Un León por domar,

Ya tenía ganas de catar un Jean Leon y volvemos a probar uno y qué vino… Qué potencial.

La botella tiene un diseño elegante, de autor, con toques modernos, con clase. Tiene la información justa en la contraetiqueta con la variedad y tiempos de crianza. Y luego ya una bonita literatura. Destaca. El encapsulado es rígido y bueno y el corcho de calidad y buena longitud.

Me gusta el detalle de Vi de Finca y la numeración le da imagen de distinción y exclusividad.

Capa alta de un picota intenso, con el borde con tonos morados, más joven de lo que me esperaba. Brillante y limpio. Con cambios de luz, empezamos a ver los toques granatosos. Limpio y juvenil, sin notas de fatiga en el color. Es denso y tiene pinta de tener mucha chicha. 

Buena lágrima densa, que tinta ligeramente la copa.

Se nota tensión, ganas de desplegar todo su potencial. Su color es una gozada.

 

En nariz suaves guindas en licor, cerezas picotas muy jugosas, suaves fresas, toques cárnicos y de laca de uñas, balsámicos, alcohol intenso por ahora.... Eso en un primer momento ¡y sin agitar! El alcohol se despliega, con aromas de caramelo, regaliz, especias dulces... Y tiene un toque como de unos palitos de chuchería de fresa que comen [email protected] pequeñ[email protected]

Los tostados empiezan a aparecer con cacao, un toque como de azúcar quemado... Y notas de pimienta negra recién molida. Necesita un buen baile para desperezarse y mostrarse. No hay notas de pimientazo verde, sino toques sutiles de pimiento rojo asado, golosete.

Se abre y me va dando como notas animales muy sutiles, como cuero. Y especias a saco. Toques ahumados y picantones, como de pimentón dulce. Toques de tabaco, pero tabaco un poco verde, de ese que se machaba y picaba antaño.

Vas captando notas de resina, junto con notas de eucalipto bastante marcadas. Se empieza a subir la temperatura, pero da la sensación de vinazo y complejo, de joven, con ciertas notas verdes que te dicen que le queda por crecer.

Da la sensación de vino poderoso que necesita comida para seguir la conversación. Y ese punto licoroso, con la temperatura ambiente que hay, pues se sube y te da ese toque un pelín excesivo.

Muy elegante. La nariz me ha gustando mucho.

 

Primeras notas en boca, a temperatura actual, calentorrete: muy muy seco, con la madera presente, amargores, toques dulces de fondo, notas minerales, la fruta madura, pero el tanino y las notas vegetales apoderándose de todo. Cacaos marcados y con un paso mucho más ligero de lo esperado, La pimienta negra y la piedra caliente se apoderan junto con el alcohol. 

Matorral, flores azules y notas de colonia de bebés en el postgusto.

Sigo a temperatura alta: notas de pintura, de disolvente. Pero no te da ganas de tirar la copa por el fregadero. 

A temperatura más baja (creo que ahora demasiado) el vino es seco, con la fruta madura, pero aún con un toque joven. Notas de tabaco, balsámicos, madera marcada, alcohol suave, con una carga de pimienta negra importante.

Notas minerales, con toques vegetales propios de su "juventud". Tanino secante, pero sedoso, sin rugosidades. Acidez suave y refrescante. Notas de laca de uñas y de medicamento para niños.

Me lo esperaba muy alcohólico después de la nariz, pero para nada.

Con la oxigenación y a la temperatura correcta, aparece la fruta madura, jugosa, con esos toques vegetales de juventud, el cacao, ese suave grano de café, con notas avainilladas y de pimienta negra. Notas ahumadas, de pimentón dulce, que tienen su contrapunto amargoso. Madera aún presente, con una excelente estructura y unas notas de bosque mediterráneo, de mejorana, de tomillo, de aceituna verde. Flores azules, Notas de carne suaves, balsámicos marcados, notas minerales, de guinda dulce en licor de fondo y un suave toque medicamentoso.

Buena estructura para ir creciendo.

 

Un vino muy serio y con recorrido, aún joven y que creo que dará muchas alegrías en el futuro. Me da que se encuentra un poco "tierno".

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar