Restaurante As Garzas en Malpica
  

Restaurante As Garzas

6
Datos de As Garzas
Precio Medio:
75 €
Valoración Media:
7.7 10
Servicio del vino:
6.3 10
Comida:
8.3 10
Entorno:
9.3 10
Calidad-precio:
6.6 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: Gallega
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 60,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


6 Opiniones de As Garzas

Repetimos experiencia en AS GARZAS un año después de nuestra anterior visita, con mismas sensaciones.

Como el menú degustación "para los que no quieren pensar" no difiere mucho del año anterior, nos alteran algunos de los platos con propuestas de carta.

Los “aperitivos del día” se repiten, si bien este año no tendremos de probar la empanada por una temporada sin xoubas, según no informa María José Sánchez, una verdadera lástima.

Empezamos el menú con el “Sargo marinado en cítricos, aromáticos y tomate negro de Santiago”, que nos gustó mucho, repetimos con la “Royal de Foie, anguila ahumada y manzana verde”, “Cigala y caldo clarificado de sus corales”, excelente propuesta,  “Calamar y su aire”, “Vieira con parmentier de champiñón”, “Merluza con potaje de garbanzos y espinacas”, gran producto acompañado de una sencilla combinación, que como no, liga de maravilla.

De postres, “Panacotta liquida y helado de frambuesa” y “Tarta de mojito” gran presentación y resultado.

María José Sánchez, en su excelente labor de sumiller, nos propuso un CENIT 2013 (DO Tierra del Vino de Zamora), una selección de viñedos pre-filoxéricos de 120 a 150 años de edad 100% tempranilla con 16 meses de barrica. Excelente vino, así como el servicio de vino y de sala en general.

Y terminamos la velada en la terraza al son de la costa de la muerte.

El verano nos ha deparado buenas comidas, pero por motivos “infantiles”, las comidas con “estrella” se han limitado a este coqueto restaurante a las afueras de Malpica, en Porto Barizo concretamente.

El restaurante está perfectamente descrito en comentarios anteriores, únicamente es necesario confirmar que las vistas de la costa de la muerte desde los enormes ventanales del chalet son extraordinarias.

Servicio atento y muy profesional, con todas las mesas prácticamente llenas (sala algo ruidosa eso si), con una mención destacada a la labor de Maria José Sánchez (maître, sumiller, esposa y madre de los chefs: Fernando Agrasar y su hijo Jorge).

La carta de vinos me pareció muy interesante y actualizada, lo que dificultó la elección más adecuada a nuestros gustos, pero gracias a la labor de Maria José la elección final fue un acierto absoluto: Quintas Sardonia 2007 (VT Castilla León) con Tinta fina, Cabernet Sauvignon, Merlot y crianza de 16 meses se ha hecho en barricas de roble francés, 50% nuevas y 50% de un vino. Elección extraordinaria (50€).

Dos menús degustación: “Para los que no quieren pensar” (50€), y “Gastronómico” (68€). Recurrimos al primero (sin carne), compuesto por:

Aperitivos del día: “Gazpacho de sandia“ (muy logrado), “croqueta de marisco” (buena), “empanada de xoubas” (espectacular, la mejor masa probada nunca a excepción de la de mi madre; lástima que solo fuera un pedacito), “mejillón en escabeche” (gran producto) y la “mantequilla de algas” para acompañar un muy servicio de pan. Muy buena entrada con el vino dando guerra.

Empezamos el menú con el “Bonito, remolacha y toques ácidos”, una de las mejores propuestas de la tarde, un tartar de bonito soberbiamente ligado con salsa y pedazos de remolacha, perfecta combinación, para un plato magnifico.

Royal de Foie, anguila ahumada y manzana verde”, curiosa combinación presentada en diversas texturas, la royal como base gelatinosa, la manzana como espuma y crema, y la anguila ahumada…, pues como anguila ahumada.

Vieira con parmentier de champiñón”. Bien el producto y la preparación sobre una fantástica crema de champiñones, tirando a liquida. Plato sencillo y muy eficiente.

Merluza, guisante lagrima y caldo de verduras”. Perfecta preparación de la merluza en el que la base del caldo, de nuevo, es muy destacable.

Congrio en tempura a la burdalesa”, pedacitos de congrio en tempura, buenos, con una extraordinaria y potente salsa burdalesa.

De postres, un sencillo “Panacotta liquida y helado de frambuesa” y un extraordinario “Naranja y chocolate caliente” tanto en presentación, efecto y resultado.

El año pasado descubrimos en la provincia de A Coruña RETIRO DA COSTIÑA (Santa Comba), este año, AS GARZAS, dos restaurantes que bien merecen una visita. Dos grandes trabajo de fondo.

Restaurante ubicado al lado del mar en el pueblo pesquero de Malpica, aunque separado del centro urbano. Las olas da la impresión que rompen en la enorme cristalera que preside la fachada del restaurante.

Sala a dos alturas para poder aprovechar al máximo las vistas, cosa que se agradece. Mesas redondas principalmente, cubiertas con manteles adecuados y copas de calidad (Riedel).

Se trata de un restaurante que recibió la estrella Michelín hace varios años y la conserva sin mayores problemas a pesar de que hay varios detalles que deberían pulirse: personal de sala escaso y quizás no todo lo formado que fuese deseable (aunque en la primera ocasión que visitamos la casa había sido bastante peor), menú degustación sólo disponible por encargo, ...

La carta de vinos resulta bastante interesante, compuesta principalmente por referencias de Galicia aunque con detalles de las principales D.O. de España. Sería deseable la inclusión de algunos vinos extranjeros aunque quizás la rotación que tendrían no compensaría el esfuerzo.
Nosotros decidimos empezar con un blanco, Leirana 2012, y continuar con un tinto, Goliardo Loureiro 2008, ambos vinos de Rías Baixas y ambos de la misma bodega, Forjas del Salnés, cuyos vinos están entre los mejores de la comunidad para mi humilde gusto. Además, es complicado encontrar un Goliardo de la añada 2008, con lo cual verlo y pedirlo fue dicho y hecho.

La cocina de As Garzas se basa en un muy buen producto y una elaboración con un toque de modernidad aunque no demasiado invasivo. Se cuida la materia prima de forma que mantenga todo su valor a la hora de llegar a la mesa.

En nuestra anterior ocasión habíamos intentado tomar el menú degustación pero nos habían indicado que sólo estaba disponible por encargo, con lo cual, esta vez estábamos prevenidos y lo reservamos convenientemente. El menú consistió en lo siguiente:

Aperitivos: Sopa de ajo, la croqueta y mejillones en escabeche.
Salmón marinado con verduras de temporada
Foie micuit con membrillo y caramelo
La Vieira
Setas de temporada con panceta ibérica
Merluza con caldo de moluscos
Canelón de pollo de corral con su jugo
Helado de manzana con trozos de manzana y caramelo sólido
Torrija con helado

Una comida en términos generales muy afinada, sin altibajos. A destacar entre los aperitivos los mejillones, de un gran tamaño y con el escabeche preparado en casa, sabor intenso.

En cuanto a los platos ya más consistentes, el foie nunca defrauda, las setas, que eran las primeras de la temporada, a un gran nivel bien acompañadas por la panceta de Joselito, y la vieira con un toque de plancha perfecto y un fondo con una reducción con sabor contundente.

A destacar que la comida fue un viernes a mediodía y todas las mesas estaban reservadas, lo que indica que hacen las cosas bien. Una pena que me quede un poco lejos porque vale la pena ir probando la evolución del menú según la temporada.

  • almón marinado con verduras de temporada

  • Foie micuit con membrillo y caramelo

  • Setas de temporada con panceta ibérica

Es un restaurante con un enclave privilegiado, donde se puede disfrutar de una buena comida, aunque a mi juicio le faltan detalles en cocina, servicio e instalaciones para ser uno de los grandes.
La carta de vinos respetable, sobre todo en vinos regionales aunque el servicio de este necesita mejorarlo, gran oferta en marisco y muy buena tambien en pescados, aunque algo subidos de precio a mi juicio.

El servicio regular, algo torpe (en el sentido de que le faltan detalles y a veces tranquilidad para trasmitir al comensal, no me gusta que me metan prisa), algunos muy amables y otros un poco toscos.

Los postres bastante bien, aunque no mucha variedad.

Gran variedad de licores y sobremesa a precios mas que competitivos.

Es increible degustar tan exquisitos manjares con una vista al mar panorámica.Es uno de los mejores sitios que he probado. Mariscos de primer nivel, percebes en su punto, cigalas de tamaño descomunal, vieiras con jamón ibérico exquisitas y un salpicón de langosta que nunca olvidaré.Para finalizar una calderaira mixta de pescados cuya patata se desacía en la boca. Los postres caseros a la altura del resto. Solo decir que fue una velada inolvidable donde no se podía pedir más. El precio muy correcto teniendo en cuenta la materia prima. Muy Recomendable.

Gran restaurante situado en un enclave natural privilegiado, que permite comer al tiempo que se disfruta de unas vistas al mar totalmente despejadas. Especialista en marisco y pescados. Muy buena carta de vinos, especialmente en los blancos gallegos, y buen servicio del mismo. Comida para siete personas: 2 kilos de buenos percebes (80 €/kg, un poco desproporcionado a mi juicio), dos raciones de zamburiñas, dos de pastel de centollo y, para los más valientes, una docena de ostras. De segundo, arroz con lubrigante para todos. El sabor del arroz, simplemente espectacular. Dos botellas de Coto Gomariz y 4 de Vilerma(o fueron 5?) y algunos postres que no recuerdo. 72 euros/cabeza. Muy recomendable.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar