Vino Pedro Ximénez 1827: De color marrón-caoba


De color marrón-caoba intenso, con ribete ambar-yodado, de consistencia cremosa, glicérica y lágrima teñida, densa y uniforme.

Nariz intensa a higos secos y pasa sobre un fondo de barniz, bota vieja, café tostado y tabaco. Sobresalen puntas alcoholicas leves adornadas de pan de higo, frutos secos de cáscara, desván y aires de oxidación alcoholica.

En ataque es denso, goloso, cremoso y dulzón, evocando higos secos, caramelo liquido, galleta de café, miel y tonos citricos sutiles, bien ensamblados, con recuerdos de tabaco y ebanistería. En todo su recorrido es algo empalagoso, pero directo, potente y franco, con final complejo, largo y maduro. Postgusto de pasas muy persistente.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar