Restaurante Hispania

17
Datos de Hispania
Precio Medio:
108 €
Valoración Media:
5.1 10
Servicio del vino:
5.1 10
Comida:
5.6 10
Entorno:
5.8 10
Calidad-precio:
2.2 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado, Tradicional, Catalana
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 80,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: Martes

Teléfono


17 Opiniones de Hispania

Estuvimos por sexta vez en este restaurante, 6 personas al fondo de la sala acristalada, cada vez va a menos, el restaurante presentaba un lleno absoluto en la zona de la nueva sala, el servicio fue lento y con poco ritmo, demasiado tiempo entre platos, la coca típica escasa, y con muy inferior calidad a la antigua, se nota que la hacen ahora con harina de fermentación rápida, es mucho menos densa que la antigua y no tiene el mismo nivel, eso sí el precio por comensal de esta coca es excesivo. No me extraña en absoluto que haya perdido la estrella que ha mantenido durante tantos años.
El resto de la comida en su línea sin complicaciones , pero con materia prima excelente. Los precios excesivos para lo poco elaborado de la comida, solo atienden bien a los famosillos, no creo que vuelva.

Aun no me lo creo, quina clatellada, 90 euros por cabeza por comer monguetas con vol i flor ( que era hoja de col) con butifarra ,rodaballo al horno con patatas(. Un poco seco y las patatas poco hechas) y un tiramisu,de beber un albarino Martín codax (17euros 2 para seis personas) y café.
La comida buena, el servicio bueno y el salón bonito , pero por muy buena calidad no pueden ser estos precios, no lo entiendo.

He ido ya tres veces,en toda mi vida .Es la última vez.Empezamos a comer sin el vino,los platos tenían un exceso de aceite.La propietaria,que es incapaz de recordar a la gente normal,no nos hizo ni caso a nuestra petición del vino.Lo lamento,pero no volveré jamás.

Hacia tiempo que no lo visitaba. Hay un nuevo comedor muy logrado y de buen gusto.

La comida como siempre. No hay sorpresas, muy buen producto y sin demasiadas florituras. Precios elevados.

Bebimos un Taittinger Brut reserve y una botella de Hacienda Monasterio 2.005.

Hicimos un pica pica a base de Jamón (Joselito), ostras,almejas, gambas y espardenyas. de segundo plato un cogote de rodaballo salvaje y un pollo de corral en escabeche. De postres una crema de limón y unos higos a la crema.

Tot com sempre. Las "mestressas" en su línea, con el cierto punto de suficiencia, que quien no las conozca les puede resultar desagradable. El servicio, profesional, pero lo justo.

Siguen teniendo las mejores materias primas de Cataluña, pero su interminable carta demuestra no ya la falta de creatividad, sino que no hay la menor intención de ponerse al día. Claro que hay platos de toda la vida, pero hoy en día eso ya no cuela cuando por ellos te sientes francamente timado. La bodega es extensa, pero a unos precios exorbitantes. El lugar no es nada acogedor (incluso diría deficitario de limpieza), demasiada gente y demasiado ruído. Encima, la hermana Reixach que estaba al frente de la sala (ignoro su nombre de pila), estuvo francamente antipática y perdonavidas. No sé, quizás en tiempos del mítico Nestor Luján el Hispania era un lugar de culto, pero ahora no supera a una tasca honesta, y además a unos precios totalmente fuera de lugar. Déjenlo que agonice en sus laureles.

Es uno de aquelos sitios clásicos que uno puede ir cuando le apetece comer el típico plato de toda la vida. Carta muy extensa y muy subida de precio. Ostras, espardenyes, escórpora, angulas, guisantes con butifarra negra, ensalada de tomates de Montserrat. En la carta hay de todo, y en la de vinos también hay de todo. El comedor es muy clasico y quizás haya algo de ruido. Las dos hermanas no destacan por su amabilidad, pero dan un toque de clase. Pienso que siempre se ha comido y se come y se comerá bien.

Productos de calidad elaborados siguiendo recetas de toda la vida. El nivel de ruidos fue elevado. Precios desorbitados.

Hoy he comido en este restaurante en un ambiente impropio de un restaurante con una estrella michelin. Mas parecía un snack-bar: La gente gritaba muchísimo y parecía que estubieras en un mercado!!!
La comida es buena ahun que te cobren 22 euros por un plato de guisantes con media "butifarra" negra y ningún otro secreto: ni presentación adecuada, ni una elaboración trabajada; guisantes herbidos con media "butifarra", solo eso, un pequeño hurto que gente harta de comer pizzas y pasta paga alegremente.
Yo no creo que vuelva. Hay otros sitios, con menos "fama" que intentan sorprenderme mas y engañarme menos. Como decimos en Catalunya: " Agafa fama i posa’t a geure".
La carta de vinos muy extensa y vastante cara, con muchísimos vinos franceses, carísimos muy difíciles de escoger para lo que yo conozco y para mi bolsillo, quizas tanto vino francés le valió la estrella, sinó no se entiende.

Primera impresion agradable, la comida estancada en el pasado, con precios del futuro, y presentacion descuidada. trato ejemplar, como veis una de cal y otra de arena

Maravilloso. Frente a tanta cocina hiperelaborada (que también está muy bien), el reino del producto de calidad y los platos sencillos pero buenísimos. Los tomates de entrada son una delicia igual que todo lo demás. El servicio es correcto, la carta de vinos muy amplia. Como a un restaurante voy a comer bien y no a que me hagan reverencias, pues me da lo mismo si son más o menos simpáticos (que no lo son) mientras sean profesionales. Muy bueno (y, como suele pasar, caro).

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar