Me ha zozobrado un poco este barco

... en alcohol. Mira que le tenía muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchas ganas a este vino y me gustó, pero es que el alcohol tapaba demasiado a la fruta.

Abierto media hora antes y con margen para ir creciendo mientras cenábamos, el alcohol y las notas de madera eran las más dominantes, con fruta blanca de hueso casi compotada, con pera y manzana, que se unían a ciruela amarilla y melocotón bien bien maduro. Notas herbáceas, anisadas intensas, de cardamomo e hinojo. Notas minerales intensas, con toques de plátano maduro. Hay ahumados, sutiles especiados picantes y dulces.

En boca, pasa lo mismo que en nariz, con ese alcohol dominando el conjunto y la fruta tapada. La barrica también está bastante presente, enmascarando una fruta que parece de calidad, con pera de agua madura, plátano, ciruela, limón maduro y manzana roja. Anisados, ahumados, especiados picantes, mineralidad, toques pasteleros... Buena acidez y esqueleto, con un paso por boca cremoso, denso, con mucha chicha, pero penalizado por lo que hemos comentado antes.

El alcohol y la madera han enmascarado una fruta que me ha parecido muy buena.... Pero es que te deja una sensación agridulce. Tendremos que desquitarnos con otra botella.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar