Restaurante Els Tres Porquets Els Tres Porquets

Restaurante Els Tres Porquets

12
Datos de Els Tres Porquets
Precio Medio:
48 €
Valoración Media:
5.3 10
Servicio del vino:
5.3 10
Comida:
7.3 10
Entorno:
4.8 10
Calidad-precio:
4.4 10
Fotos:
 
País:
España

Provincia:
Localidad:
Zona: Sant Martí
Dirección:
Código postal:
Tipo de cocina: De mercado
Vino por copas: Añadir vino por copa
Precio desde 28,00 € (precio más bajo introducido por un usuario)

Teléfono

Els Tres Porquets Els Tres Porquets Els Tres Porquets en Barcelona Els Tres Porquets Restaurante en Barcelona Els Tres Porquets Restaurante Els Tres Porquets Els Tres Porquets Els Tres Porquets Els Tres Porquets Els Tres Porquets en Barcelona Els Tres Porquets Restaurante en Barcelona Els Tres Porquets Restaurante Els Tres Porquets Els Tres Porquets Els Tres Porquets Els Tres Porquets Els Tres Porquets en Barcelona Els Tres Porquets Restaurante en Barcelona Els Tres Porquets

12 Opiniones de Els Tres Porquets

Está todo muy bueno, salvando las limitaciones del local, espacio, etc. pero, precisamente por eso, tendrían que reducir precios a un 30%. Entonces alcanzarían el "quawn", que dirían en la pelicula JERRY MAGUIRE.

nO PARA IR EXPRESAMENTE, pero si vale un aperitivo o un almuerzo si vais a pasear por la RAMBLA pOBLE NOU un finde

Soy del Clot y debo reconocer que había pasado infinidad de veces por delante del local, al cual nunca había prestado atención. Hace una semana nos decidimos a entrar, porque había oído hablar muy bien del sitio, aunque la verdad, el local y más desde el exterior, no da la apariencia de ello.

El servicio fue bueno, atento pero sin ser agobiante, e informal, cosa que en mi opinión es de agradecer. En lo que respecta a la comida, la verdad es que se nota que la materia prima es de primera calidad y que los platos estan muy bien cocinados (tomamos unos dados de atún maridados con limón y soja, excelentes, y sobre todo muy recomendable el huevo de pato con foie y trompetas de la muerte...espectacular). Cierto es que los precios son algo desorbitados, y en especial en productos cuya elaboración o el producto en si mismo lo justificaría. Como ejemplos de esto diria que el café se paga a 2 euros, y el pan de coca con tomate (muy bueno, eso sí), se paga cada ración a 4,50 €.

Respecto al vino, para los aficionados y también para los entendidos, os diré que la carta es sumamente variada e interesante, con precios razonables y donde se puede elegir (hay champagnes, vinos del loira, borgoñas, ródano, burdeos, etc, también vinos italianos), en definitiva, una carta muy completita que no es fácil encontrar en muchos locales de Barcelona. Nosotros tomamos, a recomendación del camarero que nos atendió un vino del Rosellon, concretamente de la AOP Côtes du Roussillon Villages, Les Calcinaires 2010. Vino de corte muy mediterráneo pero que conserva cierta frescura que lo hace más bebible y en el que sobresalen las notas de hierba aromática y de bosque mediterráneo. La única pega al servicio es que hubiese requerido una oxigenación previa con trasvase a un decanter, puesto que las notas animales estaban muy presentes. Un vino, en resumen, correcto y a un precio razonable (29 €)

Pocas veces voy a un restaurante nuevo sin buscar información previa, en blogs de referencia y también en Verema. Pero esta vez, a finales de diciembre, pasé por delante por temas de trabajo y como el nombre me sonaba como recomendado, entramos sin mi habitual recopilación de datos.

Al entrar (era mediodía) me sorprendió que el lugar era muy pequeño y con poca capacidad. Fuimos a primera hora y sin reserva, pero conseguimos una de las mesas altas que tienen en el local.

Cuando estuve instalado y vi la oferta, me recordó mucho la del Bar Mut de Barcelona. Producto excelente, muy bien tratado, pero con precios no diré desmesurados, pero si tirando a elevados. Y si sois de los que como me pasa a mí, teneis apetito bastante ilimitado, la cuenta podría llegar a ser considerable si no se "controla" un poco.

Plato a plato o platillo a platillo, los precios son tolerables, pero como las cantidades tampoco son abundantes, la suma puede ir subiendo hasta límites peligrosos.

Avanzando la conclusión final, decir que aunque comimos de manera excelente y el trato fue bueno, no creo que vuelva ... El tema precios y la comodidad un poco precaria serán el motivo.

Para explicarlo con un ejemplo didáctico, es uno de esos lugares en que podrías comer gambas con los dedos ... Pero yo las como con tenedor incluso en casa y por lo tanto este plus de posible informalidad no lo "se apreciar". Un poco como me pasó en la mítica Granja Elena. Reitero que la comida es excelente y si os gustan lugares "decontractées", éste puede ser una buena recomendación.

Compartimos 6 platos o "platilos" (Trinxat, Chorizo típico de la casa, Calamarsons con habas tiernas, Surtido de setas, Callos i repetimos callos. En cuanto a vinos tomamos la opción a copas. El coste de los 6 platos a compartir, con 4 copas de vino, agua y cafés, se acercó a los 80 €.

Como reflexión final, si yo fuera de los propietaros me preocuparia un poco el tema de las críticas que aparecen por aquí. Veo que en todas las recientes, no se aprecia demasiada satisfacción.

Los que somos habituales de Verema, sabemos que no todos estamos de acuerdo y por ello existen lugares con "división de opiniones". Pero cuando todas van en la misma dirección, yo me preocuparia... A no ser que exista mucho público con poder económico que valoren el "plus" que comentaba de las "gambas"... :).

Ricard Sampere
www.restaurantscat.cat

La sensación de que nos han engañado cuando nos entregan una cuenta, donde los conceptos no están claros y traduciéndolo al antiguo mundo de las pesetas, un grupo de 17 personas, paga algo más de 18.000 pts (108€) por el concepto de pan, por mucho pan de cristal y tomate que lleve, es de que a estos cerditos hay que cambiarles el nombre por el los acompañantes de Alí Baba.
¿Cómo justificar una cuenta de casi 1700€?
Creo que ya está bien de que determinado tipo de restauración con aires de modernez (¿es aceptable carameros en pantalón corto que sacan y sacan platos que no se ha pedido, con una arrogancia de marinero de Fasbinder o de novela de Genet?)
La experiencia de la noche del lunes 17, a un grupo de catadores, 17, será memorable y guardada en la de las inolvidables durante mucho tiempo.
Ante la perspectiva de una cena “económica” previamente apalabrada con uno de los socios de la casa, el despliegue ofrecido por la taberna Els Tres Porquets parece un mal sueño. Incluso para alguien que pidiendo encarecidamente que no deseaba comer carne, la respuesta más astuta por parte de la casa fue un plato de col, patata, acelgas, y sus buenos tropezones de panceta.
Parece que el concepto de neo taberna, por muy buenos productos que pongan sobre las mesas sin manteles, un lorito por cabeza, servido, como toda la cena, en platos a centro, sin más decoración y orfebrería que su solitaria presencia, quiere igualar su parte económica a la restaurantes donde mantelería, servicio o vajilla, tienen otro sentido. Y eso es un despropósito que va en su propio crecimiento.
Para pagar 96 € por persona hay que ofrecer una calidad, integral, de muchísimo nivel. Recuerdo que, por poner un ejemplo, comer el menú degustación de uno de los locales más en forma en el panorama nacional, Aponiente, con maridaje de vinos, queda en 95€.
Estos Poquets han sido un poco crueles, practicando la matanza sobre quien a mantenido, por educación, y por ser parte del sector, la boca cerrada.

La calidad del producto es buena pero no volveré ya que no tienen un servicio atento, ni simpático ni de esos que hacen que la cena valga la pena. Hay muchos restaurantes buenos de excelente servicio. Ellos se lo pierden.Un buen restaurante sabe conjuarlo todo y este no lo es. Suerte que el propietario es el que atiende......

Excelente materia prima (su principal baza), ejecución correcta del plato (sin pasarse-todo de elaboración corta), pero caro. Vino casi al doble de precio. Tomamos dados de atún, calamarcitos, surtido de setas, ensalada de tomate con anchoas y papas arrugas.

La verdad, no puedo entender que te metan estos precios mientras esperan a que entiendas que, como el local tiene aire de tasca, te puedan servir la comida en platos que, muchos de ellos, tenían los cantos picados. Creo que hay unos mínimos, y más cuando pagas según qué precios.

Creo que no vale el precio pagado y que muchos de estos sitios de tapeo a precios astronómicos están perdiendo el norte.

No pensé que lo de los tres porquets pudiera tener un paralelismo, pero lo tuvo. No voy a desvelar quienes eran los otros dos porquets.... para qué. Ya se darán por aludidos..... si quieren

Comimos en plan marrrano (es lo que tocaba), compartiéndolo todo.

Todo fue:

la rusa (buena, buena. Patata algo dura-fría
cocochas (ricas)
múrgulas,,,,, esto...... colmenillas.... buenas, muy buenas
huevos rotos con morcilla (como diría uno de los porquets, excelsos)
tataki de buey (en dos palabras.... sí, esas dos)
rabo de toro (normalito)

De postre orejas (como comimos el rabo, es lo que procedía)

De beber: Billecart Salmon rosado.... hasta reventar

Café: bien

Después.... mucho gintonic para digerir (pero en otro sitio)

Precio con Billecart Salmon sin reventar (una botella), para reventar hay otro precio

Local acogedor, al ser pequeño y mesas muy juntas, un poco ruidoso, principal y nefasto
problema del restaurador, dejar fumar, es un lugar de culto al producto y muy correctos vinos, todo esto se diluye al convivir fumadores y no fumadores, por que tienen tan poco
respeto al comensal no fumador? a que se va? a fumar ho comer?
Precios muy elevados y en algunas raciones y abusivos, medias raciones justas, chuleton de buena calidad,pero a 36€, muy buen pan de cristal, excelentes tomates raf, excelente anchoa, lubina salvaje muy buena, peró muy poca cantidad en la ración y muy cara,
cerveza a mejorar, vaso innadecuado.

Estuvimos cenando en Els Tres Porquets.
El local es pequeño, pero muy acojedor y muy bien ambientado.Estaba casi lleno y se estaba muy a gusto.
La calidad de la comida es excelente, asi como el trato del personal que siempre esta muy atento.
Algunos platos son sublimes, como los chipirones y judias. El surtido de setas era buenísimo.El lorito, desconocido por nosotros ,era magnífico.
De otros platos no tenían existencias, pero bueno para la próxima visita .
Lo único que nos dejó bastante decepcionados fue el precio del pan con tomate ( "coca" ), de juzgado de guardia, y que la carta de vinos, tan nombrada en muchos medios del sector y en comentarios de revistas, tuviera de salida vinos a partir de 14 euros.
No entiendo ese afán de cobrar tanto dinero por el vino.(práctica habitual en los restaurantes de nueva apertura).

Merece la pena acercarse a tapear a este pequeño local, algo apartado de las zonas bulliciosas de Barcelona.

Me di una vuelta a eso de las 18:00, poco concurrido, pero mejor para mi, seguramente con el local a tope lo hubiese disfrutado menos.

Buenas referencias por copas (Chateau Pibarnon 5.-) y una carta de vinos extensa y con referencias de dentro y de afuera muy curradas.

Servicio de vino impecable, temperatura, copas (Spiegelau). La barra atendida por Susana, agradable y cercana.

Ración de callos bien presentada, melosos, picantes pero dejando seguir sin destrozar el paladar. Buenas las croquetas de Ceps, ligeras, suaves, bien cocinadas de fuera a dentro. Tema ibericos de calidad.

Hablando con Dani Chavez (Un track-record a las espaldas de lujo, Fat Duck - Bulli incluidos) me contaba la idea que se perseguia en este local, cocina de mercado, fijando el tiro en la elección de materia prima de claidad, y lo estan consiguiendo.

Rematando, como no podia ser de otra forma, con un GT bien servido.

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar