Vino Canterabuey viñedo singular 2017: Canterabuey viñedo singular. Hay terruño, es profundo para darle mucho aire y/o tiempo en botella.


Color rubí con matiz granate y capa media-baja.

Le damos tiempo y espacio para poder encontrar una fruta madura que va desde el dátil, arrope, higos y a la mora y el arándano en confitura. Monte bajo, arpillera, carne de membrillo, pasas, regaliz y tostados. Es muy frondoso.

En boca es más fresco incluso se aprecia una fruta roja algo pizpireta. Acidez chispeante y sabrosa, buen tanino y un alcohol potente y cálido. Mascas la fruta y en todo momento sientes a un vino de carácter mediterráneo. Contundente, armado y valiente, sin ambages, directo.
Parte de ese alma, es su alcohol, tan potente como benevolente. Hay terruño, es profundo para darle mucho aire y/o tiempo en botella.

En la recata, sientes como tu paladar se deshace con un bacalao al Pilpil y ese tanino canalla, se ablanda y se hace tan tierno como un chaval.
Le seguiré la pista.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar