Restaurante Roig Robí Roig Robí

Restaurante Roig Robí

11
Datos de Roig Robí
Precio Medio:
92 €
Valoración Media:
7.1 10
Servicio del vino:
6.6 10
Comida:
6.8 10
Entorno:
8.0 10
Calidad-precio:
6.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Gràcia
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 80,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Sábados a mediodía, domingos y 15 días en agosto

Teléfono

Roig Robí Roig Robí Roig Robí en Barcelona Roig Robí Restaurante en Barcelona Roig Robí Restaurante Roig Robí Roig Robí Roig Robí Roig Robí Roig Robí en Barcelona Roig Robí Restaurante en Barcelona Roig Robí Restaurante Roig Robí Roig Robí

Descripción

El restaurante Roig Robí, situado en el corazón de Barcelona y a unos pasos de Diagonal, ofrece una cocina catalana de la mejor calidad y sabor, tanto en la carta como en los menús que ofrece, en un ambiente de relajación, calidez y exquisitez difícilmente igualable.

La gastronomía de Roig Robí se compone con la mezcla de la tradicional comida catalana con la modernidad e innovación de la gastronomía contemporánea, por lo que tiene como resultado platos como la ensalada de mejillones con patatas y romesco, o la cazuela de Bacalao con garbanzos. Además, hay una gran bodega de vinos selectos que darán ese toque mágico a la cena.

Desde hace 30 años, Roig Robí ha ido engrandeciendo su leyenda hasta convertirse en un clásico gracias a su eterna elegancia y encanto, coronados por una cocina de raíces tradicionales y resultados sorprendentes. Y ahora, en verano, nada mejor que disfrutar de su exquisitez en la fresca terraza.

11 Opiniones de Roig Robí

Muy buen restaurante, con muy buenas materia primas.
La cocina es simple y respetuosa con el producto.
Yo iría a comer cada día si me lo pudiese permitir y no me cansaría; Platos ligeros, buen pescado, buena carne, postres buenos pero con escasa oferta y el servicio de café e infusiones deja bastante que desear.

Cena en el roig robí. Restaurante que dispone de jardín interior, con una carta no muy extensa pero de gran calidad y una completa referencia de carta de vinos.
Cenamos 4 personas; en la zona del jardín. De los entrantes cabe destacar el pastel de cap i pota en vingreta, las croquetas de pollo y jamón magníficas y setas excelentes. Los segundos, al atún en escabeche, pescado de lonja de temporada, rodaballo, las albóndigas y steak tartare. El postre ocho texturas de chocolate. Vino cims de porrera, cafes, orujos ...etc. el precio aproximado por persona 80 euros.
La experiencia vale la pena, el personal es muy profesional y muy amable a la vez. El entorno ideal para los que como nosotros, fumadores, nos cuesta encontrar un buen restaurante donde poder fumar. El precio, aunque algo elevado es equilibrado con la calidad de los productos que ofrece, el servicio y el entorno. Es un lugar para repetir.

Llegamos al Roig Robí justo la última noche que abrían antes de las vacaciones de agosto. Uno de los puntos fuertes del restaurante creo que es su ubicación. En la tranquila calle Séneca cerca de Paseo de Gracia, y una vez dentro,y tratándose de una noche de julio, elegimos el jardín, como por otra parte casi todos los que cenamos allí esa noche. Muy agradable. Ambiente elegante, tirando a clásico. Atmósfera tranquila, relajada, muy propicia para las sobremesas.

En conjunto la velada fue agradable. Roig Robí es un restaurante que cuida al máximo lo que hace. Muy buen producto, cuidadísima elaboración y pocos artificios. No hay que llevarse a engaño al respecto. Hay que disfrutar de una comida de producto, mayoritariamente autóctono, en el que no hay sorpresas ni grandes dosis de imaginación. Eso sí, mucho talento y oficio.

Elegimos el menú degustación de 60 €. Empezamos con un aperitivo de crema fría de puerros algo insulsa. Siguió una ensalada de verdes con unas gambas en su punto exacto de cocción. Buenísimas. A continuación unos gnocchi con chipirones que fue lo que más me gusto de toda la noche. Perfectos los gnocchi y acertadísima la combinación con los chipirones, gustosísimos. Luego trajeron una lubina salvaje que estaba divina. En las carnes probamos un lechazo churro excelente y un roast beef correcto. De postre trajeron una crema catalana igualmente correcta. Acompañamos la comida con un Didó 2007 (D.O Montsant) y luego un Puntido 2006 (D.O.C Rioja). Sobre este último tenía altas expectativas y tampoco me pareció que mereciera la cova que se le da.

El servicio correcto. Hubo un cambio en los postres que nos avisaron casi al poco de empezar. No hubo problema al respecto. En el vino perfecta la temperatura e irregular el servicio posterior. No siempre nos servían los camareros.

Resumiendo un restaurante indiscutiblemente bueno, de referencia para los amantes de la cocina de siempe y, en mi opinión, un poco fuera de madre en cuanto al precio. De acuerdo en que la materia prima es de primera pero 100 € me pareció demasiado.

Local de corte clásico con decoración adecuada en tonos beige. Tiene una terraza muy interesante para primavera/verano.
Respecto al servicio, muy profesional (acorde con el nivel del restaurante) y que te hace sentir a gusto. Acertado en las recomendaciones.
Trato del vino correcto (quizá faltaban algunas referencias en la carta), pero temperatura y copas excelentes.
En cuanto a la comida, cocina de mercado con algún “toque” personal. Todo lo que probé me pareció excelente aunque si es verdad que algunos platos son “normales” (croquetas, almejas, etc.). Destaco el arroz con “espardenyes” que me pareció sublime.
Precio: 100€ por persona.
En resumen, el precio me pareció adecuado para el ambiente (entorno, servicio, elegancia, etc.) pero un poco caro para lo que comes. Aún así, recomendable.
www.roigrobi.com

Clásico restaurante de Barcelona. Clientela elegante y madura. Ofrece cocina catalana/de mercadoactualizada pero sin demasiadas elucubraciones de autor. Comimos sopa de tomate excelente, dados de salmón marinados, gambas con sanfaina. La carta de postres algo corta. Todo regado con un Lusco servido adecuadamente que se termino demasiado pronto. Servicio profesional, atento lo justo. A destacar como el comentario anterior la terraza que le da personalidad al restaurante. Precio algo caro, 200 € 2 p.

En realidad, se escribe Roig Robí, en vez de Rubí... lo digo por este otro link de aquí:
https://www.verema.com/comunidad/mesasyvino/restaurante.asp?restaurante=1025
Allí hay más comentatios, pero creo que es mejor comentar el local aquí.

Solamente por su patio interior ya vale la pena la visita, estupendo para noches veraniegas. Decoración elegante, sobria y con clase. Servicio correctísimo. Cristalería chula y platerío en consonancia. Todo estupendo: el sitio, el tiempo, la compañía... pero la comida fue un tanto irregular. Los dados de salmón estaban flipantes, pero el atún era mediocre. El risotto alucinante, pero el rape pché, pché. Postres bien.
Lo que no me gustó nada fue la cuenta, 75 machacantes por persona. Puuuffff, vaya pastón!! Yo hubiese pagado la mitad. Uno de esos restaurantes tipo Altamar o Visual, en los que pagas más por el entorno que por la comida.
Como anécdota, comentar que cenamos con Woody Allen.

Cocina tradicional Catalana puesta al dia,apoyada en un producto de calidad.El menu degustacion (recomendable) al precio de 60 €.Crema de calabaza con helado de azafran,sabores perfectamente ensamblados y delicadamente tratados,rape con cebolla confitada y ron,fresco como una madrugada de diciembre..............

Buen servicio del vino,en un local comodo e intimo.Volvere siempre que pueda.

Roig Robí es un restaurante amplio y tranquilo con terraza, pero con el calor veraniego preferimos estar dentro. Copas y vasos Riedel. Carta de vinos con propuestas interesantes, pero el servicio del vino es mejorable, ya que, estando el restaurante prácticamente vacío y las copas también, por 3 veces los camareros no se acercaron a servirnos hasta que hice ademán de sacar yo mismo la botella de la cubitera. Buen pan para mojar con aceite, y panecillos variados. Aperitivos agradables y acertados. Comimos lasaña de foie y verduras, ensalada de bacalao y 3 texturas de tomate, ventresca de atún (excelente) y gambas con puerros. Buen producto, bien tratado, con raciones algo cortas y precio excesivo. De postre, magníficas "las 6 texturas de chocolate" y excelente la "sopa de almendras", que maridamos acertadísimamente con un Pedro Ximénez y un Carchelo Tardo. Café correcto con un suscinto "petit four". Precio: unos 80 euros por persona, vinos aparte, aunque es verdad que las gambas lo encarecieron mucho; sin ellas puede salirte por 60 ó 70 euros. Algo caro de todas formas.

Todo el local está muy bien, elegante y sencillo, con mucho gusto, y muy agradable, sobre todo el patio.
Precios en consonancia con el nivel de la clientela, pescados a partir de 25 euros, entradas a partir de 16, postres a más de 8.
La carta de vinos es bastante clásica, muy clásica, diría yo, y de precios altos. Desconocimiento importante de la carta de vinos, al menos en extranjeros (se solicita un Gran Cru Gewurstraminer que tienen bajo el epigrafe "vinos del mundo", donde tienen 5 o 6 vinos nada más, sin posibilidad de error, y nos traen un Viñas del Vero, teniemdo que indicarles de nuevo, ésta vez señalando la carta, qué vino queremos)
Buena Esqueixada de bacalao (16 + iva) y bastante caro el Tartar de lubina y langostinos (26+ iva). Mal servicio de entradas, habiendo dejado muy claro que eran para compartir, las traen a la vez, sin emplatar en medias y sin siquiera hacer ademán de servirlo ellos, por no hablar del servicio del vino, que nos lo hicimos ENTERITO nosotros. PENOSO.
Rape con almejas y langostinos al ron quemado (33,00 + iva), muy bueno, jugosísimo, muy tierno y sabroso.
Arroz con espardenyes y alcachofas; impresionante(36,00 + iva). Buena ración y mucha “chicha”, no sólo arroz.
La comida nos gustó, restaurante de ambiente burgués, de cocina tradicional bien resuelta, con buen producto, y precios en consonancia. Sin embargo, el mal servicio y el mal trato al vino deslució bastante la comida.

Regreso por tercera vez a este oasis en medio de la ciudad, aunque esta es la primera crónica que le hago.
Primavera es la mejor época del año para acudir. Reservando con un poquito de tiempo pedir una mesa en la terraza exterior, y os dará la sensación de haber salido de la ciudad estando en el centro de la misma.
Espléndida calidad de comida, platos de temporada, arroces excepcionales (pedimos el de verduras y bacalao, extraordinareamennte meloso).
Buena carta de vinos, con precios no muy disparados.
45€ por cabeza + vino.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar