Restaurante Bagos en Pontevedra
  

Restaurante Bagos

7
Datos de Bagos
Precio Medio:
35 €
Valoración Media:
8.1 10
Servicio del vino:
8.7 10
Comida:
7.9 10
Entorno:
7.0 10
Calidad-precio:
9.3 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Tipo de cocina: De mercado, Gallega
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 30,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


7 Opiniones de Bagos

Comida para cuatro personas tras previa reserva. Sus buenas críticas por parte de personas de toda confianza nos motivó el que se nos despertaran las ganas de conocerlo.

Situado en el centro de la bonita y acogedora ciudad de Pontevedra, nos presentamos en este local en el que el gusto por el vino se respira desde el instante en el que cruzas la puerta. Un lugar diáfano muy blanco, muy funcional, de gran espacio con buen ambiente más próximo a las tendencias “cool” o más aún “trending”.
La carta de comida está en consonancia con las tendencias antes comentadas y en ella se observan platos de cocina fusión con pinceladas japo tan en boga últimamente a unos precios muy competitivos.
Y como ya apuntábamos antes , la carta de vinos es original y está elaborada con bastante criterio, con una buena representación de las bodegas gallegas que tan bien están haciendo las cosas (incluso con la presencia de algunos de los bodegueros en el momento en el que estábamos allí). Además con vinos de presencia internacional, recomendaciones con precios especiales muy sugerentes. En resumen una oferta destacable tanto en variedad como en la contención de los precios de las referencias.

Nosotros nos inclinamos por pedir raciones e ir compartiendo (que es un poco lo que la carta te invita a hacer) de tal manera que lo ordenado fue lo siguiente:
Atún marinado
Pulpo a la parrilla con parmentier
Ensalada de pollo de corral en escabeche
Dim-Sum de erizos de mar
Entrecot de vaca ecológica con patatas
Tabla de quesos
Las raciones son abundantes, destacando en esta relación el pulpo y la carne.

Para beber nos surtimos de un Martín Escolma 2010, probablemente uno de los mejores Ribeiros que existan y rematamos con un Zárate Caíño 2012. Servidos perfectamente y con el oportuno cambio de copas ( de primer nivel en ambos casos)

Si son apasionados del vino y además lo quieren acompañar con una oferta de comida divertida, no exenta de calidad y están por la zona, Bagos es el sitio…aunque como veremos en otro momento tampoco es el único.

De nuevo otro año en Bagos, visita obligada en Pontevedra.
No me extenderé en explicar el local, porque sigue todo igual de bien que siempre.
Ya sentados a la mesa nos atiende Adrián, uno de los dueños, que se acordaba de nuestra visita del año pasado, chaval majo donde los haya y que controla un huevo de vinos.
Para comer optamos por pedir tres platos para compartir:
- Bonito macerado ligeramente en soja, buenos trozos de un bonito super fresco (para eso estamos en plena temporada) con un macerado muy ligero, unas semillas de sésamo por encima y acompañado de unos tomates cherry.
- Brochetas de pulpo a la plancha con espuma de patata, volvemos a repetir este plato, simplemente cojonudo.
- Entrecot a la plancha, aquí pinchamos un poco en hueso, trozo de carne no demasiado grande, sin demasiado sabor, pero por lo menos estaba tierno, se acompaña de patatas fritas y un pequeño bouquet de ensalada.
Para la cría pedimos las costillas 2.0, unas costillas que se guisan a baja tª y posteriormente se deshuesan, muy tiernas y sabrosas, se acompañan de patatas fritas y salsa chimichurri.
- De postres, torrija caramelizada con helado de vainilla y de yogurt y para mi mujer, mousse de chocolate, los dos con muy buen nivel.

En cuanto al vino, nos pusimos en manos de Adrián con la única premisa de que nos sacara un tinto gallego, dicho y hecho, Mai 2011 del amigo Bernardo Estévez, servido perfecto de tª y en copas de gran calidad. Para los postres nos sacó unas copichuelas de Moscatel Monteagudo Delgado Zuleta.
Amena sobremesa charlando con Adrián sobre vinos y despedida con la firme promesa de volver lo antes posible.

  • Postres

  • Pulpo con espuma de patata

  • Bonito macerado en soja

Nueva visita a este restaurante-vinoteca que me parece uno de los sitios de Galicia en los que más se cuida el vino. En esta ocasión ya se han mudado de local, un sitio mucho más espacioso y mejor decorado ahora aunque el antiguo tenía su encanto. Con el cambio, también se ha agregado Pablo Romero al proyecto, cocinero perteneciente al Grupo Nove (grupo que engloba a los más afamados cocineros gallegos).

Nos presentamos 4 personas, previa reserva, y para cenar pedimos que nos sacasen lo que quisieran todo para compartir.
Poco a poco con buen ritmo nos fueron trayendo:
- Zamburiñas a la plancha. Perfectas de punto y con una ligera salsa que no alcancé a descifrar pero que le daba un toque distinto y las hacía más jugosas.
- Croquetas de choco y jamón. Tanto unas como otras con un sabor intenso. Especialmente curiosas las de choco porque son completamente negras por dentro debido a la tinta del choco.
- Choco en tempura. Sencillamente espectacular. El “bicho” cortado como si fuera calamar y rebozado en una tempura que no se hacía pesada en absoluto y con la grasa justa. En la base del plato la tinta del choco para untar.
- Navajas con chimichurri. La navaja de un tamaño comedido pero con buen sabor y el toque distinto del chimichurri a modo de aliño. No estaban malas pero quizás el sabor del aliño predominaba demasiado sobre el del bivalvo.
- Pulpo con espuma de patata. Tal como ha descrito Sergio en el comentario anterior, los trozos de pulpo se presentan ensartados en brochetas y sobre una base de espuma de patata con aceite y pimentón. El pulpo perfecto y la espuma de patata como para no dejar de mojar pan.
- Langostinos en tempura con salsa de curry. Los langostinos también a modo de brocheta muy jugosos y la salsa de curry aporta algo distinto. A pesar de que yo no soy amante del curry, la mezcla está realmente buena.
- Chuletón de vaca vianesa. Terminamos la parte fuerte de la cena con un chuletón para compartir. La carne era realmente buena, con un sabor intenso, tierna y jugosa pero quizás el toque de plancha había sido demasiado. El punto de la carne no estaba conseguido.

Como estaban convencidos de que nos habíamos quedado con hambre, nos sacaron una tabla de quesos con 5 variedades de las que sólo recuerdo los nombres del tetilla y parmesano. Además, nos sacaron también un requesón con miel, productos con mucha calidad pero que no cuajaron, supongo que algo tendría que ver lo que nos habíamos metido entre pecho y espalda.

Para beber y dado que la compañía tenía algo que ver con el mundo del vino, abrimos muchas botellas (aunque no todas se terminaron, lógicamente). Todos los vinos estuvieron a gran altura. Entre otras cosas tomamos:
- Keller Hubacker Riesling 2007
- El Barredo 2010
- El Barredo 2011
- Pierre Bourée Clos de la Justice 2008
- Suertes del Marqués Vidonia 2011
- Sesenta e Nove arrobas 2012
- Domaine Combier Clos de Grives 2011

Es complicado ponerle precio a esta cena porque los chicos de Bagos nos invitaron a varios vinos así que simplemente destacaré que la RCP es de 10.

  • Tabla de quesos

  • Chuletón de vaca vianesa

  • Choco en tempura

Restaurante perfectamente situado en una de las calles mas céntricas y peatonales de Pontevedra.
Su acceso se hace bajando unas escaleras que dan entrada un espacio abierto, moderno, en tonos blancos y con una perfecta iluminación.
El comedor se haya en la misma zona que la barra, mesas bien separadas, con cubertería y vajilla de calidad y copas Riedel.
Para comer pedimos varias raciones para compartir:
- Langostinos en tempura con salsa de curry, 8 unidades de un tamaño considerable, muy crujientes por fuera y jugosos por dentro, la salsa les aporta un contrapunto muy interesante.
- Croquetas variadas, en este caso de choco y de jamón, 6 unidades de buen tamaño, de forma rectangular, bien crujientes por fuera y con una masa fina y ligera por dentro, sabores muy conseguidos.
- Pulpo con espuma de patata, presentado en forma de cuatro brochetas de pulpo con un ligero golpe de plancha, sobre la propia espuma de patata y con el consabido pimentón y aceite de oliva, muy bueno.
Para la cría pedimos un par de huevos con patatas, enorme ración, huevos con su puntilla que a mi personalmente me encanta y patatas fritas caseras y de gran tamaño, tuvimos que ayudarla a acabarlos, esfuerzos que tienen que hacer los padres, jajaja.
De postre Vanesa se pidió una crema de queso con frutos rojos, según ella, muy bueno.
En cuanto al vino, disponen de una carta de lo mas interesante, principalmente centrada en vinos gallegos, pero tocando el resto de D.O españolas y con una buena selección de vinos extranjeros, precios bastante ajustados.
En esta ocasión nos decantamos por un Cos Pés 2010, uno de los albariños mas peculiares de Rodri al precio de 25€, servicio de descorche, prueba y algún rellenado esporádico de las copas, se presentó en cubitera, tras pedir este vino se nos acercaron a la mesa los dueños, Adrián y Fernando, portando unas copas de Crisopa, un vino que tiene una elaboración similar al Cos Pés y que me pareció la mar de curioso, de hecho me llevé una botella, luego estuvimos un buen rato charlando sobre este apasionante mundo, buena gente.
Terminamos con un par de "cortaos" que por lo que veo en la factura, tuvieron el detalle de no cobrar.
Un sitio de lo mas recomendable para comer informalmente y disfrutar del vino.

  • Langostinos en tempura con salsa de curry

  • Pulpo con espuma de patata

Aprovechando una pequeña escapada a las Rías Baixas hicimos una parada en ese maravilloso templo del vino que es Bagos en Pontevedra y hemos podido comprobar que Adrián y Fernando siguen en plena forma.

Tomamos de aperitivo un riesling Fritz Haag que resultó estupendo bien acompañado con un queso curado.

A continuación pedimos langostinos en tempura, pulpo con espuma de patata, una maravillosa hamburguesa de ternera cachena y una crema de boletus con huevo escalfado. Todo estaba estupendo.
Para acompañar pedimos una botella de Lalama 2008 que cumplió a la perfección. Esta bodega está haciendo las cosas muy bien.

Teniendo en cuenta que queda muy poco para que se muden a su nuevo local, ha sido una oportunidad de despedir el "viejo" Bagos.

Sigue siendo una opción estupenda si pasáis por Pontevedra.

Nos habían hablado de este sitio en repetidas ocasiones, con lo que aprovechando que estábamos cerca allí nos fuimos a comprobar si era cierto todo lo que contaban.

La carta es relativamente corta pero con platos interesantísimos. En cuanto a la carta de vinos, la oferta es espectacular por botella y las posibilidades por copa también son notables.

Tomamos para 2 langostinos crujientes, muy buenos, pulpo con espuma de patata, excelente y chipirones, sublimes. Todo ello lo acompañamos con un Gorvia 2007 que resultó espectacular.

Es importante destacar el magnífico servicio de Adrián y Fernando y el gusto por su trabajo. Hacen de esta vinoteca un sitio entrañable al que volveremos sin duda.

Sorpresa en Pontevedra.
De comer:
croquetas de Jamon, buenas; de bacalao, muy buenas. Empanada (Mas bien una coca) de xouvas, muy sabrosa; navajas, muy frescas y una buena seleccion de quesos remarada con un buen stilton.
De beber:
Trico, albarino de la zona del Rosal muy bueno y.....
Sketch, albarino de Raul perez, espectacular

muy buena bodega. De la Covina se encarga Adrian que habia estado en o eirado da Lena.

PD no hay mas sketch

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar