Señor de Sirera blanco

Amarillo brillante. Nariz intensa y fresca, con bastante buena definición en la que aparecen notas dulces de fruta con hueso y algo de melocotón en almíbar. Pera de aguas y un fondo herbáceo. En boca tiene buen ataque un puntito amargo, algo secante. Hay poso de café y tostados en el retronasal. La nariz destaca por la definición de la fruta apareciendo las huellas del paso por barrica en la fase gustativa. Un vino serio y muy bien hecho.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar