Vino Románico 2010: Lo tiene todo para ser un gran vino.


Esplendido desde el inicio, comienza a desplegar todas sus armas, el vino esta amable, nada osco como hasta hace poco.
En nariz es fino y potente, la fruta sobresale con garra, fresca y madura, hay a raudales arándanos y cereza, junto a moras negras. Hay un aroma elegante a tostados y humos, madera balsámica, y al final un ligero apunte reductivo de cuero. Al tiempo salen notas cremosas del roble, finamente ligadas a notas lácticas, nata, mantequilla, chocolate, cacao, especies dulces.

En boca es fresco, sabroso, carnoso, un elegante tanino tapiza toda la boca, es pura seda. Hay juventud bien medida, entrega fruta dulce y notas amargosas de regaliz, un vino que complace, se hace grande en la boca. Soberbia estructura, equilibrio, pese a tener unos taninos algo vivos, pero con excelente porvenir. Para disfrutarlo hoy y en unos cuantos años. Pequeño pero matón.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar