El placer sólido

Porque está como una roca, sin demasiados cambios.

Sigue con esa nariz intensa, plena, llena de fruta madura, con ese toque cabernetero, madera fina, caja de puros, matorral, laurel, tostados, ahumados... Buenas notas de pimienta negra molida, de vainilla y un poco de coco. Sigue potente, con esos toques de matorral y balsámicos que le dan frescura.

La boca es tal y como la recordaba: un cañón. Pero un cañón sedoso, sin aristas que te vuelen las encías y te dejen la lengua de esparto. Es maduro, con esa fruta siendo la protagonista, rodeada de tostados, de notas especiadas dulces y picantes, madera fina, cuero, tabaco puro, laurel, suaves lácteos con caramelo solano de café y esa acidez deliciosa.

Sigue potente y brioso. Sigue sólido como una roca!

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar