La Vie rose

Porque menuda noche de rosados disfrutamos con este champañazo y un Pícaro del Águila (clarete). Y este champagne me encantó, siendo mi primer rosado (y no será el último). 

La nariz es un escándalo de frescura, con fresitas ácidas, melocotón, manzana, pera alejandrina, naranja sanguina... Y cuando te aparecen los balsámicos, te aparecen notas pasteleras muy sutiles, tostados que están integradísimos, mineralidad, flores azules, especias picantes y dulces y otro chorrazo de fruta. Muy muy fresca y afilada.

En boca, la fruta está presente con un toque maduro, una acidez excelente, amplio, con esos cítricos, los leves apuntes de bollería, cacao negro, mineralidad marcada, tierra húmeda, flores, suaves anisados, unos balsámicos muy frescos y una burbuja pequeña que explota en al boca. Postgusto largo, con suaves notas herbáceas y frutales.

Un peazo de Rosé que tiene cuerda para muuuuuuuuuuuuuuuuuuuucho rato, pero que ahora es una delicia fresca.

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar