Vino Viña Ardanza Blanco Reserva 1986: Viña Ardanza en versión blanco


De color dorado muy intenso, de buen grosor, oleoso, formando lágrimas enormes. Reflejos anarajandos y rojizos, luminoso.

Potente, abierto, muy maduro y lleno de sensaciones caramelizadas, toffe, caramelo de miel, capuchino, orejones, fruta escarchada, bollería, coca de San Juan, membrillos cocidos. Abierto, sin necesidad de tomar aire, expresivo.

En boca es graso, vivo y muy concentrado. Lleno de fruta en confitura, orejones, mermelada de naranja, sensaciones almibaradas casi exóticas (melocotón, piña, lichi) junto a una suave pátina de crianza clásica que trae algo de ceras, maderas de calidad, vainilla fina... Todo muy bien puesto y sostenido por una afilada acidez a la que se suman los cítricos dulces. Más hecho y maduro que la primera cata pero con iguales sensaciones de plenitud. Para beber ya!!!

Estos Viña Ardanza blancos estaban elaborados con el mismo mimo y criterios de calidad que sus hermanos tintos. Otro de esos grandes vinos riojanos que han desaparecido y que seguimos añorando. Digno heredero de los viejos blancos Ricuana, Leonor o Metropole.

Más información del vino: http://vinosclasicos.blogspot.com.es/2013/04/vina-ardanza-1986-blanco-reserva.html

Recomendado por 2 usuarios
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar