Mediterráneo

Rojo picota, limpio y brillante, abundante lágrima que se desliza con rapidez sin teñir apenas la copa, muestra juventud y vivacidad.

En nariz me da balsámicos, monte bajo, y apenas fruta en todo caso cítricos, naranja, pomelo, pero debo ser el único que percibe estos aromas, en cualquier caso mediterráneo.

En boca, tengo que confesar que lo tenía a temperatura más alta de lo recomendable, luego no hice una cata en buenas condiciones, de buena entrada pero con un post-gusto algo amargo, me pareció que le iría bien un año más en botella.

Luego al tomarlo a temperatura más baja me ha resultado un vino agradable de entrada fácil.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar