Restaurante La Setla (RESTAURANTE CERRADO) en Denia

Restaurante La Setla (RESTAURANTE CERRADO)

Datos de La Setla (RESTAURANTE CERRADO)
Precio Medio:
42 €
Valoración Media:
7.2 10
Servicio del vino:
6.5 10
Comida:
7.8 10
Entorno:
6.5 10
Calidad-precio:
7.8 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Alicante
Localidad: Denia
Dirección: Carretera de Les Marines, quilómetro 7 aproximadamente
Código postal: 03779
Tipo de cocina: Mediterránea
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


6 Opiniones de La Setla (RESTAURANTE CERRADO)

Una pena ,se comia muy bien. Parece que se ha ido a otro restaurante en denia. Tast,am. Habra que probarlo

Sábado lluvioso en La Marina y nosotros con reserva en un pequeño local de la Almadrava (Dénia). Acudimos a la cena por recomendación de un gran amigo y mentor en esto de la gastronomía y, como siempre, estuvo a la altura de las expectativas.

La Setla es un acogedor local de madera pintada en blanco, con un aire muy mediterráneo debido a la proximidad del mar (a escasos 50 metros), dónde se practica una cocina acorde con el establecimiento y se le otorga además un toque de autor, de un muy buen autor por cierto.

Tienen una carta reducida, lo cual ya me resulta un gran acierto (soy del pensar que es mejor hacer dos cosas muy bien hechas que 10 a medias). De entre las propuestas, escogimos las siguientes para compartir:

  • Dos croquetas de jamón para abrir boca: Las croquetas, al ser un bocado tan común, generan casi siempre división de opiniones. Eso sí, eran caseras y presentaban un crujiente perfecto.
  • Rosquilleta, bonito curado, pimiento asado y guacamole: Un entrante muy bueno, des de la calidad y crujiente de la rosquilleta que sirve como base, pasando por el sabor del pimiento hasta el corte del bonito.
  • Pulpo, crujiente de pilota, crema de garbanzos y puchero: Un plato de nivel. Se presenta un crujiente de “pilota” de fondo, sobre el que descansa una rica crema de garbanzos y un laminado de pulpo. Todo se remata con un caldo de puchero de pulpo muy sabroso. El sabor del cefalópodo predomina en una mezcla de gran sabor y, a la vez, suavidad. Buenísimo.
  • Rabo ibérico, coliflor y shiitake: En un plato hondo se presenta un rabo de toro perfectamente cocinado que, al desmenuzarse se deshace con mucha facilidad. Está acompañado de coliflor y shiitake, una seta de procedencia asiática que rebaja el sabor cárnico.
  • Brownie de chocolate, fresa y helado: Un clásico nunca falla, terminamos la cena con este típico dulce que cerró una gran velada.

Regamos toda la comida con dos cervezas y una botella de “Sentada sobre la bestia” que escogimos siguiendo las recomendaciones de Jose sobre vinos valencianos en su página vinowine. Por cierto, nos pareció un acierto!

Un lugar muy recomendable, que pretende y consigue una cocina de producto mediterráneo a orillas del mar, con un toque distintivo de creatividad y pasión. La Setla, cuina DE NIVELL a l’almadrava.

Voy a acabar mi periplo por tierras de la Marina Alta, por el principio, por mi primer contacto, jueves noche, nos juntamos para cenar, Manu, Gloria, Toni y un servidor, después de esperar poder hacerlo en el Baret de Miquel, hasta ultima hora, fue imposible, esta mas difícil que el Bulli, pero como ya lo conozco, reconozco que me alegro al final no repetir, ya que he descubierto otro local, divertido y donde se come muy bien.

Esta al lado, literalmente de la carretera, vamos que por el entorno, michelín no le dará una estrella, pero lo importante para mi, que es comer bien y ser atendido satisfactoriamente, eso lo cubre de sobra, local no muy grande, bonito interior y gente joven a cargo, bueno a medida que me hago mayor, casi todos los locales me parecen liderados por gente joven.

Carta con interesantes enunciados , no demasiado larga , pero mas que correcta , la verdad , ya casi ninguna carta es inmensa , o se tienen menús degustación y una carta corta , o solo menús degustación , en este caso dejamos que Toni con ayuda de la simpatiquísima joven que nos atendió , nos trazasen la línea a seguir .

Empezamos con tomatitos, ajo blanco, capellán y encurtidos , ricos tomates cherry de distintos colores, escaldados y pelados, ajoblanco que siempre alegra y da punch a un plato, capellán a la brasa, delicioso, quizás el que mas me gusto de todo el encuentro y es que es un pescado muy típico de las mesas de esta zona, esta bacaladilla, salada y seca, no falta en prácticamente ningún encuentro gastronomico que se precie por esta zona y la verdad acompaña muy bien a diversas elaboraciones , como esta o en cocas con berenjena , etc .

Decir que eran platos para compartir, este local funciona así, en eso y en lo desenfadado de la cocina me recuerda a mi querido Kimtxu, sin estar orientalizado, eso si.

Caballa en escabeche en el jugo emulsionado de escabeche, acompañado de hinojo y mandarina y mas cosas que no recuerdo, si me acuerdo de lo sabroso y rico que estaba.

Rosquilleta, bonito en semisalazon, pimiento asado y guacamole , en forma de barrita de pan , creo que la masa es parecida a la de la coca , el bonito muy suave , nada que ver con algunos salazones de la zona , bueno este era semi , el pimiento y el guacamole aportando frescura y ese punto cítrico vegetal , otra rico pase .

Sepia rellena de sus patas y tomates secos, acompañando una panceta cubierta de una picaeta de albahaca y frutos secos, alcachofas, se trocea todo, se mezcla y a disfrutar de un mar y tierra sabrosísimo.

Pita, bueno rica masa de empanadilla frita, salsiki por encima, costilla de cerdo deshuesada, guindilla encurtida, chile deshidratado , otro plato que mantiene la filosofía de sabor de la casa , muy bueno el contraste entre la salsa de yogurt y la carne de cerdo y la empanadilla aportando crujiente y sabor.

Mollejas empanadas con una base de puré de coliflor y fondo de carne de ternera y chalota , hace poco que he empezado a comer este estilo de productos , quizás por esto y estar acostumbrado a comerlas mas pequeñas , de cordero , estas no me hicieron tanta gracias , muy blandas para mi , pero esto es cosa de gustos , no de elaboraciones .
Secreto ibérico con jugo de ternera, habitas y salteado de setas, sitake, último salado, ya estábamos a gusto y quedaba mucho fin de semana por delante.

Sopa de frutos rojos con helado de coco, fresas, arandanos, moras y rico helado de coco, muy fresco lo frutal y dulce el coco.

Acabamos con un bizcocho de chocolate, calabaza, helado de arnadi, mandarina y mora por encima, buen remate.

Cafecitos, para beber una botella de Portomar, albariño y otra de tinto, sentada sobre la bestia d.o Valencia, carta muy corta.

Conclusión, bonito y tranquilo sitio, atención maja y rica comida, por 45€ que mas se puede pedir, recomendable.

EL TITULO ES PLAGIO DEL ANTERIOR COMENTARIO, PERO SE QUE NO ME VA A DEMANDAR.

En la playa de La Almadraba de Denia, allá donde esta localidad limita con Els Poblets. No está por tanto cerca del casco urbano, habrá quizás 10 km. Es una zona muy tranquila, con una primera línea de playa de pocas alturas, la carreterilla y nada más cruzarla, La Setla.

Da buen rollito desde que te bajas del coche. Una casita de una altura alberga este restaurante, con humildad, luminosidad, y millones de iones positivos. Qué chute de buen rollo y de sosiego.

Encalada de blanco por fuera y blanco también por dentro alternado con suaves marrones. El comedido punto de color lo otorgan las manteletas individuales, rayadas de beige fuerte y un naranja muy guapo. De verdad que está logrado el tema , les dimos la enhorabuena y nos comentaron que se la diéramos al dueño, pues él es el chef y pareja de la decoradora. Hala pues, todo queda en casa.

Hay que ver con poquitos recursos lo que se puede hacer cuando hay ilusión y buen gusto.

Y la cocina… pues “Mediterranear” titulaba esta valoración porque creo que define bien la vivencia. Lo leí en su web y me enganchó. Y no engañan: aquí se pasea uno por el Mediterráneo, pero como con la decoración: con humildad, ilusión y buen gusto.

No tienen degus, ni menús de ningún tipo. Se sienten libres y se nota. El que viene aquí sabe que viene a tapear en el sentido mediterráneo, a compartir casi todos los platos. “Compartir”, una palabra que también se lee en su web.

-”Oye, pues si no tenéis menú degustación, ¿nos podéis hacer uno así sobre la marcha? Que nos saque el chef lo que considere”. Maaaarchando.

Croquetas de jamón y membrillo
Coca de aceite con berenjena ahumada y salazones
Verdel en escabeche
Tartar de mero
Salmonetes, salsa de azafrán, concassé de tomate y pesto rojo
Ensaladilla “La Musa”
Cordero a baja temperatura
Mojito de sandía
Barra de mousse de chocolate

Qué fresco, qué desenfadado, qué auténtico todo. Una cocina que no te enamora, pero te hace feliz.

Bebimos de inicio un vermouth, no te puedes resistir cuando ves que tienen una carta con 10 diferentes, todos ellos artesanales. Tomamos uno de Burgos llamado Golfo, estupendo.

Carta de vinos cortita, con referencias chulas, contenidas de precio, muchas de ellas de la zona. Pero sólo 3 espumosos, algo claramente desproporcionado frente a los 10 vermouth que comentábamos. Aspecto éste a mejorar, la cocina de La Setla pide burbujitas y más variedad de tranquilos.

Nos sacaron después del vermouth una copita de Blanc d’Enguera 2015 y estaba tan rica esta verdil-chardonnay-viogner valenciana fb, que decidimos continuar y pedimos ya una botellita. Oye, y bien barata. En consonancia también con el local y la cocina.

-----

Gracias Toni, por la indeliberada recomendación. ;-)

Poco que añadir a la reseña de Antoni_Alicante,; si acaso actualizar a este año la valoración.
Gente joven,con ganas, y comida muy bien resuelta para lo que abunda por aquí en estas fechas-arroces saladísimos,gambas estratosfèricas,mal y lento servicio y facturas abultadas-.
Cena frugal de noche de verano,en la terracita de fuera.
Nos dicen que no hay bonito ni pescado del día porque no les gustaba lo que les proporcionaron por la mañana.
Vermut artesano,de Xalò,verdaderamente sorprendente.
Croquetas extraordinarias,fuera de lo comùn en estos pagos
Ensaladilla bastante singular en la preparación y presentación y que no es para nada la ensaladilla al uso
Salpicòn de pulpo,con verduritas picadas muy finamente y que proporcionaban una frescura muy grata al plato
Sepia con alcachofas.La sepia en dos preparaciones,plancha y frita y las alcachofas minúsculas y confitadas.
No postre.
La Vendimia de Álvaro Palacios-2014.2 cervezas.
Es de agradecer encontrar sitios así.
Miquel Ruiz,una vez más les ha mostrado un buen camino a seguir en cuanto a la concepción de gastrobar de verdad y modelo de negocio.

En la Marina Alta, mi comarca, se habla de gastronomía con frecuencia y eso me gusta. Ya lo he comentado varias veces en otras valoraciones. Muchísimo antes de este “boom” gastronómico que parece que vivimos desde la proliferación en TV de programas y concursos alusivos, aquí siempre ha habido curiosidad, inquietud, iniciativa, movida… Estamos en una zona donde se cocina y se come bien y nosotros, los “pobladores”, somos muy de salir a comer fuera de casa.

Últimamente todo el mundo habla de este local que abrió sus puertas la pasada primavera. Según leo en la red Ximo y Miquel, los propietarios, han estado formándose de la mano de algunos de los mejores cocineros de la zona como Pepa Romans (Casa Pepa con una estrella Michelín), Miquel Ruiz (sobradamente conocido) o Evarist Miralles (mejor cocinero de España 2011). Expectativas elevadas ante esta visita y riesgo inminente de salir un tanto decepcionados. No fue así.

El restaurant ocupa lo que se presume que anteriormente fue un pequeño “chalé” en la poblada zona de l’Almadrava. Se sitúa en la misma carretera de Las Marinas pero sustancialmente alejado del núcleo urbano de Dénia. Acertado trabajo de interiorismo con tonos claros, vigas de madera y un aire muy mediterráneo en el local que apenas puede dar servicio a unos vente comensales en su salón interior. Pequeña barra para servicio de bebidas y cafés y cocina “medio-vista” donde los tres cocineros que atendían esa noche trabajan sosegadamente y en silencio. Buenas vibraciones nada más entramos.

La carta es muy corta con apenas unas diez elaboraciones, postres a parte que no aparecen en la misma y “se cantan” al final. Una mesa de cinco personas, por ejemplo, puede darle un repaso completo a las propuestas en una sola sentada. Nosotros éramos tres esa noche y nos decantamos por:

- Ensalada de tomates, ajoblanco y capellà a la brasa: Hasta seis variedades diferentes de tomate con distintos tamaños, colores, cortes… motas de un ligero ajoblanco como aliño y a modo salsa de ligazón y unos pocos cachitos de la bacaladilla desecada com marcado sabor a fuego. Ración generosa y resultado espectacular. Muy rica.

- Coca con berenjena a la brasa y salazones: Base un poco demasiado gruesa para mi gusto y, también desde mi perspectiva, demasiado tierna. Me gusta más con un toquecillo “crunch”. Delicioso el condumio con un salteado de espinacas, la berenjena y las porciones de hueva de mújol y maruca.

- Sepia con alcachofas: Dos texturas en el cefalópodo. Trozos con cocción a la plancha y otros fritos previamente rebozados. Muy acertada la combinación con el vegetal aunque éste, al estar ya fuera de temporada, presentaba algún que otro pétalo mas durillo de lo normal.

- Pulpo sobre puré de chirivía: Plato muy recurrido en los últimos años que se muestra aquí con la peculiaridad de sustituir la parmentier de patata por este otro tubérculo. Los trozos más grandes, ciertamente gruesos, quedaron un poco duros, no así la parte más delgada de la pata que estaba deliciosamente tierna.

- Lechazo confitado: Delicioso. Carne muy tierna y salsa de acompañamiento de gran condensación e intensidad y un marcado sabor a hierbas del monte. Porción generosa.

- Brownie de chocolate y sorbete de mandarina: Correcto con marcado sabor a frutos secos y cacao. Un buen broche final.

Tomamos unas cañas antes de cenar, una botella de Mas Comtal pomell de blancs y otra de La Vendimia de Álvaro Palacios. La carta ofrece unas veinte referencias en total con referencias poco usuales en la hostelería “de base” de la zona.

En definitiva un lugar interesante fundamentalmente por sus propuestas en el plato, pero también por el trato del personal, el ambiente agradable y una correcta RCP. Repetiremos, sin duda.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar