Restaurante Blau Bcn

Restaurante Blau Bcn

9
Datos de Blau Bcn
Precio Medio:
46 €
Valoración Media:
6.5 10
Servicio del vino:
5.9 10
Comida:
7.0 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 34,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Sábado mediodia y domingo entero

Teléfono

Blau Bcn Blau Bcn en Barcelona Restaurante en Barcelona Restaurante Blau Bcn Blau BCN Blau Bcn Blau BCN Blau Bcn en Barcelona Blau BCN Restaurante en Barcelona Blau BCN Restaurante Blau Bcn Blau BCN

9 Opiniones de Blau Bcn

Asistimos 2 personas el 19/12 a cenar y estaba a tope. Local modernillo y acusticamente complicado. MUCHO ruido. Algunas mesas tienen sillas y una especie de sofa corrido al otro lado. La altura del sofa complica el confort, pero se sobrelleva sentandote en el borde.

Nos traen las cartas, el menu de noche y la carta de vinos. Empezamos a elegir que tomaremos y 5-6 minutos mas tarde viene una camarera indicandonos que cosas no tiene (croquetas de queso, burrata) y que cosas tiene fuera de carta (guisantes con butifarra del perol, pescados, foie, ensalada de caballa marinada...) .... volvemos a pensar que pedir sin que se vaya y pedimos 3 entrantes y 2 platos principales:
- entrantes: guisantes con butifarra del perol, canelon, pulpo y parmentier.

*Los guisantes no tenian butifarra, solo cebollita. Estaban cocinados al punto entre crujientes y cocinados, pequeños, dulces, bien
*El pulpo muy rico de punto, tostadito, muy bien
*El relleno del canelon sabroso, la textura poco consistente, la bechamel trufada sin sal. regular

Para beber tomamos gramona III lustros, a 32€.

De plato principal:
*Vieiras con guisantes en un bol. La crema de guisantes aguada que al traerlo a la mesa marco los bordes del plato. 2 Vieiras bien de punto y de tamaño correcto. regular
* Steak tartar con helado de mostaza al punto de picante. No entendi nada:
- Steak tartar hecho con un molde cuadrado y bastante alto, el helado de mostaza apenas perceptible colocado encima sin ninguna forma.
- la textura de la carne al comerlo era como una emulsion, sin textura, raro. Tan complicado es cortarlo a cuchillo?
- el picante lo encontre solo al final, mal homogeneizado.
- 2 tostadas. quizas servir un platito con 4 quedaria mejor, dandole una vuelta a la presentacion del helado.

el servicio: todas la mesas tenian un salero y pimentero mas una pequeña botellita de aceite. Al esperar mucho tiempo para que nos trajesen los platos le hice saber a una camarera que no teniamos aceite. Me trajo una botella de litro de plastico .... a lo que le indique que se lo habia pedido porque no teniamos lo que los demas, lo retiro y consiguio encontrar una botella acorde con el resto de mesas ... La sensacion era de poca profesionalidad, quizas por el nº de clientes?

Los tiempos entre los platos dilatados, de los 3 entrantes trajeron 2 mas o menos al mismo tiempo y el canelon 10 minutos despues.

Antes del postre se paso una camarera y al ver las copas vacias hizo el ademan de servirnos y le agradeci su accion e indique que la botella estaba vacia (no suelo darle la vuelta en la cubitera, me parece horrible) me puso cara como de sorpresa .... llevabamos 1:30h para 3 entrantes y 2 principales y la conversacion y el cava fue lo mejor de la velada.

El postre:
- Espuma de crema catalana. Bien. Salvo porque mi mujer me indicó que el plato estaba lleno de dedos que se veian una barbaridad debido a la luz. Desde mi perspectiva no se veia.
- Tarta tatin. Mucho caramelo quemado que formaba un chicle en la boca, deje toda la parte con caramelo (que era toda la parte de arriba (abajo)). En la mesa de al lado paso lo mismo. Nadie pregunto si pasaba algo.
- copa de moscatel "oro" ..

Cafe solo el magnifico. Muy bien

Marc paso a preguntar, era la primera vez y habia tanta gente que no era para comentar todo lo que nos habia pasado.

Seria correcto para una cena de 30€ por persona ... pero pagamos 140€ entre 2.

Hacía tiempo que no visitaba el local. Un lujo ir el día 31 a comer. Estábamos solos, bueno, una mesa más. El único problema, es que habían algunas cosas que no tenían, especialmente en la carta de vinos "en reconstrucción".
Local bonito, bien vestido, bien servido, para disfrutarlo y más aún en estas condiciones.
Mientras esperaba al resto me tomé una copa de manzanilla pasada con unas buenas aceitunas, un pan del Turris, con lo que aproveché, también el aceite y la sal.
Comimos, de forma compartida, como entrantes:
Unas discretas croquetas de jamón (poco)
Unas buenas anchoas del cantábrico
Un excelente lomo ibérico de Maldonado
Y pedimos unos buñuelos de bacalao. Como no tenían, nos lo cambiaron por un sabrosísimo bacalao al pil pil (tres trocitos, excelentes), salimos ganando.
De platos principales:
Unos calamares de potera (sabrosos)
Un rape con alcachofas (no probé)
Una buena ventresca a la plancha
Bebimos un Terras Gauda
Y de postre un trio de chocolates (bueno)
Buen café

Visita a Blau para probar la fórmula mediodía

Optamos por:

Crema de garbanzos con foie, bien
Verduras a la plancha, bien

Huevo, patata y jabugo, bien (patata sosa y huevo sin puntilla)
Tartar con helado de mostaza (no probé. No lo dan a probar para su ajuste)

De beber un Taberner 2006

De postre: sopa de cítricos (no probé), coulant (bueno)y un milhojas de pera (no probé)

Café: bien

Servicio correcto

Precio con vino 3 personas

Pues eso, sábado noche, y parece que como el 90% de la sala, en grupos, que es lo que toca en esta época.

Reservamos con un par de semanas de antelación y nos ofrecieron los menús de navidad (fallo mio, no reservé a través de Verema, y es que no estaba al cargo). Nos decantamos por el de 50€ creo.

Antes del detalle... y anticipar que en general muy positivo, un pequeño "encontronazo" con el personal, y es que, el menú que nos pasaron por e-mail indicaba un vino incluido en el mismo, que no era el efectivamente ofertado, por una error tipográfico y que me dirigía a otro caldo que, a mi parecer no era adecuado. En fin, situacion en la que uno pregunta si se puede cambiar, y en la que otro que se ofende... hasta que nos damos cuenta de la confusión. Decir que ya es difícil que una sola letra te dirija a otro vino, pero las casualidades nunca se anticipan. Al final, asunto resuelto, aunque esos detalles se han de cuidar, para mi es un fallo un tanto gordo (el error tipográfico).

A lo que vamos, el menú consistía en un pica poca de entrante y un segundo a escoger:

Entrantes:
Ensalada de mozzarella y rúcula.
Croquetas de jamón.
Rape a la plancha.
Carpaccio de ventresca de bacalao.
Pulmo a la piedra.. con una salsa DE MUERTE. Excelente.
Creo que me olvido de un plato, pero en todo caso, en la línea de los anteriores.

Segundos:
A escoger entre galtas, entrecotte y steak tartare.
Mi elección fue el steak, y decir que fue excelente. De lo mejor que he probado. Original y delicioso.

Cafe y postre (testimonial) incluido.
Vino: tinto, Cathar (que no Catar). Un joven de la Ribera del Duero, muy agradable y que cumplió a la perfección para este tipo de cenas. El servicio de vino, fue el que toca cuando eres un grupo (ni servir la copa salvo la primera botella), pero no me quejo, no me importa en esta situación, ya me está bien. Servido a temperatura correcta.

Cuberteria (un tanto anticuada), manteleria (bien) y vajilla (Arc) de nivel medio, que cumple su cometido, tal y como menciona Bernie.

El personal de sala muy atento, platos servidos en tiempo. Muy bien en este aspecto.
Marc Roca estuvo muy atento y se acerco un par de veces a la mesa y pudimos conversar acerca de los dos platos que más gustaron (pulpo y Tartare).

Me reivinidico en que el concepto "servicio" debe poder ser puntuado.

Localización bien, eso sí, en invierno evitad las mesas de la entrada. La puñetera puerta corredera puede ser traicionera con estas brisas invernales. Como apunte, el local es más grande (o espacioso) que la impresión que pueden dar las fotografías. Parking enfrente.

Tengo ganas de volver y probar la carta y recomendaciones.

Cuarta visita y me sigue gustando mucho este restaurante.

En esta ocasión nos decantamos por la fórmula mediodía (es un menú de dos platos y postre), con la misma calidad y buenas sensaciones que si pides a la carta.

En nuestro caso pedimos:
Ensalada Thai; Buena
Trinxat de la Cerdanya; Muy buena y con trozos de bacon con una gran potencia de sabor.
Entrecote; Muy bueno, tierno y al punto de cocción.
Bacalao con humus; por los comentarios, Bueno.

Para beber pedimos un Taberner 2006, muy bueno, bien servido y a su temperatura.

Hará un año que lo descubrí y me sigue pareciendo un local muy honrado, con una oferta muy interesante. Muy reomendable, sin duda alguna.

Revisita.

Mesas bien vestidas pero algo juntas, me enteré del lío que tenía el de mi derecha con su compañera de mesa. Interesante.

Tienen un menú a mediodía con algún plato con precio adicional. Optamos por la carta y comimos:

2 medias de tartar de atún, realmente bueno
Mi compañero (sin ninguna relación similar al de la mesa de mi derecha), probó el rape a la plancha (bien, sin más), yo tomé el bacalao, bueno pero algo salado. El bacalao te lo sirven con su higado (sabroso).

No postre. Café bueno.

De beber: Domaine Goisot 2007 Saint Bris

Puliendo unos pequeños detalles , mejoraria aún mas si cabe.
Local agradable con buena ubicación y separación de las mesas. Cuberteria, manteleria y vajilla de nivel medio, adecuada para la oferta que tiene.
Carta de vinos, corta, pero compensada.

Pienso que lo mejor es hacer un entrante de picoteo y un segundo plato y postre.

Una de las cosas que no se puede hacer, es que te den la carta, y cuando vienen a tomar nota, te dicen que aparte están las sugerencias, que en este caso eran bastantes...Es un volver a empezar.

Para picar escogimos un surtidos de quesos, que nos sirvieron a su temperatura, pero que no nos dijeron de los quesos que se componia.
Una ventresca de atún, como en sashimi con un toque de soja, muy buena.
Una coca de ceps i esparrágos silvestres, aceptable.

De segundo plato escogimos un calamar de potera (me sirvieron unos calamarcitos con alcachofas) y un bacalao confitado con berenjena y puerro. Buenos.

De postre, un casi tiramisú. Excelente.
Buen café.
Permiten fumar.

De beber, tomamos un Riesling (no recuerdo el nombre), bien. A 24,00 €. Descorche y nada mas. A pesar de haber servicio suficiente...

Quería llevar a mi mujer a comer al Saüc el día 24 de diciemre, pero precisamente ese día la cocina del Saüc ya estaba cerrada, por lo que opté por ir a otro restaurante de la misma calle.

Desde el momento en que entramos nos trataron con mucho esmero y profesionalidad. La decoración del local es muy adecuada, de estilo moderno y de una alta calidad.

Para comer pedimos los siguientes platos:

Jamón de jabugo; muy bueno pero los he probado mejores.
Ventresca de atún lideramente a la plancha con acompañamiento de tomates tipo cherry; realmente espectacular y sorprendente.
Rape a la plancha; muy bueno, en su punto justo de cocción y muy delicado.
Bacalao con guisantes; el punto de cocción era el justo, el bacalao estaba lo suficientemente hecho pero conservaba su textura y frescura. En defintiva un acierto pleno.

Para beber pedimos un Taberner 2006, el cual acompañó perfectamente los platos que pedimos, al presentar las notas bálsámicas típicas de las uvas shiraz, aunque sigo prefiriendo el 2005. Tanto el servicio del vino y como las copas fueron muy acertados.

Al final de la comida, el chef Marc Roca nos saludó y estuvimos comentando un poco la comida y nos confesó que el Taberner era una gran vino a un precio razonable, pero que el 2006 todavía le falta un poco más de botella.

En definitiva, y a pesar que no fuimos donde habíamos previsto inicialmente disfrutamos mucho en este restaurante, y sin duda alguna repetiremos.

Me recomendaron enormemente este restaurante, aparte de que me dijeron que me dejase aconsejar, cosa que hago bastantes veces en los restaurantes que no conozco.
El encargado (que tambien se encarga de los vinos), me aconsejó que comiera varios platos para compartir, varios de los cuales no estaban en la carta.
Me quedé sin habla, platos increiblemente sencillos pero deliciosos. Marc Roca el chef i propietário del local, cocina los platos con muchisimo amor, y desde luego, se nota en el resultado final.
El servicio estuvo a la altura de mis expectativas, chicos muy atentos pero sin ser demasiado pesados.
La carta de vinos corta, pero muy correcta. El encargado (Jaume) supo aconsejarnos un vino para toda la cena y la verdad es que quedamos encantados!
Repetimos seguro!!!!!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar