Vincent Dancer Meursault 1er Cru “Les Perrières” 2007

Vino Vincent Dancer Meursault 1er Cru “Les Perrières” 2007

Puntuación del vino
Puntuación sobre 100:
96
Puntuación Media:
9,3
Calidad-precio:
6,2

Bodega: Vincent Dancer
D.O./Zona: Borgoña
País: Francia
Tipo de vino: Blanco
Graduación (vol): 13,50%
Varietales: 100% Chardonnay, viñedo “Les Perrières”, 1er cru de Meursault
Precio aproximado: De 50 a 99,9 €
Descripción
Otros vinos catados de esta bodega

Varietales: 100% Chardonnay, viñedo “Les Perrières”, 1er cru de Meursault

5 Opiniones de Vincent Dancer Meursault 1er Cru “Les Perrières”

Finalmente este Les Perrieres muestra su potencial.Color amarillo verdoso,limpio,brillante.La nariz de alta intensidad ,muy compleja,espectacular.En boca frescura,cortante,acidez,elegancia y finura.Muy largo.Al final...Vincent Dancer me ha convencido.Muy bueno.

Algo le falta a este Perrieres...Tiene un color amarillo,limpio.La nariz es de media intensidad sin una gran complejidad.es en boca donde se expresa mejor esta frescura y acidez cortante de este vino.Veremos como evoluciona.

Catado en Magnum.Color amarillo verdoso.Nariz muy abierta,tostados,vainilla,bolleria.La boca con buena acidez pero estructuta ligera.Largo.Prometedor Vigneron pero lejos de los mas grandes.Buena RCP.

Amarillo dorado, limpio y brillante , sin lagrima ni reflejos
Nariz muy intensa con citricos, frutas blancas , tostados, y mineralidad . Es larga en profundidad y en el tiempo. Entra en las fosas nasales y se fija , permaneciendo en ella
Paso por boca con buen cuerpo, sabor citrioco, frutal y mineral. En la boca se expande y queda y permanece durante mucho tiempo.
Expresion de una tierra y de una forma d entender el vino. Que buena es la Borgoña....

Dorado limpio y brillante.
En nariz es de media intensidad, destacando ante todo por su sutilidad y elegancia. Se muestra algo cerrado y necesitado de aire, pero sorprende siempre por su perfecta definición. Toques eminentemente minerales, frutas blancas de hueso, recuerdos florales. Con el aire aparecen frutos secos y piel cítrica, además de un cierto fondo balsámico.
En boca es fresco, limpio, directo, vertebrado por una excelente acidez, con un paso denso pero tremendamente equilibrado. Largo, estructurado, deja un elegante recuerdo mineral y cítrico en el final, con un cierto deje de fruta amarga. Buena persistencia. Invita a seguir bebiendo por su redondez.
Un viticultor que trabaja de forma muy precisa, dejando el absoluto protagonismo a una uva muy bien tratada y a una vinificación nada protagonista, resultando en un Perrières joven todavía pero con estilo, con calidad, con personalidad. Un vino que merece la pena y que debe guardarse. Unos 60 euros.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar