Restaurante Sukam en Las Arenas- Getxo

Restaurante Sukam

Datos de Sukam
Precio Medio:
53 €
Valoración Media:
6.6 10
Servicio del vino:
5.0 10
Comida:
7.3 10
Entorno:
7.5 10
Calidad-precio:
6.6 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Vizcaya/Bizkaia
Localidad: Las Arenas- Getxo
Dirección: Plaza Zubiko s/n
Código postal: 48930
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 47,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


6 Opiniones de Sukam

Visita agradable con amigos y que trae recuerdos..Creo que Sukam mantiene un nivel gastronómico notable que ha variado poco en los últimos años , por lo que veo. Croquetas de gambas al ajillo como hace 5 años...diría que prácticamente comí lo mismo ..y estaba rico ..ibamos con niños. Creo que  el servicio ha mejorado , parece el mismo pero con mayor experiencia y decisión. El local es bonito, amplio y luminoso. Una gran mesa para 7, más cuadrada que otra cosa..Vinos  a precios razonables,  se puede elegir y su servicio también mejora respecto a la visita de 2013. Una buena experiencia ni cara ni barata, cocina gustosa, sin alardes de las que suele gustar sin ser muy crítico

Hacia tiempo que anhelaba acudir al Sukam, atraído por sus numerosas referencias positivas y ante todo por el grato recuerdo que el Chef Alvaro Martinez había dejado en el extinto y magnifico Cubita Kaia. Sin embargo, he de decir que mis expectativas se han visto en parte defraudadas, tanto por la orientación y oferta de la carta como sobre todo en el inadecuado trato al cliente. Sus llenos diarios pueden que inconscientemente le alejen del cliente, pero toda grieta empieza por un agujero pequeño.
Cuando uno acude a un local de comidas de cierta prestancia y nivel, suele planificar el día alrededor del mismo, convirtiéndose la visita en el acto central . Por ello, realicé la reserva en el Sukam por su pág.web con más de una semana de antelación, recibiendo vía mail la confirmación de la misma. Llegado el día acudimos al local y nos encontramos que la reserva no había sido realizada y el restaurante estaba al completo. La camarera no sabía que hacer ni decir y quiso la divina providencia que justamente en aquel momento recibieran una llamada cancelando la reserva de la única mesa aun sin ocupar, hecho casual que posibilitó nuestro acceso al comedor. Sin embargo, continuábamos asombrados ante lo acaecido ¿Cómo se puede cometer este tipo de error tan grave y tan fácilmente evitable? ¿Cómo se puede notificar por escrito que algo está hecho, cuando no es así? En vano, estuvimos toda la comida esperando una disculpa o explicación del chef-propietario que ni se dignó a acudir.
Bueno, nos dispusimos a minimizar el tema y disfrutar de la gastronomía, pero lamentablemente se volvió a producir un segundo detalle que volvió a enturbiar nuestra estancia en el Sukam. Al tomarnos la comanda, preguntamos expresamente si se podían compartir todos los platos y ante la respuesta afirmativa, decidimos compartir 4 platos, cada una de las parejas que estábamos allí. Los dos primeros, salieron sin emplatar individualmente, con un plato al centro, pero al menos servidos de forma sucesiva. Sin embargo, pese a lo concertado, los dos platos siguientes se trajeron de forma simultanea, ignorando tanto los deseos de los clientes como cualquier principio de racionalidad gastronómica. ¿Error de comunicación entre servicio y cocina? ¿Prisas por terminar la jornada?. Igual fue esto último, porque para culminar la visita, pasadas las 17 hs (habíamos llegado sobre las 15:10 hs), y sin haber ofrecido la posibilidad de degustar una copa, apagaron las luces y la música de fondo, en clara y expresa invitación a ahuecar. Todo ello en un restaurante en que cada uno de los comensales satisfizo 52€.
Al margen de estos importantes inconvenientes y haciendo una importante abstracción, en el Sukam se practica una cocina moderna, fresca, alegre , de fusión con ciertas influencias orientales. Merecen la pena las Alcachofas con unas magnificas láminas de Bacalao y su Pil Pil o el plato de Cochinillo confitado. También destacan creaciones con un marcado carácter oriental como las sabrosas Gyozas de Langostino o el Nigiri de Atún Rojo Picante. En un tono más discreto El Pulpo con ajetes tiernos, patata y Ali Oli de pimentón o las Mimihamburguesas en Pan. Los postres a buen nivel pero sin epatar.
Por tanto y a raíz de nuestra experiencia, se percibe que por carta, local, estructura y organización, Alvaro Martinez no anhela estar en una primera y presionante fila gastronómica, sino que se conforma con situarse en una especie de UEFA de la restauración, pero de la que uno se puede caer sino se corrigen actitudes y fallos como los ya expresados que además contribuyen enormemente a la posibilidad que el comensal no valore la posibilidad de repetir visita.No me cabe duda que Alvaro es un chef de primerísima categoría, creativo, capaz como pocos como ya demostró en el añorado Cubita Kaia y ahora en esta nueva trayectoria en el Sukam, pero debe tener en cuenta que buen Restaurante se compone de algo más que su cocina.

Tras haber leído las críticas colgadas en Verema y haberme llegado también algunas opiniones procedentes de mi entorno, me decidí a hacerle una visita al Sukam para ver qué se cocía en su cocina.
Cuenta con un emplazamiento “privilegiado”, protegido bajo el soportal de un edificio “señorial” situado en la mismísima plaza del majestuoso Puente Colgante. Allí, bajo la atenta mirada de este coloso de metal desarrolla este restaurante su actividad gastronómica.
Previa reserva telefónica con una semana de antelación para no tener problemas, nos presentamos a la hora indicada 21,30 horas.

Primera impresión del local: decoración moderna, lámparas de diseño, vitrinas de vino integradas en la pared revestida de madera clara, techos y suelos pintados en color gris y grandes cristaleras para captar luz.
Nos ubican en una mesa pegada a la entrada, a primera vista la peor del local bajo mi criterio, pero tras echar un rápido vistazo a la distribución de la mesas veo que hoy esperan principalmente grupos a cenar y apenas hay mesas destinadas para dos comensales, tan sólo la nuestra y otra que ya está ocupada a nuestra llegada. Siendo así, no le doy mayor importancia y tomo nota para que la próxima visita no me ubiquen en esta mesa ya que como agudamente anticipé, durante la cena, cada vez que entraba o salía alguien del local el frío que esperaba fuera se colaba y el calor que teníamos dentro se escapaba, resultando molesto el cambio continuo de temperatura.
Mesa de madera, tamaño justo sin ser excesivamente pequeño. Separación entre mesas también justa. No hay mantel, sí bajo plato color gris oscuro. Buena vajilla y cubiertos.

Nos entregan las cartas que son un trozo de cartón rectangular y pegado al mismo, el folio con todo lo que ofrecen. Me llama la atención que la carta es una sucesión de platos, sin especificar “entrantes”, “carnes” o “pescados”…allí la elección es libre y uno se puede configurar el menú a su antojo rompiendo todas las reglas establecidas de “primeros y segundos platos”. A mí no me importa en absoluto y tras solventar varias dudas con el servicio, finalmente nos decantamos por lo siguiente, todo a compartir, dos comensales:

1-NIGIRI DE TXANGURRO GUACAMOLE Y MAHONESA DE SOJA: 6 unidades de una especie de croqueta rellena de arroz (Nigiri) con txangurro y algas sobre las mismas, todo ello ornamentado con salsa de guacamole y la mahonesa de soja que le daba el puntito de sal. El resultado realmente sabroso, fresco. Nos gustaron mucho. Un plato muy divertido de comer. (17,60 € Iva incluido) Ver foto

2-ENSALADILLA DE SALMÓN AHUMADO CON ALGA NORI, TIERRA Y VERDURITAS: este plato nos dejó indiferentes...plato sin fuste. Se trata de una ensalada que contiene lechugas “mezclum”, entre ellas se encuentra el alga Nori, nueces, gajos de queso mozzarella y lonchas de salmón sobre todo ello. No puedo decir que estuviera mala, pero no aportaba nada nuevo ni en elaboración, ni en textura ni en sabor…en mi opinión, una ensalada sin más totalmente prescindible. (11 € Iva incluido)

3-VIEIRAS, SALTEADO DE CHIPIRÓN Y HONGOS, COLIFLOR Y GARBANZOS CON SOJA Y JENJIBRE: Sabiendo que era un plato a compartir, en vez de ponerlo al centro, nos lo emplataron individualmente con estupenda presencia, mejor olor y divino sabor. Este plato sí que sí. Hermosa vieira y media por comensal, con el punto de plancha preciso para dejarla marcada por fuera y superjugosa por dentro, a la que acompañaba toda la guarnición descrita. Mezclando todos los ingredientes el resultado daba miedo…disfrute total con este plato que suponía el extremo opuesto respecto de la ensalada anterior. (19,80 € Iva incluido) Ver foto.

4-LANGOSTINOS CRUJIENTES PICANTES CON SALSA ROMESCO Y CREMA DE AJO: Una estupenda ración de langostinos rebozados, ligeramente picantes, crujientes por fuera y tiernos por dentro. Otro plato que nos resultó muy rico. (13,20 € Iva incluido)

5-KOKOTXAS BAKALAO CON ALCACHOFAS Y PIL PIL DE PUERRO: estaba yo apañando la salsa de los langostinos cuando la camarera nos preguntó ya por los postres…alto, alto, alto le dije rompiéndole los esquemas, que yo no me voy sin probar las kokotxas. Cuando me trajeron el plato...acierto total. Estupenda presencia tanto de las kokotxas como del pil pil, se acompañaban de 4 cuartos de alcachofa recién pasadas por la plancha. Kokotxas muy jugosas, el pilo pil de puerro muy rico. Un plato que me hizo disfrutar. (17,60 € Iva incluido) Ver foto.

Llegados a este punto, estábamos casi a rebosar, pero un postre a compartir ya nos hubiese entrado. Finalmente nos echó para atrás el hecho de que de los 7 postres que ofrecen en carta 6 contenían helado. Me hubiese gustado algo más calentito, ya que con el frío que entraba de vez en cuando por la puerta teníamos suficiente. Los dejamos pendientes para otra nueva visita en la que el ambiente sea un poco más cálido.

Para finalizar, mi acompañante tomó una infusión y yo nada, ya que quería haber terminado con algún vino dulce y no tenían nada de nada que se le pareciera.

Para acompañar la comida, tras leer la carta de vinos, no muy extensa, pero sí variada, y tras ver que no conocía muchos de los caldos, en vez de arriesgar fui a tiro fijo y me pedí un Alto Moncayo Veraton, Campo de Borja, Garnacha 2010, que lo había probado hacía poco en otro local y me gustó demasiado. Presentación de botella, descorche y prueba, servido en buenas copas. Llegó a mesa un tanto frío de temperatura, pero conforme fue avanzando la cena, cogió su temperatura óptima. Este vino no falla y me volvió a encantar. Curioso el hecho que me pareció un poco más ácido y menos goloso que la botella que tomé una semana antes, pero sigue estando exquisito. (27,5 € Iva incluido).

Pan, presentado en una cestita, de maíz y artesano, ricos ambos. Se cobró (4,40 € Iva incluido).

Servicio de mesa muy joven, sin atender demasiado a protocolos, en algunos momentos quizá demasiado distendido…a mí personalmente no me importa pero quizá a algún comensal no le llegue a convencer esta dinámica.
Destacar que se realizó cambio de vajilla y cubiertos a partir del segundo plato (Ensalada)…al parecer han mejorado en este aspecto respecto de las crónicas anteriores.

Todo lo detallado, tuvo el importe de 116,27 Iva incluido.

En resumen, un local actual, moderno, con una privilegiada ubicación que ofrece una cocina desenfadada y fresca. Seguramente no tarde en volver ya que me quedaron pendientes muchos platos de la carta por probar.

  • Kokotxas de bakalao con alcachofas y pil pil de puerros

  • Vieira, salteado de chipirón y hongos

  • Nigiri de txangurro, guacamole y mahonesa de soja

En Sukam se puede comer bien. Y esto es una buena noticia cuando se trata de un nuevo restaurante, porque a unos precios más que razonables, hoy día no es tan fácil conseguirlo.Cocina pantagruélica, rica, abundante y gustosa, con un toque elegante y sutil en algunas creaciones. Sukam parece un restaurante donde se conjuga una amplia experiencia familiar con el talento y los toques de una cocina menos tradicional y más moderna. Probamos varios platos, todos suntuosos y ricos, que no es poco. Algunos alcanzan el sobresaliente como el tartar de tomate o las crujientes croquetas de gambas al ajillo que recomiendo solicitar al principio, como entrante para compartir. Raciones amplias, casi excesivas , a veces algo desordenadas en su presentaión pero que ricas y que bien finalizadas. Buen producto, ofertas apetecibles y buena ejecución, hay quién de más??.Bueno y que postres¡¡¡, deliciosos, diversos, bien presentados, curiosos y tan apetecibles para cualquier goloso... El servicio no fue bueno y el del vino( la carta es bastante buena y diversa), casi inexistente. Quiero pensar que fue algo muy puntual , impropio del restaurante y de la experiencia en estas lides de su dueño, habrá que esperar y ver que ocurre. Local agradable, con luz natural, bien situado, recomendable, no es caro, casi barato.

Tenia una tremenda curiosidad por este local, después de leer el comentario de Oscar y teniendo muy claro que su experiencia era algo total y absolutamente distinto y que nada iba a tener que ver con la nuestra.
El local está situado bajo uno de los símbolos más representativos de Bizkaia, el Puente Colgante de Portugalete pero en la otra orilla, en la orilla de una economía "más holgada".
El local tiene un toque moderno, sin grandes complicaciones a la hora de la decoración, bonito. Las mesas con manteles individuales de papel y muy correctas de tamaño y correcta su separación.
El servicio joven, serio, correcto, sin entrar en confianzas.
Tienen una carta no muy extensa con algunos platos que suenan bien, varios de ellos un tanto novedosos. No hay menús de tipo alguno.
La carta de vinos tampoco es demasiado amplia pero tienen referencias muy variadas.
Nosotros nos hemos decidido por un Schmitges Riesling "Von Berg" Feinherb En nariz, aunque se nota ese sulfuro inicialmente, en breve prácticamente desaparece y deja un aroma más dulce, muy más frutal. Me ha gustado esa "burbujeante" sensación al beberlo y en boca sigue teniendo ese toque dulce aunque posee así mismo la suficiente acidez como para compensarla. Un vino muy fácil de beber, sin duda. Buen tamaño de copas y una primera fase buena de servicio del vino con presentación, preguntar por quien lo prueba, primer servicio y colocación en cubitera pera pasar después al "autoservicio".
Una cesta de estupendos panes, a cada cual más rico, incluido mi favorito, el de maíz. Eso sí, 4 euros más IVA. Reconozco que en la mayoría de los sitios lo cobran y que no tienen esta calidad pero....
Hemos decidido pedir algunos plato para compartir:
Láminas de bakalao con su pil-pil y pimientos rojos asados una bien cargada ración de bakalao presentada al centro. Rico el pescado, ricos los pimientos y rico el pil-pil. Un buen plato, sin escatimar en cantidades.
Langostinos picantes crujientes con salsa romesco y crema de ajo unas bolas crujientes de langostinos, con un toque picante que sin ser exagerado te acompaña continuamente, un plato distinto y que me ha gustado aunque quizás te marque un tanto lo que comas después. Original propuesta.
Huevo a 64 C con pimientos asados y espuma cremosa de patata y bacon lógicamente plato de cuchara, sin duda. Muy bien conseguido, el sabor a bacon no lo hemos encontrado pero el plato estaba muy rico. Y eso que traíamos el listón altísimo de hacía una semana. De nuevo un buen plato y una generosa ración.
Hasta este momento todo presentado al centro y sin cambio de cubiertos ni de plato. A mi no me preocupa en exceso pero....
Ahora ya sí nos han servido individualmente una par de medias raciones de Cochinillo confitado, patatas asadas al tomillo y mermelada de naranja amarga perfecto el punto de la carne y de la piel. Sabroso y jugoso. Las patatas asadas con su piel, me encantan. La salsa muy rica y ese toque amargo de la naranja, curioso cuando menos aunque a mi personalmente como que me sobra. Para gustos los colores.
Aunque ya mucha hambre no había dada la generosidad de las raciones, un postre para compartir era imprescindible: Chococobre una trozo de chocolate con base de bizcocho y la cubierta del mismo tono del cobre, acompañado de una bola de helado de vainilla y un trozo de galleta crujiente. Para amantes del chocolate pero sin despertar "enamoramientos".
Un local que evidentemente está donde está, si tenemos en cuenta de que haber pedido mi cafecito y mi copa de dulce, hubiese sobrepasado los cien euros para dos, tenemos muchas opciones en la capital para por ese dinero disfrutar más de una buena cena.

  • Chococobre

  • Huevo a 64 C

  • Láminas de bakalao con pimientos.

No soy muy dado a salir entre semana y menos de cena, lo mió son las mediodías pero el cartel me hacia presagiar que merecería la pena y es que se juntaban Francis Paniego del Portal de Echaurren, Aitor Basabe del Arbolagaña, Sabin Arana del Jolastoki y Alvaro Martínez, este ultimo regenta el recientemente inaugurado Sukam en Getxo y además es el culpable de juntar a estos amigos, por lo que le doy las gracias.

Y es que siempre me ha dado cierta envidia cuando he visto que esto se hacia en otras zonas, el juntarse a cocinar varios chefs es algo que me faltaba y gracias a estos cuatro mosqueteros lo he conseguido, de nuevo gracias esta vez a los cuatro.

Para presentar esta primera jornada gastronomica, primera de unas cuantas, espero, contamos con Mikel zeberio, periodista gastronomico de gran prestigio en mi zona, aunque yo y lo digo desde la admiración, le considero un tragón profesional, y lo digo desde el buen sentido de la palabra ya que para mi, otro tragón, esta palabra solo tiene buen sentido, por cierto Jon, este hombre es el culpable de mi casi adicción al olivares.

Además nos presento los vinos con los que maridamos las viandas Manu Martin, profesional que tiene una de las mejores tiendas de vino de Bilbao, por lo tanto con estos antecedentes y el cartel de primeras figuras sabíamos que la faena iba a ser redonda y así fue.

Empezamos con un poco de cava para ir abriendo apetito, bueno si ya se que a mi no es que me haga falta pero de todo hay en la viña del señor, Cava Privat brut nature reserva 2010, en encanta este cava además tiene una magnifica relación calidad-precio nos siguió acompañando magníficamente durante algún plato y ahora si empezamos con los platos.

Comenzamos con un atún rojo maridado en soja con aguacate y germinados realizado por Sabin Arana, magnifico producto y mejor si cabe ejecución, siempre me sorprende lo mucho que me gusta este estilo de elaboraciones con atún y esta estaba de primera.

Txangurro en jugo de sus corales, ajo blanco de chufas y tartar de tomate, yema de huevo y soja, todos coincidimos, el único defecto que tenía este plato es que nos quedamos con ganas de más, delicius como dice mi niña, este plato lo realizo Alvaro Martínez del Sukam.

Espárragos blancos, 6 horas a 65º sobre mahonesa de perretxikos, pues cuando usas producto de primera solo puede salir la cosa bien, me encanto el punto de textura del espárrago y los perretxikos fileteados, tampoco esperaba menos de Francis Paniego.

Jibia de playa con jugo de cebolla, arroz venere y aceituna negra del artista Aitor Basabe, lo definiré o al menos lo intentare, de la misma forma que Aitor realiza su cocina sencilla y llanamente, potencia y sabor esto es este plato para mi y me encantan ambos adjetivos puestos en un plato.

Cigala salteada con jugo de setas y verdura de temporada, le toca repetir a Sabin, como en la mayoría de los platos se junta el producto con el buen hacer del chef, muy rico.

Merluza a la romana, confitada a 45º sobre pimientos asados y sopa de arroz de nuevo Francis Paniego, para mí la textura que me encanta en la merluza el punto de cocción que tiene que ser, parecía lo que era merluza rebozada , cosa de agradecer sin experimentos solo templando y controlando las cocciones.

Gyoza de cochinillo curado en miso y confitado a baja temperatura de nuevo una creación de Alvaro Martínez , la empanadilla oriental con nuestro cochinillo eso si curado en miso, como me gusta este producto.

Empezamos con el primer postre Cristal de piña con jugo de coco y lima, postre fresco y acompañando bien al menú al igual que el siguiente postre no cojearon , cosa que pasa muchas veces cuando pasas a los dulces.

Para finalizar brioche de *txintxorta caramelizado, jugo de romero y helado de oveja,
Esa potencia en los sabores como no iba a cargo de Aitor, soberbio final sobre todo para un loco de los lácteos y pasáis por el arbola gaña y sois queseros no dejéis de probar el postre que tiene de torta del casal.

En cuanto a los vinos elegidos a mi me gustaron y mucho, pero ya sabéis que no controlo mucho, el cava ya comentado luego un blanco Camino del Soto del 2012 de viñedos ALZANIA de Navarra, fresco y muy fácil de beber, tinto tridente Mencia 2010 de bodegas triton, tenia algo de barrica y tenia un paso muy agradable, nos lo pusieron también con el pescado y sin problemas y como vino dulce un PX Carla de bodegas Orleáns y Borbón, así están los borbones de dulce.

En conclusión una velada mágica y magnifica donde conocía a dos de los primeros espadas y donde los otros dos espadas estuvieron a la altura, eso si reconozco que al Sukam tengo que volver con la parienta y Uxue y profundizar en su cocina, además me ha comentado un chef amigo ante mi desconocimiento de la cocina de Álvaro Martinez , que era uno de sus preferidos y es que Alvaro a estado en otros proyectos y por eso , creo yo , que no le conocía , pero su cocina merece mucho la pena y eso que solo he visto una pequeña muestra .

En el apartado precios decir sin duda alguna que esto a sido un regalo, cosa que personalmente agradezco a Álvaro y el resto de mosqueteros, el cariño a su profesión y a los que la admiramos es lo que hace posible estas veladas, 53€+iva.

No se me podía olvidar y aunque lo he dejado para el final, para mi es principal el estupendo servicio, a ritmo del comensal, atento, simpático y profesional y juvenil y con ganas de empujar este nuevo proyecto, la verdad conmigo trabajaron, no les daba tiempo a llenar la copa, también mi agradecimiento para esta juventud que se dedica a un trabajo tan a veces esclavo y este si que se me olvidaba y es que además de los primeros espadas , también colaboro en la elaboración un joven de gafas que me imagino que será el segundo de Álvaro , felicidades a todo el equipo , de 10 la primera jornada gastronómica del sukam .

A todo esto el local nuevecito y con gusto.

*txintxorta a los trozos no derretibles de manteca de cerdo cuando ésta, después de la matanza, se hacía líquida para reutilizarla como grasa natural (para cocinar, conservar, para enriquecer, para hacer potajes…). Con este residuo, en los caseríos vacos decidieron hacer la torta de txintxorta o el pan de txintxorta. Se trata de una masa de pan enriquecida con esta manteca, que la hace muchísimo más jugosa y sabrosa. Para darle un gusto más amable, se endulzaba con canela y azúcar.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar