Restaurante Nagato

8
Datos de Nagato
Precio Medio:
21 €
Valoración Media:
6.9 10
Servicio del vino:
5.3 10
Comida:
6.5 10
Entorno:
6.8 10
Calidad-precio:
8.1 10
Fotos:
0
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: L'Eixample
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Asiática, Japonesa
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 13,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


8 Opiniones de Nagato

Fui este jueves pasado con mis amigas, no sabíamos donde ir y decidimos optar por comida japonesa.
El sitio no esta mal, la decoración es buena y las mesas están puestas con gusto, además tenían copas de vino adecuadas, cosa que me llamó la atención ya que, a los japoneses o chinos en general que suelo ir nunca me habían servido el vino en una copa decente.
Bueno la carta de vinos no es muy extensa así que decidimos probar el Protos verdejo que creo recordar que eran 13 euros. Estaba bueno.
La comida se basó prácticamente en sushi, makis y sashimi, a mi personalmente no me apasiona esta comida pero el sushi de salmón estaba espectacular, pero por los comentarios de mis amigas que sí les gustan estos platos, las valoraciones fueron muy buenas, sobretodo por la RCP, y el servicio.
De postre pedimos helado de chocolate y tarta de chocolate, ambos bastante buenos también.
En general es un sitio agradable al cual seguramente vuelva a ir.

Comida un martes, (sobre las 14:00) único comensal en el local, al paso del tiempo se llenan varias mesas (tanto dentro como en la terraza).

Tome:

- Tempura de verduras (pimiento, calabacín, zanahoria, langostino) Buena
- Empanadillas japonesas (ni fu ni fa...)
- Barca llena de (maki, roll, nigiri) Creo que con el buffet que tienen y la variedad es el mejor sushi rcp de Valencia

Bebí agua, y no tome postre, creo recordar que pague 13€....

P.d: Maldita manía la de no incluir el IVA

Nada que destacar de este restaurante asiático, solo el precio, y que esta ubicado en lo que era el antiguo restaurante El Ángel Azul, un placer para los más nostálgicos ya que la sala sigue igual que entonces, solo tiene algún detalle oriental.
El arroz del sushi demasiado dulce. El servicio es bueno y eficiente.

Por que se llaman restaurantes Japoneses, cuando es un restaurante Chino que dan Sushi?

La de este local donde antes se encontraba EL ANGEL AZUL. Siguiendo la estela de G.M. nos decidimos a probarlo aprovechando un mediodía de sábado. Lo primero es que no soy ni un enamorado de la cocina japonesa-oriental y mis conocimientos sobre ella son escasos.

Aparte de los chinos baratos que visité en mi juventud he de añadir un par de visitas a Mey-Mey y otra a La Cocina China (cerrado) y un Japonés en Madrid flojito. Vamos con el menú buffet servido en mesa.

Rollitos Vietnamitas, tempura de gambas, maki, maki sushi.
Sushi salmón y atún. Sashimi de pez mantequilla y caballa.
Arroz tailandés y pollo agridulce para finalizar con un tepanyakki de gambas. De postre tres helados: judia roja, sésamo y té verde.

Todo estaba bueno destacando los rollitos, el sashimi y el pollo. Los helado muy ricos.

Tomamos un protos verdejo (13€) servido en copas y cubitera adecuada. El servicio muy amable, como cita G.M la camarera-encargada de sala un encanto intentando explicarnos todos los platos y como tomar las salsas y el orden de los platos.

Buen producto rodeado de un buen local, tranquilidad y a muy buen precio (14.95€) al que volveré sin duda.
Por cierto hacía tiempo que no pasaba por la calle Conde Altea, realmente atestada de restaurantes y bodegas las mayoría de dudoso valor gastronómico, hay excepciones como el estrellado RIFF, LA GALLINETA y este Japonés Low Cost como lo habeis bautizado. Para repetir

Aconsejados por un auténtico experto en este tipo de cocina de cuyo nombre no quiero acordarme ;-)… acabamos por fin en Nagato.

Y fue tal como me lo había pintado: el mejor japo low cost de Valencia (de los que yo conozco).

Unas céntricas, austeras y sólidas instalaciones y una cocina japonesa de más que aceptable calidad, tanto del género como de la cocina en sí misma, que abarca la de otros países asiáticos, y con la particularidad y comodidad del sistema: buffet libre servido en mesa.

Y bien servido, por una camarera china educada, profesional y simpática, que se esforzaba por explicarnos cada plato, su composición y su modo de consumo, así como la secuencia más adecuada en la salida de los mismos.

Sabrosos los rollitos (con toque vietnamita) y buen trabajo en las tempuras en general, muy agradable el tofu, fresco y frito, los tallarines japonesa, los makis (había unos grandes, rellenos de aguacate y queso philadelphia brutales), destacable ese sashimi de pez mantequilla y logrado el pollo agridulce. Cerramos con un tataki de ternera simplemente correcto.

De postre tomamos dos helados que compartimos y que estaban bastante conseguidos: el de sésamo y el de judía roja.

Carta de vinos flojita, con dos espumosos y 6 ó 7 blancos. Nos decidimos por un Viñas del Vero Chardonnay, servido en buenas copas y adecuada cubitera.

En definitiva, un lugar al que se puede acudir con asiduidad tanto por su precio (14,95€ + IVA en fin de semana) como por su entorno, variedad y calidad, eso sí, teniendo siempre en cuenta que estamos hablando de un low cost.

Decidimos comer asiático un domingo a mediodía y nos encontramos con que Aoyama ya no existe. Parece que abrirán una tienda de ropa. Recordando los dos comentarios y comentaristas de abajo, fiables y parciales, fuimos a donde se ubicaba El Ángel Azul.
Son mayoría los platos japoneses, pese a que el personal es chino. Correcta la sopa de miso, buenos los sushi y los maki, así como los tallarines japoneses. Lástima que los maki California no estén a la altura de otros probados anteriormente ni haya Filadelphia, añorados con deleite y consumidos en grandes cantidades por nuestra parte.
En todo caso, buena opción la comida japonesa.
Postres caseros: helado de sésamo y tarta de chocolate.
Carta escueta e insuficiente de vinos. Pedimos Protos Verdejo '09 (13€), servido en cubitera y en copas decentes.
Buffet libre en mesa a 14,95€. Precios sin IVA (+8%).
Servicio atento y amable, vestido con trajes típicos chillones y horteras.
Opción a tener en cuenta.

Animados por el comentario anterior fuimos a este restaurante, que no conocíamos. Efectivamente, está en el mismo local del antiguo El Angel Azul y eso ayuda. Los nuevos dueños no han aportado casi nada a la distribución existente. La propuesta de valor es poder tomar un buffet libre de platos a unos precios muy baratos (¿demasiado?), al estilo del cercano Aoyama. Tienen un buffet para el mediodia y otro para las noches y fines de semana, que fue el que pedimos (14,95€ + IVA).

La carta de vinos muy justita, el gran talón de aquiles de tantos asiáticos. Pedimos un Martin Codax y un Viñas del Vero chardonnay (ambos a 15€), además de cerveza Sapporo (2,95€).

El servicio de sala, vestido con trajes típicos, es muy amable pero el ritmo de servicio de los platos es muy lento, a pesar de que el local tenía mesas vacías. Buena sopa miso (un poco salada), digna barca de sushi, futomaki y platos más flojos (sashimi de pez mantequilla, el maki California mal). Calidad mediocre pero para lo que se paga no se puede pedir peras al olmo. Aunque como local está mejor creo que con la misma propuesta de valor me gusta más el Aoyama. Deberian ofrecer un buffet con menos alternativas y mejor calidad media.

Nos apetecía cenar algo de sushi y nos encaminábamos hacia el restaurante Manga Sushi Bar, cuando pasamos por la puerta de este restaurante y nos sorprendió lo bien cuidadas que estaban las mesas, la sala, etc... A través de las ventanas se podía ver que disponía incluso de privados. La carta no pintaba mal y el precio tampoco, así que que cambiamos de planes y entramos.
Una vez dentro me dí cuenta que estaba en el local del antiguo El Ángel Azul, restaurante de gran nivel gastronómico en el que tanto disfrute las tres o cuatro veces que lo visité y donde conocí al cocinero Bern Knöller que ahora regente el restaurante Riff. Algo de nostalgia me invadió cuando me percaté de esto y descubrí rápidamente el porqué de la comodidad de las sillas, de la calidad de las copas, de la cubertería, etc.
Pero centrémonos en el negocio que ahora ocupa este precioso local.

Restaurante asiático con evidente predomino de la cocina japonesa en el que disponen de varios menús o la posibilidad de comer a la carta. Nos decantamos por uno de los menús (15,95 + IVA) en el que se puede escoger de una nada desdeñable lista de platos, en modalidad bufete, pero sin tener que levantarse, ya que el esmerado servicio siempre está atento y, diligentemente, va trayendo la comida a la mesa.

El sushi en general bastante rico, destacando un futomaki muy rico con cangrejo (de verdad, no surimi). Muy rica la sopa misho así como casi todas las preparaciones que probamos, aunque los platos de teppanyaki no brillaron demasiado.

La carta de vinos es escueta, sencilla, pero con alguna cosa interesante... sigue siendo el gran talón de Aquiles de estos negocios. Las copas son de calidad y el servicio no se esmera en el vino, pero en estos casos, tampoco me importa.

En definitiva, un lugar al que volveremos por la comodidad del local y por los platos que están bastante bien hechos.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar