Restaurante Arrocería Duna en Valencia
Restaurante Arrocería Duna
País:
España
Provincia:
Localidad:
Dirección:
Cód. Postal:
Añadir tipo de cocina Añadir vino por copa
Precio desde:
34,00 €
(precio más bajo introducido por un usuario)
Nota de cata PRECIO MEDIO:
49 €
Nota de cata VALORACIÓN MEDIA:
5.8
Servicio del vino SERVICIO DEL VINO
4.5
Comida COMIDA
6.1
Precio medio entorno ENTORNO
7.9
RCP CALIDAD-PRECIO
4.8
Opiniones de Arrocería Duna
OPINIONES
45

Porque ahí, a ras de arena se encuentra el local y porque resulta difícil en ese entorno, entre el Mediterráneo y la Albufera, pedir otra cosa que no sea un arroz, aunque opciones para ello haylas.

Atmósfera moderna con su punto cool. El blanco dominante en mobiliario y mantelerías acrecenta, más si cabe, la luminosidad propia de su ubicación. Gran cantidad de mesas pueblan la planta y aunque su separación me impresionó justa, al estar todo su perímetros abierto al exterior, no provoca ni por asomo sensación de agobio. Otra cosa será poner a prueba el local con el cerramiento a tutiplén. Además, también ayuda al desahogo el amplio espacio que conceden a los componentes de cada mesa.

Un par de cervezas y otro de vermús para echar un vistazo a la carta y decidir la comanda.

Como entrantes compartidos, unas ricas Tellinas (también llamadas coquinas en otras zonas), un cumplidor Sepionet con All i Oli de su Tinta y una Ensaladilla Rusa con el toque diferenciador de unas vainas troceadas de judía verde, asustadas por el calor, que le daban al bocado un punto crujiente atractivo.

Como plato principal una Paella de Rojos (carabineros). Lámina fina de arroz, fondo intenso sin ser arrollador, buen punto y un par de bicharracos por cabeza, respetados en la cocina, cumpliéndose en conjunto mi particular abecé de lo que le pido a un arroz con buen resultado final.

Postres compartidos al centro y a los que me limité a meter cuchara por probar. Una Torrija Caramelizada con Helado de Leche Merengada y la Crema Tostada de Café con Helado de Mantecado. Muy sabrosos ambos, al nivel de todo el conjunto de la comida.

Bebimos, además de agua, una botella de Tantum Ergo Pinot Noir BN 2015 y otra de Recaredo Terrers BN GR con correcto servicio del mismo.

Buen pan así como el café final.

En resumen, grata experiencia cumpliendo con creces el objetivo planteado. Reconozco que no iba con muchas expectativas tras leer los previos comentarios con opiniones tan variopintas por lo que este efecto sorpresa, por llamarlo de alguna manera, acrecenta el grado de satisfacción global.

Es uno de esos locales que se revitalizan con la llegada del buen tiempo. Una parte de comedor y otra parte de terraza limitando con las dunas de la playa de El Saler.

No es un chiringuito playero, es uno de los locales con cierta similitud que hay en la zona, con mesas bien vestidas, copas correctas y carta de comidas y bebidas interesantes incluso con champagnes de gama alta.
La carta de comidas, muy original, tipo periódico con algunos datos de los productos que se ofertan. Suficiente variedad en general y unos arroces diferenciadores y en principio, interesantes.

Mesa para cinco y arrancamos con 5 cervezas para bajar el calor del día. Agua sin gas, un par, y nos decantamos por vinos alemanes; comenzamos por Wittmann un riesling trocken del tonel 06 y año 2014 que resultó perfecto para los entrantes.
Para el principal nos pasamos a la otra opción de blanco alemán: Emrich-Schönleber Lenz 2010 riesling Nahe que nos marcó demasiado dulzor para el arroz.

Muy destacable el pan servido en caja de madera y acompañado de un buen aceite Premium: Don Ruseño

Entrantes compartidos al centro:
. steak tartar: bien hecho, flojo de especias, bien cortada la carne
. navajas plancha, 2 p.p., bien de sabor, algo secas pese a estar poco hechas, buen tamaño.
De fuera de carta.
. jamón recien cortado: tener al cortado de jamon en la entrada al local es una garantía de vender jamón. Bien cortado y bien de sabor sin ser extraordinario. Servido con pan de cristal y tomate rallado.

Principales:
. dos raciones de arroz seco de mero salvaje y gamba roja: perfecto de cocción, buen fondo y buenos trozos de pescado y 2 gambas rojas de buen tamaño por persona. Muy recomendable.
. Tres raciones de arroz meloso de atún y erizos: buen punto de arroz, buen fondo, erizos difíciles de encontrar pero sabrosos, pescado algo seco y más escaso. Curioso.

Postres:
. dos de fruta del tiempo
. un helado de chocolate
. tarta de manzana con helado (creo que mantecado)
. copa de Tokaj aszú (a falta de un deseado eisswein que faltaba en bodega, asi como otro dulce de Anselman que tampoco quedaba).

Unos cafés finales. Se hizo tarde para acabar de arreglar el pais ya que al llegar de los últimos se enlenteció bastante el servicio sobre todo al inicio.

Este año lo he visitado dos veces de nuevo y la verdad es que en la última visita me propuse no volver. El servicio escaso para el numero de comensales, como todos los años, donde te tiran las cartas a la mesa y si te descuidas la paella, ni una disculpa, ni un detalle. El lugar es idílico, la comida es correcta, pero las largas esperas, la camarera a punto de llorar y el precio rcp tumba el resto. Sarna con gusto no pica.

Así es como me sentí cuando llegue a la mesa, mesa en primera línea con las dunas delante. Creo, que junto al https://www.verema.com/restaurantes/51425-cabo-nao-javea-xabia#ficha son los restaurantes de playa con mejor entorno.

No puedo opinar de la RCP, pues fui invitado.
Tomamos:

- Ensalada de tomate con salazones, un plato con el tomate pelado en medio y cada comensal con un plato compuesto de, bacalao, mojama, bonito, caballa y una mini mozzarella. Me gustó la idea de cada uno por su lado, pero el tomate porque no?
- Croqueta de jamón, buenas
- Arròs de carranc, meloso en agosto y yo con estos pelos…pero iba invitado así que iba a mesa puesta. Yo lo encontré muy sabroso, con fondo, muchos tropezones y el arroz perfecto.

De beber una botella de vino blanco de rioja, pues quien me esperaba ya había pedido una copa de ese y no cambiamos.
Volveré seguro!

Hace ya dos años fui a ARROCERIA DUNA y he repetido recientemente para volver a degustar uno de sus increíbles arroces.

El restaurante está en mitad de la playa de El Saler, junto (por no decir dentro) al parque de Natural de La Albufera a imagen de chiringuito de lujo o, al menos, con instalaciones muy modernas. Localización increíble.

Producto de calidad a precio medio-alto, en el que por supuesto destacan los arroces, que a mi entender (no soy valenciano, pero si devoto) son muy buenos. Sólo he tomado arroces, no paella, y en todos los casos muy buenas de punto y de sabor, muy recomendables.

Carta de vinos típica, y servicio correcto con problemas de atención los fines de semana.

Este fin de semana fui por segunda vez a Duna, y la verdad es que me volvió a impresionar. La primera vez que fui pedimos un arroz meloso de alcachofas y bogavante que estaba más que delicioso. Esta última, pedimos paella valenciana (pollo, conejo, verdura y caracoles)que nos dejó impresionados. El arroz en su punto perfecto, en las verduras se veía claramente que eran frescas y el toque de romero le añadía un sabor especial. Es cierto que la paella estaba aceitosa, pero en mi opinión esas son las mejores.
Como entrantes,probamos las puntillas. Para mi gusto, demasiado caras para lo que eran, pues no era un plato muy abundante ni tenían un sabor que las hiciera especiales. Las croquetas de jamón y los calamares me gustaron más, aunque el producto en sí tampoco vale lo que pone en la carta. También es verdad que pagas un precio adicional por el entorno, que es uno de los mejores factores que tiene el restaurante: a escasos metros del mar, rodeado de las dunas de El Saler. Para mí, un restaurante especial al que es muy recomendable ir un día soleado y tranquilo.
Con respecto al servicio, no tengo nada en contra. Camareros educados y correctos. Algo lento, pero supongo que fue a causa de toda la gente que había comiendo en el restaurante.

Pegando un vistazo a los comentarios anteriores me han dado ganas de no colgar el mio, vaya guerra... Bueno, como voy a mi bola ahí va!

El lugar esta más que bien, apartado de todo, a escasos 20 metros de la playa y junto a un pequeño parque para que juegan los pequeños con total tranquilidad, ya que tu puedes estar en el comedor totalmente acristalado viéndolo todo.
El interior está muy bien también, totalmente blanco todo, con un para de salas divididas y mesas bastante amplias.

El servicio quiere agradar, aunque no siempre los comentarios que hagan algunos camareros vayan a ser acertados, digamos que el servicio en ocasiones agradar más de la cuenta.

La carta con evidentemente predominio de arroces no está mal, nosotros pedimos una paella para 4 de arroz negros con chipirones y sepia, la que a decir verdad no estuvo mal, quizá falta de sabor, pero con un arroz en su punto prácticamente no dejamos títere con cabeza.

Y de entrantes unos buñuelos de bacalao, ensalada valenciana y sepionets con saquito de huevo. Todo bastante correcto excepto la ensalada, demasiado simplona y con ingredientes de poca calidad.

En la parte de la bebida, tomamos cervezas de barril, agua y un Enrique Mendoza Chardonay. Una carta de vinos suficiente, con unos precios entre 10-12€ por encima de tienda.

Los postres y los cafés los tomamos en la terraza que tienen contigua al restaurante, donde en unos asientos bajos y junto con música chill-out puedes dejar pasar la tarde como un campeón.

El precio no lo se porque fuimos invitados por unos amigos de Madrid que pasaron las pascual en Valencia.

El entorno, el servicio, los entrantes, el arroz,... La calidad de esta arrocería no tiene nada que envidiar a otros restaurantes más conocidos en Valencia, incluso diría que supera. Todo fue de nuestro agrado, y con una excelente calidad-precio, servicio y profesionalidad. Sin duda repetiremos!

Esta vez fui invitado, (que conste). No voy más, no se lo aconsejo a nadie.
Caro, arroz pasado y poquísima profesionalidad.

Nos aconsejan este Restaurante. Vamos 5 adultos con reserva.Nos perdemos. El local y el entorno muy agradables.
Los entrantes bien y los arroces excelentes (paella y arroz meloso de langosta ).
Pero el servico...¡peeesimo! Tardanza en traer la carta...mucha tardanza en servir...ni un solo momento de atención personalizada...En ningun momento se nos propone Carta de Vinos.Se disculpan diciendo que les ha fallado 1 camarero . 2 de los comensales no piden postre porque transcurren 35 min.desde que acaban el arroz hasta que nos traen la carta de postres.
¡¡Que pena, que por falta de profesionalidad se estropee una comida que podía haber sido muy correcta...
Un restaurante que quiera tener un buen nombre en Valencia NO puede tratar de manera tan incorrecta a los clientes.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar