Restaurante Cal Ros en Girona
  

Restaurante Cal Ros

16
Datos de Cal Ros
Precio Medio:
48 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
6.7 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
8.3 10
Calidad-precio:
7.1 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor, Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 35,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Domingos noche y Lunes todo el día

Teléfono

Restaurante Cal Ros Els Capricis de Vilarnau Xarel-lo Castanyer DO Penedès 2014 Cal Ros Xuixo de Girona hecho al momento con chocolate frio Cal Ros en Girona Steak tartar maridado con mini gin tonic Restaurante en Girona Trinxat de la Cerdanya "a la llauna" con morcilla Restaurante Cal Ros Coulant de patata y huevo a baja temperatura con jamón ibérico Cal Ros Croquetas de carne de cocido XL Cal Ros en Girona Bombón helado de fresa con sopa cítrica Restaurante en Girona Jabalí estofado con picada mallorquina Restaurante Cal Ros Arroz meloso de gambas Cal Ros Carpaccio de pato y plato de contrastes Cal Ros en Girona Sardina ahumada, manzana acida, foie y sidra Restaurante en Girona Aperitivo : Jamon ibérico de bellota sobre pan tostado con tomate y mejillones en escabeche Restaurante Cal Ros Langostinos rebozados Cal Ros Jamón ibérico con coca con tomate y ensalada de salmón marinado. Cal Ros en Girona En el plato Restaurante en Girona Preparando el Tartar Restaurante Cal Ros El GT.

16 Opiniones de Cal Ros

Uno de los restaurantes mas antiguos de Girona, cierra sus puertas. Sin saberlo asistimos a su ultima noche de actividad, al menos en manos de sus actuales propietarios, el Chef Christian Castillo y su esposa, la jefa de sala y sumiller Maria Torres.
Conocimos sus principios, en 2014, cuando Jordi y Sonia dejaron Cal Ros para abrir el restaurante Sol Blanc en Pals y ellos, sus antiguos colaboradores, se hicieron cargo del restaurante gerundense. Ahora son ellos quienes se van, por problemas de aumento del alquiler, para abrir un nuevo restaurante en Platja d'Aro. Veremos quien aterriza ahora en este restaurante de aire medieval, con varios siglos de historia...

Esa noche no había menú degustación y cenamos pues a la carta (3 comensales).

Como aperitivo nos trajeron unas buenas olivas variadas

Empezamos con :

Croquetes de carn d'olla XL 2 Croquetas de carne de cocido, que degustamos mi hija y yo. Presentadas en una pequeña freidora, 2 buenas croquetas de gran tamaño, crujientes y melosas al mismo tiempo. Muy buenas

Coulant de patata i ou a baixa temperatura amb pernil ibèric Coulant de patata y huevo a baja temperatura con jamón ibérico. 2 raciones, para MC y nuestra hija. Por lo que me dijeron, bueno.

Trinxat de la Cerdanya " a la llauna" amb botifarró Trinxat de la Cerdanya " a la llauna" con morcilla . Hacia mucho tiempo que no me deleitaba con un trinxat y disfruté, aunque no pude acabármelo y tuvieron que ayudarme. Estaba muy rico.

Seguimos con tres Steak tartar maridat amb mini gintònic Steak tartar maridado con mini gin tonic. Antes de preparárnoslos, pues lo hacen en la cocina, nos presentaron una muestra en una cuchara para que diésemos nuestra opinión en cuanto al grado de sabor mas o menos picante. Gin dentro y gin tonic fuera. Copioso y muy bueno. Esta vez fui yo quien tuvo que prestar ayuda...

Como postre, compartimos 2 Xuixo de Girona fet al moment amb xocolata fred Xuixo de Girona hecho al momento con chocolate frio . Me pemito hacer un copiar-pegar de mi de mi anterior comentario : " El Xuixo es un pastelito de forma cilíndrica, con mucho azúcar y relleno de crema que apareció en los años veinte en Girona como una adaptación que hizo un pastelero del "Chou à la crême" francés". Estaba bueno, buen contraste al bañar el xuixo con el chocolate frio.

Para beber tomamos una botella grande de agua y una botella de vino blanco crianza que descubrí en mi ultima visita de noviembre pasado y que me encantó Els Capricis de Vilarnau Xarel-lo Castanyer DO Penedès 2014 Celler Vilarnau (Sant Sadurni d'Anoia) Cepajes 100% Xarel-lo, fermentación y posterior crianza de 6 meses en barricas de castaño. Vino con mucho cuerpo, untuoso, muy fresco. Me gustó.

Finalizamos con tres buenos cafés, invitación de la casa.

La cuenta ascendió a 52,05 €/persona. Buena RCP. Les deseo mucha suerte en su nueva andadura. Desgraciadamente no volveremos, al menos con los propietarios actuales.

  • Els Capricis de Vilarnau Xarel-lo Castanyer DO Penedès 2014

  • Xuixo de Girona hecho al momento con chocolate frio

  • Steak tartar maridado con mini gin tonic

  • Trinxat de la Cerdanya "a la llauna" con morcilla

  • Coulant de patata y huevo a baja temperatura con jamón ibérico

  • Croquetas de carne de cocido XL

Hacia algo mas de dos años que no habíamos visitado Cal Ros y teníamos ganas de ver como había evolucionado el restaurante después de nuestra ultima experiencia justo en el momento en que los nuevos propietarios y antiguos colaboradores de los que se marcharon tomaban las riendas del local.

Antes de empezar el relato de nuestra cena del sábado 12 de noviembre, quisiera recordar que este restaurante con mas de un siglo de antigüedad, se encuentra ubicado en pleno centro histórico de Girona y en su interior guarda el recuerdo del pasado con sus anchos muros de piedra y sus vigas de madera. Desde nuestra ultima visita ha sido renovado con gusto y parece aun mas espacioso que antes. Sigue siendo muy acogedor y agradable.

Al frente de los fogones sigue estando el chef Christian Castillo, que elabora una cocina catalana de mercado, de temporada y de proximidad puesta al día con un toque de creatividad. En la sala su esposa Maria Torres, oficia con mucha simpatía la labor de maître y sumiller.

Las mesas, de madera, están muy bien separadas las unas de las otras, son amplias y están bien vestidas, ya no tienen manteles como antaño, estos han sido sustituidos por bonitos caminos de mesas colocados longitudinalmente, las sillas son cómodas.
Buena vajilla y cubertería, buenas copas. El servicio de sala es muy bueno, la camarera que nos asistió durante toda la cena fue muy amable, simpática y profesional. El servicio del vino es bueno, creo recordar que tienen una carta bastante amplia, pero el servicio se limita a la presentación, descorche y primera cata.

Llegamos a eso de las 21h y tras acomodarnos en la mesa que habíamos reservado previamente, y leer la carta, que a su lectura rápida no me pareció, a priori, muy diferente de la que recordaba del 2014, optamos por el menú gastronomico compuesto por 2 entrantes, un pescado y /o arroz, una carne, 2 postres, agua y pan a 50 €, con opción de maridaje, que no escogimos.

Para empezar, nos ofrecieron fuera del menú, un par de aperitivos :

Pernil ibèric d'aglà sobre pa torrat amb tomàquet i musclos en escabetx Jamon ibérico de bellota sobre pan tostado con tomate y mejillones en escabeche. Que buen principio de cena. El jamón, excelente y bien cortado y los mejillones deliciosos.

Como entrantes tomamos :

Sardina fumada, poma àcida, foie i sidra Sardina ahumada, manzana acida, foie y sidra. Delicioso, acertadísimo el inesperado matrimonio de texturas y sabores de ese "mar y montaña". Un platazo

Carpaccio d'anec i plat de contrastos Carpaccio de pato y plato de contrastes. El Carpaccio como puede verse en la foto viene enrollado ( En lugar de Carpaccio podían haberse llamado rollitos), dentro de un cuenco con aceite aromatizado ( con el de MC la camarera se pasó un poco al verter el aceite) y se aconseja comerlo tras haberlo impregnado con las diferentes y variados puntos de salsas que aparecen en el plato de contrastes junto a la ensalada y los germinados. Espectacular y riquísimo.

Como platos principales nos sirvieron :

Arròs melós de gambes Arroz meloso de gambas. En su punto, muy sabroso, mar por doquier. La gamba presentada pelada con su cabeza, fresquísima.

Senglar estofat amb picada mallorquina Jabalí estofado con picada mallorquina. Aquí hubo divergencia de opiniones. A mi me gustó porque me encanta el jabalí, pero a MC, que no es muy amiga de los guisos de este animal le hizo mucha menos gracia. Casi me atrevería a asegurar que estaba bien preparado, carne suave y muy sabrosa.

El pan que acompaño la cena estaba bueno.

Como postres tomamos :

Bombó gelat de maduixa amb sopa citrica Bombón helado de fresa con sopa cítrica. Riquisimo

Xuixo de Girona fet al moment amb xocolata fred ( La foto puede verse en el 1er comentario) Xuixo de Girona hecho al momento con chocolate frio El Xuixo es un pastelito de forma cilíndrica, con mucho azúcar y relleno de crema que apareció en los años veinte en Girona como una adaptación que hizo un pastelero del "Chou à la crême" francés. Estaba bueno, buen contraste al bañar el xuixo con el chocolate frio.

Para beber, aparte la botella de agua comprendida en el menú, tomamos un vino blanco crianza Els Capricis de Vilarnau Xarel-lo Castanyer DO Penedès 2014 Celler Vilarnau (Sant Sadurni d'Anoia) Cepajes 100% Xarel-lo, crianza de 6 meses en barricas de castaño. Vino con mucho cuerpo, muy fresco. Acompañó perfectamente toda la cena.

Finalizamos con 2 buenos cafés.

La cuenta ascendió a 63,50 €/persona. Muy buena RCP. Buen servicio y buena cocina. Nos gustó mas que en el 2014, cuando acababan de tomar las riendas del negocio. Buena evolución. Volveremos, para cenar a la carta. Muy recomendable. Mejor reservar con tiempo si se va en fin de semana pues el restaurante estaba a tope.

  • Bombón helado de fresa con sopa cítrica

  • Jabalí estofado con picada mallorquina

  • Arroz meloso de gambas

  • Carpaccio de pato y plato de contrastes

  • Sardina ahumada, manzana acida, foie y sidra

  • Aperitivo : Jamon ibérico de bellota sobre pan tostado con tomate y mejillones en escabeche

Hacia ya algunos años que no habíamos estado en Cal Ros. Entretanto, los antiguos propietarios, Sonia y Jordi han comenzado una nueva aventura en un nuevo restaurante en Pals y Cal Ros ha pasado a manos de "dos nuevos propietarios" que no son otros que los antiguos colaboradores de ambos. Es decir que en los fogones sigue estando Christian Castillo, ahora al frente de ellos, y en la sala su esposa Maria Torres, lo que a priori deja entrever al menos una continuidad.

Tras haber leído el comentario anterior de Calvito, no las tenia todas conmigo y la verdad es que fui un poco a la expectativa.

No voy a hacer una descripción del restaurante, pues este ya ha estado descrito ampliamente en otros comentarios, solo decir que es muy acogedor y agradable.
Fuimos a cenar el sábado a las 20 h, y como a esa hora todavía no había nadie pudimos escoger mesa. Estuvimos en la única que da directamente a la calle en primera linea del restaurante, desde la que se ven los porches del barrio medieval y las mesas de la terraza que este tiene en la calle. El restaurante se fue llenando progresivamente, y aunque habían mesas libres, en el exterior debían haber unos 16 comensales y en el interior, a parte de nosotros, 4 comensales más.
Las mesas están bien vestidas y bien separadas las unas de las otras, el personal de sala, formado únicamente por mujeres, es rápido, atento, amable y eficiente. El servicio del vino es bueno, las copas son riedel y la carta de vinos aunque no muy amplia, unas 60 referencias entre vinos, cavas y champagnes, me parece suficiente.

Mientras ojeábamos la carta nos trajeron unos Chips de Yuca, un buen entretenimiento.

Cenamos a la carta, el menú degustacion hay que solicitarlo por adelantado. Aprovechando que celebraban las jornadas del arroz en Girona, rápidamente nos decidimos por ese plato.

Como aperitivo nos sirvieron un Hummus con huevas de pescado. Muy bueno y una croqueta de manitas de cerdo, también muy buena, muy gustosa aunque un poquito aceitosa.

Para esperar el arroz pedimos 4 Croquetas de "carn d'olla" XL, presentadas en una pequeña freidora, y acompañadas de un pequeño recipiente con salsa de tomate un poco picante. Las croquetas estaban muy buenas, lastima que el corazón no estaba a la misma temperatura que el resto de la croqueta.

Seguimos, MC, con un Arroz de pichón en dos cocciones perfectamente cocinado, el pichón sangrante. Muy muy bueno.
Y yo, con unArroz con butifarra negra y bacalao asado Un excelente arroz.

El pan, que acompañó la comida, fue bueno.

No tomamos postre, pasamos directamente a los cafés.
Regamos la cena con un vino recomendado por el restaurante, que no conocía. Un blanco Miguel Manzaneque -D.O. Finca Elez de Castilla la Mancha Chardonnay 2009, crianza (1 año de barrica de roble francés) que me pareció un buen chardonnay muy equilibrado, y una botella de agua de 1/2 l.

Afortunadamente no tuve la mala experiencia de Calvito. El servicio fue perfecto, sin ningún tiempo muerto.

Pagamos 47,50 €/persona, Buena RCP. Es un restaurante recomendable. Aunque mi ultima visita al antiguo Cal Ros queda un poco atrás, pienso que si no hubiese estado al corriente del cambio de dirección no me hubiese dado cuenta de ello. Si puedo, volveré en otra ocasión para ver la evolución.

Cinco personas a la mesa (cuatro adultos y una niña)

Como aparitivo un vasito de gazpacho (correcto) y un mejillón en escabeche (rico)

Enorme lentitud entre la toma de comanda y los sucesivos servicios, alargandose la comida dos horas y media estando el comedor más o menos a la mitad.

Croquetas - 4 unidades - (10). Ricas.

Pulpo a la brasa (23). Buena pata, bien tratada y montada sobre una especie de patatas revolconas.

(Dos) Pies de cerdo deshuesados (40). Perjudicados por un rebozado innecesario (si deshuesas y montas como timbal... ¿para que lo escondes con un rebozado?) solo resultan correctos.

(Dos) Arroz negro con trompetas de la muerte (39). Pedido para tres que la peque no riene hambre. Profundo (quiza en exceso) sabor a setas. Bien.

Postres

Xuixo (8). Bien.

Crema catalana (6,50). Bien.

Biscuit (6,50). Bien.

Bodega

Cava de la casa (no recuerdo la marca) (14)

Tinto Oliver Conti Ara (13) Demasiado mineral, alto de taninos. No era el vino pra ese día. Y no es malo, que conste.

Dos moscateles (8), cuatro cafes (9,70) y agua (3,80) cerraron una larguisima comida.

Se facturan 15 Euros (3x5) como servicio de pan y aperitivos.

Pues nada, que ya tenemos una economista más para ayudarnos a salir de la crisis.


Para los que no sepan lo que es un economista, un economista es el experto que mañana te dirá por qué lo que dijo ayer que iba a suceder hoy, no ha sucedido……. Bueno pues eso, que después de la graduación nos acercamos a Cal Ros para celebrarlo.

Restaurante ampliamente comentado en Verema, así que poco vamos añadir a lo ya expuesto en anteriores comentarios, como novedad lo que más me ha llamado la atención quizás por mi afición a los GT, ha sido la incorporación del carrito de Schweppes, mira que me quedaría bien uno de esos carritos en casa. ¡Rosaaaaa, avisa si te sobra uno!!!!!


Reconozco que tengo debilidad por el Steak Tartar de Cal Ros especialmente con su maridaje de GT, y que en esta ocasión me prometí no caer en la tentación, pero…… la carne es débil.


Tras hojear la carta, que en esta ocasión haría las delicias de muchos de mis amigos valencianos, estos días están celebrando las Jornadas del Arroz, con 15 variedades de para elegir, o una vertical de 6 arroces más un postre también de arroz, (vale, vale…….. ya sé que en La Pitanza la vertical es de 10 arroces, pero esto no es Valencia, jeje).


Para cuatro personas, pedimos:

  • Ocho croquetas, un par de croquetas para cada uno, unas croquetas grandes, crujientes y sabrosas, que cumplieron perfectamente su papel, que no era otro que el de entretenernos mientras preparaban el plato principal.


    Seguimos con:


  • Uno de Arroz Thai con Curri de Langostinos. Arroz tahibonet al estilo de Tailandia con curri de langostinos en leche de coco, gustó mucho.
  • Y tres Steak Tartar maridados con GT. Buenos, muy buenos y acompañados de Gt, sublimes.
    Si queréis ver un video con los ingredientes y la ejecución, pinchad aquí.


    De postre:


  • Dos Xuixos de Girona hechos al momento. Hay dos maneras de comer el famoso Xuixo de Girona, la ortodoxa de Cal Ros, con el xuixo echo al momento y acompañado de chocolate caliente y una bola de helado. Y la mía, invento de mis años mozos, cuando por las mañanas resacosas tras largas noches de farra, un xuixo acompañado de un “quinto” era el remedio ideal.


    Maridado todo ello con:


  • Cinco Gin Tonic de Seagram's . Pela de limón y tónica Schweppes. La Pink 47 de la foto, se cambió por Seagram's.
  • Botella pequeña de Raimat blanco y agua.


    Resumiendo:
    Hacía meses que no visitábamos este clásico de la cocina Gerundense, y no nos ha defraudado.



  • Aunque en este caso hacía mucho tiempo que no iba, sigue siendo un restaurante imprescindible en mis desplazamientos a Gerona.
    Ha cambiado un poco. El espacio es menor que hace unos años, hay menos mesas, menos decoración y hasta hasta la carta parece que se ha encogido. Seguro que es debido a unas obras que se hacen en el inmueble y además a la crisis.
    Dejando esto a parte, sigue siendo un referente. El servicio es óptimo, y profesional. En estos tiempos que corren es algo excepcional. La comida es clásica, del país, la de toda la vida, la de nuestras abuelas, aunque lo que sí es moderno es la presentación de la misma. Aconsejo los "pies de cerdo con caracoles" (a pesar de que me sobra el tomate en los caracoles) y de entrada los contundentes canelones de la casa.
    La carta de vinos es reducida, recuerdo que antes era bastante más amplia, hay referencias a las principales DO catalanas, y algo testimonial de Rioja y Ribera de Duero, no hay nada extranjero. Sirven bien el vino, cambia la copa y la temperatura es adecuada. Los vinos que están, han sido muy bien seleccionados y esto se nota.
    Los postres son excelentes, imaginativos y apetitosos. Para colmo tienen unos quesos realmente extraordinarios, en una selección muy cuidada.
    El precio es caro por los tiempos que corren, pero de vez en cuando... vale la pena.

    Web: http://www.calros-restaurant.com/index1.php

  • Web completa con todo lo necesario para hacerte una idea de lo que te encontrarás, incluye los precios de los diferentes menús y de la carta.

    Facilidad para aparcar:

  • Debido a su situación en pleno Barri Vell, solo nos queda la opción de pasar por taquilla.

    Situación y Entorno exterior:

  • En el centro de Girona, una antigua fonda con más de 100 años de historia, ideal como base para visitar el Barri Vell de Girona.

    Entorno interior y Servicio de mesa:

  • Muy bueno, y conun servicio adecuado a su categoría .

    Trato del personal:

  • Profesional, cercano y muy agradable. Se nota la mano de Sonia.

    Especialidades:

  • Tradicional catalana y de mercado con toques de modernidad.

    Claridad carta:

  • Amplia y fácil de entender, disponen de varios menús y carta, precios con IVA incluido

    Platos probados y precio:

  • 42 €.- Menú Galligans Con vinos y Cavas incluidos.

    Entrantes para picar

  • Jamón ibérico con coca con tomate.
  • Ensalada de salmón marinado.
  • Coca d´escalivada y foie.
  • Croquetas de carne de olla.
  • Saltado de calamares y espárragos.
  • Quebradiza huevos con sobrasada.
  • Langostinos rebozados.

    Platos a elegir entre:

  • Rodaballo sin espinas a la brasa.
  • Ternera asada a las 10 horas con cebollitas y setas.

    De postre:

  • Pastelitos de chocolate y nueces con frutos rojos.

    Bebidas:

  • Cava, cervezas, aguas, cafés, incluidas en el precio
  • 35,20 €.- 4 GT de Hendrick’s, Brecon y Bulldog, con la nueva Schweppes de pimienta Rosa 8’80€ c/u. Bien servidos.

    Pan:

  • Pan muy bueno, especialmente la “coca” que nos pusieron con el jamón que traen de un pueblecito cercano a Vic y es la misma que sirven en el Fussimanya.

    Cuenta:

  • 47,42 €.- Por persona (Clara y sin sorpresas).

    Relación calidad precio:

  • Muy buena.

    Recomendable:

  • Totalmente.

    Comentarios:

  • Comida de empresa con comensales de diferentes gustos gastronómicos y cosa poco habitual, todos salieron satisfechos.
    • Langostinos rebozados

    • Jamón ibérico con coca con tomate y ensalada de salmón marinado.

    como el hombre es el unico animal que tropieza dos veces en la misma piedra, y para no contradecir al dicho, volvimos a probar.
    no tenemos suerte con este local, menu de tapas, muy justito.....
    lo siento pero no puedo decir mas. no lo puedo recomendar,

    Sitio histórico, con un trato muy familiar y correcto, cocina tradicional actualizada, con mucho sabor, buenas presentaciones y excelente y original vajilla, personalizada en bastantes platos. Carta de vinos muy interesante, con abundancia de vinos catalanes que, muy a nuestro pesar, no elegimos al tener en carta un Clio 2005 a 33 euros. No se podía escapar. Al hablar con Sonia Labrador, muy alegre, cercana y atenta, nos comentó que tiene algunas joyas que, al no tener mucha rotación, las ofrece a muy buen precio.
    Cenamos en la terraza (el interior era una antigua fonda para mi gusto “algo asador”), rodeados de piedra y arcos, en el centro gótico de Girona. Muy buen ambiente aunque alguna luz superior algo fuerte.
    Tomamos para 2 personas: Aperitivo de la casa (excelentes): vermut casero con patatas y gazpacho; Quesos variados (bien, aunque no nos los llegaron a describir), Empedrat (muy bien), Buñuelos de calabacín (muy bien), Steak tartar realizado en terraza (Excelente. Los jueves y viernes se puede maridar con gin-tonic) y café. 50 euros/persona con vino.
    Postres, que no tomamos, pero vimos, muy atractivos.
    Sitio muy recomendable por el gran espíritu del restaurante. Ganas de repetir

    Aprovechando la visita de un proveedor hemos visitado nuevamente Cal Ros, y en esta ocasión tampoco nos ha defraudado.
    Hemos pedido variado,
    Dos se han decantado por el menú del día, 21€ compuesto de varios platos a escoger todos ellos de calidad y con raciones potentes.
    Otro amigo se ha decantado por un primero de ensalada de Ventresca 9,80 €
    Seguido de un Filete de ternera de Girona, 25 €
    No voy a entrar en detalles sobre el resto de los comensales, solo decir que por sus caras de satisfacción se notaba que todo estaba a su gusto.
    Yo le tenía ganas a su famoso Steak Tartar 24 €
    Maridado con Gin Tonic. 9,50 €
    Después de presentarme la carta de GT, al final decidimos como es normal precisamente el que no estaba en la carta, Gin Tann’s con la nueva Schweppes, me ofrecieron otras tónicas pero sigo prefiriendo Schweppes y además tenía ganas de probarla.
    El Steak tartar, una obra de arte.
    Tomamos, vino, algún postre, cafés…… y nos invitaron a unos chupitos
    El precio total, 144,95 €
    De agradecer la paciencia de Sonia y sus explicaciones.

    • En el plato

    • Preparando el Tartar

    • El GT.

    Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
    Cerrar