Restaurante Saüc

25
Datos de Saüc
Precio Medio:
74 €
Valoración Media:
6.8 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
7.5 10
Entorno:
6.8 10
Calidad-precio:
6.1 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Ciutat Vella (Barcelona)
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 27,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingo y lunes al mediodía

Teléfono


25 Opiniones de Saüc

Era un cliente relativamente habitual del Saüc en su antiguo emplazamiento. Me gustaba mucho. el trato, el ambiente, la comida, el precio. Antes y después de la estrella estaba muy-muy bien.
Pero de esta primera visita al restaurante del Ohla Hotel salí absolutamente decepcionado. No fue un desastre total pero no tuvo ni un momento de emoción, ni fue una comida especial, ni pagué a gusto.

Antes de entrar en la comida, cuestiones vinculadas al ambiente general y que deberían hacernos reflexionar respecto a estos "abrazos del oso" de algunos hoteles. Todo desde la máxima comprensión hacia quien decide disminuir riesgos ecnómicos para desarrollar su proyecto. El problema, claro, es que se desvirtua el proyecto. Para empezar nos costó llegar: no había nadie en recepción y no hay ninguna señal que indique cómo llegar al Saüc. Nos recibe Anna -con la simpatía acostumbrada- y descubrimos que el nombre de la reserva lo han cogido fatal (no pasa nada: pero es un indicador más). En todo el comedor (un poco frío) una pareja de franceses y otra de coreanos (con bebé). Los primeros bebieron y comieron mucho y se les veía contentos. Los segundos (presuntamente hospedados en el hotel), después de deleitarnos con un concierto de eruptos (del padre) pidieron un tapper para llevarse a la habitación la comida sobrante. Finalmente, Anna despareció a media cena sin despedirse ni preguntarnos nada. Tampoco es grave pero todo suma (en mis visitas al local de siempre Anna se quedaba "a bajar la persiana": todo comprensible pero, de nuevo, otro indicador)

Pedimos el menú degustación "clàssics" (64 €):

-Dos aperitivos para olvidar (de hecho, los he olvidado). Más insulsos que malos

-Un pescado marinado (no recuerdo cuál). No estaba mal, pero al tercer bocado ya cansaba. 5,5

-Vieiras con guisantes. Los guisantes, muy buenos. Mucho. La vieiras.......cansado estoy de las vieiras. 6

-Cabrito a l'ast. Lo mejor de la cena. Sabor, textura,...Muy bueno. 8,5

-Quesos bien (pero mal explicados: Anna ya no estaba)

-Dos postres correctos, servidos con una cierta prisa. Uno me parece recordar que era de fresa y el otro de chocolate.

Bebimos dos copas de cava, agua y una botellas de Los Colmenillos.

Me sabe mal, pero me va a costar darle otra oportunidad. Tengo la sensación de que a determinados turistas ya les parece bien y para ellos es la oferta.

Una lástima

9 de septiembre de 2011.
3 comensales a comer.
Menú Tast
Vinos: Auditori(muy bueno) y A Coroa, rico, rico.
Pero no me pregunteis más, los platos muy normales, nada destacable, servicio mas bien frio.

Tal vez visitamos este restaurante un "mal día"... tal vez el chef, Xavier Franco, del que tanto esperaba, no estuviera allí la noche de nuestra visita... tal vez ocurrieran mil cosas que desconozco, pero lo cierto es que nuestra experiencia en Saüc fue lamentable... y por esa razón preferí esperar unos días antes de describir cómo fue nuestra visita (sábado 17 de diciembre)... para dejar "reposar" el ánimo...
Intentaré ser breve y poco "emocional" (o sea, objetivo)

CENA:
Optamos por el menú Tast (aperitivos, 5 platos, quesos y 2 postres).
Aperitivos: Simplemente se han borrado de mi mente... para bien y para mal. En cambio sí recuerdo que, entre los snacks, ofrecieron unas gominolas de aceituna negra exquisitas, realmente memorables!...
-Primer primero: era un primero frío, pero frío de verdad... más bien helado... ensalada de ventresca con su cuscús... en mi opinión, absolutamente insípido.
-Segundo primero: era un primero caliente (y presentado como tal por el camarero): papada de cerdo (creo que dijo hervida, pero a duras penas logramos entender lo que nos presentaban a toda "velocidad oral")... Sólo diré que "devolvimos" los platos... helados (tanto el continente como el contenido). Nunca, nunca en mi vida he tenido que mandar de vuelta a la cocina un plato en un restaurante estrellado (ya se entiende que hago referencia a la estrella Michelin). ¿Dónde estaba el jefe de cocina?... Lo siento, pero para mí este tipo de errores es imperdonable... Pagando lo que se paga, imperdonable...
Nos dijeron que no volverían a servirnos este plato, y que lo cambiaban (a continuación oí cómo anulaban este plato, y lo cambiaban por otro, en la mesa de atrás).
-Tercer plato: Arroz (creo que de pulpo) con ñoras y sopa de ajo... Sin comentarios... empecé a comerlo, y paré. Aquí fue cuando ya empezamos a tomarnos la cena como una experiencia "religiosa"... Siguiendo la dinámica, el plato no llegaba ni a templado... un sabor excesivamente "amargo" que nos resultó "intomable".
-Plato "extra": Bacalao con senderuelas. Buena cocción del bacalao... un plato correcto sin más... pero ¡por fin! a su temperatura.

A partir de aquí, la cosa (gracias a Dios) no fue a peor, sino que fue mejorando.

-Cuarto plato: Unas vieiras con guisantes... Buena combinación de sabores gracias al potencial de unos guisantes realmente exquisitos. La preparación de las vieiras podría haberse mejorado, pues resultaban un poco "cocidas" (y no creo que ése fuera el objetivo).
-Quinto plato: Cabrito al ast. Muy sabroso y tierno.
-Quesos: Bien.
-Postres: Sólo recuerdo uno... Una esfera de chocolates... SUBLIME... y lo pongo en mayúsculas porque fue lo mejor de la noche... Yo no soy de postres, y menos chocolatero, pero era un postre de 3 estrellas Michelin, tanto en la preparación como en la presentación, su textura, sus sabores... Magnífico.

SERVICIO:
¿Me pegaron una patada?... No. ¿Me respondieron con malas palabras?... No. ¿Me atendieron con malos modales?... No.
Pero... ¿Me sentí bien atendido?... No. ¿El trato era cordial y esmerado?... No. ¿Se veía el interés de los camareros por lo que ocurría en las mesas?... No (y, por lo que vi, y oí, no éramos los únicos que llegaron a esta conclusión).
De las tres personas que nos atendieron a lo largo de la cena, sólo un camarero estuvo a la altura (pero, lamentablemente, no lo tuvimos en "exclusiva"... jajaja), y que fue el que se encargó de cambiar el plato helado de papada.
Varias veces tuvimos que requerir el servicio de vino... porque las copas estaban vacías (de haber estado más cerca, me habría levantado yo para servírmelo... no se me cae ningún anillo).
Y la señorita que nos retiró el arroz, viendo el plato "lleno", simplemente se limitó a preguntar, "¿Ya ha terminado?" Sí, contesté. En lo concerniente a la satisfacción con la comida, ésta sería la única pregunta que habría de formular el servicio del Saüc a lo largo de la noche.
Recuerdo que al marchar de allí pensé... si a los que trabajan en este restaurante les importa tan poco saber si un cliente ha quedado o no satisfecho, desde luego no tengo ni que plantearme darle una segunda oportunidad a este lugar.

Y para "aliviar" la velada, nos fuimos a tomar una copa al bar del Ohla... que, por cierto, recomiendo... Excelente barman!

PD. Factura, 2 comensales, con vino (un Rueda... no recuerdo ya cuál, agua sin gas y cafés: 210€.

El chef catalan Xavier Franco esta en el nuevo y lujoso hotel Ohla y su restaurante el Sauc presenta una maravillosa carta tomamos el menu clasico de 64 euros que acompañamos con un rosado Roigenc que marido perfectamente.
Nos gusto mucho, muy atentos y agradables en la sala.
Todo lo que pedimos fue de primera calidad constaba de 2 aperitivos 3 entrantes 1 plato de pescado y uno de carne que era escocesa que me llevo al cielo
Para resumir un inmejorable producto una elaboración implecable, asi se hacen las cosas

Tal y como me había prometido a mi mismo en la primera visita, volví a este restaurante, pero esta vez con la intención de probar uno de los menús degustación y así lo hicimos.

Nos decantamos por el menú tast con una copa de cava a modo de aperitivo. los platos que integran este menú los encontramos muy bien presentados, cantidad adecuada y muy buena elaboración.

Lo que más me sorprendió esta vez fue el servicio que nos brindaron, ya que en un momento una de las personas que fumaba se le acabó el tabaco, y unos de los camareros del restaurante se ofreció para ir a buscárselo, en vez de limitarse a indicarle donde podía comprarlo, como habitualmente suele ocurrir.

Para beber pedimos un Predicador, muy bien servido, a su temperatura correcta y con unas copas de gran calidad.

Es la cuarta visita pero no será la última. Muy recomendable

Menú mediodía

3 primeros, 3 segundos y 3 postres a elegir

De primero tomamos la crema de calabaza (no probé) y ensalada de codorniz escabechada (sabrosa)

De segundo, dos bacalaos con garbanzos y acelgas (muy ricos y en su punto de cocción)

Unos profiteroles con chocolate compartido (hacía tiempo que no veía este postre), chocolate algo flojo.

De beber un Chablis 2008 (Billaud-Simon)

Precio menú 27/persona. El precio que he puesto es con vino.

Café (bueno)

Servicio, tamaño de la mesa, distancia entre ejes, mantelería, servilletería (jeje), coperío (schott), cubertería.... buenos.

Íbamos sin un rumbo definido para comer y alguien propuso probar el menñu de mediodía de este restaurante.

Como llegamos sin reserva previa nos acomodaron en un mesa pequeña y en medio del paso, pero nos sentimos muy cómodos.

Probamos los 6 platos del menú (2 platos para cada persona) y por la apariencia de los mismos, su presentación y calidad no tenía nada que envidiar a los platos de carta.

Para beber pedimos el Casal de Armán, muy bueno y adecuado para lo que comimos.

Es la primera vez que voy a este restaurante, pero sin lugar a dudas no será la última.

Hacia tiempo que no lo visitaba, como dos años y aún asi, fue de casualidad...
Dia 29 de setiembre, huelga. Venia de pedir mesa en dos restaurantes cercanos, estaban abarrotados. Curiosamente en el Saüc solo habian dos mesas de dos...

Tomamos el menú ejecutivo a 27 €. Con una botella de Abadal Picapoll a 15 €.

Huevos escalfados con "fessols de Santa Pau" y cansalada. Estupendos.
Tomate relleno con quinoa y gambas. Bien, si lo hubiesen pelado, mucho mejor...
Tronco de merluza al horno con berenjena. Excelente cocción.
Calamar con cebolla confitada. Original y textura óptima. Estaban marcados en canal y enrollados.
De postre, un flan de limón con crujiente de pan de especies. Muy bueno.
Y unos frutos rojos con helado y espuma de frambuesa. Bin

Menú muy equilibrado y de relación calidad precio óptima.

Servicio atento y simpatico.
Aperitivo y petit fours mas que correctos.
Pan, blanco y de cereales muy bueno. Juraria que era del Turris.
Mantelería, cuberteria y cristaleria, excelente. De calidad y buen gusto.

En fin, para volver.
Un lujo de menú.

Segunda visita al Saüc después de conocer a través de un menú degustación como se las gasta el gran Xavi Franco. En esta segunda visita constatamos el apasionamiento con el que vive su profesión este chef y la maestría con la que elabora sus platos más reconocidos. El resultado fue una de mis mejores experiencias en su conjunto de los últimos meses. Todo fue a la perfección sin desentonar en ningún momento.

Mención expresa cabe hacer del oficio y buenas artes de Anna Doñate, la maitre, siempre atenta, vigorosa, muy diligente en todas las peticiones que le fuimos haciendo. A su nivel raya en su conjunto el servicio de sala, muy atento. El servicio de vino, perfecto.

Nuestra propuesta en esta ocasión fue contruirnos nuestro propio menú degustación sobre aquellas cosas que más nos llamaban la atención de la carta y las propias recomendaciones de Anna. De tal manera que fueron 4 medias raciones (muy buena idea la de poder pedir medias raciones para probar platos). En su conjunto la cena acabó siendo un pelín excesiva, hubiesen bastado 3 medias raciones pero ello no desmerece en absoluto el resultado final.

Empezamos con un aperitivo de cañaílla sobre un sopa fresca de tomate y pimiento asado y un sergundo aperitivo consistente en un gyoza (empanadilla japonesa) de mar y montaña (picadillo de botifarra y langostinos). Muy logrados los dos. Como primer entrante pedimos el tartar de anguila ahumada con un crema helada de manzana Granny Smith. Sencillamente espectacular. Una de las especialidades de la casa y se nota el porqué. Qué contraste entre los ahumados y los dulces. Qué excelente presentación. De segundo entrante llego una ventresca sobre fondo de patata. Muy buena pero sin estridencias. Quizá el plato que no nos llegó tanto. De pescado llegó una lubina con un fondo de maíz asado, como si fuese un arroz. Impresionante. Fresquísimo el pescado y perfecta la elaboración del maíz. Un hallazgo. Acabamos con el cochinillo, también especialidad de la casa. Meloso y tierno por dientro, crujiente la piel. Perfecto. Un homenaje a la cocina de siempre. Dudamos si pedir postre o no pero nos dejamos seducir por las propuestas de Anna y fue un acierto. Mi postre estaba celestial: fusión de frutas del bosque y frutas tropicales con una mousse de yogur. Increible. Para acabar unos petits fours deliciosos. Acompañamos la comida con un Viladellops 2007 (D.O. Penedès) un xarel.lo con 6 meses de paso por barrica, muy recomendable, pocas notas en nariz pero muy expresivo en boca, equilibrado y largo. En los postres acompañamos por mi parte con un Montsant, que soy incapaz de recordar y por la de mi acompañante con un Eiswein austríaco que Anna rescató de las últimas existencias: genial.

En resumen, salimos con la sensación de haber disfrutado de una excelente comida. Felicitaciones y a seguir por este camino.

Menú degustación largo. Carta de vinos, a mi parecer, demasiado corta y excesivamente comercial; no esta la altura de la cocina. Puntos de cocción perfectos; textura, porcionado y presentación, perfectos. El servicio, a mi gusto, demasiado "cridaner" y cercano, aunque amable. Servicio de vinos, mas que correcto, tanto en temperatura, copas y técnica. Volveremos y recomendaremos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar