Restaurante Sal Fina en La Cañada

Restaurante Sal Fina

Datos de Sal Fina
Precio Medio:
38 €
Valoración Media:
7.4 10
SERVICIO DEL VINO:
6.1 10
COMIDA:
7.6 10
ENTORNO:
8.1 10
Calidad-precio:
7.6 10
Fotos:
 
País: España
Provincia: Valencia
Localidad: La Cañada
Dirección: C/ 29, nº 27
Código postal: 46182
Tipo de cocina: Añadir tipo de cocina
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 27,56 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono


Opiniones de Sal Fina
OPINIONES
15

Al final ha cerrado y ha sido sustituido por otra oferta: Al Grano

Nuevo verano y reunión del grupo que nos gusta comer arrocito pero como ahora se hace más agradable la cena que la comida y andamos en época vacacional, pus cena y no de arroz.
Local ya con solera en la zona, con una terraza muy agradable y con mesas y decoración elegantes. Un servicio en sala(exterior) tan voluntarios como inexperto.

Seis para cenar con unas cervezas de entrada y agua Santolin sin gas mientras vemos las cartas. La de comida con bastantes cosas para compartir y especialidad en bacalao, habiendo suficiente de todo. Carta de vinos con suficientes opciones, predominio de valencianos y hasta varios cavas y los clásicos champagnes; precios mejor que la media; servicio bien de temperatura, dado a catar y autoservicio.

Pensando en tomar al menos dos botellas de vino, pedimos un blanco, El Angosto Blanco 2013. Dado que había quien solo quería tinto, solicitamos La Cueva del Pecado; tras bastantes minutos y ya los entrantes servidos, reclamamos el vino y nos dicen que no hay. Pedimos Trilogía 2009 y al final lo traen.

Entrantes: 3 de surtido de croquetas (5) siendo de morcilla, chipirones, marisco, cocido y cabrales. En general sabrosas y notables.
Coca de cigalas (6) con cebolla confitada y queso caramelizado; se trata de un hojaldre complicado de comer y de partir, pues si es con la mano gotea el contenido y si es con cuchillo se rompe entero; de sabor correcto sin más.

De principales 5 de bacalao frito con cebolla confitada y concentrado de tomate (ketchup). Debo advertir porque hubo algo de despago que el bacalao en realidad no es un trozo (lomo) de bacalao, sino 5 bolitas de bacalao rebozado y frito con muy buen sabor pero quien no lo conoce espera un lomo de bacalao, por tanto ración corta.
La otra opción fue una de carrillera de ternera, tampoco en ración generosa (1 carrillera), bien estofada.

Como la cosa no fue muy rápida ya que además la terraza estaba llena y parte del comedor interior, pues nos habíamos acabado el vino, así que para los postres estábamos pensando qué, cuando se puso a lloviznar y aprovechamos que alguna mesa se había vaciado en el interior para, amablemente, tomar el postre dentro.
Para el postre pedimos un cava que nos gusta y habíamos visto en la carta: Privat Laietà Brut Gran Reserva 2010. Nos remiten al de sala "que sabe" y nos dice que de cavas tiene "Viuda Cliquot y Moet". Tras comentar que no son cavas, insistimos en el que queremos y al final, lo traen y lo sirven en todas las copas sin preguntar ni catar.

De postre torrija con horchata, sobre una sopa de horchata la torrija con buen resultado (pero sin hacer comparaciones con otras versiones).
Coulant de chocolate, notable. Con la torrija, lo mejor
Espumoso de queso con frutos rojos: muy contundente por el tamaño, pues en vaso de agua y hasta la mitad significa una ración más que amplia.
Leche frita: bien resuelta, dos piezas.

No hubo opción de chupitos ni mistelas. No tomamos cafés. Nos fuimos a la casa cercana para hacer la sobremesa, y nos abrimos un Moet para brindar para que cuando estemos mal, estemos como en ese momento: recien inaguradas las vacaciones. Pusimos fecha para el arrocito próximo. Muy próximo.

Uno de los antiguos chalets cercano a la via y frente a Mercadona, a orilla de la carretera hace que se estén transformando todos en locales comerciales. Este lo hizo hace tiempo.
Cena de verano para 6 personas. Puestos en el exterior. Bien el tema de platos, cubiertos, servicio,etc..

Al centro para compartir: 6 de pan (1.20€) quieras o no. Ensalada con queso de cabra y surtido de croquetas al que añadimos luego una de boletus. Bueno pero sin destacar.

Principales: 2 de chuleton, 2 de manitas de cerdo, 1 carrillera de ternera, 1 de bacalao a la llauna. Sin defectos pero sin nada especial. El bacalao a la llauna es especialidad y tampoco es que fuera para recordar.

Postres para compartir: 2 leche frita, 1 esfera de chocolate. Correctos.

En el apartado de beber: 1 de agua, 1 clarita grande, 1 cerveza, creo, San Miguel. Cafés para 4 y un cortado bien.
No hubo vino ya que son muy, pero que muy, frecuentes los controles en verano en esa zona. Grave handicap para estos locales donde venir en taxi es complejo y caro.

Un local agradable, muy apropiado para noches de verano, pero debe haber dificultades para los muchos dias laborables fuera del verano, incluso para muchos fines de semana del invierno.

Viernes solo tres mesas (1 de 2 personas, otra de 8 y la nuestra de 3).

Mientras echábamos un vistazo a la carta tomamos (1 cerveza, manzanilla y un refresco).

Ya con la carta leída...pedimos:

1- Selección de croquetas variadas (chipirón, jamón, acalao, buey de mar….). Muy buena

2- Calamar rebozado, no quiero decir que fuera a la romana, porque el rebozado era muy fino y la presentación fue entero. Hacía tiempo que no comía uno tan rico

3- Carpaccio de ternera sobre mostaza, rúcala y queso. La mostaza le daba mucho juego y como un enamorado de las mostazas, me encanto la mezcla de sabores

Eso de entrantes, de plato principal tomamos: 2 Entrecotes trinchados con patatas a la pobre y pimientos del padrón. La carne buenísima. Ración bastante grande para 2 personas.

De postre:

1 tarta de queso Eguizábal y helado
1 tarta de chocolate

2 Cortados y un café solo.

De beber tomamos un vino valenciano, ONTINIUM ( tempranillo) ami particularmente no me dijo nada. En el servicio del vino diría que siempre que pasaba por el salón nos llenaba las copas, me gusto, porque era cierto que tocaba "repostar" pero no lo hacía de manera asfixiante

Un sitio realmente agradable donde la materia prima sí que está presente, el servicio es informal y cercano.

La cuenta con todo no llego a 120€, no puedo detallar plato por plato, porque deje que eligieran los otros acompañantes .

En lo referido a la manteleria, cristaleria y cuberteria, todo muy bien.

Comida para 5 y mi hijo de 3 años.

Comimos en el interior, y me reafirmo en mi anterior comentario en el apartado de decoración, vajilla, menaje,etc, todo muy bonito y acogedor.

Decidimos encargar un arroz de pulpo, ajetes tiernos y gambas que estuvo espectacular, tremendo sabor del arroz, y el toque del pulpo con los ajos tiernos muy bueno, lo dicho el arroz estaba tremendo y a 12.50 € por comensal.

De entrantes pedimos ensalada de crujiente de jamón con queso de cabra, muy buena, surtido de croquetas mención especial a la de chipirón y un calamar plancha muy rico.

Los postres también estuvieron a la altura, yo pedí un coulan de chocolate con helado de leche merengada que estaba riquísimo. Mis acompañantes me consta que quedaron altamente satisfechos con su postre, entre los que se pidoeron : esfera de chocolate con chocolate líquido en interior, carpaccio de naranja con hrlado y tarta de queso con frutos del bosque en el interior y chocolate blanco.

Para beber pedimos 1 botella de agua grande, 4 cañas, 2 cervezas 0.0 y 2 botellas vino blanco Parvus 2011 chardonnay.

6 panes, a elegir entre de aceitunas, cereales y baguete.

No tomamos café.

Carta de vinos no muy extensa con precios asequibles y comedidos, servicio del vino, descorche, dar a probar, relleno de copas inicial y servicio de cubitera.

Lo que más me gustó sin duda la comida y el arroz que estuvo sublime.

Lo que menos me gustó fue el precio de cada caña de cerveza fue 2.50 € y las cervezas 0.0 a 2.75 € cada una, y que el pan a pesar de estar rico, era un bollito pequeñito y por cada panecito cobraron 1.20 €.

Ese es el único pero porque la comida en líneas generales estuvo muy bien.

Total de la corrida 180 €.

Repetiremos.

Cena para 4 persona en este bonito chalet de la cañada convertido en restaurante. Cena en agradable terraza muy bien decorada y con mesas y mantelería bonita, vajilla y copas correctas.

Decidimos pedir unos entrantes al centro para compartir y cada uno un plato principal. Carta muy extensa y con opciones de bacalao en diversas modalidades, pescados, carnes y arroces.

De entrantes pedimos:

- Tempura de verduras con salsa de ketchup casera, muy buena la tempura nos gustó mucho.
- Surtido de croquetas (cabrales, cocido, pescado, morcilla, chipirón).
- Carpacio de ternera con virutas de foie y aceite trufado: Muy bueno.

DE plato principal yo pedí carrileras de ternera con setas silvestres, y mis acompañanates bacalao a la llauna con patatas y salsa romescu y rodaballo.

Raciones muy generosas tanto en entrantes como en platos, aparte de la calidad ya que todo estaba muy bueno, las cantidades son muy generosas, sin ello minvar en la calidad del producto.

No pedimos postre estábamos llenos.

De beber 4 cervezas, 1 agua y 2 botellas de Daniel Belda Chardonnay (12.5 €). + 4 cafés.

Carta de vinos decente con precios correctos, servicio de vino descorcahr, dar a probar y cubitera.

Servivio amable, rápido y eficaz.

El local y su terraza muy bonito y estancia muy agradable.

A finales de agosto fui a cenar con mis cuñadas y mi madre a este maravilloso restaurante. La localización está bien, aunque desde fuera no te imaginas las buenas expectativas que tienes dentro. La terraza chill-out que tienen montada en verano es para un 10. La decoración es perfecta y la música y iluminación estan en su justa medida. Yo ya había ido y comentamos con Pilar que queríamos probar de todo para poder opinar. La cena que ella nos sugirió fué: Foie con caramelizado de manzana, fritura de verduras con salsa de ketchup, Ensalada de ibericos y queso cabrales, Ensalda de ahumados. Pedimos Bacalao y Carne para compartir, porque al ser las raciones tan grandes, con un plato fuerte cada una no podríamos. Los postres no nos defraudaron y el vino blanco que pedimos tampoco. Eramos 4 personas y la cena nos costó 152€. Todas salieron encantadas por el trato y por lo bien que habían comido. Creo que cada una de las que fuimos ya hemos vuelto a cenar allí con nuestros respectivos maridos. Sigue así Pilar.

  • carta de menus Sal Fina

    carta de menus Sal Fina

Este mes hemos cenado dos veces en este restaurante y el resumen es muy positivo. Los entrantes (ensaladas, morcilla, huevos fritos con chipirones, tempura, etc.) están realmente ricos y los segundos mantienen el nivel. En particular tienen un chuletón excelente. Quizás hay poca variedad de postres y una carta de vinos un poco corta (pero suficiente).
Lo que no es de recibo es que en la segunda ocasión que cenamos el restaurante estaba lleno y como había muchos platos faltantes los solomillos servidos eran la tercera parte de los que tomamos el primer día (parece que había fallado el proveedor de carne y la multiplicación de panes y peces en Sal Fina se interpreta como división del solomillo). Salvo este feo detalle, añadir que el servicio de sala es muy atento y agradable y la RCP con vino y copas incluidas es muy recomendable

Un buen sitio en la Cañada y sobre todo con una muy buena R.C.P
Buenos los puntos de todos los platos, el bacalao a la llauna perfecto.Hay 4 o 5 platos con este magnifico pescado.
Para picar unas setas(un poco escasas por plato), ensaladas.Unas correctas croquetas de morcilla de arroz.
En carnes probamos las chuletillas y el solomillo buen punto y cantidad.
Prometedores postres. Aceptable carta de vino.

La semana pasada encontre este restaurante, por fin un restaurante digno en "la Cañada",ya no hace falta desplazarse a Valencia para comer bien. Lo primero que me llamo la atencion fue el mobiliario y la decoracion, moderno pero acogedor.La carta bastante variada y platos muy apetecibles.Nos sirvieron un aperitivo de cortesia"cigarrillos de morcilla con salsa agria" muy buenos.De primero pedimos una ensalada de vieiras sobre capuccino de boletus con vinagreta de caviar y unas brochetas de langostinos en tempura con salsa romescu,las raciones generosas y muy bien presentadas.De segundo yo tome el bacalao frito con reduccion de tomate y cebolla crujiente,me encanto.Tienen un apartado en la carta solo de bacalao,muy interesante. De postre me deleitaron con un hojaldre de helado de vainilla y chocolate caliente,muy simple pero efectivo.La carta de vinos bastante completa y variada. Os recomiendo visitar este restaurante, relacion calidad-precio muy buena.Volvere pronto.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar