Cuando se va a catar conviene saber lo que se va a catar para no llevarse sorpresas

20 respuestas
    #1
    Gabriel Argumosa

    Cuando se va a catar conviene saber lo que se va a catar para no llevarse sorpresas

    Hola a todos, aunque el tema seguro que esta tratado, estas dos historias que escribe un gastronomo de la vecina y querida para mi, Asturias, me parecen muy buenas al a vez que quizas nos puede rebajar las dosis de supuesta soberbia.

    En estas noches de agosto que el foro esta un "poco lento", espero que os gusten.

    "Cuando se va de cata conviene saber lo que se va a catar para no llevarse sorpresas desagradables y quedar como un ignorante a la vista de todos. Esto que parece una perogrullada es la primera norma del experto: nada de aventuras; la cata, como todas las representaciones teatrales, tiene un guión, un argumento. Por ese motivo, la cata a ciegas es casi tan peligrosa como la cita a ciegas y constituye la forma más rápida para perder el prestigio. Hoy voy a contarles dos experiencias indicando lugares, nombres, productos. Hagan el favor de guardarme el secreto.

    El 3 de octubre de 2006, en el restaurante Casa Fermín, se probaron cinco merluzas distintas, de tamaño y características similares y preparadas al vapor, con idénticos tiempos de cocción, para decidir si había diferencias entre ellas y elegir la mejor. La cata la dirigía el distinguido crítico gastronómico Pepe Barrana y los catadores éramos los siguientes: Josean Martínez Arija, Pedro Morán, Andoni Luis Adúriz, Juan Antonio Zaldúa, Miguel Loya, Amado Alonso, Francis Vega, Pep Martínez Peiró, Carlos Maribona y el firmante. Los resultados fueron sorprendentes. La mejor merluza resultó ser una pescada con anzuelo en el Golfo de Vizcaya y la segunda una procedente de Santander, pescada a volanta. La tercera –¡Oh, sorpresa!– una merluza pescada en Namibia, la cuarta una de Cudillero, del pinchu, y la quinta una merluza de arrastre del Gran Sol. Juzguen ustedes mismos.

    En junio del año pasado, el joven empresario Josep Raventos i Blanc, un distinguido caballero catalán de excelentes modales y acrisolada educación, y su representante en Asturias Ladislao Méndez León, nos convocaron a cinco prestigiosos gastrónomos de la región (concretamente a los miembros del Colegio de Críticos) a una comida en Restaurante Deloya. Fue un almuerzo memorable: aperitivos espléndidos, menú largo y estrecho y una conversación brillante y divertida. Sobre la mesa, tres copas de vino espumoso por barba, que nos sirvieron para maridar unos percebes, un arroz cremoso con carabineros y un excelente lomo de salmonete. Los cinco gastrónomos, mientras comíamos y charlábamos, mirábamos atentamente el ascenso de las burbujas, escrutábamos el color de los espumosos y puedo asegurarles a ustedes que hicimos todos los gestos, liturgias y análisis preceptivos.

    No se perdonó ni uno, se lo juro a ustedes por mi santa madre. Éramos como cardenales oficiando una misa solemne. Un servidor se sintió metido en los ropajes talares de Rouco Varela y por un momento percibió sobre su cabeza el aleteo de la blanca paloma. Josep interrumpió el delicioso almuerzo y antes de que nos sirvieran las carnes y los postres solicitó nuestra opinión sobre los tres espumosos. Unos dijimos que la copa central era, sin duda, el mejor espumoso, otros se inclinaron por la copa de la derecha y ninguno mencionó para nada la copa situada a la izquierda del comensal. Se trajeron las botellas y resultaron ganadores dos excelentes cavas de la casa, el Manuel Raventós gran reserva personal añada 2001 y Raventos Blanc, Gran Reserva de la finca, añada 2004. ¿Saben ustedes qué contenía la primera copa? Era un Dom Perignon del 2000"

    Leido en http://gastronomia.elcomercio.es/index.php/component/content/article/145-jose-manuel-vilabella/1371-catas-diversas?directory=372

    Perdonar por ser muy largo.

    ¿Se os ocurren comentarios?, A mi solo ¡olé¡ por tu comentario y tu sinceridad.

    Saludos desde Cantabria

    #3
    José Gabaldón
    en respuesta a Gabriel Argumosa

    Re: Cuando se va a catar conviene saber lo que se va a catar para no llevarse sorpresas

    Ver mensaje de Gabriel Argumosa

    "Cuando se va a catar conviene saber lo que se va a catar para no llevarse sorpresas" Para nada comparto este titular, al contrario, me siento con ganas de experimentar, de valorar por decisión propia no por lo economico o por lo que diga el uno o el otro, la vida está llena de experiencias buenas y muchas veces indagando y probando uno se lleva gratos recuerdos de sensaciones vividas donde casi nadie ha valorado, no por falta de calidad en los vinos sino porque están empezando o porque no hay dinero para el marketing. Muchas veces es la única oportunidad que tienes de probar cosas bien hechas, ya que en cuanto vienen un Parker o un Peñín y lo valora, se jodio, aunque en mucha parte te alegras, por el viticultor sobre todo y despues por tu experiencia.
    Un saludo, y suerte a los que mantienen su ilusión por hacer las cosas bién.

    #4
    Gabriel Argumosa
    en respuesta a Javier46

    Re: Cuando se va a catar conviene saber lo que se va a catar para no llevarse sorpresas

    Ver mensaje de Javier46

    Pocas veces, los que llevan años escribiendo en estos menesteres, de forma profesional supongo, te confiesan publicamente, sus situaciones "humanas".

    Saludos desde Cantabria

    #6
    Vconan

    Re: Cuando se va a catar conviene saber lo que se va a catar para no llevarse sorpresas

    sorpresas te da la vida, pero creo que en esos casos de cata a ciegas, se examina al catador no al vino.
    No me resulta difícil de entender que prefirieseis un Manuel Raventós al resto, es espectacularrrrrr

    #7
    Francescf
    en respuesta a Gabriel Argumosa

    Re: Cuando se va a catar conviene saber lo que se va a catar para no llevarse sorpresas

    Ver mensaje de Gabriel Argumosa

    Es lo que me gusta de las catas a ciegas: sólo puedes fiarte de ti mismo :-)

    Coincido con Javier46 y contigo en que son de agradecer artículos de esta guisa ;-)

    Menjar per pensar, pensar per menjar.

    #8
    nacho74

    Re: Cuando se va a catar conviene saber lo que se va a catar para no llevarse sorpresas

    hola,buenas
    Bajo mi punto de vista si ya se lo que me voy a encontrar,para que lo voy a probar.Me encanta que las catas no sean preparadas,que te sorprenda el producto,que te ponga en tesitura,que te haga recordar sensaciones,que te ponga contra las cuerdas,que no sepas que decir por que no sabes que palabra describe tus percepciones,que te cuestionen por ser franco y no ser un catador de libro....para mí eso es catar,lo otro es teatro.
    hay que ser honrado y fiel con las sensaciones de uno mismo.
    un saludo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar