Versos para Marqués de Riscal por su 150 Aniversario.

Mimado vino riojano, de capa media y color lozano.
Luces un rojo picota inusual; por ti no pasa el tiempo, ni los años, ni la edad...
Una lágrima viva, lenta y fina, entristecida por la pronta libertad.

Y ya se huelen tus aromas, y ya liberas con tu aliento..., 36 meses de soledad.
Que te dotaron de viveza..., de expresión e intensidad.
La fruta roja se libera, compotada..., ahumada, dando paso a la buena madera.
Esos cueros viejos, mentolados y balsámicos, nos transportan..., nos superan.

Con la tinta china de tu olor, escribimos tus virtudes sin pudor.
Nos pillas por sorpresa, haciendo ciego caso a nuestra primera apuesta.
Ya que la vida que te queda, nos absorbe..., y en gustativa gesta,
nos deja con la boca abierta.

Descubriendo a tu paso, una estructura vigorosa,
de untosidad tan palpable..., que tu acidez pasa a ser diosa.
Diosa de nuestro paladar ingenuo, que a cada paso,
nos desmonta de nuestro enológico gremio.

Imaginando esa aún fruta roja, aunque licorosa...,
el terciopelo de sus pieles, se nos antoja...
de delirio, de desconcierto, de elegante y sedosa boca.

Y tu largura, como la vida, nos deslumbra y acaricia,
y en una retronasal cargada de regalices,
nos asegura momentos futuros muy felices.

El equilibrio de la historia de Rioja,
transmutada a una botella longeva, complaciente y compleja.
No se puede mas que dar las gracias, a bodega y a Verema,
por el recuerdo que nos graba y regala,
que desde hoy y para siempre, quedará en nuestra cabeza.

P.D.: A sido un verdadero placer, poder catar y beber este gran vino.
Y espero que disfruten, de estos humildes versos que les dedico.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar