Restaurante El Meson de Doña Filo

8
Datos de El Meson de Doña Filo
Precio Medio:
75 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
7.2 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
8.1 10
Calidad-precio:
9.0 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 58,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: lunes,martes,noches(miercoles,jueves,domingo)

Teléfono


8 Opiniones de El Meson de Doña Filo

El reconocimiento, ya no solo existencia, de un restaurante gastronómico en la pequeña localidad de Colmenar de Arroyo (Sierra Oeste) sólo puede ser debido a la honestidad, respeto y gran dedicación, en este caso, de dos profesionales (Inma -gestión integral de sala, incluido el servicio de vino, y de Julio como jefe de cocina), que están al frente de este inusual (por ubicación) proyecto denominado EL MESON DE DOÑA FILO (reconocido con un sol por la Guía Repsol).

EL MESON DE DOÑA FILO es uno de esos lugares que siempre suenan, muy renombrado y que está en muchas listas como “futuras visitas” (la mía sin ir más lejos). Tras pasar por sus salones, no me cabe ninguna duda, que las visitas en el futuro se repetirán más de lo esperado inicialmente.

La oferta gastronómica es sencilla, posibilidad doble menú degustación (55€ y 60€) que se modifica regularmente adaptándolo a la existencias, con posibilidad de que los “despistados” (dicho con todo el cariño) que pasan por su puerta en busca de local en donde comer raciones, puedan disfrutar a su elección de alguna de las propuestas del menú. La ocupación del local, el día de la visita, es media-alta.

La decoración de la sala principal (planta baja de la casa de los propietarios) es de mucho gusto y reformado recientemente. La claridad de los tonos da la sensación de amplitud, toda la sala es regada por la luz que entra por la doble mampara en la fachada principal.

El servicio de vino es coordinado de manera perfecta por Inma, carta de vinos con variedad de DO y confeccionada con mucho gusto. Nos dejamos aconsejar por Inma y nos decantamos por una de las dos propuestas tintas del maridaje: ATTECA, una garnacha con 10 meses en barricas de roble Francés.

El menú degustación largo (dos entrantes, un primero, dos segundos, tabla de quesos y postre), el día de la visita, está compuesto por:

El “foie de hígado de ternera con mayonesa de pimiento de piquillo” muy bien presentado, estaba rico.

“Copa de mejillón tigre”. Plato de un gusto exquisito en el que la mezcla del mejillón combina a perfección con una bechamel muy suave. Buenísimo, de repetir.

El “Tartar de Atún con ali oli de manzana”, acompañado por brotes, nos gustó mucho.

“Potaje de vigilia con trufa”. Plato de altos vuelos. Presentado en pequeña cazuela de cobre, en donde unos deliciosos garbanzos (de pequeño tamaño) combinan a la perfección con las tripas de bacalao y pequeños trozos de espinacas. Por encima una liguera capa de trufa. Excelente.

“Bacalao con cebolla negra” Preparación excelsa del producto (perfecto de punto) que se acompaña con una crema de patata, arroz inflado y cebolla bañada en tinta de calamar. Muy bueno.

“Carrillera de cerdo con pimientos de piquillo” El guiso y preparación (muy tierna) de esta propuesta demuestran una técnica y conocimientos asombrosos. Riquísimo.

“Tabla de quesos ecológicos de los alrededores” Cinco pequeños pedazos de quesos de la zona, desgraciadamente no puedo enumerarlos, todos ellos muy buenos. Como alternativa, a Ana (poca amiga de los quesos) la propusieron un excelente “helado de mango”.

Para finalizar, “Helado de frutos rojos y panacota”. Tal vez la propuesta del menú que menos me llamó la atención, por poner algún pero en esta fantástica visita.

Conclusión: cocina (con mayúsculas) de una honestidad abrumadora, en donde el buen gusto y la dedicación deben ser ensalzados. Para repetir y recomendar.

Por cuestiones de trabajo y líos en la vida diaria, no habíamos podido quedar aun con los amigos de la peña la despeña, para que nos entregaran el premio que recogieron en nuestro nombre en el ultimo encuentro de foreros de Verema. Dudas de donde comer, ¿un nuevo sitio, apuesta segura, recuerdo de algún otro?, y como siempre no podía faltar la ayuda de Ramón (Ramico para los amigos) para elegir el lugar y como siempre acertó con la puntería de un francotirador.

Habíamos estado en diferentes momentos todos y cada uno de nosotros desde la ultima vez en 2007, la cocina, aun siguiendo su línea, se la ve mas redonda, perfecta y equilibrada, comimos hasta la saciedad en un menú degustación inmenso, excelso y sin altibajos.
Algunos de sus platos son, el tartar de langostino con huevas, aguacate y mahonesa de cítricos, raviolis de rabo de vaca, lentejas estofadas con fiambre de lengua, manitas rellenas, carrilladas con vieira….., equilibrio perfectos, los postres han mejorado y están a una gran altura, la tarta de café con el helado de naranja, me recuerda a postres de Paco Torreblanca (como siempre se nos olvido pedirles el menú degustación completo, por que nos hubiera gustado mostrarlo para que disfrutarais como lo hicimos nosotros).

Los vinos siempre que viene Ramón se encarga de pasarnos una nota con los nombres y comentarios, pero en esta ocasión…., espero que Juanma y el resto pongan aquí debajo el comentario con el nombre y la opinión de los vinos y el total del menú, este ya viene con un maridaje que empezó con un blanco 921, un tinto y de postre un tipo moscato de valencia.
Todo termino con unas golosinas en los cafés, gin y casi la paciencia de la propietaria que nos aguanto desde las 14,00 a las 19,00h sin un solo agobio, si no al contrario.

Un día magnifico (el precio incluye TODO)

Nos hemos acercado a cenar a este pequeño restaurante, pero que es grande en cuanto a amabilidad del servicio de sala y calidad de sus platos.

Optamos por el menú degustación largo-maridado, aunque la posibilidad de carta siempre esta disponible.

Lengua de cerdo en fiambre con vinagreta de lentejas, rico y fresco.
Cabeza de jabali en milhojas de alcachofa, muy parecido en testura y sabor al anterior.
Cazuelita de fabada, sabrosa y en su punto.
Lomo de lubina al horno, perfecta.

Hata aqui Viña Albali ARIUM 07, no es para tirar cohetes, yo lo cambiaria por algún otro con más personalidad.

Ternera en hamburguesa rellena de mouse de foie gras con piquillos dulces, el que más a gustado a todos.

Dos daditos de queso manchego curado, rico.

Aquí acompañados con Picres 05 crianza, ha cumplido.

Postres

Café en gelatina con espuma de chocolate blanco, bueno
Leche frita con sorbete de vinagre y cama de naranja, muy rico

Acompañados por Ryemos espumoso dulce, lo que mejor a casado de toda la cena.

Servicio de sala atento y muy amable. No habia mucha gente lo que ayuda para estos menesteres.

Seguro que volvemos, sobre todo en la epoca en la que la carta se centra en la casqueria, que aunque olvidada en general en casi todos los restaurantes, aqui tiene pinta de ser la bomba.

Restaurante situado en un pequeño pueblo cercano a Madrid, local iluminado y acogedor, pero por ser fiesta, estabamos todos un poco comprimidos, el servicio muy profesional y agradable un poco nervioso, al ser 2 personas en los momentos "punta" se notaba un pequeño retraso en el servicio.
Menu degustación recomendado (puedes comer a la carta) el largo se diferencia con el corto en que se aporta un postre más, elegimos menu largo y 2 de nosotros quedamos un tanto cortos, q ampliamos solicitando un plato mas de ave, se nos incrementaron en el precio final (3€ por plato), el menu venia maridado,albariño blanco y un tinto crianza ribera, para mi se queda corto con el maridaje, pero viendo la amabilidad de Inma estoy seguro que se puede negociar y llegar a un acuerdo para ampliarlo.
Para mi el mejor plato que me dejo maravillado por la exquisitez en la mezcla de sabores fue una copa de caviar de erizo con yema de corral y espuma de espinacas y piñones tostados, perfecto.
Estoy seguro que para disfrutar es necesario acercarse un día que no este a "reventar".
Leimos la carta de vinos con bastantes denominaciones y buenos vinos, de media estan un "pelin" altos pero hay otros con precios asequibles.
Volveremos
Puntuo con 4 por no poder poner un 3.5 y sigo pensando que nos falta la posibilidad de puntuar el servicio que nos prestan en la sala.

Muy agradable local en un pueblo muy bonito de la sierra de Madrid. Los menús son muy interesantes aunque también da la posibilidad de comer a la carta.
Bodega con todo tipo de referencias, muy interesantes, gran cantidad y carta muy bien organizada.
El servicio es bueno y es muy recomendable para una escapada de vez en cuando.

Pequeño, bonito y acogedor restaurante situado lejos del mundanal ruido de Madrid.
Su mayor atractivo son los menús degustación que Julio Reoyo cambia todas las semanas. Cocina de temporada de corte moderno pero respetando siempre la materia prima, perfectamente ejecutada y presentada. Excelente manejo de los sabores y texturas de los alimentos. Calidad y variedad. Gran cocina.
Puntúo con un 3 el servicio del vino simplemente porque no pudimos evaluarlo, al aportar nosotros los vinos y no revisar la carta del local. En una próxima visita lo haré, pero dado el nivel de restaurante, entiendo que no bajará la nota.
Restaurante “de culto” en Madrid, totalmente recomendable, a tope los fines de semana (necesaria reserva) y con una excelente RCP. Visita obligada.

Pequeño oasis gastronómico el q podemos encontrar en Colmenar de Arroyo. Local no grande, muy acogedor y puesto con mucho gusto. Julio Reoyo elabora una cocina moderna basada en productos de buena calidad, prestando especial atención a la casquería. Nosotros disfrutamos de un menú largo (varía constantemente) compuesto por dos aperitivos (la croqueta de rabo de toro espectacular), dos entrantes, un plato de cuchara (ese arroz con piñones, verdurita y morcilla desmigada ligeramente caldoso una maravilla), uno de pescado y carne, quesos y dos postres. Buen servicio, trato al vino, carta con referencias a buenos precios. Muy recomendable. Precio medio aproximado: 60 €

Restaurante muy agradable,que es toda una sorpresa por la zona.Cocina de autor de mercado de exclente materia prima y perfectamente elaborada y presentada.Al ser un local pequeño favorece a crear un ambiente intimo y acogedor.La calidad de la casa se aprecia desde la vajilla hasta la perfecta direccion en la sala que dirige Inma Redondo.Dos menus degustacion:el corto,unos 40 euros y el largo 51 euros.Muy buena relacion calidad-precio.Los vinos de los menus blancos,tintos y dulces muy acertados asi como el orden de los platos.Repito seguro.Creo que el rrestaurante seguira mejorando.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar