Vino Viña Vial reserva 1982: Digno exponente de lo que la cosecha del 82 fue.


Y casi dos años después abrimos otra de las botellitas que nos agenciamos de esta delicia riojana. Nivel de líquido justito (en la base del cuello) y de nuevo etiquetas un tanto deterioradas (de ahí su precio también...). El corcho salió íntegro usando el abridor de lamas, tintado y húmedo en toda su longitud, largo y compacto. Dejamos que nuestro vino se oxigenase por espacio de tres horas y media y procedimos a su valoración a 18°C. 

VISUAL: Color rojo picota de capa media con el ribete amplio y atejado. Escasa lágrima, gruesa, densa y transparente (87).

OLFATIVA: A copa parada asoman notas de fruta roja en compota y de ciruelas pasas. Al agitar el líquido encontramos fragancias de flor marchita, especiados avainillados, fúngicos de níscalo, balsámicos de eucalipto, herbáceos de estragón así como aromas de puro viejuno, desván, alcanfor, pelo animal... Al final recital terciario con apuntes sanguíneos, cacao en polvo, tabaco inglés y ebanistería fina. Exquisito bouquet tras cuatro horas abierto, de increíble complejidad y con una intensidad media (92).

GUSTATIVA: En boca es una delicia, opulento, sabroso y de acidez media-alta. Taninos dulcecitos que le confieren un paso por boca sedoso donde los haya. Exquisito ensamblaje, vino redondeado al máximo, con aromas retronasales acompotados y balsámicos. Vinazo de gran elegancia, equilibrado por los cuatro costados, lácteo y amable en grado sumo con un post-gusto que nos trae recuerdos avainillados y a guindas en licor con un fondo sutil de maderas nobles. La persistencia nos sale de tres minutos y cinco segundos tremendos, de descomunal disfrute. Digno exponente de lo que la cosecha del 82 fue en muchas bodegas riojanas, vinos equilibrados, elegantes y sabrosos. Mejorando la botella catada hace casi dos años, sublime!! (95).

La RCP qué decir. Ya comenté que nos costaron menos de 9 euros cada botella... Excelente!!

MARIDAJE: Pues nos tomamos este magnífico elixir en dos tandas. Con unos suculentos bistecs gruesos de ternera local al romero y acompañando nuestro recurrente surtido de jamón, queso y embutidos ibéricos. El maridaje con la carne fue maravilloso, sabores sanguíneos por ambos lados y notas herbáceas y avainilladas en perfecta armonía. Y con los embutidos y el queso curadito... qué decir!... disfrute absoluto, como enanos!!

Salud-os!!

  1. #1

    Expatriator69

    Fotos:

    • El vino

    • Contraetiqueta

    • A 18°C

    • En la copa

    • Con la jugosa carne

    • Con el embutido ibérico

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar