Restaurante El Ermitaño en Benavente
  

Restaurante El Ermitaño

40
Datos de El Ermitaño
Precio Medio:
51 €
Valoración Media:
7.8 10
Servicio del vino:
7.4 10
Comida:
7.6 10
Entorno:
8.1 10
Calidad-precio:
8.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Creativa - de Autor
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)
Cierra: lunes

Teléfono


40 Opiniones de El Ermitaño

Otra vez, casi dos años desde la anterior visita, aprovechando la vuelta de Galicia, paramos a una hora del pueblo, donde haríamos noche y al día siguiente para Bilbao, que mejor que comer en esta casa.

Ya la he descrito, aun así me quedo asombrado de la cantidad de comedores que tiene, igual me equivoco, pero entendí que tenían capacidad para 700 personas, igual se me va la pinza, pero es enorme.

Como ya comente tiene varios menús a elegir de la carta, lo mismo para toda la mesa, pero tienes la opción de escoger, que para los que cada día somos mas indecisos y nos gusta todo es un problema, pero que para la mayoría es una ventaja.

De los menús al gusto, así los llaman y así son, escogimos el Lara, un aperitivo, un entrante frió, uno caliente, pescado, carne y postre, 60€ final +bebida aparte.

Como ya comente es un menú corto, pero ancho, vamos abundante, te quedas muy bien, 2€ de servicio de mesa y pan, te avisan y desde luego el pan lo vale.

Como aperitivo en una copa, esferificaciones de lomos de anchoa, también de aceite , cebolla encurtida y gazpacho de melón , de los mejores aperitivos que me han puesto últimamente , las esferificaciones de anchoa , súper sabrosas , pero suaves de punto de sal y con el aceite y el melón , un perfecto matrimonio .

Empezamos nuestra elección, como entrante frió, un tartar vegetal, coliflor y brócoli, totalmente desmenuzado, como si de un cuscus se tratase, la flor de esos vegetales, blanqueada y poco más, un aporte crujiente muy rico, un trocito de cada más cocido, huevas de anchoa y huevas de aceite arbequina, rábano, tierra de remolacha, chalota, soja y kalamata, súper fresco y sabroso, crujiente y dos laminas de ventresca de atún rojo marinadas, coronando el huerto, delicioso.

Entrante caliente, verduras de primavera en texturas, zanahoria, tomatitos, alcachofas, mazorquita de maíz, tirabeque , espárrago verde , el famoso bimi , okra , todo ello perfectamente elaborado , pasado por plancha , al denté , rociado con soja y miel de brezo , acompañado de rico calamar plancha y patas fritas , creo que la alcachofa también estaba cocida y otras fritas , crema se remolacha , otra de calabaza , y una tercera de chirivia , todo un bodegón de colores y sabores , dos entrantes perfectos y abundantes .

Trucha en dos cocciones, se marida los lomos de trucha desespinados, durante varias horas con azúcar y sal a partes iguales y luego un ligero toque de horno, muy ligero, estaba delicioso, jugoso y sabroso, todo oso, además en la bonita vajilla había un orificio donde acompañaba una lactonesa de coliflor y alga codium, polvo de olivas verdes y negras, por el plato puntos de wasabi de plancton , picaba lo justo , falsas olivas de algas , huevas de trucha y una salsa barbacoa , hecha para la trucha , con un sabor cojonudo , sin duda fondos asiáticos , el pescado mas completo y contemporáneo que he degustado últimamente , muy bien .

Para acabar, la carne, podíamos elegir preparaciones más modernas, como la del pescado, pero nunca habíamos comido lechazo aquí, y lo bueno de poder elegir , es eso, así que lo probamos, tiene mucha fama y la verdad, lo hacen bien, me quite el gusanillo, pero viendo lo bien que trabajan la cocina de autor, creativa o moderna, la próxima experimentaré.

Los postres, aquí hicieron la vista gorda y nos dejaron escoger distintos, a mi me encanta el queso, pero a Ana, ni verlo.

Así que yo me pedí uno de los postres que mas me gusta del mundo mundial, crema de queso de cabra y chocolate blanco, gelatina de mosto y salsa de vino dulce, me chifla.

Para Ana , aunque mas bien se lo comió Uxue , choco crack , un huevo de chocolate relleno con cremoso de chocolate blanco , que tiran sobre el plato , para que se rompa , roca de cereales al praline de avellanas , helado de leche fresca al chocolate blanco , trufa de chocolate y amareto , flan de achicoria , la trufa también estaba cubierta de polvo de achicoria , como podéis ver , los postres bien ricos y currados .

Para Uxue media de pasta con tomate casero y panceta, media de pluma ibérica con ricas patatas, le sobro, andaba un poco pachucha, así que se comió el postre de su madre y tan contenta.

Para beber el blanco de la vez anterior, bailarina, 14€, sencillo, fácil, todavía me quedaba trayecto de coche, pedí una copa de Pricum rosado fermentado en barrica, 3,6€ y me quede maravillado de la carta de vinos por copa que tienen, mogollón y a precios muy razonables, el servicio como siempre profesional y atento y el tema vinos, mejor, se nota la mano del joven que lo lleva ahora.

No hubo Gin, una lastima, porque ya sabéis que en la parte de arriba tienen una guardilla para ese menester, preparada de narices, nos invitaron al cafecito con sus galletitas, como siempre un placer autentico.

Hacia un par de años que no visitaba esta casa, muy buenas veladas gastronomicas y la curiosidad por ver como estaban las cosas después de devolverles la estrella, que desde mi ignorancia, no debió perder nunca, hicieron que no pasase ni un día mas sin volver a disfrutar del Ermitaño.

Local descrito, preparado para grandes eventos y románticas veladas, es enorme, muchos y bonitos salones, en esta ocasión conocimos otro, y ya van tres distintos ambientes.

Mesas grandes, buena vajilla y atento y profesional servicio, parecía que nada había cambiado, pero lo mas importante, los menús degustación, si habían sufrido una variación, en un principio esto nos decepciono un poco, lógico esperábamos lo que ya conocíamos, sin embargo al final de la velada acabamos encantados.

Me encantan los menús largos y estrechos, sin embargo ahora han cambiado a cortos y anchos, vamos, menos platos pero mas cantidad, acabas comiendo lo mismo, pero pruebas menos cosas.

El menú mas amplio tiene un aperitivo, entrante frió, entrante caliente, carne pescado y dos postres por 65€, precio final.

Tienen varios menús, más cortos, me comenta Pedro, uno de los dos hermanos que dirigen el restaurante, que mucha gente para de paso, ya que esta en la ruta Madrid - A Coruña y buscan algo más ligero para comer que un largo menú.

Otra novedad que nos gusto, es que tu eliges todo a excepción del aperitivo, de una carta amplia, dividida en dos cocinas, La de siempre y la de temporada, en esta ocasión la cocina de verano del Ermitaño.

Escogimos dos entrantes fríos, nos dieron esa opción.

Primero un aperitivo, espuma de atún rojo asado, lengua de ternera y esferificaciones de miel y vinagre.

Empezamos con el primer entrante frió, sopa de tomate y cerezas, sardina ahumada, encurtidos, flores, huevas de cítricos y esferificacion de aceituna arbequina, fresco y sabroso plato.

Para continuar con un tartar de atún rojo con alcaparras, cebolleta, anchoa y soja, sobre un ligero fondo de ajó blanco de pipas de calabaza y esferificaciones de aceite, por supuesto muy sabroso, íbamos muy bien y cantidad maja.

Siguiente plato, escogimos una merluza de pincho, con caldo de calamar, pimientos de padrón y citronella, magnifico punto de pescado, el caldo de calamar, acompañado de verduritas y tiras de calamar, riquísimo plato.

En el apartado carnívoro , escogimos , bueno perdón , en varios apartados nos dejamos aconsejar por el jefe de sala y la verdad es que la experiencia es un grado , acierto tras acierto , y con este cochinillo confitado con membrillo de tomate , flores ,albahaca , muselina de ajo y jugo del propio cochinillo , perfectos y crujientes lingotes de rico cochinillo, lo dicho un nuevo acierto , allí donde fueres , hicieres....

No escogimos lechazo, porque a los dos días ya teníamos reservado cerca del pueblo, pero es una especialidad de la casa.

Aunque las raciones son muy generosas , Mi ansia viva , hizo que me pidiese media ración de carpacho de manitas con ventresca en salazón , manzana , pimiento , ajo y rokoto , sabroso y original plato , espuma de ajo , crema suave de pimiento y pequeñas pinceladas de rokoto , pica mucho , buena combinación carne pescado, ver foto.

Primer postre, nada de prepostres ridículos, postraco como dios manda, Melocotón, albaricoque, Te y Especias, tartar de melocotón al cardamomo, membrillo de melocotón y albaricoque, sorbete de albaricoque al licor de melocotón, brunoise de orejones de melocotón y albaricoque e infusión de te negro con vainilla, canela, clavo, cardamomo y cítricos, creo que sobran comentarios.

Ultimo postre bombón de chocolates , caramelo y cacahuetes , mousse de chocolate caramelia , ganache de chocolate tainori , crema de caramelo ronchito, terciopelo de cacao, crema de chocolate blanco , caramelo de cacao y palitos crujientes , los dos postres con muy rico sabor , la constante del menú es esa , sabor y producto.

Y como no, tuve que pedirme el postre estrella para mi, crema de queso de cabra y chocolate blanco, gelatina de mosto y salsa de vino dulce, mi postre preferido de queso, tienes una carta de quesos de la zona muy maja.
Uxue se pidió una pasta muy rica y secreto ibérico con su jugo y patatas y de postre variado de helado , como siempre para que adivine los sabores

Para beber , sin duda el mejor vino blanco RCP que he probado ,Bailarina , Malvar viñas viejas de Madrid y por 10€ , Se lo recomendé a mi hermano que fue unos días mas tarde y también le gusto mucho , una copa de tinto para el cochinillo Finca Herrera , un tinto garnachas 2014 de Cigales , aunque también lo elabora el del vino blanco , me voy a aficionar a este señor y sus vinos , otra copita de Garnacha de Gredos , un dulce liberalia uno y un tinto dulce , Val de Reyes de Fariña , por supuesto subimos a la zona del piano a tomar café y un rico gin tonic.

Lo de Uxue un total 38€ , no es barato , pero estamos en un local estrellado y es lo que hay , el menú de los dos mayores 130€, dada la calidad y la cantidad muy bien , la media de manitas 11,5€ , el postre extra de queso y chocolate blanco 5€ , las copas de vino entre 3€ y4€ , el gin de bull dog ,7,10€, como en el anuncio , el alto grado de satisfacción y disfrute no tiene precio.

Mi conclusión y la de Ana, sigue siendo una gozada acercarse hasta Benavente y visitar este restaurante, sin estrella o con estrella lo mejor de la zona, el menú se llamaba Marta, todos los menús tienen el nombre de la generación mas joven de la familia.

Durante toda mi vida en los múltiples recorridos Madrid-La Coruña realizados…, rectifico desde que se construyó la Autovía (antes se atravesaba la localidad de Benavente), he pasado indiferente a la altura de Benavente sin haber dado la más mínima importancia a la existencia de una casa señorial en la que se cuecen mil maravillas.

EL ERMITAÑO fue una alternativa a LA ERA (vacaciones mandan) y sinceramente un acierto en todo los sentidos. La experiencia en EL ERMITAÑO en líneas generales fue sorprendente. Sorprendente por el edificio, por el tamaño de las salas (¿se llenará alguna vez este lugar?), sorpresa por el número de vehículos ya aparcados al llegar (13:30), sorpresa por el número de empleados (muy eficientes y profesionales), sorpresa porque efectivamente se llenó…, y viendo el resultado no es muy dificil entender el motivo.

“El tartar de atún rojo con alcaparra, cebolleta, anchoa, soja y ajo-blanco de pipas” fue demoledor. Presentación muy buena, fantástica untuosidad de todas las mezclas, excelente de sabor…, un gran plato.

“Las cocochas de bacalao con patata, queso de oveja, jamón ibérico y yema” fueron de nuevo arrolladoras, muy buena combinación en líneas generales, para un plato que es perfecto.

Éxito absoluto con “el lomo añejo de Rubia Gallega a la brasa con tomates de la huerto a lo tío”. De punto excelente.

“El solomillo de ternera al enebro con su jugo al vinagre, pimientos y guindillas” es presentado de manera diferente, en todo caso el producto mando.

De postre una combinación de helado de mango (curioso), y para mí, una media ración de fantástico queso formado por:

- “Semi-curado mezcla EL PASTOR de Santa Maria de la Polvorosa (Zamora)”
- “Viejo reserva VICENTE PASTOR de Morales del Vino (Zamora)”
- “Fresco enmohecido cabra COBREROS de Castrogonzalo (Zamora)”
- "Azul vaca y oveja VALDEON de Posada de Valdeón (León)”

Todos excelentes.

Pudimos felicitar a Pedro Mario en varias ocasiones, un anfitrión sobresaliente, que se encargó también de proponernos la elección del vino. Se decantó por un vino de Zamora, D.O.Tierra del Vino, joven y discreta DO situada al sureste de la provincia de Zamora que rinde culto a la variedad tempranillo ofreciendo excelentes y sorprendentes vinos. Elegimos un maravilloso DOMINIO DE SEXMIL 2006. Muy bueno y gran elección.

Excelente experiencia

Ubicacion optima, a mitad de camino entre subidas hacia Galicia/Asturies o de retorno hacia el centro. Un tanto complicadillo de accesos, pero con paciencia y con llamadas, finalmente llegas.

Casa solariega en mitad de la nada a las afueras de Benavente, muy bien montada y muy bien atendida con muchos espacios y salas, aqui cabe mucha gente, para todo tipo de eventos y/o celebraciones.

Carta y diversos menus,que incluso te puedes confeccionar a tu gusto, ese fue nuestro caso.

De la carta de vinos, no puedo opinar, para evitar tentaciones preferi no verla, oprando por unas cervezas sin alcohol, por aquello de la conduccion inmediatamente despues del almuerzo. Se que mas de un purista le parecera una aberracion acompañar una buena carne con cerveza sin alcohol,,,,, a mi tambien, pero cuando no se debe, pues no se puede.

- Como aperitivo, una composicion denominada: Queso, pan, tomate y jamon, que estaba rico.

- Guisantes naturales, berberechos, jamon y espuma de mar, con su jugo de guisantes. Guisantes de gran calidad y como no podia ser menos con sabor a guisante. Riquisimo.

- Hojaldre de manzana, sardina ahumada, pimiento asado, berenjena y queso pata de mulo. Muy buena idea de plato y de presentacion, pero el sabor de la sardina era demasiado potente no permitiendo distinguir el resto de los componentes del plato.

- Lechazo asado con su patata asada y su aceitito con pimenton y ajo. Decir que estaba bueno, seria quedarme corto. De los mejores lechazos que he tomado en los ultimos tiempos. Para recomendar y repetir.

- Piña, coco, gelatina de ron y polvo de te negro. Postre muy refrescante.

- Torrija de pan, sorbete de leche de oveja, crema de yema y agujas de caramelo. Muy buen postre, perfecta armonia. Para recomendar.

Al igual que a todos los clientes, te invitan a tomar el cafe o la copa o ambas cosas, en la buhardilla, camino a la cual puedes ver desde la altura la capilla.

Buena experiencia a repetir en el futuro, a una mas que buena cocina se une la amabilidad y la sencillez de todo el personal de sala, las buenas recomendaciones y el detalle del chef, Pedro Mario Perez, de testar, directamente, a todos los clientes y en varias ocasiones, acerca del grado de satisfaccion.

Hacía tiempo que no acudía a este restaurante, que en los últimos tiempos ha sido merecedor de la concesión del segundo Sol de la guía Repsol y de premio a mejor restaurante 2014 a cargo de la Academia Castellano Leonesa de Gastronomía y Alimentación. Acaba de celebrar su XXV aniversario.

Menú concertado para un grupo, donde hemos podido disfrutar de:
Canutillos de cecina con hígado de pato y membrillo: un plato emblemático del restaurante, que creo que he podido disfrutar en cada una de las tres-cuatro visitas que he realizado a este restaurante y que sigue siendo una opción casi imprescindible.

Carpaccio de pulpo con vinagreta de tomate, cebolleta, aceitunas negras, espuma de patata y sal de especies: otra forma de presentar al pulpo, sin perder el sabor el mismo. El pulpo en fines láminas en la zona inferior, con colocación inmediatamente encima del aceitunas negras y sobre ellos la espuma de patatas.

Huevo del corral con salteado de setas de temporada, jamón ibérico y permantier de ajo: cierto es que últimamente se abusa del huevo del corral, pero este estaba en un nivel de notable a sobresaliente. Con poco parecido a lo habitual que se encuentra en muchos restaurantes.

Codillo del cerdo con patatas a lo tío, tirabeques y cebolleta: el codillo deshuesado, presentada en pequeños medallones. De todos, fue el plato que menos me entusiasmó, aunque tengo que reconocer que tenía una muy buena presentación.

Queso de cabra, chocolate blanco, vino dulce, uvas pasas y mosto: una gran integración entre el queso y el chocolate blanco. Plato muy logrado.

Tomamos vinos por gentileza de bodegas Otero de Benavente. El servicio de vino y de sala a un nivel alto.

Comentario: cocina descrita en alguna ocasión como “técnica al servicio de la tradición”.
Lugar para acudir sin prácticamente posibilidades de equivocarse.

Sin planificacion ninguna y por circunstancias del mal tiempo que hizo que adelantaramos la vuelta, tuvimos la ocasión de comer en El Ermitaño. Reservamos media hora antes y sopresa porque es la primera vez que no habria hecho falta ya que habia muy pocas mesas ocupadas.

Los detalles, acogida, servicio etc como siempre.
Nos decidimos por el menu de temporada a 35 € con maridaje de vinos que por solo 10€ por persona no puede dar mas calidad y siempre nos permite probar algo novedoso como asi fue tambien esta vez.

Tengo que decir que ni el entrante ni el aperitivo me gustaron nada y los dejé intactos practicamente. Se ofrecieron a ponerme otra cosa pero como yo sabia que no quedaria con hambre, me negue. Tambien decir que esos dos platos que a mi me horrorizaron , tampoco gustaron demasiado a mi pareja lo que indica que no eran “de tirar cohetes” porque es dificil encontrar algo que no le guste. En especial el aperitivo creo que no esta a la altura de un menu como el que tomamos.
Paso a comentar platos y vinos:

- Aperitivo: No recuerdo el nombre exacto pero era un caldo de aceituna con un dado de gelatina de algo … Malo y pobreton. Fino Tio Pepe
- Entrante: Los tagliatelle de espárragos de Tudela y verduritas al ibérico con su caldo, oloroso de rueda y olivas negras. Nos ofrecieronun Viñas del Vero Gewrtraminer pero lo cambiamos por un Paco & Lola . como ya he comentado el plato no nos gustó. Falto de expresión con verduras demasiado duras estando EMHO crudas ( y eso que a mi me gustan al dente)
- Pescado: La trucha en dos cocciones con sus huevas, caldo de espárragos de Tudela y tapenade de olivas con alcaparra. Buenisimo. Aquí cambió todo. Excelente trozo de trucha en su punto de jugosidad. Una crema de espárragos que le iba de cine y unas huevas que daban alegría al plato. De sobresaliente. No recuerdo el maridaje
- Carne: un clásico que solo habíamos tomado una vez allí y que nos encantó: El lechazo asado al horno de leña con patatas asadas al ajo-aceite y pimentón. De los mejores que recuerdo incluyendo los que tanto me gustan de la zona de Aranda. Simplemente espectacular. El vino fue un agradable semicrianza de Toro que no conocía: Villano. Tuvieron el detalle de ofrecernos una segunda copa sin cargo para terminar el lechazo.
- Postre: Crema de queso de cabra y chocolate blanco. Gelatina de mosto y Salsa de vino dulce: Dulce muy delicado y nada empalagoso. Maridado con una grata sorpresa que le iba como “anillo al dedo”: Kapricho : un prieto picudo semidulce.

Como viene siendo costumbre nos invitaron al café en la buhardilla y yo me decidi por un GT de una ginebra muy citrica gallega que no conocia: Platú . Con tonica Scweppes de toda la vida. Perfecto apra hacer la digestion del lechazo. El precio del GT 6,60 €: mas que comedido

Esta vez no salio el cocinero para preguntar. No se si fue casual o no, porque le vimos por alli . Pero es la primera vez que no se acercó a ninguna mesa. No es que tenga mayor importancia porque ademas a mi me resulta violento decir que algo no me ha gustado.

En resumen: sigue en plena forma aunque dos platos no fueran de mi gusto. Con el resto y el servicio se arregló este contratiempo.

Una de las, pocas, cosas malas del ermitaño es , que salvo que seas de Benavente o alrededores, esta un poquito lejos...pero si estas en carretera,(se encuentra en una salida de la A-6 , creo), dispones de un par dehoras y de alguien que conduzca, es un sitio para no perdérselo. Imprescindible, maridaje de vinos con el menú degustación (prueba palpable, de que se puede conseguir una gran armonia con vinos estupendos de una extrordinaria rcp). Dispone de banquetes para celebraciones (desafortunadamente son habituales las bodas), aunque esta vez no nos toco ninguna, será que era viernes, comedores agradables, mesas bien vestidas, y copas aceptables, se completan con camareros profesionales, y una comidad que tiene un gran nivel. Únicamente dos pequeños peros, me estoy empezando a hartar de esa manía, cada vez más extendida, de cocineros estrellas, que salen a saludarte un par de veces (sin que tu los conozcas de nada ni lo pidas), de fotos con los clientes, de "examinarte" sobre la comida, el cocinero y mas si es una estrella en la cocina (asi no hacen su trabajo otro). Y como segundo pero, la buhardilla, lugar muy agradable para tomarse un café o un copazo, esta, en mi opinión poco explotada...que sitio más estupendo para una buena cocteleria.
Espero que recupere la estrella que tuvo hace tiempo, sin duda se la merece.

De vuelta a Madrid a eso de las 12:00 caimos en la cuenta que llegábamos a muy buena hora a El Ermitaño y no dudamos en llamar y reservar mesa. Esto ultimo no habría sido necesario, lo que nos sorprendio ya que siempre esta lleno pero parece ser que los sabados no para por allí mucha gente o quizás sea el efecto de la crisis.
Al llegar nos acomodaron en una mesa muy agradable y enseguida se acerco el maitre. Yo quería tomar el menú degustación que el dia anterior había recibido por mail ya que estoy suscrita a su publicidad pero me indico que ese menú lo cambian cada dia y que hoy lo que tenían era un menú con platos de la carta. No me convencio excesivamente pero nos decidimos por el.
Le dijimos que queríamos maridarlo ya que por 7 euros mas por persona nos parecía buena opción pero al decirnos el maridaje no nos vio muy convencidos y llamo al sumiller que entendio perfectamente nuestros gustos y resulto un éxito. El resultado fue el siguiente:
Apertivo:
- Crema de queso de oveja con mermelada de tomate y almendra- Manzanilla Tio Pepe en rama. Saca de mayo 2013.
Entrante:
- Higado de pato tostado con reduccion de vino de Toro y uvas pasas- Brut Palacio de Bornos
Primero:
- La trucha en dos cocciones con sus huevas, caldo de esparragos blancos de Tudela y tapenade olivas con alcaparra: albariño Paco&Lola
Segundo:
- Solomillo de potro asado en sal de setas con arroz cremoso de colmenillas al prieto picudo-Liberalia cero
Postre:
- Crema de queso de cabra y chocolate blanco: Verdejo semidulce Palacio de Bornos

No entro a comentar cada plato pero dire que me parecieron de sobresaliente. Ha sido la visita que mas me ha gustado y eso que el liston ya estaba alto.
Al finalizar nos invitaron a subir a la buhardilla donde tomamos café. Me sorprendio que el chef no saliera a saludar e interesarse por las mesas, como ha hecho otras veces y cual fue nuestra sorpresa cuando ya estando en la buhardilla nosotros solos le vemos subir y acercarse a ver como habia estado todo. Como le dijimos: Superando la vez anterior.

Y el precio muy ajustado: el menu 33€ + 7€ de maridaje. sin sorpresas de cubierto, pan e IVA. Todo incluido
En resumen y como ya he dicho varias veces lo unico malo son los 260 kilometros que hay a Madrid….

De lo mejor de la zona,buen servicio ,buen entorno y magnífica comida.
Encima cambian muchísimo los platos.
Lechazo de 10 riquísima la patata de acompañamiento .
Postres a la altura recuerdo la tierra con helado de boletus impresionante.
El pan de cristal,el guiso de mollejas impresionante.
En fin para mi buenísimo.
Y una gran carta de vinos a precios razonables
Volveré .en cuanto pueda

Comida en este famoso restaurante y total decepción.

Las instalaciones correctas, incluso nos tocó un salón para nosotros solos y, lo cortés no quita lo valiente, es de agradecer.

El encargado de sala, "demasiado simpático", y con algún punto en contra, como el poner inconveniente al querer cambiar un plato del menú. Totalmente incomprensible.
Respecto a las bebidas, no existe sumiller, y los "pipiolos" encargados dejan mucho que desear.
Empezamos con unas cervezas. Al preguntar por las marcas que tenían, solo nos indicó dos. Muy corrientes. Pero luego avanzada la comida, nos enteramos que.. tienen carta de cervezas!! Como es posible ese desconocimiento y su no ofrecimiento. Lamentable.

Respecto a la comida, optamos por el menú clásico.
Forzado por el acompañamiento de mis comensales al no querer probar otro ofrecido, a priori no tenía mala pinta.
Empezamos por unos canutillos de cecina rellenos de foie industriales. Fríos, muy impersonales, como realizados en una cadena de fábrica. En donde el sabor del foie podía con todo.
Seguidamente foie fresco a la plancha. Pues eso, nada novedoso.

Huevo con jijas y puré de patata. Tal cual. Un plato sin emoción, que lo quieren vender como algo nuevo. No por una vajilla bonita el plato va a ganar en sabor. Flojo, para esto no me hago 200 kms.

Llegamos al peor plato de toda la comida. Bacalao con manitas. Que buena pinta sobre el papel, y que mala la elaboración.
Sabores que no casan, el bacalao, un trozo de pescado sin sabor.. agua con sal. Y las manitas, en un caldo que más bien parece salsa agridulce de los chinos, flotaban ahí como restos de algo. Un plato espantoso. No lo pude acabar.

Por último, y con reticencias, me cambiaron el solomillo (cuando saldremos de la ternera?) por una presa tremendamente dura, con otro fondo indescriptible. Muy malo.

El postre un helado de queso de cabra, bastante bueno. Con unas especies de gominalas de mosto que no sabían a nada. Además de unas uvas de lata...

Terminamos la velada con unos buenos GT, en la parte llamada "La buhardilla"

Resumiendo, tuvo una estrella Michelin, ahora ya no. Creo que con razón. Como vamos a comparar este corrientón restaurante con la grandeza de El Bohío de Illescas.
No creo que vuelva. A Benavente sí que es un sitio que merece la pena.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar