Restaurante Casa Julian en Tolosa
  

Restaurante Casa Julian

13
Datos de Casa Julian
Precio Medio:
64 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
5.2 10
Comida:
8.6 10
Entorno:
5.7 10
Calidad-precio:
6.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Navarra
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 55,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


13 Opiniones de Casa Julian

No sé si es la mejor chuleta o no , pero tiene algo este restaurante histórico que los demás no tienen. El local es tan cutre como entrañable y acogedor, te vas acomodando, te asusta al principio, luego no quieres irte. Y ha mejorado, ya no hay colectores de grasa elaborados con botes gigantes de aceitunas, no hay cajas a la entrada, Matías ya no está solo, pero sigue siendo único. De la chuleta que voy a contar, es excepcional. Sabor, ternura, crujiente, sangrante...No te preguntan como la quieres, te aconsejan cuantas debes pedir. Los pimientos confitados, los espárragos, el jamón de buey, todo acompaña, si sabes dónde estás. 45 euros el Kg de vaca vieja y puede haber chuleta de buey a 75, te avisan, no suele haber, ese día tampoco. Estuvimos junto al fuego, junto a Matías, junto a las chuletas que entran y salen, disfruté, aquí y de ésto. Hay vinos para pedir, no son baratos , como el restauurante. El servicio amable, genuino y directo, sin pretensiones , pero bien atendidos, con amabilidad, rapidez y respeto. Una gozada

Pasando uno de los puentes que separa tolosa en dos y por el que pasa el rio Oria, encontramos este restaurante, no he visto otro igual.

Según entras a mano izquierda una cámara refrigeradora y a la derecha, cajas de sidra y demás, pasas por un pasillo, donde hay mesas y llegas a la habitación donde esta la famosa parrilla, ni a propósito se puede encontrar esta decoración, el techo negro , baldas de madera llenas de botellas de vino y licores con ese tono chocolate en el cristal , tono que lo dan los muchos años y los muchos humos , increíble , pero el caso es que te sientes muy a gusto , de hecho han reformado hace un par de años los baños y han puesto un aire acondicionado , pero el resto yo creo que esta intacto , como si lo hubiesen barnizado el primer día , para que no se cambiase ni una mota de polvo .

Carta corta, ni tanto, cinco entrantes, chuleta y seis postres sencillos y la verdad es que aquí se hace verdad el dicho, mas vale poco y bueno, que….

Escogimos unos espárragos a 2,75€ +iva la unidad, solo para tres, al resto no le gustaba, pues tuvimos que repetir, estaban, Cojonudos, con una vinagreta, muy sencilla, aceite y vinagre para emulsionar ligeramente el aceite, yo diría que de girasol.

Luego dos bandejas de pimientos de piquillo confitados, soberbios a 13,5€+ iva y a la vez la famosa chuleta, no defraudo, jugosa, sabrosa y con una elaboración de diez, ya sabéis le echan sal gorda y la carne coge lo que necesita para estar tan sabrosa.

A 45€+iva, kilo, con tres kilos doscientos cenamos cuatro adultos y dos crías.

Para beber sidra, nos apetecía, una de la zona y otra asturiana, frescas y muy ricas , eche un vistazo a la carta de vinos y claro , en tintos , variadas referencia , la sidra a 5,75€ +iva y encima barata , claro respecto al vino .

Estuve unos minutos hablando con el encargado de la parilla, hijo de Matías Gorrochategui , que por cierto por allí andaba el hombre, eso si las parillas se las deja a los hijos, pues fue una charla didáctica y amable, hablamos de la maduración de la carne y demás, su opinión es no darle mas de un mes de cámara, según el, pierde frescura, la carne que comimos era de Alemania, trabajan con holanda también y algún otro país cercano a estos dos.

Resumiendo bonito sábado en Tolosa, disfrutando de las alubias a la hora de comer y de la magnifica chuleta para cenar, a de postre cogimos unas tejas y cigarrillos, típicos de la gastronomía tolosana.

Cuidado con los manteles de papel de las mesas , son tan duros , que con el filo te puedes cortas , servilletas de tela y vajilla tradicional y sin ostias, caguen chos.

Teniendo en cuenta que haces el viaje expresamente para comer en este afamado asador desde Laredo(Cantabria),es justo reconocer que la carne esta exquisita,desde luego es su punto fuerto,buena calidad y bien preparada,aunque algo escasa para el precio final.
La decoracion y el lugar es regular ,tirando a malo.
El servicio regular,la carta escasisima,la de vinos correcta tirando a buena.
Pero lo realmente importante es la calidad de la carne y sus pimientos,el cual calificaria de muy bueno.

Desde luego si alguien se deleita con el placer de saborear un gran chuletón no debe dejar de peregrinar a este magnífico asador de Tolosa. Aquí zarandajas las justas y si por su local fuera, imagino que muchos se quedarían sin entrar, aunque yo he de confesar que la decrepitud manifiesta del mismo, con sus telas de araña, sus techos ennegrecidos de los humos de la parrilla, sus cajas de vinos amontonadas y su tenue luz, me provocaron un añadido morboso que alimentó aún más el mito del lugar...
Sobre la "manduca", pues eso, el chuletón excelente en sabor, textura y preparación. De diez. Los pimientos del piquillo de vicio. Leche frita y copón de patxarán. ¿Qué más se puede pedir?. Sin duda, un templo único, aunque sólo apto para grandes comedores de los mejores txuletones, desprovistos de manías en lo que a las formas se refiere sobre mesas, manteles y demás aspectos formales...que sin que sirva de precedente, en este caso, para mí, han quedado al margen.

Nada nuevo que no se haya comentado antes. Acceso por el viejo almacén donde una vez dentro te encuentras con un pequeño y ennegrecido comedor, repleto de estanterías con botellas bañadas en capas y capas de polvo, y en un rincón cual capilla sixtina del arte cuaternario, la archiconocida parrilla reclinada de Julián. Mesas compartidas estilo sidrería, manteles de papel y carta de vinos clásica y reducida.
5 personas de vuelta a casa después de 4 días de ruta gastronómica por esa parte del norte, y que siguiendo fielmente las recomendaciones de la DGT y previo vermú por la villa, nos decantamos por los siguientes platos:
-Plato de jamón y caña de lomo - normalito.
-Espárragos con una vinagreta tibia en la que se había aprovechado el mismo caldo de la conserva - deliciosos!
-3 chuletas - buena la primera, notable y excelente la segunda y tercera (cierto es que cada uno de nosotros probó una parte diferente de las 3, por lo que no sé decir si fue justamente eso, el temple y la resolución de Matías en la parrilla, o una inconsciente evolución en mi propio estado anímico, pero esa fue mi sensación).
-4 bandejas de pimientos del pikillo confitados para escoltar la carne - excelentes!!! un 10 a lo Nadia Comaneci!! Los mejores que he comido, y no será porque haya degustado pocos hasta entonces...
-Sorbete de mandarina como colofón.
Las botellas de vino que cayeron fueron de Viña Ardanza, personalmente creo que no puede haber mejor maridaje que un clásico de la rioja alta, ante la ortodoxia de semejante asador y de un parrillero de nota como es Matías.
Finalmente decir que el propio Matías nos comentó que estábamos de suerte ya que en este caso habíamos comido buey, y que pocas veces le entra este tipo de carne. Tengo mis dudas pues el precio no se disparó en absoluto, y algo tan excepcional como es el buey no se suele compartir con el primer fulano que pasa por el restaurante, y con el cual no tienes una relación tan próxima como con otros clientes con los que marcarte ese detalle. Nunca lo sabremos, pero lo que sí sé es que volveré sin duda, ya que creo que es positivo que se mantengan templos como éste, o como el que en su día fue Casa Nicolás. Gora Tolosa!

Por referencias , nos dirigimos a comer a Casa Julian en Tolosa .
Al llegar y ver la puerta , muchas dudas , parece mas un almacén que un restaurante .
Nos ubican en una mesa pegaditos a las brasas en las que hacen la carne , en la parte derecha del restaurante , según se entra . Una duda , la sala parece quemada ? y no la han arreglado ? Mesas corridas con bancos de madera .
La carta , básicamente 5 productos y probamos : jamón y lomo ( buenos ) , cogollos ( sabrosos y muy bien aliñados ) , unos espectaculares pimientos al horno ( nos cobran 30 euros por 2 raciones , no es muy caro ? ) . El chuletón , espectacular .
Regamos la comida con Señorío de Andión 2001 ( DO Navarra ) . Buen coperio y carta de vinos bastante extensa .
De postre , las tejas y cigarrillos tipicos de Tolosa .
Comimos muy bien , pero la RCP alta ( salimos a 72 euros pax ) .

Llevamos años visitando este restaurante
no tiene una carta escisa, es sota caballo y rey, pero tienen el mejor chuleton que hayamos probado nunca
el restaurante no tiene nada, incluso es incomodo, pero esa parrilla tiene duende y la carne sale perfecta

TRADICIÓN,con esto se podria definir al restaurante, carne exquisita, (que ves como hacen), pimientos asados inolvidables, una autentica experiencia. Comedor con encanto, un sitio recomendable desde todos los puntos de vista. Carta de vinos con predominio cuasi exclusivo de tintos (Roda I 50, Azruagra CR 25). Para repetir sin duda.

En nuestro periplo por el País Vasco no podía faltar este magnífico asador.
Tras mi última visita, que data ya de cinco años, nada ha cambiado; cajas de vino amontonadas a la entrada, las paredes del comedor desconchadas y ennegrecidas, bancos corridos corpantiendo mesa, etc; no obstante, a mi me gusta el ambiente.
Tampoco a cambiado la magnífica chuleta que preparan, como nadie lo hace, deliciosa.
Como se ha indicado en algún comentario, Matías, -que no pierde ojo por el comedor-, ya cansado de sudores, ha delegado las funciones en la parrilla a la vista en un chaval que lo hace francamente bien, muy bien, hasta el punto que no se nota el cambio.
Carta de vinos limitada a tintos, cavas y champagnes, eso sí, los tintos a un precio no demasiado subido; coperío de batalla.
Tomamos un Pesquera 2004, muy bueno y a su temperatura, y un Santa Digna Cabernet Sauvignon que no me gustó, -demasiados especiados, celulosa y notas herrumbrosas que, eso sí, se atenúan con la aireación-.
Mención aparte merecen los pimientos confitados, que cosa tan buena, inigualables.
Tras los cafés, orujos, pacharanes, y el Montecristo de rigor, salimos como unas castañuelas los últimos y pasadas las cinco y media de la tarde, sin que se molestaran ni hubiese una mala cara.
Tras visitar el local abierto en Madrid, decididamente me gusta más el de Tolosa.
El cinco se lo merece ya que, en mi modesta opinión, es la mejor carne que he probado.

Unos pocos primeros platos muy buenos, jamón,cogollitos, espárragos... De segundo, solamente pimientos y chuleta, aquí llaman así a los chuletones de kilo y pico, pero realmente impresinonante, punto de asado perfecto, muy tierno. Visita obligada para los amantes de la carne. Los asaba un chico, bajo el control de Matías, pero vaya si ha aprendido bien a hacer el trabajo. Los postres sin cosas raras pero muy buenos también.
Carta de vinos muy amplia en tintos; no las mejores copas pero sirven para salir del paso; temperatura correcta.
Local que parece un almacén de botellas de vino, todas llenas de polvo y al que se le podría dar una mano de pintura, pero ahí está su encanto, mejor que lo dejen como está. Muy buen servicio, muy amable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar