Vino Casa Cisca 2015: Casa Cisca, emblemático.


Color rojo picota de capa media-alta.

Genuino, distinto, concentrado y claro. Si bien hay notas de fruta confitada, uvas pasas y dátiles, se suaviza con un aire fresco y balsámico de una rica hoja de pino, eucalipto y laurel. Crianza tan firme como respetuosa hay café torrefacto, grafito y carbón. Complejidad y densidad sin intimidación.

En boca aún por su corpulencia y con un tanino cremoso y armado, la acidez trama el conjunto y lo paladeas, sientes su verdad rústica y con falta de pulido pero que a la vez se deja beber y disfrutar, puedes esperar todo lo que quieras y puedes gozar desde ahora, también, todo lo que quieras. Poderío frutal y de una rica crianza. Pura armonía.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar