Recatándolo

Tras unos meses en bodega volvemos a "recatar" esta garnacha de Cebreros. Taninos muy domados, más envolventes. En nariz algo cerrado al principio ( mejor decantar un rato antes o abrir una hora antes), después más limpio destacando frutosidad. En boca destaco la suave acidez, sigue manteniendo el "nervio" y su mineralidad. Buena estructura,largo persitente. Ha vuelto a gustar bastante, sobre todo por su singularidad. Importante la temperatura (sobre 16º) y contundente aireación.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar