Restaurante Central Bar by Ricard Camarena en Valencia
  

Restaurante Central Bar by Ricard Camarena

43
Datos de Central Bar by Ricard Camarena
Precio Medio:
14 €
Valoración Media:
7.4 10
Servicio del vino:
6.9 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
7.6 10
Calidad-precio:
7.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas:
Precio desde 5,20 € (precio más bajo introducido por un usuario)



43 Opiniones de Central Bar by Ricard Camarena

Este año el tradicional encuentro gastronómico de la peña en verano tuvo unas premuras que no nos permitió pasar por el Central Bar. Así que, al acabar el verano, se imponía la dosis vacunal de recuerdo.

Sin cambios, más que en el personal, sin que ésto implique empeoramiento del servicio. A pesar de la hora tardía, la dificultad para encontrar un mínimo espacio sigue siendo muy alta, hasta el punto de perder clientes. También la hora tardía implica, a veces, perder opciones en la comanda porque se han acabado las novedades diarias que da el mercado (o la rotación de productos) o simplemente el aliciente para el repetidor habitual.

Dos para disfrutar del almuerzo de bocata, que no pudieron evitar que la diosa Gula apareciera y obligara a sobrepasar el propósito inicial. Si no hubiera aparecido, el bocata con la cerveza y el café hubieran sido 8-9€ por persona, en un rango similar de precio a otras opciones de esmorzarets aunque con más calidad en su producto y en su elaboración, con menos cantidad y mucha más incomodidad.

La comanda, con una cerveza de presión y una Radler, de los bocadillos hechos sobre un pan especialmente crujiente y de un tamaño algo menor de lo que quisieras:

. bocadillo Ricard Camarena: lomo, cebolla pochada, queso y salsa de mostaza. Un clásico de la casa y que se hace difícil de cambiar, salvo que el bocadillo del día te maraville.

. bocadillo Tonyineta: atún, aceitunas, tomate, huevo duro, cebolla y pimiento. Otro clásico del mundo del esmorzaret, que solo requiere buen producto, troceado pequeño y buen relleno.

Nos anuncian que solo queda una ración de un os d elos platos del día: sepionet en su tinta con puerros, y no podemos resistirnos, e hicimos bien porque estaban extraordinarios; una amplia ración para compartir entre dos, limpios por dentro y sucios (en su tinta) por fuera; muy recomendables.

Si despiertas al león, pasa lo que pasa, y hubo que añadir en el último momento, una ración de boquerones a la romana: abiertos por el centro (pero sin separar los lomos), limpios y desespinados, rebozados y fritos, quedando sin aceite y acompañados de un ligero alioli. Necesidad de un agua pequeña sin gas.

No pedimos cafés porque hubo retraso desde cocina con la ampliación del pedido (es muy conveniente pedirlo todo al principio) y ya la incomodidad de seguir compartiendo plato con el vecino, te hace querer salir y olvidarte de un café tranquilo de sobremesa; prefieres dejar sitio al que tienes a la espalda con cara de hambre (y pocos amigos).

Por cierto, es preferible almorzar y comprar luego, en lugar de entrar al mercado con hambre y comprar y sentante (con el carro a cuestas) con aún más hambre y almorzar. Compras más y almuerzas más, tanto que se convirtió en almuerzo/comida.

Un  año más y previo a la compra de la tradicional comida (en este caso paella) de verano, el no menos tradicional almuerzo valenciano. Si además es dentro del mercado y con la calidad Camarena, pues a ello.

. 3 bocatas de tamaño medio: el del día era de blanco y negro con col frita, pues dos de col, y el otro, el clásico de Ricard Camarena. Me hubiera gustado la col algo más frita.

. 3 cervezas de barril bien tiradas

. 2 carajillos y un café cremaet

Servicio rápido y eficiente de personal todos nuevos. Mucga rotación de clientes por tener al menos 3 en cocina y 4 en la barra. Local casi lleno durante toda la primera parte de la mañana. Nos levantamos porque seguiríamos pidiendo y nos "empastrariamos hasta las cejas" y hay que comprar paella para 20 aunque la verdad es que el mercado está senivacio y si quitas los turistas, quedamos 3 ó 4..

Tradicional reunión anual de chicos en verano (al menos una en verano) de la Cañada y que hay que empezar con buenos principios: almuerzo y compra en el Central para ir a las cocinas del club social de La Vallesa para hacer la comida para quince comensales apuntados en este año.

Cuatro delegados de compras que incluye almuerzo en el Central para coger fuerzas para la guisamenta posterior. Lleno sin parar (aunque sin cola como otros años), servicio siempre nuevo, siempre amable y siempre efectivo.

. Unas aceitunas, unas cervezas, unos buñuelos de bacalao rematados con sombrero de alioli.    . Tres del clásico medio bocata de Ricard aunque esta vez me pareció menos cargado de mezcla (o habia más hambre), el tercero, como el año pasado fue el tonynetta clásico de atuún con tomate, huevo duro y aceitunas.                                                                                               . Tres carajillos finales y a por las cigalas para comer de aperitivo previo a la fideuá. Y ha pasado otro año....

Como todas las semanas, despues de comprar en este precioso mercado. ,vamos a probar suerte y encontramos hueco en la barra para comer
Hoy a la primera habia sitio y nos hemos premiado
Media de ensaladilla rusa boquerones aliñados muy buenos, .patatas bravas , hoy no estaban muy conseguidas .
bocata de revuelto morcilla y pimiento ligeramente picante Buenisimo.
Conejo en salsa con patatas ,dos buñuelos de bacalao tres cervezas
Servicio muy rapido y atento
40 euros
Voveremos

Necesidad de compra para comida de chicos en verano en el club y como nunca es bueno comprar con el estómago vacío, optamos por almorzar tipo bocata.
Unas cervezas y unas aceitunas aligeran la espera de la comanda: un par de medios bocatas Ricard Camarena con ese punto de mostaza que puede acabar manchándote pero que no resistes de dar lametones al bocata. El otro fue el Tonynetta clásico de atun con tomate, huevo duro y aceitunas, clásico donde los haya.
Añadimos un par de buñuelos de bacalao por persona con su sombrero de alioli, perfecto de sabor y con un rebozado perfecto.
Rematamos con unos carajillos de ron.

Y a comprar para un arroz de marisco con gamba fresca de Denia...

Un local con cocina que cierra tarde (15.30 h) pero que me temo que está lleno después de la mascletá, asíq ue prefiero la opción de antes por si acaso me tengo que conformar con la de después de.

Pues también lleno antes de las 13 h. que será para aperitivos, porque los almuerzos ya están termninados. Buscando quien está con el café en la mano nos acercamos para ocupar su sitio al irse y en pocos minutos estamos ya pidiendo.
Hay que destacar la rapidez de limpieza, servicio y atención de las que atienden ambos lados del local. Eficiencia máxima.

Como estamos ya por la abstinencia esa, pues a marisquear:
. 4 ostras: de buen tamaño, bien carnosas y sabrosas
. 2 cigalas: servidas con ajetes fritos y bacon, tamaño medio, buen sabor.
. 4 gambas rojas tamaño entre grande y medio pequeño: mezclando tamaños se busca que la ración no se encarezca (se venden al peso), pero puede (hoy no) plantear problemas de reparto ante bichos de tamaño demasiado diferente. Muy buenas de sabor, perfectas de punto; unos animalitos extraordinarios.
. una cerveza de barril y una clarita. Sin pan. Unas aceitunas por cortesía, buenas.

De aperitivo y para dos, nos conformamos esta vez con calidad y no cantidad.

Mi primera visita, ya que vivo lejos de la terreta, y me esperaba más.
Pedí ensaladilla (buena), revollons con ajos (buenos) y all i pebre de anguilas (poco picante y soso, le faltaba sal). Cañas de cervezas tiradas correctamente.

Mucha espera en la barra para un tapeo bueno pero como algunos de la misma zona del Mercat y la Llotja.

Cada vez que voy al Mercao estiro el cuello conforme me voy acercando al Central Bar para ver si hay hueco en la barra. Si tuviera que hacer la compra aquí, aparte de tener problemas de cartera, tendría el cuello de una jirafa.

Remarcar esta vez unas magníficas cocotxas en salsa verde como sugerencia del día, confirmar una vez más lo bueno que está su bocadillo de sepia en salsa Mary, y avisar del cambio producido en sus patatas bravas Lourdes Luz, donde cambia el corte, cocción y salsa.

El típico cuenco de variantes de aceituna mientras esperas, apoyo de pan, y de beber tres copas de Mestizaje blanco, que me entra de PM a esas horas del día, y una Coca-Cola.

Atento y simpático el servicio como siempre aunque sea nueva la chica. Osea que las directrices están claras.

como seguimos estando LOS LUNES AL SOL pero de diferente forma que los
protagonistas de la peli,dijimos vamos al central y vamos al CENTRAL
por unanimidad y sin votaciones.bocadillo del dia:lomo, queso,embutido
y salsa mary la misma que le ponen al bocadillo de sepia.bueno pues
para no complicarnos dos peq.y uno normal,el famoso cuenco de aceit.y
variantes,una copa de artadi3'50,un agua y un cortado para el que se
habia levantado a las 9 asi le valia como desayuno y almuerzo.
que voy a decir de este sitio,que muy bien.los boc.peq.2'90 c.u.el
normal 4'80,agua 1'20 y el cortado 1'30 el vino 3'50=16'60.

nueva visita al mercado y presionados por mi los amigos aceptan
almorzar otra vez en el central.pedimos dos desepia con allioli
y uno de pisto y embutido y que decir de ellos,pues que estaban
como siempre buenisssssimos,bebida,una bot de artadi,sin cafes
por la tension,es que salir con carrozas tiene sus inconvenientes
pero solo con ver la(s) cara(s) de satisfaccion que ponen pues ya
vale la pena.los boc.15'50,el vino 13.hasta la proxima.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar