para el proyecto citado anteriormente) y nos ponen una tapita de carrillera con puré de patatas, finísima y sabrosa. Después otro par de copas de Fino La Ina (de los mejores finos comerciales) y otra tapita de sardina marinada con puré de tomate, muy fresca y deliciosa. Una ración de croquetas de mejillón y alistados (9€), abundante, croquetas generosas de tamaño, jugosas y cremosas, con un mejillón entero dentro cada una, muy buenas. Y un par de copas de La Bruja Avería 2011 (rica y fresca garnacha de Gredos) con una hamburguesa de Wagyu con jamón ibérico y salsas de pesto y tomate (18€), al punto, bien troceada, carne de marcado sabor y personalidad, con pan tipo payés y patatas fritas “de verdad”, francamente buena. De postre, un excepcional tiramisú (4,5€), sin nada que envidiar a los mejores que hemos probado, maravillosamente ejecutado. No tomamos más porque ya veníamos de picar de otra taberna, de hecho entrábamos en esta bien pasadas las 15 horas. Además hay otras opciones como arroces, pescados, carnes, setas, en fin, que nos ha parecido una taberna que está en sintonía con lo mejor de la zona en calidad de cocina y oferta de vinos por copas.

Por si fuera poco, el personal, con quien estuvimos hablando un rato, tiene experiencia anterior en restaurantes y hoteles de muy alto nivel, así que hay mimbres para hacer un buen cesto, en este caso una buena taberna. Así pues, tenemos un local más en la lista de magníficas opciones en la zona, hemos visto ilusión, experiencia y muy buenas maneras, además de unos precios bastante bien ajustados teniendo en cuenta dónde nos encontramos. Volveremos a probar esos arroces, que tienen una pinta extraordinaria.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar