Octogenarius 2013
Vino Octogenarius 2013
FICHA TÉCNICA
Bodega
D.O./Zona
Pais:
España
Tipo de Vino:
Tinto
Crianza:
Con crianza
Graduación (vol):
14,50%
Varietales:
Garnacha vieja de 85 años
Precio aproximado
Precio Aprox:
De 30 a 49,9 €
PUNTUACIÓN
Nota de cata NOTA MEDIA:
9.28
/
96
Nota de cata CALIDAD-PRECIO:
9,7
ELABORACIÓN
- Año de plantación: 1930 - Vendimia en cajas de 10Kgs. - Despalillado grano a grano - Producción: 1.748 botellas - Grado: 14,5º - Variedad: Garnacha - Maduración: 12 meses en barrica de roble nuevo - Servir entre 15-17ºC - Contiene sulfitos Éste es un proyecto muy personal de dos pequeños viticultores que intentamos salvar las pocas cepas casi centenarias en peligro de extinción. Este vino es fruto del trabajo de nuestros antepasados y refleja toda la tradición e historia de las cepas que han hecho grande a nuestra región. Octogenarius expresa todos los sabores y aromas de la Garnacha centenaria del los valles del Najerilla y del Cárdenas, por lo que estamos seguros que deleitará a los paladares más exigentes. Tienes en tu mano un vino único, que muy pocos podrán probar, por ser escaso de producción con menos de 2.000 botellas, en edición numerada. Disfrútalo.
OTROS VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA
Opiniones de Octogenarius
OPINIONES
8

Vino color picota madura con ribete rojizo, capa media alta, limpio, brillante y lágrima fina y abundante. 
En nariz con buena intensidad, notas de fruta roja, perfumado, muy elegante en su expresión y muy bien definido.
El paso por boca, suave, amable, elegante, sedoso, afrutado, cuerpo medio, largo recorrido, buena acidez, equilibrado. Muy bueno. 
Retronasal, afrutada. 
Postgusto, largo y muy bueno.

 

Última botella de este gran vino, si ya en su día estaba para quitarse el sombrero, creo que ahora está para competir con algunos grandes vinos de nuestra geografía, muy bueno.

La variedad de este vino es garnacha riojana con una media de edad de las cepas de unos 80 años.

Color rojo cereza intenso con ribete violaceo mostrandonos su juventud.

En nariz y sin decantar de principio se muestra cerrado, necesita oxigenacion, con la aireacion aparece la fruta a rebosar, recuerdos de cerezas en alcohol, moras (tanto rojas como negras), toques especiados dulces recordando la canela y la vainilla, con el tiempo en copa salen las notas florales, la crianza se muestra con sensaciones de cueros, tostados, regaliz, fondo mineral.

En boca sorprende por su frescura sin duda gracias a la buena acidez, es de cuerpo medio, sabroso, elegante, con buena carga frutal, taninos todavia marcados pero al ser algo dulzones no molestan, toque especiado y mineral , sensaciones de regaliz. Esa gran acidez predice un vino con largo recorrido, dejamos alguna botella en la recamara para ver su evolucion.

Vino color picota madura con ribete rosado, capa media, limpio, brillante y lágrima fina y abundante.
En nariz con buena intensidad, notas de fruta roja, cerezas, frambuesas y moras, aquí reina la fruta de principio a fin, algo de tostados muy en segundo plano, amplio, expresivo, y muy bien definido. Lo había catado anteriormente, pero ahora está alcanzando unos registros espectaculares, tremendo. Vinazo.
El paso por boca, suave, amable, elegante, sedoso, afrutado, cuerpo medio, largo recorrido, buena acidez, equilibrado, frutoso de principio a fin, con rastro floral y un tanino maduro y aterciopelado. Muy bueno.
Retronasal, afrutada.
Postgusto, largo y muy bueno.

Tremenda la forma que ha cogido este vino, o es que me ha tocado la botella buena, jejej, tras probar varias botellas, nunca pensé que estuviese a esta altura en tan poco tiempo.

Primera añada de este nuevo vino, que probamos con muchas ganas... Y cumple de sobra las expectativas que teníamos.
Color picota con ribete violáceo, capa media.
En nariz intensidad muy alta, fruta negra muy madura, acompañada por especias dulces (canela) y tostados por la barrica.
En boca también mucha fruta, muy buena acidez y taninos aún marcados. Postgrado largo a tostados, especias...

Me ha parecido un vino muy hecho, aunque posiblemente mejore en botella.
Enhorabuena Pepe.

El vino Octogenarius 2013 tiene un bonito color rojo picota con matices amoratados.
Impacta en nariz con notas muy cálidas y tostados de la madera pero rápidamente se equilibra y aparecen la cereza en sazón, la vainilla, la canela y el Kirsch.
Con horas de oxigenación la concentración frutal se intensifica, la sensación alcohólica se mitiga y los tostados son sustituidos por unas elegantes pinceladas de hoja de tabaco.
Se muestra cálido, potente y voluminoso en boca. Pleno de fruta jugosa, muy carnosa. Tiene buena persistencia y sabor a canela. Aunque el postgusto es ligeramente tánico el tacto es redondo y pulido, y el conjunto sabroso.
Probado tras un paréntesis de varias horas los sabores frutales se hacen más profundos y aparecen delicados matices de elegante marroquinería junto con notas de cacao amargo y nata líquida.
Vino con muy buena materia prima y que ya proporciona mucho disfrute. Estoy contenta de disponer de otra botella porque creo que en unos meses puede ser una bomba.

Visual:

Rojo picota con ribete violáceo. Capa media-alta. Lágrima acuosa. Limpio.

Olfativa:

Nariz de buena intensidad. A copa parada fruta negra (mora), punto alcoholico nada molesto, madera nueva, matices dulces, canela, vainilla y clavo. Punto medicamentoso, caja de puros, mineral y notas ahumadas. Gran despliegue aromático sin mover la copa.

Con movimiento aparece mucha regaliz, mayor intensidad de especias dulces, vegetal (pimiento). La fruta y la madera siempre están presente, la primera en menor medida (35 %) y la segunda con más peso (65 %), esa es mi percepción aproximada. Emerge la laca de uñas, el petricor y unos ligeros herbáceos. En su conjunto y pese a la carga de madera la nariz es muy fresca.

Gustativa:

Tiene un paso liviano y un final potente. Postgusto ligeramente amargo. Muy frutal y goloso. Tiene buena acidez pero no parece que vaya a ser un vino longevo. Yo le daría un año más de botella a efecto de equilibrarse y domarse esos taninos.

Un Rioja moderno que no pierde esas raíces clásicas. Tiene buenas hechuras.

___________________________________________________________________________________________________

24 horas más tarde después de hacer el vacío:

Mayor equilibrio entre fruta y madera. Persisten las notas especiadas y tostadas. Sigue la fruta negra muy presente. Esa sensación alcoholica del día anterior sigue vivita y coleando. Hay más presencia de notas vegetales casi ocupando el primer plano, y ya en la última inhalación aparece fruta roja en licor.

En boca se sigue mostrando goloso, cálido y un tanino más pulido. Estas horas lo han redondeado. Un vino que promete, no tengo ninguna duda.

Guardo como oro en paño una botella para el año que viene y os cuento su evolución.

Vino color picota con ribete rubí e irisaciones violeta, capa media, limpio, brillante y lágrima lenta.
En nariz con intensidad media en un principio notas de frambuesas, que con aireación profundizan en una fruta roja en mermelada, cerezas y grosellas, gira hacia registros florales, flores rojas sin perder el fondo de lafruta, aromas puros, limpios, elegantes, rozando el cuero, con final de monte bajo muy fino y muy bien conjuntado. Como en la anterior botella, hay que dejarle respirar y con una temperatura cercana a los 17º se expresa mucho mejor.
El paso por boca, suave, sedoso, afrutado, cuerpo medio, largo recorrido, con volumen, con estructura, buena acidez, equilibrado, amplio, expresivo, floral y cremoso, con un tanino aterciopelado. Muy bueno.
Retronasal, tremenda, afrutada.
Postgusto, largo, franco y muy bueno.

Abierto el día mundial de la garnacha, no he catado muchos vinos de garnacha 100% de la Rioja, pero está muy rico. Está recien salido al mercado, a ver la siguiente botella como se porta.

Muestra de barrica, este vino está durmiendo tranquilo, en silencio, a buena temperatura, formandose y para salir al mercado en unos meses, ahora mismo está así:

Vino color picota madura con ribete cardenalicio, capa media alta, limpio, brillante y lágrima abundante y tintada.
En nariz con buena intensidad, en un principio espectáculo de aromas de fruta madura compotada, frambuesas, fresas y cerezas, con fondo floral, flores rojas que dandole tiempo nos abandona y evolución hacia notas de especias dulces y un fondo tostado-moras que lo hace realmente especial, perfumado, ELEGANTE, expresivo y bien definido.
El paso por boca, suave, sedoso, amable, redondo, sin aristas ,afrutado con rastros florales que se pierden en el tiempo, cuerpo medio, largo recorrido, bien hecho, redondo, sabroso, buena acidez, equilibrado, con final especiado y un tanino que va a dar que hablar, terciopelo puro, maduro y cuando parece que nos deja nos vuelve con untuosidad y persistencia sin dejar de mostrarnos esa fruta a raudales.
Vinazo.
Retronasal, afrutada
Postgusto, largo y muy bueno.

En nariz va y viene por momentos, yo dencantaría por oxigenación, la potencia concentrada de la fruta por maceración va respirando y suavizandose por momentos, en boca de principio a fin, pura elegancia. Buen vino.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar