Restaurante Lilium Gastrobar en Arrecife de Lanzarote
  

Restaurante Lilium Gastrobar

9
Datos de Lilium Gastrobar
Precio Medio:
39 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.9 10
Comida:
7.3 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
7.7 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,78 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos

Teléfono


9 Opiniones de Lilium Gastrobar

Nueva visita al restaurante Lilium del Chef Orlando Ortega de Leon.en Arrecife, tras haber reservado algunos días antes. Este restaurante ostenta desde el 2017, junto con el Risco, uno de los dos Bib Gourmand de la guia Michelin en la isla y esta recomendado por la guia Repsol.

Guardábamos un grato recuerdo de nuestra ultima visita de mayo, en la que comimos muy bien y por eso decidimos volver, por eso y porque el Chef, además de ser un excelente cocinero, es una bellísima persona, muy abierta y totalmente accesible.

No voy a describir nuevamente el restaurante, en su nuevo local, pues ya lo hice en mi comentario del 2015, cuando cambió, si os interesa podéis consultar el siguiente enlace (https://www.verema.com/restaurantes/114154-lilium-gastrobar-arrecife-lanzarote/valoraciones/1289580-tal-vez-habiamos-puesto-liston-demasiado-alto) y el del pasado mes de mayo (https://www.verema.com/restaurantes/62551-lilium-gastrobar-arrecife-lanzarote/valoraciones/1487008-esta-vez-si).

Yo no se si es debido a que el Chef, no esta al frente de los fogones, pues ahora se ocupa sobre todo de la sala, o hay otra razón, pero su cocina no mantiene la línea de calidad constante que debería ofrecer o aun mejor en evolución. No es normal que en mayo comiésemos de maravilla y cinco meses después mas bien tirando a mal.

Fuimos a cenar el jueves 7 de noviembre, y el restaurante se llenó.

Como siempre las mesas estuvieron bien vestidas, con manteles blancos, moderna vajilla y buenas copas Riedel. Estuvimos sentados en una mesa desde la que divisábamos la terraza y el puerto . El servicio de sala fue bueno, bien acompasado, sin tiempos muertos, y con la simpatía y profesionalidad de Orlando Ortega. El servicio del vino, efectuado también por él fue muy bueno, presentación, descorche, primera cata y servicio de copas durante toda la cena. Como ya dije en mis comentarios precedentes la carta es bastante amplia y completa.

La carta, sigue estando formada mayoritariamente, por productos isleños de proximidad y por los platos del día cantados por el Chef.

Para empezar nos trajeron una degustación de AOVE, mojo y mantequilla de gofio.

Primeramente, nos sirvieron un aperitivo, pero desgraciadamente, no hicimos fotos y olvide de anotar lo que era. Solo recuerdo que estaba bueno

De primeros compartimos :

Queso asado y savia de palma. Dos trozos de queso, uno delicioso y perfectamente cocinado y el otro casi encartonado acompañados de lo que antes se llamaba miel de palma. Decepción.

Como segundos tomamos dos sugerencias del día :

Paletilla de cabrito. Paletilla de buen tamaño, pero que parecía recalentada, y estaba algo reseca lo que me parece inadmisible en un restaurante de esta categoría. y además curiosísimo tratándose de una sugerencia del día.

Cherne a la brasa con papas y millo.  Cocinado en su perfecto punto de cocción. Muy bueno.

El pan que acompaño la parte salada fue bueno,

Como postres, le pedimos a Orlando si podía servirnos únicamente para compartir un componente de un postre del día, y  con su habitual amabilidad aceptó y nos sirvió :

2 bolas de helado de Queso de cabra. Rico

Para beber tomamos  una botella de vino blanco crianza Guiguan Malvasia volcanica seco criado sobre lias edicion limitada 2018 DO Lanzarote. Bodegas Guguan (Tinajo)  Cepajes 100% Malvasia volcánica. " Nota de la bodega : Malvasia volcánica  proveniente del cultivo de zanjas característico de la zona de Tinajo-Lanzarote. Obtención del mosto a baja presiones y desfangados estático leve para preservar el carácter varietal. Inicia la fermentación en depósitos de Inox a bajas temperaturas para terminar el proceso en barricas de roble Americano. Después permanecerá en barricas durante 3 meses bajo la más  estricta metodología del battonage, embotellado y reposo en la botella antes de salir al mercado".  Color amarillo pálido, fresco, mineral, denso y untuoso, largo en boca . Un buen vino.

Finalizamos con dos buenos cafés y unos petits fours.

La cuenta ascendió a 46 €/persona.. RCP floja.  Esta vez la cocina no estuvo a la altura de la que hemos disfrutado otras veces, pero ya es la segunda vez que nos ocurre. En 5 visitas desde el 2013, hemos tenido 2 negativas y esto no debería de pasar en un restaurante con un Bib Gourmand. Volveremos seguramente para ver si ha habido una evolución, pero no me atrevo a recomendarlo, porque no hay constancia en su cocina y puede haber una de cal y otra de arena.

  • Queso asado y savia de palma

  • Paletilla de cabrito

  • Cherne a la brasa con papas y millo

  • Helado de Queso de cabra

  • Guiguan Malvasia volcanica seco criado sobre lias edicion limitada 2018 DO Lanzarote

Nuestra ultima visita en el 2015, nos había dejado un mal recuerdo, pero nos dijimos que si habíamos comido bien las dos veces precedentes y que la guía Michelin le había otorgado desde el 2017 un Bib Gourmand y seguía estando recomendado por Repsol, algo anormal había debido de ocurrir en nuestra ultima visita, así que decidimos otorgarle de nuevo nuestra confianza al Chef Orlando Ortega de León y reservamos mesa para cenar el 7 de mayo.

No voy a describir nuevamente el restaurante, en su nuevo local, pues ya lo hice en mi comentario del 2015, cuando cambió, si os interesa podéis consultar el siguiente enlace (https://www.verema.com/restaurantes/114154-lilium-gastrobar-arrecife-lanzarote/valoraciones/1289580-tal-vez-habiamos-puesto-liston-demasiado-alto).

En esta ocasión, el Chef iba y venia de la cocina, donde había  una cocinera y una ayudante y se encargaba de la sala y del vino. Su esposa, Sandra Maria Guadalupe, jefa de sala y sumiller no estaba presente esa noche.

Las mesas estuvieron bien vestidas, con manteles blancos, moderna vajilla y buenas copas Riedel. Estuvimos sentados en una mesa desde la que divisábamos perfectamente la cocina a la vista. El servicio de sala fue muy bueno, bien acompasado, sin tiempos muertos, y con la simpatía y profesionalidad de Orlando Ortega. El servicio del vino, efectuado también por él fue muy bueno, presentación, descorche, primera cata y servicio de copas durante toda la cena. Como ya dije en mi comentario precedente la carta es bastante amplia y completa. El restaurante se llenó.

La carta, está formada mayoritariamente, por productos isleños de proximidad y por los platos del día cantados en esta ocasión por el Chef.

No recuerdo si había menú degustación, pero nos decidimos por cenar a la carta y platos del dia

Para empezar nos trajeron una degustación de AOVE, mojo y mantequilla de gofio

Como aperitivo nos sirvieron unas buenas cortezas de cerdo naturales, en un recipiente muy adecuado.

Como primeros compartimos :

Gambas de la Santa, a la plancha (12 piezas) Fresquísimas y perfectamente cocinadas, en el punto perfecto de cocción que nos gusta.

Tartar de atún rojo (patudo), pescado en Canarias, es la época y acompañado de un buen pan crujiente, Muy bien presentado, muy sápido y muy bueno.

Como platos principales tomamos :

Merluza negra, (pescada en Lanzarote) marcada a la plancha y servida con tinta de calamar, ajos asados y comino. MC lo encontró muy bueno y yo, que tuvé ocasión de probarlo, también.

Ropa Vieja canaria de pulpo con mojo hervido (guiso tradicional de garbanzas al estilo de Orlando ). Muy rico, aunque yo le hubiese preferido con algo mas de rock and roll. No dejé ni un garbanzo, disfruté.

Los panes que nos fueron servidos durante la cena fueron buenos.

Finalizamos con un postre compartido :

Helado de queso de cabra y nueces con miel. Muy bueno

Para beber tomamos una botella de vino blanco Grifo Lias 2016 DO Lanzarote, Bodegas el Grifo (La Geria), Cepajes 100% Malvasia volcánica. Vino con crianza.

Explicacion de la Bodega : El mosto, una vez decantado durante 12-18 horas, inicia la fermentación en depósito de acero. Transcurrida la fase virulenta se trasiega a barricas nuevas de roble francés de 500 l, donde finaliza la fermentación, y  se mantiene así sobre sus lías mediante el “battonage” (removiendo diariamente el vino para que las levaduras muertas se mantengan en suspensión), durante un mínimo de tres meses. En evitación de una excesiva maderización, se trasiega el vino a un depósito, donde permanece con sus lías, que se remueven varias veces al día de modo automático. Se mantiene así 12 meses más, durante un mínimo de nueve meses más. Tras una ligera clarificación y filtrado se embotella. Tras otros tres meses en botella queda listo para su expedición.. La crianza es de 3 Meses en barrica y un total de 15 meses con sus Lías + 3 meses más como mínimo en botella. Es un vino de guarda de larga duración (5-6 años como mínimo).                                                  

Color amarillo pajizo, elegante, con mucho volumen, cítrico, persistente en boca y muy armonioso. Nos gustó

Finalizamos con dos buenos cafés y unos petits fours.

La cuenta ascendió a 55,90 €/persona. Muy buena RCP. Cocina lanzaroteña tradicional de proximidad puesta al día con un toque de autor y muy bien elaborada. Quisiera hacer nuevamente hincapié en la personalidad del Chef Orlando, quien aparte de ser un excelente cocinero, es una persona simpatiquísima, muy abierta y muy accesible. Se acordó de nosotros tras comenzar a hablar de nuestras visitas y encuentros anteriores y mantuvimos una interesante conversación después de la cena. Nos dimos cita el próximo mes de noviembre. Recomendable

  • Degustación de AOVE, mojo y mantequilla de gofio

  • Aperitivo : Cortezas de cerdo naturales

  • Gambas de la Santa

  • Tartar de atún rojo (patudo)

  • Merluza negra

  • Ropa Vieja canaria de pulpo con mojo hervido

Como habíamos guardado un buen recuerdo de este restaurante, al que en nuestra última estancia en la isla en el 2013 visitamos 2 veces, decidimos volver de nuevo a degustar la cocina del Chef Orlando Ortega de León y esta vez en su nueva ubicación, en la casi recién acabada y bonita Marina deportiva de Arrecife.(Quisiera destacar que en el primer piso de unos de los locales de la nueva Marina han abierto un mercado gastronómico"La Pepa Food Market" que recuerda ligeramente al mercado de San Miguel de Madrid)

El nuevo restaurante, abierto al exterior, con una magnifica vidriera que ocupa toda la fachada, está situado frente al mar y desde él se divisa una magnifica vista del casco antiguo de la ciudad de Arrecife. El local es pequeño, de tonos cálidos, moderno y funcional, tiene una capacidad para unas 6 o 7 mesas en el interior y unas cuantas mesas mas en la terraza exterior. La cocina está a la vista, y en ella se ve oficiar en los fogones al Chef Orlando secundado por dos personas más. Al frente de la sala está, como en el anterior espacio gastronómico de la calle Jose Antonio, su esposa Sandra Maria Guadalupe ayudada por 1 camarero. Las mesas están bien vestidas, con manteles blancos, moderna vajilla y buenas copas Riedel. No están muy separadas las unas de las otras, pero si bien situadas en relación al espacio disponible. El servicio de sala ha mejorado bastante en relación con nuestras anteriores visitas. El servicio del vino es bueno y la carta es bastante amplia y completa, rara en Lanzarote.

Reservamos el mismo dia al mediodia (martes 06 de mayo), mientras paseábamos por la Marina, para ir a cenar a las 20h30. Se llenaron 4 mesas, lo que no está nada mal por ser un martes por la noche en temporada baja.

La carta, está formada mayoritariamente, como en el antiguo restaurante, por productos isleños, pero también cohabitan con otros productos exteriores a la isla.

Proponen 2 menús degustacion y la carta. Nosotros optamos por esta última y en particular por los platos del dia.

Comenzamos con un aperitivo a base de gofio y fresas ofrecido por la casa, que encontramos totalmente insípido. Al mismo tiempo nos pusieron en la mesa mantequilla de gofio, AOVE Picual, Mojo rojo y un cestito de panes artesanos diversos Todo muy bueno.

En los entrantes, compartimos un Gazpacho de fresas de Lanzarote en el que había demasiado vinagre y enmascaraba el sabor de las fresas y un Carpaccio de gambas de la Santa que estaba delicioso. Estaba tan bueno que pedimos otro...

De segundo los dos tomamos Lomo de Gallo con tierra de cebollas y jugo de malvasía A ambos nos decepcionó este plato. El pescado estaba seco e insípido, menos mal que habían las cebollas y la malvasía que salvaron la preparación.

Como postres, MC tomó un Quesillo y Bienmesabe con ron miel y helado de vainilla que estaba bueno y yo tomé un Sorbete de Mojito muy bueno.

Para acompañar la cena tomamos una botella de vino blancoLos Perdomos seco 2013 DO Lanzarote de bodegas Reymar de Tinajo, 90% Malvasia volcánica y 10% de Moscatel Alejandria. Mineral, fresco, persistente en boca. Lo encontré excelente.

Finalizamos con dos buenos cafés

La cuenta ascendió a 38,30 €/persona.Buena RCP. Al terminar de cenar mantuvimos una amplia e interesante conversación con Orlando y Sandra sobre la evolución de la cocina en Lanzarote, sobre su visión futura, y sobre el mercado en general, que me pareció interesante. Son muy buena gente.
Es una pena que esta cena haya quedado un poco apagada a causa del pescado del dia, que no nos gustó nada, si no otro "gallo" cantaría.

La verdad es que teníamos grandes expectativas en este restaurante por los comentarios aquí publicados pero nuestra experiencia no fue nada buena. Paso a contarla.

Para empezar, reserve a través de la pagina web y no recibi ni una confirmación de la reserva ni por mail ni por teléfono. Dadas las fechas, pensé que quizá estaban cerrados por lo que en los días previos llame un par de veces diarias saliendo siempre un contestador diciendo que solo cerraban el 24 y 25 y que dejaramos mensaje para reservar. Asi lo hice, insistiendo en que me confirmaran la reserva… y aun estoy esperando.
Tanto es el tema que una vez que llegamos a Arrecife , aparcamos al lado, para ir personalmente a media mañana a constatar si estaban abiertos. Nos recibió una señora que luego vimos por allí y nos dijo que si que tenían la reserva pero no me explico porque no me la habían confirmado. En fin, que este suceso habría pasado desapercibido si me hubiera llevado un grato recuerdo pero como no fue asi, me hago mas mala sangre con ello…

Llegamos a las 14,00 y estaban dos mesas ocupadas a las que casi enseguida sirvieron el segundo plato y a continuación la cuenta.
Nos tomaron nota rápido trayendo unos aperitivos con muy buen aspecto y en cantidad:
• Mojo rojo
• Mantequilla de gofio
• Sal de guatiza con aceite y tomate triturado
• Panes caseros muy ricos

Para beber Comoloco 2012, un joven monastrell muy rico

Eran poco mas de las 14,15 y las dos mesas se marcharon.

En unos 15 minutos mas nos trajeron los entrantes que fueron:
• Rejo de pulpo con humus y pimiento rojo: Teniamos el liston altísimo después de El Risco. Normal sin mas. Lo mejor el pimiento asado
• Gambas de La Santa: sin pena ni gloria. Por cierto que las pusieron después del pulpo cuando debían haberlas sacado antes. Ademas estabn algo crudas y mi acompañante casi ni las probó.

Nos retiraron los platos y como segundos habíamos pedido:
• Muslo de pato con higos
• ½ cochino crujiente

Pues bien , solos como estábamos en el restaurante, y con dos personas que se veian en la cocina llegaron los platos a las 15,25. Casi una hora de espera ¡¡¡¡¡

Y lo peor: El cochinillo ligeramente templado que lo hacia incomible porque era todo grasa. El confit de pato estaba caliente pero totalmente reseco.

Pedimos la cuenta y nos fuimos. La señora nos pregunto en la puerta y en este caso le hicimos saber que no era de recibo esperar una hora los segundos platos y que llegara uno frio, mas cuando eramos la única mesa del restaurante. Pero no solo en cocina, tambienlLa camarera que atendia dudo que pueda hacerse con dos mesas a la vez-

En resumen, nosotros no volveríamos ya que ni la comida ni el servicio fueron para recordar pero fue nuestra experiencia…
La cuenta ascendió a 69.47 que sobre el papel no esta mal, pero yo no comi casi nada.

Último día en la isla con la agenda bastante libre después de realizar los días previos todas las excursiones planificadas.

Oye!... que en Arrecife al final no hemos estado!... pues para allá que nos encaminamos. Tras un bonito paseo optamos por visitar este restaurante bien referenciado en la página.

No voy a redundar en la descripción del local que está detallada a la perfección en el comentario del compañero Joan Thomas, al que agradezco desde aquí toda la información que nos facilitó para el viaje. El mobiliario, decoración e iluminación consiguen un ambiente cálido, relajado e íntimo. Escaso aforo ese día, tan sólo otra mesa.

Tras ser recibidos y acomodados… un par de cervecitas rubias de barril que nos sirven junto a unos crujientes Chips de Batata. También nos traen un plato con mantequilla, mojo y un buen AOVE junto con la cestita de panes de varios tipos, todos muy ricos. Pedimos a compartir todo al centro:

Milhojas de Batata con Crema de Queso y Salmón Ahumado. Torre de pisos que conformaban los ingredientes comentados acompañados de una Vinagreta de Fresas. Muy buena conjunción de elementos destacando el buen maridaje de la batata con el salmón. Coordinación.

Nuestro Mi-cuit con “Canari” de Bodegas El Grifo. Pedimos media ración de este foie macerado con el famoso dulce de El Grifo. Eché en falta un poco más de personalidad. Sin destacar se mostraba correcto. Versión local.

Croquetas de Plátano con Mayonesa de Hierba Huerto. Media docenita con una crujiente cobertura y un interior cremoso ligero de curioso y peculiar sabor al que no estoy acostumbrado encontrar en esta presentación. Original.

Cigarrillos de Morcilla Canaria con Mermelada de Tomate. Presentados en un clásico cenicero, cuatro finos canutillos con un relleno muy sabroso y que podías acompañar al gusto con el dulce de tomate algo dominante. Lucha.

Rejo de Pulpo a la Sartén con Humus y Pimientos. Dos tentáculos que ofrecían un buen "catacrack" al hincarle el diente y que albergaba la ternura interior tan esperada. Un plato que en todos los sitios que lo probamos en la isla mostraba un alto nivel. Bien acompañado por la pasta de garbanzos envuelta en un pimiento asado. Apuesta segura.

No llegamos al postre. Buen café.

Para beber fuimos combinando la cerveza con alguna copita de un malvasía seco que tenían en copas del que no recuerdo el nombre.

El servicio resultó muy amable sabiendo asesorar a la hora de conformar la comanda, cosa que agradezco enormemente.

Resumiendo, me dio la sensación de estar ante una cocina con ganas de reivindicarse, ofrecerse y agradar, con inquietud y potencial. Nuestra experiencia resultó satisfactoria, con platos para recordar como el milhojas, ricos como el pulpo o curiosos como las croquetas y los cigarrillos, todos con guiños constantes a los productos y gastronomía local que tanto agradezco encontrar cuando salgo fuera de casa. Resultó un buen final de vacaciones.

  • Rejo de Pulpo a la Sartén con Humus y Pimientos

  • Cigarrillos de Morcilla Canaria con Mermelada de Tomate

  • Milhojas de Batata con Crema de Queso y Salmón Ahumado

Henos de nuevo en Lilium Gastrobar, esta vez para cenar.

Llegamos a eso de las 21h. Nos recibió Sandra, la directora de sala y esposa de Orlando, el chef, que vino igualmente a darnos la bienvenida poco después a nuestra mesa, que fue la misma en la que desayunamos el menú de tapas la semana precedente.
Ese día no pude intercambiar mucho con el chef y su esposa porque sufría una afonía casi total ( a causa de la clim) y apenas podía hablar.

Cenamos a la carta. Disponen igualmente de un menú degustación, pero preferimos la primera opción.

Comenzamos con :

Rejo de pulpo con pimiento y humus. Excelente, al mismo nivel que el del Risco de Famara, tal vez en un escalón superior...
Ensalada de higos y terrina de foie (sugerencia del día). Excelente. Pequeños higos de Lanzarote de extraordinario sabor combinando perfectamente con un buen foie.

Seguimos con 2 pescados de temporada :

Atún con caldo de cochino negro de Lanzarote y soja. Sorprendente combinación de sabores. Excelente punto de cocción y preparación

Besugo asado sobre un puré de papas con calabacines y tomates. Perfecta cocción. Muy bueno.

De postre compartimos un quesillo, muy sabroso. El pan que acompañó la cena era de elaboración casera y estaba muy bueno.

Tomamos vino por copas. 3 copas de La Grieta, un malvasía volcánico seco de un pequeño productor de Punta Mujeres, muy agradable al paladar (3,19 €/copa) y una botella de agua sin gas

Finalizamos con 2 cafés y 2 chupitos que nos fueron ofrecidos . Buen servicio de sala..

Pagamos 37,72 €/persona. Excelente relación-calidad precio. Volveremos en cuanto pongamos de nuevo los pies en Lanzarote. Restaurante muy recomendable. Si sigue en esta linea no seria de extrañar que ciertas guías en las que ya aparece, Repsol y Michelín, pudiesen interesarse en su evolución.
Quisiera hacer nuevamente hincapié en la personalidad del Chef Orlando, quien aparte de ser un excelente cocinero, es una persona simpatiquisima, muy abierta y muy accesible. Sin apenas conocernos nos ofreció su colaboración y servicios fuera del ámbito del restaurante en caso de necesidad. Es una de aquellas personas que te gustaría conocer con mas profundidad.

El día después de nuestra llegada a Lanzarote, tuvimos la suerte de asistir a la jornada de la vendimia organizada por las Bodegas el Grifo, con catas y brunch incluido. El Chef que organizaba el Bruch era Orlando Ortega de León acompañado de su esposa Sandra Maria Guadalupe, respectivamente Chef y Directora de sala del Restaurante Lilium Gastrobar de Arrecife.

El brunch nos pareció lleno de promesas, estuve hablando unos pocos minutos con Orlando sobre la filosofía de su restaurante y decidimos ir a hacerle una primera visita el sábado 17 de agosto al mediodía ya que habíamos previsto ir a Arrecife.

El restaurante se encuentra ubicado en segunda linea de mar, detrás de la playa del Reducto, o sea que no se encuentra por casualidad. El restaurante, está decorado con mucho gusto, al estilo bistrot, gastrobar... Las mesas están bien presentadas, bien separadas las unas de las otras, buenas copas. Una enorme pizarra al fondo del restaurante, encima de la cocina aparente, indica los vinos a copas del día y otra pizarra en el otro extremo del comedor, los platos del día.
Antes de comenzar a describir nuestra primera comida en el restaurante, quisiera hacer hincapié en que Orlando es un Chef autodidacta, que ha pasado por varios restaurantes, entre ellos El Bulli, que adora Arrecife y Lanzarote y que domina las técnicas culinarias para aprovechar les grandes posibilidades que puede ofrecer su cocina con los buenos productos de la isla.

Para empezar, aconsejados por Orlando, que vino personalmente a recibirnos y ha hablar un buen momento con nosotros, organizamos un menú de tapas compartidas (mas que tapas se pueden considerar abundantes medias raciones)

Tomamos :

Primeramente,

Un excelente snack, ofrecido por el Chef, del que lo único que recordamos es que estaba delicioso, pero olvidamos de anotar su nombre y 15 días después es difícil acordarse... lo siento.

Seguimos con :

Croquetas de plátano y chorizo con mahonesa de hierbabuena.Excelente
Cigarrillos de morcilla canaria con mermelada de tomate (Un guiño a la presentación del postre de Jordi Roca) . Excelente
Lapas negras (1 docena)(Tapa del día). Buenísimas. Mi mujer que hasta ese día no quería oír hablar de lapas las encontró excelentes.
Chips de Morena con salsa de aguacates( Tapa del día). Chapeau !!
Canary Burger- se deshacía en la boca. De 10
Queso de cabra frita (4 hermosos trozos) con Panko y servido con salsa de moras. Humm !!

No tomamos vino, acompañamos la comida con 2 cañas y 2 jarras de cerveza. El pan, de elaboración propia, muy bueno. Finalizamos con 2 cafés expresos y 2 copas de vino de moras ( receta de su abuela) invitación de la casa.
El Servicio, al mediodía llevado unicamente por una camarera es muy agradable y profesional.
Al finalizar la comida, el Chef vino nuevamente a discutir con nosotros de cosas diversas y preguntarnos que nos había parecido el picoteo. Le hablé de Verema y le dije que le haría un comentario. Conocía Verema de oídas.

Pagamos 25,78 €/persona. Excelente relación calidad-precio. Nos gusto tanto que decidimos hacerle una nueva visita, esta vez para cenar. Si viviese en la zona seria mi Bistrot preferido.

Como siempre, mi mujer y yo nos dejamos llevar por las recomendaciones del Verema y algún otro portal. Y acertamos de pleno. Sitio acogedor. Trato excepcional. Pocas mesas atendidas por un camarero que se notaba que era el dueño, por el interés y mimo que le ponía a su trabajo. La carta de vino muy adecuada. Seguimos su consejo y tomamos un tinto de la tierra cuya relación calidad-precio era muy aceptable. Tenían en la carta vinos peninsulares de autor cuya presencia me produjo una grata sorpresa. Toda la comida muy buena. Yo me pedí un cochinillo negro de segundo plato, del que todavía me estoy acordando.

una sorpresa en Arrecife. Sala pequeña pero bien ambientada, muchos motivos vitivinícolas, venden vino y organizan catas. Servicio atento, amable y profesional, conocedor y aficionado al vino. Montaje bueno con buenas copas. Carta de cocina de mercado con productos de la tierra bien seleccionados. Comimos, gueldes -riquísimos-, pimiento del piquillo relleno de jarea -mmmmmm-, ensalada de tomate, aguacate y atún ahumado de Lanzarote -que rica la combinación-, taco de medregal con vinagreta de berros -creo que bueno porque no me lo dejaron probar-, cochino negro confitado -muy rico- y de postre quesillo. Carta de vinos completa presentada en i-Pad con precios 1.5 x tienda y tuvimos la oportunidad de tomar una joya como es El Reymar Diego FB del 2006 -impresionante-. Un sitio para volver y al que apoyar en sus iniciativas del vino en la capital de la isla.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar