Vino Viña Real Crianza 2007: Buen acompañante


Sigue estando fantástico y manteniendo su buen nivel, aunque es un clásico con todas las de la ley. Pero un clásico que ameniza perfectamente, buen compañero de mesa, de paso totalmente aterciopelado por boca, sin demasiada complicación, amable, muy goloso y frutal, totalmente redondo y de agradable persistencia.
La nariz aunque sin ser exuberante, resulta igualmente agradable y bien definida, con un toque licoroso de sus frutos rojos maduros, finos tostados y sin demasiada presencia de madera, con un final torrefacto.
Armónico y sin complicación.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar