La URV tiene muestras de viñedos centenarios de la Palma

3 respuestas
    #1
    Josep_Gallego

    La URV tiene muestras de viñedos centenarios de la Palma

    Me ha gustado leer que los laboratorios de de la Universidad Rovira y Virgili de Barcelona recibió el encargo y guardó 70 muestras de viñedo de la isla de la Palma con la finalidad de buscar variedades endémicas de la isla, alguna de las cuales ha quedado ahora enterrada. Veremos que depara el estudio genético pero al menos gracias a esta iniciativa puede haberse evitado la perdida de variedades únicas. A veces asusta un poco pero ¿como veis el equilibrio viñedo, laboratorio para el futuro?

     

    #3
    Ralfilauren

    Re: La URV tiene muestras de viñedos centenarios de la Palma

    Lo de la conservación de material vegetal es muy importante, estoy hablando también de otros tipos de cultivos pero vamos a centrarnos en nuestro preferido, la vid.

    Hay un banco de germoplasma en Madrid llamado "En Encín" donde tienen multitud de variedades en su colección. Esta tarea de guardar la diversidad varietal es muy importante, nos ha permitido ahora recuperar variedades que pueden ayudarnos en un futuro, a diferenciarnos, a adaptarnos al cambio climático... pero además es un deber que tenemos con nuestros antepasados y con nuestras generaciones futuras. 

    La suerte es que haya gente que se ha dedicado a ello como en este caso que comentas la URV. En el caso de Mallorca fue el director de la Estación Enológica de Felanitx y del Sindicato (Cooperativa) de esta localidad, se llamaba Arnest Mestre, y en dos fases envió material vegetal a "El Encín", gracias a ello ahora hemos podido recuperar algunas variedades y las que quedan.

    Adjunto el enlace, es muy interesante. Ahora curioseando he visto que tienen la callet blanca, alucina.

    https://www.comunidad.madrid/servicios/medio-rural/coleccion-variedades-vid 

    #4
    Unnovato
    en respuesta a Josep_Gallego

    Re: La URV tiene muestras de viñedos centenarios de la Palma

    Ver mensaje de Josep_Gallego

    Desde mi ignorancia, yo diferencio entre la modificación genética y la mejora genética basada en la selección y cruzamientos.

    La primera me da cierto reparo, porque tengo la sensación de que no sabemos las consecuencias que puede tener. Eso que ha sido calificado en ocasiones de "jugar a ser Dios". Tampoco me he preocupado de informarme bien, quizá si lo hiciera cambiaría de opinión.

    En cambio las técnicas de selección y cruzamiento son tan antiguas como la agricultura misma, y no creo que hayan traído consecuencias negativas. De toda la vida se han ido escogiendo los especímenes cuyas características más interesaban para reproducirlos, y a base de años las especies han visto como sus características cambiaban. Con esta práctica se pueden seleccionar  los clones que producen más, o que dan más color, o que maduran más tarde, etc, y así adaptar la variedad a las necesidades. 

    Lo de los cruzamientos intencionados quizá sea algo más propio de la ganadería, pero es algo que en las plantas también se da espontáneamente, y de hecho sabemos que muchas de las variedades de hoy en día surgieron así. Las veriedades "modernas", que alguien podría pensar que se han creado en un laboratorio, en realidad se han creado en el campo forzando a dos plantas a cruzarse. En época de floración se elimina la parte masculina de la flor de una planta y se la poliniza a mano con el polen de la otra. Luego se recogen las semillas de esa uva, que lleva el código genético ya modificado, se la siembra, y se obtiene la planta cruce. A partir de allí se estudia si las características son buenas o no, y se la reproduce o se decide que no vale la pena. Por este método han surgido la garnacha tintorera, la merselán, las incrocio Manzoni, la Müller-Thurgau y seguro que muchas otras que no conozco. El proceso es lento, porque desde que se hace el cruzamiento hasta que se puede consechar una cantidad de uva suficiente para valorarla pasan años. Cuando los cruzamientos se hacen buscando una característica concreta (que sea resistente a una enfermedad, por ejemplo), y se sabe cuál es el gen que da la resistencia, creo que lo que hacen es estudiar el código genético de la planta nueva para detectar si lleva ese gen. Eso permite acortar los tiempos porque no hace falta que la planta nueva llegue a la edad adulta para hacer el primer descarte.

    Por este segundo método hace años que hay varias iniciativas para crear variedades híbridas resistentes a los hongos. Ya hay algunas que se comercializan. Existe una asociación dedicada al fomento y desarrollo de estas variedades:

    https://piwi-international.de/en/

    Sé que la bodega Albet i Noya lleva años metido en un proyecto experimental para encontrar variedades híbridas de las tradicionales del Penedés resistentes a los hongos.

    Yo creo que tanto el estudio y selección de clones que se adapten a las necesidades actuales, que ya no son el kilo-grado, como la investigación de nuevas variedades son técnicas que serán clave para la adaptación de la viticultura al cambio climático y para disminuir el inevitable impacto negativo que tiene la agricultura moderna. Lo peor que podemos hacer es mirar estas prácticas con recelo.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar