Restaurante La Vaca Argentina -CERRADO-

Datos de La Vaca Argentina -CERRADO-
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
5.1 10
Servicio del vino:
4.2 10
Comida:
5.2 10
Entorno:
6.8 10
Calidad-precio:
5.0 10
Fotos:
0
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Paterna
Dirección: C/ Nicolau Copérnic, 43
Código postal: 46980
Tipo de cocina: Argentina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 25,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


12 Opiniones de La Vaca Argentina -CERRADO-

Impresionante local, decorado con gusto y recursos.
El servicio las dos veces que estuvimos fue correcto.
La comida en general es bastante mejorable. La carne es congelada y tratada con muy poco mimo.

No lo recomendaría a nadie que tenga un mínimo de gusto.

Es una pena que un restaurante de una franquicia reconocida que lleva funcionando tantos años en Madrid, llegue a Valencia con un servicio tan horroroso...Hemos comido en este restaurante bastantes veces, intentando recordar las buenas comidas de siempre en los restaurantes de Madrid, pero la paciencia se ha terminado. En las primeras visitas piensas que no está todavía bien asentado y hay que darle tiempo. El servicio no era bueno, pero es que ahora es horroroso. En nuestra última visita (comida de Domingo), con el restaurante ocupado pero no a reventar, nos sentamos a las 15:30 y nos toman nota de la comida a las 16:10, alrededor de 15 minutos mas tarde aparece un entrante y los siguientes pasados otros 15 o 20 minutos. Cuando nos traen la carne el restaurante ya está bastante vacío, chuletón de buey de calidad aceptable, nada excepcional, y sigue el servicio fatal, la bandeja de la carne se enfria y pasan otros 15 minuots para que traigan otra...De postre ya no les queda casi nada. Resumiendo, salimos del restaurante alrededor de las 18:00 horas, haciendo la digestión entre platos y con esa sensación de no volver por allí ni gratis. Salgo a comer fuera, no a pasar el domingo.
El local es agradable y las materias primas son de calidad, pero para llevar un restaurante de cierto nivel hace falta invertir dinero en contratar profesionales que den un servicio correcto. Si sólo pueden servir 5 mesas que cierren un salón y no cojan más gente de la que pueden atender.
Lo siento, pero no vuelvo.

Somos un matrimonio que solíamos ir a la Vaca Argentina siempre porque somos de un grupo de equitación y solíamos hacer cenas bastante grandes, pero el día del padre nos decepcionó bastante...estuvimos como 2 horas para que trajeran el primer plato, entramos a las 14 y salimos de allí a las 18.
Los camareros no se enteran y el jefe de sala le da igual que le digas 8 que 80.
Muy decepcionada con LA VACA ARGENTINA DE PATERNA, el servicio es pésimo.

... no destaca! Muy logrado el lugar, y eso que no está en el centro de una ciudad precisamente, amplio, con una carta variada y unas buenas materias primas, pero la carne... normalita la verdad, para ir a comer carne los hay mejores, y bastantes, una pena.

Este restaurante ha ido a peor desde su inaguración. El servicio de vino simplemente penoso. Hace uno días pedimos primero 1 botella de vino y a mitad comida otra distinta. El camarero ni corto ni perezoso me mezcló en la misma copa los 2 tipos de vino y además la copa bien llenita.
Te atienden muchas veces sin orden y a un ritmos excesivo, no guardan ninguna pausa entre los platos o entrantes. Salí agobiado.
Destacar que la calidad de lso productos es muy buena, principalmente la carne.

No haré ninguna referencia al local puesto que se mantiene en idénticas condiciones de mi valoración anterior, habiendose realizado nuevas exposiciones por otros comensales en cuanto a instalaciones y coincidiendo con la mayoria de ellos...con lo cual el local y en concreto el entorno bueno.
En ésta ocasión me ha llamado la atención con respecto a la nota anterior dos hechos concretos. En primer lugar y como más relevante la pena de servicio sufrido a pesar de que en la parte interior del local y en todas sus dependencias apenas habian 7 mesas ocupadas, más otras 4 ó 5 en la terraza de entrada. El segundo hecho radica en haber apreciado una carta de vinos (bodega) bastante inferior en cantidad y calidad. Lo de calidad por precio puedo entenderlo pero no así en cuanto a cantidad con vinos asequibles.
La comida transcurrio sin grandes complicaciones y el producto al nivel esperado conociendo sobradamente ésta franquicia. Como entrantes y para no salirnos del guión empezamos con las mollejas que les gusto en demasía a los cuatro comensales que eramos, seguido del chorizo criollo y la morcilla argentina, encontrandolos ambos correctos.
Para los segundos platos hubo duplicidad....2 medallones de solomillo iberico, acompañados con su correspondiente verdura, queso y patatas, y 2 de lomo alto y como acompañamiento patatas gratinadas con queso...ambas carnes hechas en su punto, tiernas y buenas de sabor.
De bodega pedimos un Viña Izadi Crianza,
por resultar un vino con no demasiado cuerpo pero agradable y suave a la vez que equilibrado, al gusto de una compañera y amiga de nombre Mati....bueno, al final quedo satisfecha con el vino...vamos conociendo sus gustos. Por cierto, las copas igual para vino que cerveza. Me imagino que para un reserva ó gran reserva ofreceran a la vez que decantación (en ésta ocasión no lo hicieron) otro tipo de copas, aunque si debo juzgar porque ni siquiera se limitaron a servir el vino en las copas tengo mis dudas.....únicamente botella abierta y dejada caer sobre la mesa.
Como postre 1 helado de vainilla y chocolate y 1 de Tiramisú. Por cierto, Mati que sigue igual de exigente que con el vino no le gusto el chocolate y Susa (otra compañera y amiga)dio buena cuenta del Tiramisú, aunque se dejo un poco por aquello de la operación bikini:-).
Bueno, al menos éstos comentarios y otros jocosos similares sirviendo para hacer más corto el tiempo de espera entre plato y plato, que más bien parecia el servicio de alguna boda.
Terminamos con 1 café solo....bueno 2. Me explico, se pide un café solo y pasa un buen rato sin servirlo; se vuelve a pedir a otro camarero con indicación de que estaba pedido..nos traen el último y al rato vienen con el primero...En fin, cosas de la vida porque con el vino ya nos habia ocurrido que lo habiamos pedido y lo tuvimos que reclamar nuevamente.
La próxima visita esperemos encontrar un servicio más atento, rápido y profesional.

Fuimos a conocer este nuevo restaurante de la cadena y las impresiones en general buenas. Sin duda se nota la profesionalidad del Jefe de Sala que antes estaba en el de Sedaví y que supongo que ahora se está encargando de poner en marcha este nuevo local. La decoración sigue la línea de la cadena, agradable, original y con suficiente amplitud en la distribución de las mesas.

El Servicio de los Camareros bien pero están muy lejos del nivel de los responsables de sala.

En cuanto a la cena tomamos la empanada argentina, muy rica. Una ensalada sin nada especial a destacar y sin duda lo mejor la carne, lomo bajo de 500 gr para hacer en mesa acompañada de patatas gratin. De postre Tarta fina de Manzana con helado, muy buena. De bebida vino Hoya de Cadenas, excelente y perfecto con la carne.

Es un restaurante con una buena RCP aunque deberían, desde mi punto de vista, mejorar en el Servicio y en el resto de platos que completan la Carta para que estén a la altura de los de carne.

Local de corte moderno con cierto encanto y completamente impoluto. Preciosa las decoración superior del Restaurante. Correcta distribución y separación de mesas excepto en algún área. Por desgracia nuestra mesa estaba en dicho punto. Correctos los detalles de sobremesa. Mejorable la cristaleria. Amplia carta de comidas y corta aunque interesante carta de vinos. Local semivacio. No disponian de varios platos de la carta, mal empezamos. Shiraz de Alvear, tampoco. Pero si apenas acaba de abrir el Restaurante, no entiendo un comienzo sin varios platos de la carta. Cachis, nos quedamos sin chorizo criollo y sin niscalos con jamón ibérico. Vaya planificación! Bueno, al lio. Aperitivo de cortesia, minipatata brava y minitostada con paté. Cerveza + Martini. Tomamos setas empanadas con alioli y (2) empanadillas argentinas, ambas entradas correctas. Continuamos con (2) lomos bajos muy hechos, también correctos, sin mas. Dichas carnes las acompañamos con guarnición de salteado de verduras y patatas gratin. Comida maridada con Arzuaga (2005). El servicio del vino se ha limitado al descorche. De postre trilogia de chocolate y mango y helado de leche merengada, ambos flojos, carentes del sabor que les correspondería. Dulce PX Alvear. Café e infusión. RCP una pizca por encima de lo esperado pero dentro de lo normal.

Servicio algo despistado y falto de profesionalidad por alguno de sus miembros. Pedimos infusión de manzanilla del tiempo tocada de anis. Trajeron Poleo-menta y se olvidaron del hielo. Bebimos media botella de vino y en los postres les indicamos que nos la preparan para llevar. Cuando saliamos por la puerta se lo recordé, ya ni se acordaban. Creo que somos demasiado benévolos en la puntuación. Motivo, creo que voluntad y ganas de agradar no les falta. Les daremos un voto de confianza y volveremos en un tiempo.

Un saludo.

Nueva comida por temas de trabajo y, después de la mediocre experiencia en Sedaví, nos decidimos a probar el nuevo local, abierto en septiembre. Como estamos de acuerdo en las descripciones anteriores del local, no vamos a repetir. Un lugar agradable y con una decoración original y moderna, en especial las lámparas del techo.

El jefe de sala, Toni, tiene un discurso especial, pero se le nota profesionalidad y ganas de agradar y servir bien al cliente, lo que denota interés, al igual que el resto de camareros.

Después de pedir que cambiaran las copas -las originales resultan pequeñas para un vino- optamos por probar un Vega Real, de Ribera del Duero, correcto en todo, excepto por tener un punto de aguja que nos obliga a borrarlo de nuestra lista.

Para comer pedimos un foie, acompañado de frambuesa y piña. Aparte de su calidad, sirvieron dos generosas porciones, con pan negro con pasas. Preferimos el normal o el tostado.

Había que dar una nueva oportunidad a las carnes argentinas. La elección un lomo bajo poco hecho y un alto muy hecho. En ambos casos pasaron el corte y superaron en mucho a sus colegas de Sedaví.

Un par de cafés (a 1,70) y dos moscateles invitación de una casa a la que volveremos.

Dispondrán de un menú de 24 euros, que aún no han aplicado.

Bonito local con decoración y detalles bastante cuidados. Distintos comedores con ambientes diferentes. La terraza en verano tiene que ser una gozada.
Cena para dos. Carta variada con mucho donde elegir, sobre todo en cuanto a entrantes y carnes se refiere. Pedimos unas berenjenas, ricas y crujientes y unos canelones de marisco más que correctos.
De segundo las carnes, lomo alto al punto y lomo bajo muy hecho. Excelentes. Muy bien la posibilidad de elegir filete de varios tamaños y las guarniciones aparte (abundantes por cierto).
Postre: único y a compartir dado el pequeño atracón que nos pegamos. Muy rica la lasaña de frutas y nata.
Vino. Pedimos un shiraz argentino de Alvear. Rico y a su temperatura. Copas pasables. La carta de vinos, repetitiva en cuanto a referencias riojanas y poco interesante.
El servicio fue sencillamente impecable, aunque hay que admitir que el restaurante estaba apenas a un tercio de su capacidad.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar