Analizando el concepto Master of Wine ¿Realidad o estrategia comercial?

0 respuestas
    #1
    Juanwine

    Analizando el concepto Master of Wine ¿Realidad o estrategia comercial?

    En este mismo foros hubo un inicio de debate con defensores y detractores del concepto MW en el cual se pudo observar disparidad de criterios pero sin argumentos documentados. Debido a ello, y la credibilidad que le dan algunos consumidores y profesionales a los comentarios y a las puntuaciones sobre la "calidad" de los vinos que realizan estos prescriptores, me gustaría iniciar este debate. En ocasiones leo en medios que frases como estas "los MW son los sabios del vino", "el título de mayor prestigio en el mundo del vino", etc...

    Es por ello que me gustaría comenzar un debate sobre si este concepto de "gurúes" y "sabios del vino" que se está vendiendo en el mercado es apropiado. 

    Pros

    En mi opinión son meros divulgadores informados, lo cual es un perfil interesante en un mundo en el que miles de personas, tras un curso de cata y 4 conocimientos superficiales, se creen grandes expertos. También es un concepto que representa interés por el mundo del vino, conocimiento de vinos, regiones, etc. 

    Contras

    Partiendo de la base de que la viticultura y enología se estudian a un elevado nivel científico-técnico en universidades a nivel grado, máster e incluso doctorado. Y de que el análisis sensorial es una disciplina científica desarrollada bajo estrictas metodologías y frecuentemente confundida con la simple "cata informal o degustación comercial" que es la que se realiza fuera del ámbito científico, parece cuestionable que un curso impartido por una empresa privada asociada a una cámara de comercio, se venda como "el título de mayor prestigio en el sector del vino". 

    Titulación 90-95 % on line, orientada a profesionales que se encuentran trabajando en el mundo del vino.

    No es necesaria ninguna formación académica reglada para el programa/curso, por lo cual existen MW con numerosas profesiones (comerciales, abogados, camareros de vino-sumilleres, relaciones públicas, filólogos, filósofos, periodistas, comunicadores del vino...), si bien un 5-10% pueden contar con formación técnica en áreas relacionadas con la viticultura y la enología (ingenieria agrónoma, grado o licenciatura universitaria en enología...) como complemento a su formación. 

    ¿Quién imparte docencia en el programa MW?. ¿Qué formación tienen esos docentes?. Ya que es una información que no suele transcender. 

    Se mencionan los "trabajos de investigación" o "tesis de investigación", lo cual suena muy "científico y académico". ¿Quiénes las dirigen?. ¿Qué formación tienen?

    El "instituto" (academia de formación) tiene patrocinios de bodegas. 

    El programa formativo supera los 20.000 euros. . 

    Es una "marca" interesante en el mercado, pero aquellos más "torpes" que critiquen a los enólogos o pretendan devaluar las titulaciones universitarias en enología, se verán refutados por sólidos argumentos que les dejarán en evidencia, lo cual afectará a la "marca MW". 

    Por tanto, mostrando ya la confusión entre análisis sensorial (disciplina científica en entornos controlados) y la degustación comercial, sujeta a gustos y preferencias personales, independientemente de que se puedan identificar  regiones, variedades, etc., me parece un tanto incoherente, e incluso arrogante, esas valoraciones y puntuaciones del vino, cual magister dixit, diciendo cual es mejor o peor, y/o afectando al prestigio y la imagen de bodegas y regiones. Y todo ello considerando que muchas no envían sus muestras. Otras invitan a bodegas. Otras bodegas, consejos y organizaciones nacionales de promoción de vinos pagan por impartir "charlas". Hay bodegas que patrocinan el Institute, etc. 

    En mi humilde opinión, un concepto que como divulgadores y personas "informadas" me puede parecer interesante, pero no para esa pátina de "expertos, sabios y gurúes" que se trata de proyectar para influir en el consumidor más ignorante (los consumidores avanzados  y las personas formadas suelen estar de acuerdo con mi análisis) y generar situaciones 

    Un ejemplo lo podemos observar en el perfil de los nuevos MW 2021 en el que NINGUNO tiene base científico-técnica (si comercial, de hostelería, una abogada, un divulgador, licenciada en francés etc..). 

    Y no es una crítica con objeto de menoscabar el concepto MW, el cual, dentro de su contexto, me parece interesante, sino para generar un debate orientado a si el mundo del vino va por el camino adecuado. Y si se está generando confusión y "gurúes" que pueden potenciar bodegas e influenciar en perfiles de consumidor de baja formación que necesitan puntos y referencias, pero, a su vez, condicionando el mercado de una manera cuestionable, otorgando una capacidad "científico-técnica" y "pseudo-objetiva" para decir que vinos, bodegas o regiones son "mejores o peores", cuando en realidad no se aplican criterios académicos, técnicos ni objetivos de calidad (para ello está el análisis sensorial, los items de calidad prestablecidos, los entornos I+D y los paneles de cata) más allá de los gustos personales asociados a una mínima base "técnica".  Y todo ello destacando el hecho de que existen MW que son excelentes divulgadores. 

    Pero es un tanto preocupante que en este país se invierta tanto en ciencia, investigación y formación universitaria de elevado nivel, para que, al final, se creen gurúes en academias privadas cuyas "puntuaciones" digan lo que es mejor o peor, en muchos casos desconociendo bajo qué criterios se elaboran esos vinos, a qué perfiles de consumidor y mercados están preferentemente orientados o cuales son los principales items cualitativos establecidos (algunos de ellos orientados a la tipicidad regional) bajo los cuales equipos muy cualificados aplican prácticas de viticultura y elaboración específicas. Y todo esto, por supuesto, es aplicable a las decenas de concursos del vino y a sus "jurados". Pero ese modelo de negocio ya es otro debate ;-). 

    Veo cada vez un menor interés en la cultura del vino, lo cual se puede observar en el "nivel" de los debates en redes sociales y en las visitas a revistas especializadas. Así que es probable que haya que "evolucionar". 

    Pues aquí dejo este texto, para la reflexión y el debate... cultural.

    .

     

     

     

     

     

     

     

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar