Y se mantiene como un señor

Con más cuerpo, más vinoso, pero serio como siempre.

La nariz muestra la fruta roja más madura, con esos toques cítricos refrescantes, pero que ya van dejando de ser tan poderosos. Flores marchitas, hierba un poco seca, como cuando la están secando y se nota ese olorcillo como fermentado. La pimienta negra se combina con nuez moscada y una mineralidad que recuerda a las tablas de pizarra.

La boca es más carnosa, madura, con un apunte goloso, que se equilibra con esas flores y los cítricos maduros. Pastelería, una buena acidez, especias picantes y ese punto mineral van apareciendo poco a poco, siempre rodeado de esa fruta madura, que te trae recuerdos como compotados, pero con ese carácter seco.

Buena evolución hacia un perfil de vino serio, gustoso y que se mantiene en buena forma

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar