Restaurantes bien llevados para personas normales - restaurantes en Madrid

6 respuestas
    #1
    Soco Caserio

    Restaurantes bien llevados para personas normales - restaurantes en Madrid

    en Torrejon de Ardoz y creo que en muchos pueblos de Madrid tenemos unos restaurantes regentados por familias donde el padre lleva cincuenta años trabajando, donde la jefa esta gorda de tanto probar los buenos guisos que lleva haciendo cincuenta años donde hay normalmente un hijo o dos donde hay una chicas que lleva toda la vida en este restaurante donde se trabaja doce horas donde se libra cuando se puede este es un halago a este tipo de restaurantes que lo están pasando muy mal así que me gustarais que en lugar de ir a otros sitios a comer un día pensar lo bien que comerías en un sitio como este y lo feliz que serias al ver a esta gente trabajando con sonrisas en los labios probarlo saludos

    #3
    Anubis7
    en respuesta a Jeronimo

    Re: Restaurantes bien llevados para personas normales - restaurantes en Madrid

    Ver mensaje de Jeronimo

    Vamos a tener que acabar yendo a El Caserio de Torrejon de Ardoz...

    Si bien la penicilina cura a los hombres, el vino los hace felices (A. Fleming)

    #5
    Pepeiglesias
    en respuesta a Soco Caserio

    Re: Restaurantes bien llevados para personas normales - restaurantes en Madrid

    Ver mensaje de Soco Caserio

    Sí, quedar quedan, pero son mirlos blancos.
    Antaño era una estampa muy frecuente, pero esa vida es muy dura (te lo digo por experiencia propia) y lo habitual era que los hijos estudiasen cualquier cosa y huyesen del negocio familiar. Eso, o que cogiesen las riendas y lo reconvirtiese en un salón de bodas y banquetes.
    En Francia se han conservado más. Allí no hubo vacas gordas y tener un negocio propio era un lujo al que pocos podían acceder, por lo que se conservaba como oro en paño por toda la familia. Quizá ahora, con la que está cayendo, al igual que hay muchos cuarentones que están volviendo al pueblo para vivir del campo del que huyeron como de la peste, pues es probable que haya unos cuantos que vuelvan a los fogones donde se criaron. Lo importante es que lo hagan con cariño y acierto.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar