Vino Abadengo 2004: Singularidad y elegancia en la copa-


De color rojo cereza de capa media, intenso, brillante y vivo, con reflejos guinda y ribete con tonos ladrillo. Lágrima incolora, firme, glicerica y abundante.

De nariz intensa, donde notas de fruta roja muy madura, mermelada de moras y arándanos se combinan con el aporte del roble de la crianza en un perfecto euilibrio. Aparecen intensas notas de dulcedumbre, cacao fino, café y cuero sobre un marcado fondo mineral, acompañado de reminiscencias de monte bajo ( tomillo y brezo) y caracter balsámico.

En boca ofrece una inmensa y compleja carga de fruta madura, ciruelas secas, arándanos, compota de manzana y moras en confitura sobre un roble elegante, armonico y ensamblado con el conjunto a la perfección. Es aquí donde hacen acto de presencia toffes, café, vainilla, puntas mentoladas y alguna hierba silvestre, todo ello arropado por una mineralidad latente que se mastica con facilidad y agrado. Es sabroso, intenso, franco, goloso y de gran elegancia, con equilibrada acidez y alcohol, no pesan en absoluto sus 14,5 grados. De paso fresco a la vez que complejo, con taninos dulces y bien maduros, con un final pleno y envolvente y largo.
Es uin vino que emociona con su singularidad, gusta de beber y de sentir las sensaciones que ofrece una variedad tan poco habitual en nuestras cotidianas copas. Se puede saborear la tierra que lo ha engendrado, el sol, la piedra y el agua que lo han alimentado hasta el momento de ser elaborado.
Da gusto saber que todavía existen emociones como esta por descubrir.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar