Restaurante Anerea en Valencia

Restaurante Anerea

Datos de Anerea
Precio Medio:
30 €
Valoración Media:
7.0 10
Servicio del vino:
6.6 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
6.5 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: Valencia
Dirección: Calle del Doctor Serrano, 4
Código postal: 46006
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 20,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


16 Opiniones de Anerea

Habíamos quedado con unos amigos para después de la cena en el barrio de Russafa así que todo aconsejaba ir a cenar ya por allí pues no está Valencia para desplazamientos largos cuando las fallas, falleros y falleras invaden la ciudad. Miré en Verema y me decidí por este local. Reserva telefónica con antelación (buen trato), llegada puntual y cordial recepción. El local es pequeño y coqueto. Se está a gusto. Con nuestra llegada quedó completó aunque alguna de las mesas ya llevaba la cena bastante adelantada (raro siendo fiestas). Como habíamos tomado ya cervezas antes de llegar pedimos vino y ojeamos la carta. No tengo ninguna constancia al respecto pero viendo las propuestas de ésta y lo relatado por anteriores foreros “con recorrido” en el foro aseguraría que ha cambiado la dirección o el equipo del restaurante.

Ofrecen dos menús (23,50 y 27,50 creo recordar), pero decidimos pedir a carta. Al final conseguimos confeccionar una comanda pues varias de las propuestas ya no podían servírnoslas (hay que estar bien preparados para afrontar estos días de fallas o quedas un poco mal repitiendo una y otra vez aquello de “de eso no nos queda”):

- Aperitivo de la casa: navajas (6). Realmente frescas y deliciosas. Se acompañaban con una salsa que no recuerdo muy bien de que estaba elaborada pero que no desmerecía el sabor particular del molusco.

- Croquetas de ave (6 para 6 personas): De forma esférica y sabor destacable. Un buen bocado.

- Tomate valenciano con ventresca de atún (2): No hubiese estado para nada en nuestra comanda inicial pero ante la falta de propuestas no nos quedó otra. Plato simple en exceso. Aún estando buenos ni el atún (escaso) ni el tomate eran de la calidad excelsa que cabe esperar en estos platos “de producto”. Buena la vinagreta de aliño.

- Tartar de atún (2): Este plato sí estaba rico. El atún cortado a cuchillo y con pocos aliños lo que permite el disfrute máximo del sabor del mismo y de su frescura. Para repetir.

- Canelón de pato (6): Estaba rico pero realmente el sabor imperante era el de la bechamel por encima del relleno de plato.

- Entrecot trinchado: correcto pero escaso (solo un bocado para cada uno).

- Magret de pato al centro también: Rico, com buen punto.

Para beber tomamos dos botellas de albariño Do Ferreiro y dos botellas de Artadi. Carta acorde con la filosofía del local y la oferta generalizada en este barrio “de moda” y precios normales en la restauración de la ciudad.

Para concluir podríamos decir que el local cumplió con las expectativas de esa noche: cena informal y animada con una comida decente y apartados un poco de las tascas masificadas de la zona.

Celebración de cumpleaños, pedimos el menú mediodía con tres entrantes y plato de arroz con setas y pollo campero, los entrantes suficientes, el arroz se echaba en falta algo más de caldo aunque se trataba de un arroz meloso. La comida de calidad y bien elaborada. no decepciona y el sitio es tranquilo y muy acogedor. Para volver.

Ayer cenamos en Anerea y salí totalmente decepcionado. Pedimos el menú Mercat de Ruzafa (3 entrantes a compartir+principal+postre) eran 24e que, sumando vino y agua se quedaron en 31e.
Los platos disponibles ayer no estaban tan elaborados como los de otras personas que han dejado aquí comentarios.ç
Pedimos, de entrantes, chipirón en su tinta, brandada de bacalao y canelón de pato. Realmente ninguno sobre salía lo mas mínimo; todo puede comerse en cualquier bar.
Pero lo peor era el minúsculo tamaño de los platos. En vista de que ibamos a salir con hambre pedimos un plato fuera de menú; huevo a ala trufa. Y, por 12€, nos sacaron eso; un huevo con trufa en un cuenco. Sinceramente, uno espera mucho más de un plato que tiene ese precio. (Nos quejamos y no nos lo cobraron).

De principal pedimos entrecot trinchado. Una ración escasa y, en realidad, no hacía falta mas pq la calidad no era para tirar cohetes.

De postre le dije seriamente a la camarera que no quería, una vez más, una mini ración. Pero no tuve suerte; me sacaron un cuenco con churritones de chocolate, nata y un barquillo del mercadona.

Salí enfadado y decepcionado como pocas veces me ha pasado. Ni calidad, ni creatividad, ni buenas raciones. Por 15€ comes lo mismo, pero en más cantidad, en muchos bares

Teníamos pendiente Anerea desde hacía tiempo. Se trata de un local pequeño pero bien resuelto con 7-8 mesas. Trabajan a base de menús: mediodía (19,50€), Mercat Russafa (24,50€) y Anerea (34,50€) en los que el comensal elige los platos de la pizarra como se puede ver en la imagen. Tomamos el Mercat Russafa que se compone de 3 entrantes, principal y trío postres todo al centro. Elegimos:
- Salmón marinado y ajoblanco. El salmón, marinado con soja y aceite de oliva, sabroso y untuoso al paladar que ofrecía una muy buena combinación con un ajoblanco suave.
- Steak Tartar de buey. El plato que más nos gustó. La carne con un buen corte y muy bien aderezada quedando una mezcla espléndida. Destacable que no lleva yema cruda, el huevo lo lleva hervido y solo la clara a trocitos muy pequeños. Se acompañaba de chips de patata y una muy suave crema de patata.
- Falsa morcilla de sepia. Sobre una crema de berenjena ahumada se disponía el falso embutido (con sepia, tinta de sepia y las especias propias del embutido con carne) junto con chipirones rebozados. Un buen plato, sorprendente y sabroso.
- Entrecot. Un entrecot correcto servido trinchado. De guarnición unas patatas que parecían flambeadas.
- Trío de postres. Destacable la sopa de frambuesa con yogur y curry un postre fresco y bien equilibrado. Correctos los otros dos: mermelada de membrillo y naranja con helado de Idiazábal (este último venia rebozado con maíz frito) y el milhojas de chocolate negro.
Los precios de las bebidas son adecuados y están comedidos. En conclusión, nos parece una propuesta honesta que arranca desde el mercado ofreciendo una buena materia prima y tratándola correctamente. Sin embargo, creemos que se peca en exceso del plato al centro, y aunque realmente la cantidad no es escasa puede ser un poco justa, quizás ofreciendo un principal individual esto se podría solucionar.

Eso dicen, que la buena esencia va en frascos pequeños. Pues eso se podría aplicar al local de Josep Quintana.
Sin duda es un pequeño local pero en el se cuecen buenas cosas.
Una fórmula sencilla de tres distintos menús, con posibilidades de elección por parte del cliente. No sé si esto cambiará pronto o piensa mantenerlo. La falta de espacio no le permite una despensa amplia. Igual sucede con los vinos, la oferta es muy corta pero con novedades, al menos para mí.
A destacar en primer lugar el steak tartar, la falsa morcilla de sepia y el espeto de salmonetes.

http://www.ojoalplato.com/archives/5398

Buenas a todos:
Ayer al mediodía fuimos a comer a Anerea, la experiencia no pudo ser mejor.
En un ambiente relajado, pudimos degustar todas las exquisiteces que nos iban preparando.

Empezamos por un aperitivo consistente en un vasito con humus de remolacha y cebollino..buenísimo..

De entrantes, pedimos, la falsa morcilla, el carpaccio de gambas y judías y los buñuelos de bakalao, todo exquisito!!!
De plato principal, mi novio se pidió Entrecot con calabaza, le encanto y yo el arroz del día, que no podía estar mas bueno...lástima que me deje bastante, pero estábamos llenos ya!!!
Y de postre, un trió espectacular!!!
Todo esto, por 30 euros por persona.
Mi opinión, es que volveré, porque no siempre se puede degustar comida tan elaborada a tan buen precio, y en un entorno tan agradable.Nos gusto mucho el local y la atención de los camareros, informándonos de lo que íbamos a comer sin agobiarnos!!
De bebida pedimos, un tercio, una botella de agua, y tres copas de vino.
Repetiremos, sin duda alguna....

Local normalito, decoracion austera, pocas mesas, alguna muy en la puerta y otra muy en la cocina.tienen dos menús, nos recomendaron el de tres entrantes de 24,50€.
Siendo un local pequeño el "famoso" ex-cocinero de Óscar Torrijos podía pasarse por las mesas a saludar y preguntar que tal, pero se dedicó a salir a la calle a tirar petardos.
Los entrantes no están mal de cantidad, lo mejor el steak tartar. Pero los supuestos platos principales son muy escasos, salimos de cenar con hambre. La carta de vinos muy limitada, sólo habían dos Ribera del Duero y no eran nada del otro mundo. Los postres eran diferentes y el que parece un huevo frito la opinión general fue que era algo extraño. El café muy malo, podían tener una cafetera un poco más profesional. Ningún detalle especial ni nada bueno a destacar. Los 24,50€ del menú se convierten al final en 35€ por persona. Habría que probar muchos más sitios antes de volver a este

En pleno barrio de Ruzafa esta este pequeño pero acogedor restaurante. Para un dia fallero no hubo mejor eleccion para coger fuerzas y seguir de visitas a las iluminaciones, charangas y monumentos de Ruzafa.
Eramos 7 personas. Cenamos el Menú Mercat Russafa; donde elegimos de entrantes steak tratar de buey, cortado a cuchillo, para nuestro gusto un poco picante, no somos muy de picante, pero muy elaborado y sabroso. Falsa morcilla con alcachofas y huevas de sepia, a destacar la falsa morcilla elaborada con sepia y tinta.Ensalada de rucula con tomate Ralph, buenísima.
Como platos principales tomamos las dos opciones, el solomillo con guarnición de calabaza en varias texturas, la carnes estaba demasiado hecha y la Merluza al papillote, que estaba muy suave y perfectamente cocinada.
De postre nos sacaron los tres diferentes postres, a destacar, por hacerlo con alguno el huevo batido al merengue con mango, que simulaba un huevo. Todos los postres, torrija y cafe con capuchino, estaban espectaculares.
Acompañamos con vino Laderes del Seque.
Volveremos.....

Me lo han recomendado unos clientes está mañana y casualmente hemos pasado cerca está noche y como en Valencia somos "pensat y fet"...
La atmósfera es acogedora, pocas mesas, plantas naturales, cocina a la vista, en fin, un pequeño oasis donde la cocina es prioritaria.
La carta de vinos un poco corta, pero bien seleccionados y a precios muy ajustados, escogidos baltos, mencía de domino dos tares, 12€
Para cenar tienen 2 propuestas 3 entrantes y plato principal para compartir entre 2 y postres o 4 entrantes, plato principal, quesos y postres para compartir.
Escogidos el primero.
De entrantes steak tratar de buey, cortado a cuchillo, bueno, me hubiese gustado un punto más fuerte, pero no lo dije.
Buñuelos de bacalao sabrosos, muy buenos.
Falsa morcilla con alcachofas y huevas de sepia. Me gustó bastante el plato, las huevas muy sabrosas, la morcilla es sepia en su tinta y las alcachofas están en dos texturas, unas cocidas y otras crudas marinadas en carpacio.
Como plato tomamos el solomillo de cerdo sobre una base de berenjena asada ahumada, en su punto.
Para los postres montan un plato con degustación de 3 postres,
En conjunto una buena experiencia para ir siguiendo, personal cualificado que seguro, se va abriendo hueco.

Local pequeño pero acogedor con Óscar en la sala desviviéndose por la clientela. Cena el día de la Constitución en una mesa para 9 comensales. Probamos el menú de 24 euros con tres entrantes, plato principal y postre y nos gustó mucho. Todo ello acompañado de la única marca de Toro que tienen en la carta de vinos.

Todo se sirve en raciones para dos personas que no son excesivamente grandes pero que al final de la cena te dejan satisfecho.

La carta cambia en función del mercado. De la noche que estuvimos nosotros destacaría el denton al vapor con hinojo, simplemente espectacular.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar