Un senyor Mestre

Porque madre mía, que complejidad, qué delicia, qué de to'!!!!!

Una burbuja fina, lenta, un color dorado, oro viejo, con brillo y misticismo. La nariz es potente, madura, con fruta blanca de hueso casi compotada, frutos secos tostados, toques de levadura cerveceros, notas de pastelería, flores marchitas, vainilla, canela, balsámicos, cítricos bien maduros, panal de miel... Es que no para de crecer y dar matices, con notas minerales, de polvos de tocador, matorral o anisados suaves, por ejemplo. Es potente, pero elegante, con una paleta tremenda, predominando las notas frescas y cítricas cuando se acaba de desplegar.

La boca es otra maravilla, donde esas notas olfativas, te atizan en las papilas gustativas y te hacen gozar. La fruta, esas notas cítricas y mentoladas, la bollería, las flores, las especias dulces... se unen al panal de miel, las notas ahumadas y minerales, esos suaves anisado, todo con una entrada cremosa, fresca, laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaarga y deliciosa. Los amargores te piden más, con una frescura y acidez muy buena. El retronasal es floral, cítrico, con notas ahumadas y de frutos secos.

Póngame un camión cisterna de este espumoso ¡por favor!

Recomendado por 1 usuario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar