Torre de oña 2010: moderna tradición

Cata virtual 10-12.2014
Botella bordelesa y con aspecto elegante, sobria etiqueta que denota calidad y que permite amplitud de gustos. Todo vestido dentro de una correcta caja.
Buen corcho, lo que hace que la buena impresión inicial se mantenga.
Vino abierto 45 minutos antes de la cata, a 14 grados y catado en copas Riedel Sommelier magnum.
En la fase visual, llama la atención su intensidad y capa alta, por lo que aparenta meas juventud que la real.
En nariz aparece fruta roja madura de tamaño medio (fresones, ciruelas, picota y un toque de guinda), para luego pasar a elegantes tostados e incluso un fondo ahumado. Tanino pulido pero presente, equilibrado. En boca y retronasal aparecen ya pimienta negra, cacaos, algo de sándalo y una elegante nota mineral.
Persiste de forma moderada, fresco y un final ligeramente amargo que incita a beber más.
Consideramos que se afinará aún más en botella aunque ya ha empezado a estar en su buen momento.
Calidad a un precio muy contenido. Un toque moderno para un vino que puede ser del agrado de lo aficionados de los vinos clásicos de rioja.

Cookies en verema.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra Ver política de cookies.

Aceptar