Cóndita 2006
Vino Cóndita 2006
FICHA TÉCNICA
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Graduación (vol):
15,00%
Varietales:
Tempranillo del Valle del Duero
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 10 a 19,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
8.71
/
94
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
8,2
ELABORACIÓN
14 meses en barricas de roble francés y americano de 1 ó 2 vinos. Clarificado con clara de huevo natural y embotellado en Abril de 2008.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
Opiniones de Cóndita
OPINIONES
9

Su ribete violáceo tan característico ha dejado paso a notas rojas debido a su evolución en botella. Continua muy intenso en nariz, buena base de confitura de Mora, adornada por regaliz que invita al trago. En boca se presenta estructurado, taninos pulidos y redondo con postgusto dominado por la fruta. Sin duda la evolución de condita ha girado hacia la amabilidad, un vino y bodega a seguir.

Tonos y ribete rojo picota de capa media-alta. En nariz frutas rojas maduras, tostados finos, balsamico, de lagrima fina y manchada.
Al paladar muy potente y redondo, goloso, mucha fruta madura, tostados muy suaves, unos taninos aun algo rebeldes (con el tiempo mejoraran) y una acidez perfecta.
Me ha encantado!!!

Vino catado a ciegas por el grupo de catas Valencia, y tengo que decir que gusto y mucho a todos los participantes.

Color cereza con ribete granatoso, capa alta, lágrima que tinta toda la copa.
Nariz de gran intensidad, equilibrio en boca entre la madera, que se muestra con toques de vainillas y balsámicos, y la fruta, fruta roja compotada, con un toque final especiado.
Nariz bien estructurada.

En boca tiene un buen ataque, frutal,cremoso, goloso con un tanino elegante, marcado pero sin molestar, al contrario, amplio en boca con la madera muy bien ensamblada y equilibrado.
Acidez buena y recorrido largo, retrogusto especiado(pimienta)

Gracias Ana por regalarme esta maravilla en forma de vino.

Cata en Celler de Gelida con Gregori Pérez y Eduardo Garcia. Son unos vinos a tener en cuenta el proceso que tendrán. Tiene un color muy intenso con toques granates. En nariz aromas intensos a madera, tostado. En boca es un poco untuoso, con unos taninos presentes pero poco a poco se convierten en agradables, balsámico, pero se le nota la graduación. He de probarlo en otra ocasión, porque me pareció muy interesante, pero lejos, en mi opinión, todavía de los otros que probé en la cata, Paixar, San Román y Mengoba, aún reconociendo que son muy diferentes. Pero de todas formas apunta a un buen vino

En visual presenta un interesante cereza intenso con ribete de tonalidad rosacea,límpio,brillante.En nariz destacan de primera pasada aromas lácteos de fermentación(mantequilla,yogur de fresas),una vez que se va abriendo las fruta roja fresca(fresones,mora roja,cerezas)junto con los mentoles balsámicos,regaliz,vainilla.En boca es de entrada alegre y vivaz con buena persistencia y amplitud donde la fruta destaca sobremanera.

Vuelto a catar unos meses más tarde de la primera cata, Cóndita sigue manteniendo el mismo perfil que presentó en su primer encuentro, con una visual de color cereza granatoso, con ribete violáceo, limpio, brillante, luminoso, de lágrima muy profusa y fina, tintada.

La nariz es un poema de viña y roble, con unas fabulosas notas en entrada, intensas, cargadas de apuntes de fruta roja abundante, muy madura, rozando casi la confitura durante su evolución en copa, y acompañadas siempre de un finísimo roble que se muestra en forma de notas de pastelería fina, de vainillas, de cremas pasteleras, chocolate: pastel de fruta roja. Es una nariz siempre fresca y envolvente, pues las los apuntes balsámicos, de regalices y menta, aportan frescor y volumen, pero guardando siempre el máximo respecto a las notas frutales y de crianza. En conjunto, una nariz muy armoniosa y fragante.

La boca está también cargada de notas frutales, con mucho peso de fruta roja, madura y fresca a la vez. Es un vino sabroso, amplio y envolvente, de corte moderno pero sin excesos. Fresco, con una acidez perfecta, envolvente, que transporta con plenitud por toda la baca las sensaciones frutales y cremosas del roble. Los taninos son carnosos, jugosos, dulces y bien conformados, con textura aterciopelada, algo astringentes aún lo que, junto con la excelente frescura del vino, le van a dotar de longevidad y de buena evolución en botella. Muy buena longitud, con recuerdos de fruta y maderas finas. Retronasal majestuosa de balsámicos y tostados medios.

Un descubrimiento, un vinazo del que merece hacer acopio de botellas para ver su evolución en un par de años, con una RCP excelente. Más que interesante... Por cierto, ¿quién dijo 15º de alcohol?

Color cereza intenso de capa alta con ribete amoratado, muy brillante y limpio, lágrima abundante.

En nariz es limpio, con intensidad media-alta, notas a caramelos solanos, café, balsámico, en la fase frutal predomina la fresa, fresillas silvestres y frambuesas, el vino es especiado entre los que destaca la pimienta blanca y verde.

En boca entra potente, recorrido medio y persistencia media-baja, algo astringente y cierta punta de acidez, el vino es alegre y divertido.

Color picota muy intenso con borde granate

En nariz intenso y complejo, con maderas, tostados y torrefactos, especias y aceitunas negras

En boca sabroso, carnoso, con taninos presentes y agradables, paso de boca amplio y final con recuerdos a maderas balsámicas y tostadas como en nariz

VINAZO con mayúsculas.

Visual, cereza muy oscuro, casi negro, con menisco granate.

Tiene una nariz muy genuina, original y enormemente atractiva, donde se conjugan con equilibrio unas riquísimas notas golosas, de confitería fina, de crema pastelera, que empapan con primor las notas varietales, francas e intensas, de frutos rojos muy maduros, al borde mismo de las notas compotadas, pero sin llegar a ellas. Notas lácteas, de nata, aportan un nivel más de cremosidad y sensación de pastelería. Ligera sensación licorosa. Todo el conjunto está arropado por refrescantes notas balsamicas, entre las que destacan los regalices con apuntes de especias dulces. Algunas notitas florales, de violetas, acaban de dar un carácter elegante a la nariz.

Teniendo en cuenta la nariz que presenta el vino, uno arde en deseos de "morderlo". En este sentido, la boca sale al encuentro de todas las sensaciones que se han percibido en nariz. Es una boca golosa, intensa, plena, frutal, con mucha carga frutal y sabrosidad, que llena la boca de sensaciones frutales maduras, a la vez que frescas por la correcta acidez y los apuntes balsámicos, donde nuevamente intervienen los recuerdos golosos de la pastelería, adornados con apuntes refrescante del regaliz. Taninos carnosos que dotan al vino de textura aterciopelada. Deja un largo final de regaliz y especias dulces.

Un vino que me ha sorprendido muy gratamente por su magistral combinación de golosidad y frescura balsámica. Agradezco al maestro Antonio Fernández (Dom Vinos, Málaga) su descubrimiento para el grupo de sus incondicionales y fieles amigos.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar