Restaurante Blueizar en Bilbao
  

Restaurante Blueizar

7
Datos de Blueizar
Precio Medio:
68 €
Valoración Media:
7.6 10
Servicio del vino:
7.0 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
8.0 10
Calidad-precio:
7.5 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas:
Precio desde 60,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Restaurante Blueizar ARROZ DE OSSOBUCO. Blueizar TOMATES, MOZZARELLAS Y CONTRASTES AFINES. Blueizar en Bilbao TARTA DE FOIE, MANZANA, PISTACHOS Y YOGURT. Restaurante en Bilbao TARTAR DE VACA MADURADA LIGERAMENTE PICANTE, RABANITOS Y FRAMBUESA. Restaurante Blueizar OSTRAS “VERSIÓN GILDA” Blueizar Blueizar en Bilbao Restaurante en Bilbao Restaurante Blueizar Blueizar Blueizar en Bilbao Restaurante en Bilbao Restaurante Blueizar Blueizar Blueizar en Bilbao

7 Opiniones de Blueizar

El relato que os hago a continuación, vale mas bien de poco, ya que este local a cambiado de estilo de cocina y de cocinero y no se de que mas, pero comparar lo que hacían con el relato del amigo Miguel, nada que ver, por suerte, a día de hoy se puede disfrutar de esta cocina en otro local, ya que allí esta el chef del relato que os hago a continuación.

Nueva visita a este local que tanto nos gusto, aprovechando que este domingo era la víspera del día del padre, invite a mis chicas a comer, no soy de salir a comer los domingos, pero la ocasión y las ganas de volver a probar me convencieron.

El local a quitado las mesas altas para ponerlas bajas, creo que acertadamente, aunque soy poco objetivo, no me gustan las mesas altas, algún cambio en la carta, no es muy extensa, pero si muy suculenta.

Primero un aperitivo, corteza de camarón, ya me encanto la primera vez, con vatapa , un mojo brasileño a base de cacahuete, anacardo y leche de coco, no nos olvidemos que el chef es de allí.

A las cinco ostras de distintas elaboraciones se ha sumado la de “Gilda”, ya no están de pruebas, Jotayb, es fija en la carta, la salsa que tiene la ostra es el licuado de los elementos de la gilda , una caviar de aceite virgen extra , unas gotas del mismo aceite y un poco de anchoa , muy buena , 4,5€ .

Mi idea era no repetir, pero hay platos que no te dejan, las croquetas de rabo, magnificas, con el crujiente panko, y luego ligadas con el agua de cocción del rabo, prácticamente es toda carne melosa y la mayonesa de berros, para comer cientos, 15€ seis.

Tiradito de salmonete , el lomo del salmonete en tiras, ligeramente marinado, acompañado de una salsa beurre blanc de piparra (guindilla vasca) , esta salsa esta hecha a base de mantequilla y vino blanco , si a todo esto le sumas bastante erizo de mar por encima te da un plato de la…, 24€.

Tartar de vaca madura , antes lo tenían de ternera lechal , mas suave , este sin embargo con mas sabor , me gusta mas , aliñado con mayonesa de kimchi , cubierto de rabanito en tiras y polvo de frambuesas y acompañado de unas ricas tostadas de pan de alga , 22€.

Inevitable, volvimos a pedir arroz de ossobuco, tuétano y ajetes tiernos, brutal, potente, te lo preparan de la paella al plato, sacando el tuétano del hueso y mezclándolo, ya comente la elaboración en mi primer comentario, 32€.

Decir que a excepción del arroz y otro plato, los platos son individuales, aunque los compartimos, antes, en mi primera visita, te ponía el precio en la carta para una persona, pero tenias que pedir por dos, y ahora, aunque es lo mismo, porque han doblado el precio, se supone que pides individuales.

Pedimos dos novedades de la carta.

A modo de guiso kokotxas con callos de bacalao, garbanzos y lechuga de mar, rico, todos los componentes son sabrosos, cinco kokotxas medianas, callos de bacalao y para mi demasiados garbanzos, para estar en la sección de segundos, ricos, eso si, pero mas que a modo de guiso, casi era un guiso de garbanzos , ¡ojo! , que no me quejo de la cantidad de kokotxas, más bien de tanto garbanzo, que en el fondo, tampoco, 22€.

Para acabar, presa ibérica a la brasa, mojo de achiote, dados de aguacate cubiertos de polvo de tomate y cilantro, muy rica la carne, sin duda de calidad 24€.

De postre la cheescake blueizar, que hacen con Idiazabal, tarta horneada, muy rica, no esperes el típico chesscake americano.

Y como novedad “pan de maíz”, merengue de maíz con forma de panecillo, y helado de mantequilla tostada, para untar, original, cuatro merengues y el helado, 12€.

Pan de masa madre , rico , 1,5€ por comensal , para beber de la carta de vinos , que necesitan implementar , pero que tiene referencias interesantes , un Picarana 2016 , 20€ , muy buena rcp , pedí tinto por copas y la única referencia que tienen , ni pagándome .

Infusión, 2€, gin de millers, 9,5€ y agua de 0,75l, 3,5€.

Buen servicio, atento y profesional, me encanta la carta, si he notado una ligera subida en algunos platos, como el arroz, lo probé la primera vez a 24€ , el amigo Jotayb , creo que a 28€ y yo a 32€ , la verdad , que lo vale , pero si te fijas , las croquetas 3€ mas , el tartar igual , bueno son cosas de hacer números , imagino que también me pareció que había mas gente en sala , todo tiene su porque .

Sin duda, superrecomendable.

Desde esta visita ha cambiado la cocina , ya no esta el mismo chef a cargo , se realiza una cocina mas tradicional , por lo que de poco vale mi comentario.

... La debacle.

La primera vez que visitamos este establecimiento le marcamos como uno de esos fijos que visitaríamos todos los años. Unas ostras que te mueres, una tarta de queso para el recuerdo... y eso nos queda, el recuerdo de aquella comida porque lo de este domingo es insufrible.

 

Teníamos ganas, muchísimas ganas de llevar Mila y yo a la fiera, para que disfrutase de cosas nuevas y lo que nos encontramos fue un local insulso, nada queda de aquel homenaje salvo su cortina de cadenas. Ojeamos la carta de la entrada, pocas variaciones había a la vista, pero "estaban" las ostras.

Entramos... Nadie en sala. Ya nos pareció raro este detalle. Dos mesas ocupadas. Vaya, han quitado las mesas altas donde queríamos que comiera la fiera de casa, bueno nos daremos el homenaje igualmente en la mesa. Por fin, después de cinco minutos aparece la jefa de sala y nos indica la mesa. Podemos escoger, malo. 

Seguimos observando el local, algo nos huele a chamusquina debido a la falta de personal en sala y sobretodo a la falta de la persona que tan bien nos atendió en su dia. Coño, la carta! Por fin! Ni rastro de las ostras, a decir verdad ni rastro de la carta de fuera... menú ejecutivo en domingo... menú degustación por 50€, hubiésemos acertado de escogerlo. Observamos, vemos como pasa el tiempo y decidimos preguntar "Disculpe, ¿hay ostras?".... ehm no sé, espera que pregunto (como si nos conociese de toda la vida)... justo se nos han acabado anoche, hasta el miércoles nada (si piensas que voy a volver a este restaurante caliente vas)... no hay ni pescado fuera de carta, ni carne, ni nada, para que engañarnos. 

 

Pedimos lo siguiente:

- Degustación de quesos artesanos. De esos que compras en un pack y ya viene cortado. Flojos, muy flojos. Fríos, muy fríos. Para queseros como nosotros os lo voy a definir como lo que es, mejor no pedirlo. Así os ahorráis el trago. Por cierto, ni una triste mermelada o fruto seco de acompañamiento.

- Ensalada de tomate, pimiento y cebolla encurtida. Mira, que en el menú del dia de casa Tere (con todos los respetos que me encantan) me lo sirves así vale, pero aquí a 18€ si mal no recuerdo la ración... venga, a reírte de tu padre.

- Croquetas Blueizar. No os engañen, pone que son de rabo de toro y antes lo eran. Ahora son congeladas y de jamón. Ni la fiera las comió.

Como detalle, ni un triste aperitivo y sobretodo, no os lo perdáis. Recordar, estamos en Blueizar, no en el chino cutre de la esquina que te sirven todo a la vez. En efecto!!! Una espera de 40 minutos para esos tres entrantes, tristes entrantes y nos lo sacaron todo a la vez! De chiste. Dos raciones de pan cada uno habíamos comido hasta ahora...

Los segundos, había tanto donde elegir...que era imposible equivocarse! Ah no, espera que si puedes equivocarte. Aquí si.

- Mila, decide pedirse un carpacio de cigala con... ni lo sé. Indescriptible. Insipido. Más que una cigala parecia un langostino. No pedirlo.

- La fiera, lasaña de rabo de toro. La lasaña, quemada arriba, cruda el resto. ¿El toro? juraríamos que era zancarrón... Cabe decir que fué el único segundo decente, dentro de lo decente que pueda ser esto.

- Por mi parte, papada con pulpo sobre un guiso de lentejas. Como explicarlo, penoso. El pulpo era mejor comerte un chicle de Boomer que eso, si eso. La papada... quemada, cocida... de traca. No lo pidáis.

 

Bueno, vamos a confiar toda la comida a aquella tarta de queso majestuosa que probamos... Ah no espera, que la tarta de queso tiene de queso lo que ponen por encima rallado. Sin palabras, no sé ni como definirlo.

Lo mejor de la comida y lo digo en serio, el pan ( aunque sabia como el de Carrefour, que está bien bueno), el café y el Champagne que no recuerdo.

El servicio de sala. No sé como definirlo. Casualmente el chico que estaba antes (donde estará) libraba los domingos... desde dejar manteles en la mesa de al lado, tirar migas al suelo, dejar el plástico de las botellas en el suelo, la cubriera encima de la mesa como en la tasca,etc. Un desastre.

No sé si será un mal dia de todo el equipo o la tónica habitual en este restaurante pero para nosotros fué una decepción brutal.

Lo sentimos, pero guardaremos el recuerdo de aquellas ostras y aquella tarta de queso como oro en paño en nuestra memoria. 

Segunda visita a este restaurante después del buen regusto que dejó. La primera visita no la escribí…bueno…a decir verdad hace ya demasiado tiempo que no escribo pero no sé por qué hoy es un buen día para empezar. 

 

Situado en el Hotel Abando en el mismo centro de Bilbao, ubicación ideal para disfrutar de una cocina diferente, potente, sabrosa y vistosa, muy diferente a lo que se ofrece en la mayoría de los restaurantes de la ciudad.

 

Comedor amplio, luminoso, con mucha separación entre mesas. Ambiente relajado con música de fondo al volumen adecuado para hablar y escuchar. Llegamos pronto, 13,30 horas…los primeros, y nos permiten elegir mesa. Nos sentamos en la misma que en nuestra primera visita y eso ya nos hace volver a estar a gusto nada mas sentarnos…buenas sensaciones de nuevo.

 

Su cocina presenta solo opción de carta, elegimos lo siguiente para 2 comensales:

 

**APERITIVO (por cuenta de la casa): un vasito de té de Trompetas de la Muerte. Concentrado, rico, puro sabor. Nos gusta mucho este comienzo para un día de invierno, aunque curiosamente este día hacía calor; aun así se disfrutó.

 

**OSTRAS AL NATURAL: 2 ostras al natural, sin más secretos, acompañadas de limón. Frescas, buen producto con puro sabor a mar. (4 € Iva incluido).

 

**OSTRAS “VERSIÓN GILDA”: nos sorprendieron sacándonos este plato “extra” que todavía está en fase de prueba. 2 ostras en esta ocasión bañadas en una salsa de piparra (guindilla), con perlas de aceite de oliva vírgen extra y un trocito de anchoa. Una deconstrucción que consigue con éxito reproducir el sabor de la “guilda” tradicional pero con la ostra como producto protagonista. Para nosotros una elaboración que debiera ocupar en breve un puesto en la carta del restaurante. (VER FOTO)

 

**TARTAR DE VACA MADURADA LIGERAMENTE PICANTE, RABANITOS Y FRAMBUESA: plato tremendamente visual, presentación laboriosa y milimétrica con un sabor ligeramente picante. Lo probamos en nuestra primera visita y nos ha vuelto a encantar. Para los amantes del tartar y de los sabores atrevidos se trata de un plato perfecto. (22 € Iva incluido).  (VER FOTO)

 

**TARTA DE FOIE, MANZANA, PISTACHOS Y YOGURT: Presentación curiosa, crujiente y divertida en 4 porciones asemejando 4 trozos de tarta. Una forma muy original de disfrutar del foie que a nosotros particularmente nos ha gustado mucho. (20 € Iva incluido). (VER FOTO)

 

**TOMATES, MOZZARELLAS Y CONTRASTES AFINES: emplatado individualmente. Elaboración divertida de comer, conjunción de color, texturas y sabores en lo que es para nosotros un plato excelente. (21 € Iva incluido). (VER FOTO)

 

**ARROZ DE OSSOBUCO: lo probamos en la primera visita y repetimos en esta llegando a la conclusión de que se trata de uno de los mejores arroces que hemos probado nunca…para los disfrutones del sabor potente se puede convertir en un plato de culto. Brutal. (28 € Iva incluido) (VER FOTO)

 

**CHEESECAKE BLUEIZAR: tarta de queso sin más…pero vaya tarta de queso señores. He probado la de Cañadío (Santander) y la de Solana (Ampuero) y todavía estoy pensando en qué lugar pondría a ésta.

   

 **ARROZ CON LECHE: cazuelita de barro con helado de leche, toffe y canela, y aparte, un crujiente de arroz inflado. Recomiendan mezclar todo para degustarlo. Curiosa elaboración que consigue el sabor del tradicional arroz con leche pero con diferentes texturas. (5 € Iva incluido)

 

Acompañaron la comida 2 variedades de panes, uno artesanal y otro con semillas, ambos de masa madre, bien crujientes y ricos…un pan de calidad que repusieron tantas veces hizo falta sin decirlo…y fueron unas cuantas. (1,50 € Iva incluido)

   

VINO: carta no muy extensa, quería un cava y no encontré mucha variedad…creo que había dos opciones y nos quedamos con TITIANA BRUT ROSÉ, Pinot Noir, 2012. Presentación de botella, apertura, primer servicio, cubitera y llenado esporádico…un buen servicio en general. Rico cava que acompañó bastante bien todos los platos con sus diferentes sabores y matices. (20 € Iva incluido)

 

También bebimos un botellín de CERVEZA AFFLIGEN DOUBLE tostada. (3,30 € Iva incluido). Una cerveza bien rica.

 

Terminamos la comida con dos buenos cafés “cortados” que acompañaron a los postres a la perfección. (Invitación de la casa).

 

La cuenta ascendió a 136,80 € (Iva incluido).

 

Servicio de sala profesional, maduro, con tablas, ofreciendo ese plus que muchas veces se echa en falta para complementar una excelente experiencia gastronómica.

 

Cocina diferente, sabrosa, potente donde las haya…un restaurante a tener en cuenta.

Gran restaurante, sin duda. Ofrece algo diferente, ofrece ilusión. Ilusión en satisfacer al cliente, en atenderlo correctamente, en procurar su disfrute a todos los nives, en intentar que entienda y sepa lo que come, bien hecho¡¡. Blueizar no es un restaurante convencional.Saben cocinar y se percibe talento ( desde el inicio , cuando te ofrecen el té con setas y jenjibre, preciso, puro y pleno de sabor). La oferta gastronómica es única, supongo que no para puristas. Ostras cocinadas, con salsas, con salsa bilbaína¡¡¡, navajas escabechadas prodigiosas, pero claro, ..que pensará el perfeccionista de la ostra-producto???...yo como no lo soy, me encantó. Guisos clásicos casi perfectos como el de pularda con su piel crujiente y encurtido de zanahoria( quitaría alguna rodaja, sólo por estética). Divertidos tomates cherrys.Texturas, sorpresas, intriga y técnica. No perderse la tarta de queso , jugosa e inigualble o el helado de calabaza. No pedimos segundos, era mucho , tengo que volver y valorar un 10 o no en ellos. Servicio profesional y experto. Buena atención al vino, con carta cortita , pero con precios razonables. Amplio espacio, separación de mesas. Triunfará se lo merecen y lo buscan..

Bien, dos buenas crónicas en Verema, tanto la de Oscar como Gastiola en su blog hace que nos pensemos muy seriamente tanto a Mila como a mí dejarnos caer por este establecimiento más pronto que tarde!! Y así es!! 

Llegamos puntuales, sobre las 15:00. Vemos la sala desde la puerta, amplia, bien decorada pero... horror hay mesas centrales!!! Como no podría ser de otro modo ahí nos sientan. Llama la atención la posibilidad de comer en mesas altas. Curioso cuanto menos en un restaurante!

Bueno, veniamos con los deberes más que hechos de casa. Sabiamos perfectamente que comer, degustar y disfrutar! Buena acogida por parte de la gente de sala, todo bien explicado y a cualqueir duda ahí están para resolverla. En ese aspecto un 10.

Empezamos con el aperitivo de sandía con marianito. Hombre, fresco y original, pero en los tiempos que corren y con la variedad de vermut que se dispone en el mercado me parece un crimen hacerlo con Martini (o esa impresión me dió). Como comienzo lo dicho, fresco y original!

Para compartir, nos dijeron que las raciones eran abundantes. nos decantamos por lo siguiente:

- Media docena de ostras; dos a la bilbaina (las mejores de largo!!!), dos con salsa Thai (ni fu ni fa) y otras dos con un té de setas (trompetillas para ser exactos) que estaban casi tan buenas como a la bilaina pero no. Buen producto. Gran presentación. 

- Ensalada de tomates y queso. Bolitas de queso y de diferentes tipos de tomate. Sinceramente nos encantó!!

- Croquetas melosas de rabo. Ostia que buenas!!! Abundante carne, riquísima carne!!! De sobresaliente!!!!

Ya en el segundo, nos decantamos por un rape sobre patata panadera y su hígado. La verdad, hacía tiempo que no disfrutaba tanto de un rape fuera de casa. También, de sobresaliente.

Aunque parezca mucha comida, no lo es. Llegamos muy holgados al postre y con serias intenciones de disfrutar de los churros y de la chesse cake!

Los churros, original; muy original. Muy buenos, aunque en futuras visitas no los volveremos a pedir. Una vez visto, probado y disfrutado es un postre de esos que no nos llaman para reptirlo-

La chesse cake.... hablando con el jefe de sala le digo que bueno, un 4,9 o así estaría bien. Contestó con un "no me fastidie, un 5,1 al menos". Está tan buena, que siempre que vuelva pienso pedirmela!!! Hablando de ella le indicamos que el dia 5 iremos a Zuberoa expresamente a comer la tarta de queso y nos dijo "os acordareis de esto, es orgásmica!!!"

Bueno, dos café dan por finalizada una estupenda, rebuena, comida en este establecimiento que apenas lleva tres meses abierto. Da igual, para nosotros se ha convertido en un clásico imprescindible. 

¿Con qué pasamos la comida? Bueno, escogimos un Larmandier-Bernier que no habiamos probado nunca y que estaba realmente bueno!!

El pan de la comida, sobresaliente!

Lo dicho foreros, para nosotros un clásico imprescindible!!!!!

Esta es una de esas veces que no puedo esperar a que toque el comentario, ya que me quedan varios atrasados, ante una novedad tan cojonuda en mi ciudad, no puedo aguantar la espera.

Me entere de su existencia por el facebook, llevan abiertos desde julio de este año, y ya hay un comentario de un forero de la zona Patxi y en breve otro depredador lo comentará también.

El restaurante como ya han comentado esta en un hotel muy céntrico, decoración sencilla, sin grandes florituras, bonito contraste de colores en las paredes, amarillo, blanco, gris oscuro, azules, cemento; eso si, buenas mesas, magnificas y cómodas sillas, también buena vajilla, vamos el esfuerzo centrado en el comensal, como debe de ser.

Tienen unas pocas mesas altas y varias bajas, la verdad el local invita al disfrute.

En la sala y en cocina gente con mucho bagaje, algunos han pasado por el bulli, Quique, Berasategui, etc.

El chef principal es un joven brasileño Bruno Didier y la sala la dirige un profesional, Ibon Andraka de los que además de haber currado en grandes sitios, también es mentor de los jóvenes de la escuela de hosteleria de Lejona, creo que con estos pocos datos, ya se va vislumbrando lo que pueda acontecer.

En un futuro tendrán menú degustación, pero de momento con una carta no demasiado extensa, pero si muy intensa, nos vamos arreglando de maravilla.

Creaciones para dos personas en la mayoría de los casos y así lo avisan, como éramos tres, optamos por pedir para dos y así probar más cosas.

Empezamos con unos aperitivos, sandia marinada en vermú, unas cortezas de camarones y unas aceitunas ricamente aliñadas, todo de primera, increíble lo ricas que estas las cortezas de camarones.

Yo me pedí dos ostras a Ana y a Uxue no les van, muy buena ostra Gillardeu, la Sunomono, con una perla de dashi y un licuado de pepinillo , muy fresca y la otra a la bilbaína , con la emulsión del típico refrito , caviar de guindilla y filamento de guindilla , esta en segundo lugar por estar templada , muy bien , buen producto y original acompañamiento , 4€ cada uno , muy bien .

Empezamos con unas croquetas de rabo con mayonesa de berros, seis croquetas a dos euros cada una, total ración 12€ , espectaculares, puro sabor, bendita melosidad y ni una gota de bechamel, el jugo de la elaboración del rabo le da esa melosidad, increíbles.

Tartar de ternera lechal, 22€ para dos personas, aunque como os he dicho éramos tres, aliñado con mayonesa de kimchi , cubierto de rabanitos , polvo de frambuesa y acompañado de pan de algas , muy bueno , nos encanto a los tres .

Tarta de foie, 20€ , con un gel de manzana , saúco , por encima pistacho rayado , yogurt y uvas pasas de PX y masa quebrada o similar en la base , muy bueno también , aunque a mis dos acompañantes les gusto mas , yo soy mas de un buen micuit o foie vuelta y vuelta .
Aquí me pedí una media ración de tomate , mozarellas y contrastes afines , estas no son muy de queso , 10€ , una maravilla de plato , sabor y mas sabor , sobre un fondo de salsa de pesto , unos tomatitos elaborados en cal viva , luego se le inyecta , a uno anís , a otro especias y a otros alcaparras , acompañando unas bolas de falsa mozarella , licuado de idiazabal ahumado , se congela , se le da un baño de manteca y luego cuando sacan el plato a temperatura ambiente , te explota en la boca , otra esfera de cabra y otra de queso manchego , polvo de vinagre y flores comestibles por encima de todo , sin duda me quede muerto , de gusto .

Otro bombazo, guiso de pularda, guisan el muslo, despacio, con un buen caldo, durante mucho tiempo, lo desmenuzan, le ponen una yema y luego delante de ti lo emulsionan todo, con la piel de la pularda, desgrasada hacen un crujiente, le ponen un pate del hígado de la pularda y lo cubren con zanahorias encurtidas, bueno, bueno de la ostia, 22€.

Por ultimo pedimos un arroz de ossobuco para dos, 24€, ajetes tiernos, alcaparras, tuétano, socarrat a base de buen arroz y caldo del zancarrón, mas bien un jugo, de gran intensidad y que mezclado, el arroz, con un poco de tuétano, lo convierten en el arroz mas sabroso que hemos probado en esta familia.

No me podía despedir sin mi cheesecake de Idiazabal, cremosa, con sabor a rico queso, vamos TOP, entre mis tres preferidas, 8€.

Y para las chicas unos churros con chocolate, merengue seco de café, para untar en una mouse de chocolate y fruta de la pasión, 12€ para las dos, original.

Acompañamos la velada con muy buen pan , de masa madre , crujiente , sabroso , normal y de cereales , ambos muy buenos , comimos bastante , servicio y pan , 1,5€ por persona , dada la calidad del pan , la cantidad y los aperitivos que son por cuenta de la casa , ni un pero al respecto .

Para beber, una botella de crianza Pies negros, rioja que me gusta mucho, 17€, un Px Duquesa para la tarta, 4,5€, infusión, 2€ y gin de Hendricks 9,5€.

Carta de vino corta, pero con algunas buenas referencias, todo se andará, poco a poco, servicio atento al rellenado de copa, no es normal que te hagan esto, no en mi zona y sin estrellitas, por lo tanto todo esta en consonancia, alta cocina, gran servicio y una RCP, magnifica para Bilbao, volveré, ya me han dicho que irán metiendo algún plato nuevo en la carta.

La valoración en la comida, para mi esta por encima del 8,5, quizás un 10 en la primera visita es exagerado , pero para mi esta mas cerca de esa cifra que del 8,5 , queda dicho .

Nueva opción gastronómica en Bilbao, en la que últimamente se ven nuevos nombres.

Situado en el hotel Abando, en una situación muy céntrica y a pocos metros de una de las principales zonas de ocio peatonales.

Tomamos una pequeña demostración de la carta, pese a que en fiestas de Bilbao, disponían de unos menús específicos. La idea es compartir; entrantes pensados para 2 así como los principales. Mesas bajas y altas; estas últimas para un picoteo más informal. Buenas copas y cuberteria original.

-un chupito de gazpacho de fresa: suave por la presencia de la fruta.

-3 ostras por persona: gillardeu tamaño grande. Sunomono y perla( pepino ,alga y esfera de atún), bilbaína ( templadas con sabor al clásico refrito) y salsa verde. Nos encantaron: la que más la bilbaína, por lo diferente y sabor tan conocido a la vez.

-Navajas en escabeche de algas: otra vez tamaño xxl del bicho al que la acidez del escabeche y la potencia del alga la vestía de seda.

-unas croquetas de rabo( sin bechamel ninguna) con mahonesa de berros; 6 piezas que estaban de muerte!

-Tomate, mozzarella y contrastes afines: una revisión de la caprese; tomates de diferentes colores y sabores, la golosina del queso y el pesto y la chispa de la cebolleta y los rabanitos. Bien.

-Lascas de bacalao, piperrada y yema de huevo: aparentemente sencillo pero fue uno de los mejores.

-Pularda de bresse guisada: se presenta en un pucherito y se termina de ligar delante del cliente. Muy rico el guiso.

- paleta de cordero deshuesada asada a baja temperatura: nos recalcaron que no la hacen al vacio, sino que va asada al estilo tradicional; la diferencia es que el sabor es a clásico  cordero asado, aunque la presentación sea más moderna.

- Cheesecake de idiazabal: cremosa y todo sabor; se presenta sin helado ni decoraciones con la idea de no distraer el sabor.

-Mi acompañante, intorelante a la nata, disfrutó de un postre de hoja de higuera e higos, que salió sin su presentación habitual, debido a que lo improvisaron; increíble sabor a higos por todas partes.

- Cava signat ( 3 uvas clásicas más chardonnay): acompañó perfectamente. 

Un restaurante que habrá que seguir de cerca, pues dará que hablar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar